domingo, 14 de diciembre de 2014

Gran Canaria: Roque Nublo

Para los amantes de los paisajes agrestes y terrenos volcánicos, el interior de la isla de Gran Canaria es un espacio único. De entre las muchas montañas, peñas y riscos que lo conforman, destaca por su inconfundible silueta y magnífico emplazamiento el Roque Nublo. Se trata de un colosal monolito, considerado mágico por los antiguos pobladores, emplazado sobre una atalaya que domina el interior isleño. Su acceso es un sencillo paseo entre pinos y en su cumbre se disfrutan magníficas vistas de la isla así como del Teide, en la vecina isla de Tenerife.


Dependiendo de donde partamos, llegaremos al punto de inicio de la excursión al roque. Si partimos desde la capital Las Palmas, al norte, debemos salir por la carretera que se dirige al interior en dirección Tejada. Nosotros partimos desde el sur, desde la zona de Maspalomas, desde tomamos la carretera que se dirige a San Bartolomé de Tirajana, puerta al interior de la isla.
El interior de la isla de Gran Canaria, como todas las islas del archipiélago, es volcánico. La intensa actividad telúrica seguida de la gran erosión que sufre ha originado un espectacular paisaje de montañas ariscadas, profundos barrancos y quebradas que conforman un laberinto pétreo.


Desde Maspalomas, tomamos pues la carretera que conduce a San Bartolomé de Tirajana. Ya nada más salir del área sureña, nos introducimos por el gran barranco de la Fataga que sube hacia el interior. San Bartolomé conserva un característico aire canario, muy bien conservado y es buen sitio para aprovisionarnos de las últimas vituallas antes de penetrar en el interior, sobre todo si vamos a caminar, ya que hay pocas poblaciones y no existen apenas cursos de agua.

Iglesia de San Bartolomé de Tirajana.
Paisaje del interior de Gran Canaria.
Desde San Bartolomé de Tirajana, proseguimos camino hacia el interior de la isla por la C815. La carretera se adentra por profundos barrancos y recorremos muchos kilómetros con impresionantes precipicios a un lado de la carretera, que afortunadamente, presenta buen estado. Atravesamos pequeñas poblaciones, como 
Hoya García, El Sequero, La Plata y Ayacata. Tras pasar esta última, la carretera asciende por una empinada cuesta hacia el Monumento Natural del Roque Nublo, el espacio en que se emplaza el Roque Nublo, que queremos visitar. Estamos rodeados de un seco entorno de peñascos, chimeneas volcánicas y simas y la carretera se esfuerza en superar estos obstáculos describiendo vertiginosas curvas y aferrándose a las laderas.
El Roque Nublo, es una peña muy conocida desde la época de los primitivos pobladores, los llamados canarios, que la consideraban su montaña sagrada.
Se ubica casi exactamente en el mismo centro de la isla, de contorno circular, por lo que desde su cima puede contemplarse la totalidad de la isla.
Junto a la carretera, dejamos el coche en un aparcamiento habilitado para las visitas.


Tomamos el sendero, perfectamente señalizado, que se dirige al roque, aún no visible desde donde estamos. El camino, habilitado y apto para todos los públicos, es un excelente mirador y asciende suavemente hacia la montaña donde se ubica el roque.
Tras realizar una curva, divisamos ya la peña al fondo, pero no nos da idea de la magnitud de sus dimensiones, aún la vemos pequeña.


Seguimos por el camino, nos acercamos al entorno del roque, que nos parece poco a poco cada vez mayor.  Superamos una enriscada curva y llegamos por fin a la plataforma rocosa elevada sobre su entono, donde se emplaza el roque. Se trata de un enorme bloque de piedra volcánica, de gran prominencia, que destaca enormemente sobre su entorno, a modo de vigía del interior de la isla.

Subimos hacia el roque. A la izquierda: "el Fraile"

No en vano es visto desde muchos puntos del interior. En realidad se compone de dos monolitos ya que hay otra peña menor a su lado.
Sus dimensiones sorprenden, 80 metros de altura, ya que desde lejos no nos parecía tan grande. Su cima se halla a 1813 metros sobre el nivel del mar, siendo entonces una de las mayores cotas de toda la isla (la altura mayor se alcanza en el Pico de las Nieves, de 1949 metros, no muy lejos del roque).

Imponente vista del Roque Nublo y "la Rana" a su izquierda.
Al estar ubicada en una posición elevada sobre su entorno, las vistas de que disfrutamos son extraordinarias. A nuestros pies, miremos por donde miremos, visualizamos el impactante paisaje originado por las sucesivas erupciones volcánicas que formaron esta isla. Hacia el noroeste, visualizamos perfectamente la silueta del Teide (3718 metros) que destaca enormemente sobre un mar de nubes que envuelve la isla de Tenerife. Vista desde el roque, nos parece cercano, pese a haber en línea recta más de 110 kilómetros. Mirando en derredor nuestro, apreciamos el contorno de la isla ya que vemos mar de fondo en cualquier dirección.


Los turistas que llegan hasta aquí, muy numerosos, se recrean en estas alturas haciendo fotos, almorzando, disfrutando del entorno que invita a la contemplación.
El camino de retorno se realiza por el mismo itinerario. 

Paseando por el entorno del roque.

A la izquierda: el roque del Fraile. Al fondo: el pico de las Nieves (1949 metros), techo de la isla.
Ya cerca de la carretera, tomamos un pequeño desvío que nos dejó unos metros más adelante por lo que hubo que retornar caminando al pequeño aparcamiento donde dejamos el coche.

Paisaje de bancales en el interior de la isla.
Si hemos llegado aquí desde Maspalomas, al sur, lo mejor es continuar hacia el norte hasta llegar a la capital Las Palmas, para visitar el sector septentrional de la isla. El paisaje en el lado norte de la isla, es más variado y húmedo. Atravesamos algunos bosques de pino canario. De camino a Las Palmas, es obligatorio parar y visitar la preciosa población de Teror, donde se ubica la Basílica de la Virgen del Pino, patrona de la isla.





GRAN CANARIA: ROQUE NUBLO
Dificultad
Baja, todo el recorrido es un agradable paseo por un cómodo sendero.
Ciclable
No
Circular
No
Orientación
Fácil, está señalizado
Época recomendable
Todo el año
Inicio
Carretera de San Bartolomé de Tirajana a Tejeda
Distancia de Las Palmas
41,6 kilómetros.
Tiempo total
1 hora 30 minutos
Distancia total
3,2 kilómetros.
Interés
Roque Nublo, paisaje volcánico del interior de Gran Canaria, panorámicas del Teide
Altitud mínima
1497 m.
Altitud máxima
1761 m.
Mapas
1:50000: 1104 Telde
1:25000: 1104-3 Vega de San Mateo

Notas:

- Para los amantes de los paisajes volcánicos, todo el interior de la isla de Gran Canaria es un auténtico paraíso paisajístico. Se recomienda atravesar la isla de sur a norte partiendo de Maspalomas y terminando en la capital, Las Palmas.

- Todo el interior de la isla es agreste y las carreteras, aunque en buen estado general, discurren por puertos de montaña y en algunos tramos pueden resultar difíciles para los no habituados.


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario