jueves, 5 de febrero de 2015

Islandia: Skogafoss y el sendero de Fimmvörðuháls

Tras una primera entrada dedicada a Islandia (ver Skaftafell), publico una segunda en la que relato la excursión que realizamos partiendo de Skogafoss, una de las mayores y más bellas cascadas del país. Desde allí, recorrimos el tramo inicial de una de las rutas más famosas de Islandia: el sendero de Fimmvörðuháls. Su recorrido completo hubiera supuesto dos días de trekking, parte de él caminando entre glaciares, pero sí pudimos hacernos una buena idea de él con la pequeña excursión que realizamos.

Tras visitar el glaciar Skaftafell en el Parque Nacional de Vatnajökull, en el sur de Islandia, pernoctamos en la pequeña localidad costera de Höfn. Al día siguiente, retornamos hacia la capital deshaciendo el tramo de la carretera Nacional 1 o Ring, que circunvala la isla. Durante el recorrido, como hito más importante, visitamos Jökulsárlón, un espectacular paseo en barco entre icebergs de hielo por una laguna glaciar. Durante prácticamente todo el recorrido, dejábamos a nuestra derecha las alturas nevadas de los grandes glaciares Vatnajökull, Myrdálsjökull y Eyjafjallajökull, que se precipitan hacia el mar formando espectaculares lenguas glaciares, lagunas e imponentes cascadas que salvan el desnivel con el llano costero (en el pasado la línea del mar llegaba a la línea de montañas por lo que su aspecto hoy es agreste del tipo acantilado). El resultado es que la carretera avanzaba entre terrenos anegados de agua y atravesando largos puentes salvando terrenos inundados.


Entre Jökulsárlón y el destino donde tenemos previsto dormir, una granja cercana a Skogar, atravesamos enormes áreas deshabitadas y semianegadas por el agua. 

Lago glaciar de Jökulsárlón
De hecho, las únicas poblaciones que existen en unos 150 kilómetros son Kirkjabærjarklaustur (este tremendo nombre guarda uno de los pocos lugares islandeses actuales con testimonios históricos medievales) y Vík (bahía en islandés), famoso por su iglesita de colores y las espectaculares acantilados rocosos de Reynisdrangur sobre el mar. La leyenda cuenta que se trataban de tres trolls que quedaron petrificados al ser sorprendidos por el sol. Sus nombre son: Skessudrangar, Landdrangar y Langhamrar.

Vík í Myrdál con los trolls petrificados al fondo
En las inmediaciones de Skogar, a los pies de los glaciares Myrdálsjökull y Eyjafjallajökull, llegamos a uno de los hitos planificados de nuestro viaje y objeto de esta entrada: la cascada de Skogafoss y el sendero de Fimmvörðuháls.
Y es que aquí se encuentra uno de los saltos de agua más espectaculares de Islandia, tanto por sus dimensiones como por su caudal. La cascada es fácilmente accesible ya que se halla muy cerca de la carretera nacional 1 y por lo tanto es obligada visita de todos los que recorren la circunvalación de la isla. 
Lo que hace verdaderamente espectacular a Skogafoss es el tremendo volumen de agua que cae por un salto de 60 metros y ser además el punto de partida del ya mencionado sendero de Fimmvörðuháls, una especie de camino de gran recorrido (nuestros GR) que recorre el interior de Islandia. La ruta de trekking une la costa sur donde estamos y se halla Skogafoss con el valle glaciar de Þórsmórk (en grafía inglesa Thórsmörk), en el interior salvaje de Islandia. 

Cascada de Skogafoss


El camino atraviesa el collado que separa los glaciares de Eyjafjallajökull (al oeste) del Myrdálsjökull (al este) siguiendo el trazado del río Skógá. Hoy este paso está parcialmente bloqueado tras la recordada erupción del Eyjafjallajökull en abril de 2010. 
Nuestra excursión consistió entonces en visitar la cascada, ascender por su lateral a la parte superior y recorrer los primeros kilómetros del Fimmvörðuháls.
Como se ha dicho, Skogafoss es una de las mayores cascadas de Islandia: tiene 25 metros de ancho y una caída de 60 metros y es posible acercarse caminando hasta su misma base. Debido a la cantidad de espuma que produce, en los días claros es posible ver un arco iris sobre ella.


Según la leyenda, el primer colono vikingo en la zona, Þrasi Þórólfsson, enterró un tesoro en una caverna detrás de la cascada. Un chico local encontró el cofre años después, pero era sólo capaz de agarrar la arandela en el lado del cofre antes de que desapareciera después.

Justo a la derecha del salto, se ha habilitado una escalinata de madera que ayuda a acceder a la parte superior de la cascada. Aquí nace el sendero de Fimmvörðuháls.

Subimos por ella. Los escalones, resbaladizos por la lluvia, son sin embargo seguros gracias a la barandilla y el buen mantenimiento de los escalones. En apenas cinco minutos, nos situamos en la parte superior. Justo allí hay un mirador en voladizo sobre la cascada, donde podemos ver el punto exacto en que el río Skógá se precipita sobre el vacío. En Islandia la rehabilitación y señalización de senderos para uso turístico es impecable.

Preciosa vista de la cascada desde las inmediaciones de la escalera.

Video: Cascada de Skogafoss


El Sendero de Fimmvörðuháls (literalmente el "sendero de los cinco hitos montañeros") recorre un total 22 kilómetros y puede realizarse en un día (de junio a septiembre y con buen tiempo). En invierno es inviable.
El trazado del sendero salva los más de 800 metros de desnivel que hay entre los glaciares del interior y el mar. Hay que tener en cuenta que en Islandia las nieves perpetuas se encuentran a solo 500-600 metros de altitud en verano, por lo que las condiciones de la cota de 800 metros puede  catalogarse como de alta montaña.

Paisajes del sendero Fimmvörðuháls

En Þórsmörk, en el extremo norte del sendero, existen dos refugios y es posible acceder por carretera desde la nacional 1 a la zona. El sendero tiene su continuación con el llamado Laugavegur (laug significa 'campo termal', y vegur 'camino'). Se trata de otra espectacular travesía que une Þórsmörk con el área natural de Landmannalaugar. Se requieren 2-4 días de trekking para cubrir los 55 kilómetros que los separan. Todos los meses de julio se celebra una carrera de ultramaratón entre sus extremos. En este recorrido no existe ningún refugio ni cabaña por lo que solo puede realizarse en verano haciendo necesario pasar la noche acampando.
Landmannalaugar es uno de los espacios más atractivos y paisajísticos del interior de Islandia (se publicará una entrada en este blog sobre este espectacular y salvaje lugar, donde solo se llega en vehículo 4x4 por pistas de tierra). 




El sendero de Fimmvörðuháls
Nosotros no teníamos tiempo de recorrer el Fimmvorðüháls en su totalidad (hubiera supuesto 44 kilómetros entre ida y vuelta y mínimo dos días) por lo que tuvimos que contentarnos únicamente con recorrer unos dos kilómetros desde la parte superior de la cascada. El tramo que visitamos hace justo honor a la fama de esta ruta. El camino sigue la orilla agreste del río Skógá que va salvando el desnivel mediante contínuos y bellos saltos de agua. El contraste del lecho de terreno volcánico negro con el verde intenso de la hierba y el fondo blanco de las cumbres nevadas de los dos glaciares, era realmente espectacular.

Magnífica foto de postal del río Skógá un poco antes de despeñarse por la cascada de Skogafoss.
Esta es la Islandia de los contrastes en su variante verde-blanco (la otra es la de los terrenos volcánicos áridos y pardo-negruzcos). El sendero está perfectamente señalizado y no hay pérdida posible. Se recorre con facilidad al menos hasta donde se halla libre de nieves. Hubiéramos recorrido más kilómetros por él, pero el tiempo era limitado y se tenía que regresar para continuar hasta el lugar donde pensábamos pasar la noche.

Nos recreamos mirando la cascada durante largo tiempo.
Retornamos entonces al coche por el mismo itinerario. Durante el descenso por la escalinata, aún descubrimos otra perspectiva de la cascada por un pequeño camino que se acerca casi hasta el mismo borde.
Antes de llegar a la granja-hotel, en nuestros planes estaba visitar otro espectacular salto de agua ubicado muy cerca de Skogar: la no menos espectacular cascada de Seljalands.


CASCADA DE SKOGAFOSS Y SENDERO DE FIMMVÖRÐUHÁLS
Dificultad
Baja. El recorrido desde la cascada está perfectamente señalizado y habilitado para los turistas.
Ciclable
No.
Circular
No.
Orientación
Fácil, todo el recorrido está señalizado.
Época recomendable
Todo el año excepto época de deshielo en primavera en que el río puede desbordarse.
Inicio
Aparcamiento junto a la cascada de Skogafoss, Skogar, sur de Islandia.
Distancia de Reykjavík
152 kilómetros.
Tiempo total
1 hora 15 minutos.
Distancia total
3 kilómetros.
Interés
Cascada de Skogafoss, Sendero de Fimmavorduhals, paisaje del Eyjafjalla y Myrdalsjokull.
Altitud mínima
20 m.
Altitud máxima
182 m.





Notas:

- Es fácil llegar a estos parajes ya que se hallan muy cerca de la carretera Nacional 1 y no se requiere ningún vehículo especial. Muchos turistas incluso recorren la circunvalación de la isla en bicicleta.
- El tiempo en Islandia es muy variable en verano. En cuestión de horas puede llover, salir el sol y soplar fuerte viento húmedo y frío a continuación. Es obligado llevar siempre chubasquero y calzado de agua.
- La cascada de Seljalandsfoss es de visita obligada junto con Skogafoss. Ambas se hallan a escasos veinte kilómetros de distancia entre sí.


Cascada de Seljalandsfoss



video

Entradas relacionadas:


Ir a la entrada Skaftafell

Ver y descargar track en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario