domingo, 12 de abril de 2015

Pico Urbión

En este blog ya se ha publicado entradas sobre la Sierra de Urbión como la travesía desde la laguna Negra de Soria hasta el Collado de Neila y la ascensión al Muñalba desde el Valle de Riofrío. En esta ocasión, ascenderemos a la cumbre partiendo de su vertiente sur iniciando el recorrido en las inmediaciones de la Fuente del Berro (Duruelo de la Sierra). La excursión se realizó con presencia de nieve en casi todo el recorrido. Por el camino visitamos una vez más el nacimiento del río Duero.


El Pico Urbión


Llegaremos a Duruelo de la Sierra partiendo de Burgos por la carretera de Soria. Tras llegar a Salas de los Infantes, debemos entrar en la localidad para tomar la carretera hacia Quintanar de la Sierra. Pasada esta localidad y dejar Regumiel de la Sierra, llegaremos a Duruelo de la Sierra, ya en tierras sorianas.
Duruelo es un alargado pueblo rodeado de pinares que se desarrolla en una llanada justo a los pies de los Picos de Urbión. El naciente río Duero, que pasa por la localidad, le ha dado su nombre (Duruelo es "Duero pequeño"). Nada más dejar las últimas casas del pueblo siguiendo hacia Covaleda, tomamos el desvío a la izquierda indicado como Castroviejo. la carretera, en bastante buen estado, asciende en altura por la ladera sur, siguiendo casi en paralelo el discurrir del río que desciende en sucesivos saltos.
Tras pasar unos cinco kilómetros, llegaremos a un marcado cruce. Hacia la izquierda iríamos a Castroviejo, muy cercano, tomaremos el ramal hacia la derecha. La carretera se transforma en pista de tierra apisonada, en relativo buen estado.

Fuente del Berro (Duruelo de la Sierra)
Esta pista sube hacia el Urbión y es una perfecta plataforma para ganar altitud si queremos acercarnos a la cresta de la sierra. Dependiendo de la estación en que nos encontremos, esta pista puede estar cubierta de nieve en mayor o menor medida, así que depende hasta donde podemos subir. Nada más incorporarnos a ellas, dejaremos la Fuente del Berro a nuestra izquierda, donde hay un refugio y un área recreativa.
Lo habitual es dejar el coche en este lugar, pero la pista está aún hábil sin nieve por lo que continuamos ganando altitud.

Iniciamos ruta caminando por la pista que sube hasta el Bunker.
La pista terminará en el llamado Bunker, a unos dos kilómetros de la Fuente del Berro. Encontramos nieve insalvable un poco antes del final de la pista y estacionamos el coche comenzando la marcha a pie. Nos encontramos ya a casi 1700 metros de altitud y el pico Urbión, meta de nuestra excursión de halla a 2229 metros, por lo que deberemos salvar los más de 500 metros de desnivel que nos separan.

El Bunker.

El itinerario seguirá en gran medida el GR 14 "Senda del Duero", por lo que no debemos preocuparnos por la orientación ya que prácticamente hasta el nacimiento del río, solo tenemos que seguir los hitos indicado en blanco y rojo (GR).
Pasamos junto al Bunker. Este lugar se llama así por tratarse de una construcción maciza de cemento con aspecto de caseta de toma de aguas, hoy aparentemente sin uso. 
Aquí la pista desaparece, estamos en la linde del bosque. Siguiendo las indicaciones (un gran panel nos informa del itinerario hasta el nacimiento  Un gran panel nos indica que nos encontramos sobre el GR 14 y nos señala el itinerario a seguir hasta las fuentes del Duero.
Muy cerca, cruzamos una arroyo por coqueto puentecito de madera, al otro lado del cual seguimos la senda que asciende por el bosque. Debemos estar atentos a las señales marcadas como GR en los troncos de los árboles para no despistarnos.

Pinares sobre la ladera sur de la Sierra de Urbión.
Ya aquí nos topamos con frecuentes manchas de nieve, algunas de las cuales nos hacen meter el pie profundamente por lo que hay que andar con cuidado. La pendiente de la senda se incrementa poco a poco y nos introducimos en la vaguada que ha trazado el naciente Duero, siguiendo el camino que discurre paralela a él. Tendremos el río a nuestra derecha. Dejamos el bosque atrás y proseguimos por terreno rocoso, que nos anuncia que nos acercamos a la cumbre.

Según ganamos altitud encontramos más nieve. A partir de 1900 es permanente,
Los restos de peñas y rocas que encontramos a ambos lados son señal de la intensa actividad erosiva que tuvo que haber aquí por efectos de los glaciares en el último millón de años (similar a la que observamos en la cercana Sierra de Neila).
El camino es en todo momento cómodo, de vez en cuando debemos cruzar los pequeños regatos de agua que descienden desde la línea de cumbres que vamos dejando a la izquierda. A medio kilómetro del nacimiento, caminamos ya siempre sobre nieve. Desde unos doscientos metros, atisbamos ya el monumento recientemente habilitado y que indica el lugar donde el río Duero tiene sus fuentes.

Nacimiento del Duero.
Llegamos a las fuentes del Duero. El manantial en sí está oculto por la nieve. En sus inmediaciones se ha levantado recientemente un gran monumento con una gran balaustrada donde podemos sentarnos y descansar. Estamos a los pies del pico Urbión.


Dejamos el nacimiento y continuamos por la vaguada que traíamos valle arriba. Aún nos queda salvar los 150 metros de desnivel que nos separa de la cumbre. Seguimos por la vaguada hasta desviarnos a la izquierda por una marcada canal que sube hacia la cumbre del Urbión, visible ya por una gran acumulación de peñas en la parte más alta.
Ascendemos entonces hacia la cresta de la sierra flanqueados por enormes bloques de roca. Las vistas vamos dejando atrás y hacia el este son espectaculares.

La ascensión final la atacamos por la vaguada que sube por el lado oriental del pico.
Al haber bastante nieve y ser la pendiente mayor, nos cuesta un poco llegar hasta la cresta hasta llegar a un pequeño portillo justo a los pies de la cumbre, que queda a nuestra izquierda. Desde aquí la panorámica hacia el norte es sencillamente espectacular. Podemos divisar a nuestros pues los valles de Urbión y Portilla que descienden hacia el Najerilla. Tras él, la cara sur de la Sierra de la Demanda, con sus cumbres nevadas. Si miramos a la derecha, la Tierra de Cameros.

Extraordinaria vista del Valle del Urbión descendiendo desde la cima hacia tierras riojanas.
La cumbre se halla sobre la acumulación de grandes piedras que queda a nuestra izquierda. Una pequeña trepada sin ninguna dificultad nos deja ya sobre la cima, que parece colgada sobre el abismo. Las vistas son extraordinarias. Tenemos ya perspectivas sobre los cuatro puntos cardinales. Hacia el norte divisamos de nuevo las Sierras de la Demanda y Cameros además de los valles y espolones que descienden del Urbión. Hacia el oeste tenemos la línea de cumbres (Tres Provincias, Muñalba, Peña Triguera...) que se prolongan hacia el Collado de Neila. De fondo el área de las lagunas de Neila nevadas. Hacia el sur, el mar de pinos que caen hacia las llanuras sorianas teniendo de fondo muy lejos la Sierra de Ayllón, ya en el Sistema Central. Hacia el este las vistas nos llevan hacia los riscos que caen a pico sobre la Laguna Negra, muy cerca de donde estamos aunque no visible. Tras ella, las alturas de la Sierra Cebollera, continuación natural de la Sierra de Urbión donde nos encontramos.

Llegamos a la cima del Urbión (2228 metros).
Panorámica hacia el oeste. En primer plano, la Laguna Urbión helada. Al fondo, la Sierra de Neila nevada.
El entorno de la cima es cómodo y hay espacio suficiente para descansar y recrearnos con el paisaje. Por contrapartida, el viento es intenso y el frío nos obliga a no detenernos demasiado, así que emprendemos el regreso.

Puente natural bajo la roca en las inmediaciones de la cumbre.

Panorámica desde la cima del Urbión hacia el norte



Video


El retorno a la pista donde dejamos el coche lo realizamos exactamente por donde hemos subido, siguiendo el GR 14 Senda del Duero.

Vista veraniega de la Laguna Urbión desde la cima.
Una alternativa fácil para no repetir camino, sería descender de la cima destrepando hacia la cresta que se prolonga hacia el oeste para continuar pegados al borde durante unos dos kilómetros. Llegados al llamado Picacho del Camperón, giraremos a la izquierda para descender por una marcada vaguada que baja al entorno del bunker. En doscientos metros se toma un sendero que siguiendo un arroyo nos lleva hasta el puente que cruzamos en la ida.



PICOS DE URBIÓN
Dificultad
Media (sin nieve baja).
Ciclable
No.
Circular
No.
Orientación
Fácil, aunque hay que estar atentos a las señales que indican el camino correcto.
Época recomendable
Fuera de temporada invernal en que puede haber mucha nieve y hielo en la cima.
Inicio
Pista de subida a la Fuente del Berro.
Distancia de Burgos
94,4 kilómetros hasta Duruelo de la Sierra + 7,1 kilómetros hasta la Fuente del Berro.
Tiempo total
Aproximadamente 4 horas (sin nieve estimar algo menos).
Distancia total
5,4 kilómetros.
Interés
Sierra de Urbión, nacimiento del Duero, pico Urbión y panorámicas.
Altitud mínima
1684 m (más arriba de la Fuente del Berro).
Altitud máxima
2228 m.
Mapas
1:50000: 0278: Canales de la Sierra. 
1:25000: 0278-4 Neila.


Notas:

- Castroviejo se halla muy cerca del cruce de la carretera a la pista que sube a la Fuente del Berro. El lugar es estupendo para descansar y pasar el día. Hay que pasear entre las enormes peñas hasta llegar al mirador que existe hacia el sur.

Castroviejo



- Como se ha comentado, una alternativa al descenso es retornar siguiendo el cordal para descender por una vaguada hacia el bunker (ver mapas abajo). Por esta ruta tendremos buenas vistas sobre la laguna de Urbión y las montañas y valles que descienden por el norte hacia la zona de Demanda-Cameros.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

sábado, 11 de abril de 2015

Valdehayas

El pueblo de La Piedra se halla junto a la carretera de Burgos a Aguilar de Campóo en la comarca del Tozo. Su sugestivo nombre le viene dado de la llamativa formación rocosa que se levanta a escasa distancia, muy visible desde la carretera. La Piedra fue cabeza de un alfoz medieval y en lo alto de la roca hubo un castillo, del cual no queda actualmente ningún resto. Desde La Piedra podemos acercarnos a un escondido y coqueto vallejo enclavado entre agrestes riscos. El lugar se llama Valdehayas y la excursión es una interesante caminata entre pinares y enriscados caminos.

Como hemos comentado en la introducción, llegaremos a La Piedra desde Burgos saliendo por la carretera de Burgos a Aguilar. Al poco de dejar Montorio  a la derecha, llegamos al desvío a La Piedra, emplazado a escasa distancia de la carretera general. Podemos dejar el coche en cualquiera de sus tranquilas calles.


La Piedra
Iglesia románica de Santa María.
La Piedra vista desde la peña. Al fondo: riscos sobre Valdehayas.
Partiendo de la iglesia, recorremos la calle principal del pueblo, al fondo de la cual torcemos a la derecha para abandonar las casas y tomar el camino, muy evidente, que se dirige hacia nuestro destino, el entorno de Valdehayas. En su primer tramo, este camino discurre por llano y es muy amplio. Recorremos algo menos de un kilómetro hasta comenzar la ascensión por los riscos que circundan Valdehayas por el sur.

Salimos de La Piedra por un camino hacia el norte.
Ganamos altitud subiendo por la pista en zigzag. Si miramos hacia atrás, divisamos el pueblo siempre escoltado por la mole rocosa que le dio nombre. La subida es suave y fácil. El silencio nos va acompañando.

Divisamos la Piedra camino de Valdehayas.
Desde lo alto de la peña, contemplamos hacia el norte una escondida vaguada, rodeada de alturas, donde atisbamos el inicio de dos bosquetes de pinos. El de la derecha, según miramos, será el que deberemos tomar. El de la izquierda, es el que se dirige al cercano pueblo de Fuente-Urbel.
Descendemos sin problemas por la ladera. La única precaución que debemos de tomar es mirar por donde pisamos, ya que todo el suelo está cubierto de lapiaz, piedra caliza desgastada e incluso afilada por la acción disolvente del agua.

Descendemos hacia el pinar anterior a Valdehayas.
Tras descender, nos introducimos en el pinar. Aunque no hay un camino claro, encontramos trazas de trochas que vamos siguiendo por su interior sin ningún problema. Afortunadamente el bosque está limpio y no encontramos ninguna dificultad. Avanzamos por su interior. El silencio y el recogimiento nos acompañan, ya que estamos muy lejos de cualquier carretera o núcleo habitado.

Continuamos por el pinar.
El bosque es de reducidas dimensiones y se halla encajonado en una vaguada emplazada entre dos alineaciones rocosas, la derecha de las cuales es la que cierra por el sur el entorno del valle al que nos dirigimos. En apenas 800 metros, atravesamos el pinar y nos plantamos junto a la gargantilla o portillo de acceso a Valdehayas, que queda a nuestra derecha. Justo en este punto se me cruzó una enorme lechuza saliendo rauda de los árboles.

Salimos del pinar junto a la gargantilla de acceso a Valdehayas.
Para acceder a Valdehayas, tenemos que penetrar por la gargantilla referida. Subimos desde el pinar y observamos ya al poco la vertiente norte. El descenso es una sucesión de escalerones en cada uno de los cuales encontramos una marmita de gigante anegada de agua. Descendemos con cuidado, pero el escalón final que nos pondría en el valle tiene demasiada altura. No nos arriesgamos y emprendemos sin dudarlo el ascenso por la ladera pedregosa a nuestra derecha a la búsqueda de un mejor descenso. Ganamos altura hasta poseer una visión completa del valle de Valdehayas desde donde podemos descender facilmente. Un esquivo zorro se cruzó en la parte más baja del vallejo al poco de comenzar el descenso.

Subimos por una gargantilla entre los riscos hacia Valdehayas.

Marmitas de gigante.
Bajamos y nos plantamos en el fondo del vallejo, muy cerca de la gargantilla por donde diez minutos antes intentamos acceder.






Muy cerca de donde estamos se halla la surgencia del Manantial de Valdehayas, que nace muy cerca de la gargantilla y de la que nace un arroyuelo que se dirige raudo hacia el río Urbel, que fluye muy cerca de aquí.
Panorámica de Valdehayas desde los riscos de su lado sur.
Siguiendo este arroyo, recorremos el valle hacia su salida por el lado norte. El manantial surge directamente de la tierra, a modo de surgencia en un bello entorno.


Vista del pinar.
Manantial de Valdehayas.
Dejamos el manantial y junto al arroyo, recorremos el valle de sur a norte. El entorno es idílico, no hay trazas de presencia humana o ganado, aunque en el pasado fue muy utilizado por los pastores para sus buenas condiciones de resguardo del ganado. Es de suponer que hubo hayas en el pasado, dado el nombre del pago, hoy en día está completamente deforestado seguramente por la acción de los ganaderos. 
Dejamos el valle junto a unas elevadas peñas que quedan a nuestra derecha,  incorporándonos a un amplio camino que nace justo en la salida y se dirige de retorno al pueblo. El buen estado del camino es señal de que este valle era frecuentado en el pasado por los vecinos del pueblo.

Caminamos por el anterior del vallecito hacia la salida por el lado norte.
Justo a la salida, al inicio del camino descubrimos una curiosa roca, sin duda desgajada de las peñas. Su fisonomía recuerda claramente una cara.
Por este camino solo tenemos que recorrer los dos kilómetros que nos separan de La Piedra siguiendo la línea de alturas que quedan a nuestra derecha. A mano izquierda nos acompaña a gran distancia la carretera de Burgos a Aguilar.

Abandonamos Valdehayas junto a una curiosa peña desgajada de la pared.
En apenas quinientos metros, la pista se divide en dos. Debemos tomar siempre el ramal más cercano a las peñas de la derecha. Realmente conectamos con una antigua cañada utilizada por el ganado. En medio kilómetro más, llegamos a La Piedra en donde entramos cruzando el río Urbel por un pequeño puente junto a la iglesia.
Para terminar, decir que merece la pena acercarse al ábside de la iglesia, de estilo románico, donde destacan sus bonitos canecillos y ventanas.

Retornamos a La Piedra por una cañada.
Entramos en La Piedra por su lado este junto al entorno de la iglesia.

VALDEHAYAS
Dificultad
Baja.
Ciclable
No.
Circular
Sí.
Orientación
Fácil, aunque hay que estar atentos a las señales que indican el camino correcto.
Época recomendable
Todo el año.
Inicio
La Piedra.
Distancia de Burgos
41,5 kilómetros.
Tiempo total
1 hora 30 minutos.
Distancia total
5,4 kilómetros.
Interés
Pinar, desfiladero, valle y manantial de Valdehayas.
Altitud mínima
940 m.
Altitud máxima
1057 m.
Mapas
1:50000: 0166 Villadiego.
1:25000: 0166-2 Villanueva de Puerta.





Notas:
- El pueblo de La Piedra está muy cerca de Burgos, podemos realizar esta ruta en una mañana.
- La bajada a Vadehayas desde el pinar debe tomarse con precaución, hay que contar con subir por los riscos, aunque no ofrecen peligro.
- También puede accederse desde Santa Cruz del Tozo. Desde la localidad hay que cruzar la carretera y tomar una pista que se dirige a Valdehayas.
- La excursión a La Piedra puede completarse con una visita a la roca que preside la entrada del pueblo, donde hubo en la Edad Media un castillo.
- Muy cerca de Valdehayas se halla el nacimiento del río Urbel, junto al pueblo de Fuente-Urbel. Podemos llegar desde la linde este del pinar que atravesamos en la excursión.


Entradas relacionadas:

Mapa topográfico

Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc



domingo, 5 de abril de 2015

Sendero de los Andasusos

Muy cerca de Burgos, junto al pueblo de Carcedo de Burgos, se halla un excelente monte robledal que puede ser recorrido y visitado siguiendo el llamado Sendero de los Andasusos, recientemente habilitado y señalizado. Su recorrido es fácil y ameno, perfecto para una mañana partiendo de la capital. El bosque robledal es una reliquia de los antiguos bosques que circundaban Burgos y del que aún quedan manchas dispersas como el existente aún junto al antiguo aeródromo de Villafría.

Llegaremos a Carcedo de Burgos saliendo por la carretera de Fuentes Blancas. Tras pasar el pueblo de Cardeñajimeno y el desvío al Monasterio de San Pedro de Cardeña, llegamos a Carcedo de Burgos. Dejaremos el coche en cualquier calle de su centro y salimos caminando junto a la carretera que lleva a Modúbar de San Cibrián. Tras pasar junto a los campos de deportes a nuestra derecha, llegaremos al inicio del camino, señalizado por un gran panel informativo, muy cerca de Carcedo. Abandonamos la carretera y comenzamos el recorrido.

Salimos de Carcedo de Burgos por la carretera a Modúbar de San Cibrián.

El camino está bien señalizado ya que sigue el PRC-BU-114, sendero de pequeño recorrido.

Panel informativo del Sendero de los Andasusos (PRC-BU-114).
En su primer tramo, el sendero se introduce por un robledal y caminamos por una estrecha vereda, limpia, progresando en paralelo a la carretera de Carcedo a Modúbar de San Cibrián, aunque ésta queda en todo momento oculta a nuestra izquierda. El recorrido es sencillo y vamos disfrutando de una espléndida senda forestal.

Entramos en el bosque robledal al poco de salir de Carcedo de Burgos.

Recorrido algo más de un kilómetro por el interior del bosque, salimos a un amplio claro muy cerca de la carretera, donde encontramos un gran cruce de caminos. Solo tenemos que continuar por el sendero PR estando atentos a la señal que nos indica cuál es el camino correcto. Continuamos por él torciendo hacia el oeste.

Continuamos por el sendero de Modúbar de la Cuesta a Carcedo.
El camino que traíamos se convierte ahora en una amplia pista, bordeada por bosque, pero las vistas que tenemos son más amplias, siempre dominadas por los enormes molinos eólicos que cubren todo el horizonte. Muy pronto, llegaremos de nuevo a un cruce de caminos con una  marcada pista carrozable.

El PRC continua por la izquierda, pero, como está indicado, si continuamos por la derecha, llegamos al roble centenario. La distancia es corta, así que torcemos por esta dirección para visitarlo. El camino desemboca en apenas trescientos metros en una amplia vaguada, junto a unas praderas. A la izquierda, según llegamos, sube el sendero hasta las inmediaciones del enorme árbol, que divisamos ya desde lejos. Junto a él hay un banco para descansar. 
Se trata de un enorme ejemplar de roble, aún con vida, cuyo tronco se contornea en formas tortuosas y luce enormes ramas que dan cuenta de su longevidad. 

Buen sitio para descansar. Estamos muy cerca del camino de los Andasusos que trajimos y por consiguiente cerca del pueblo de Carcedo (no visible), pero lo mejor es desandar el camino al cruce y proseguir por el PR para completar la ruta.

El roble centenario.
De nuevo en el camino principal, siguiendo las indicaciones, continuamos por una amplia pista entre bosques: es el llamado Robledal del Berzal. Todo el recorrido es perfectamente válido para ser hecho en bicicleta de montaña. De hecho, es fácil llega aquí desde la misma ciudad de Burgos ya que son multitud de caminos los que unen la capital con Carcedo de Burgos a través del Parque de Fuentes Blancas, el páramo, Cortes, etc...

Fuente de Balde Olmos.
El camino llega entonces, ya muy cerca de Carcedo, hasta la Fuente de Balde Olmos. El nombre, sin duda es una deformación de Val de Olmos o valle de los olmos, de los cuales hoy no quedan ni rastro.
Junto a la fuente, que mana agua, hay unas bonitas charcas atiborradas de anfibios en esta época del año, agosto, que es cuando realizamos la ruta.

Regresamos a Carcedo entrando por la parte baja del pueblo.
Desde Fuente de Balde Olmos tenemos que retroceder por el camino unos metros para retomar el verdadero camino que habíamos dejado momentáneamente. Por él retornamos ya definitivamente a Carcedo de Burgos. El sendero de nuevo se introduce por una estrecha trocha, siguiendo la margen de un arroyuelo, seco en verano, para emprender ya una pequeña subida hasta acceder a las primeras casas de Carcedo de Burgos, que ya habíamos visto desde lejos.


SENDERO DE LOS ANDASUSOS
Dificultad
Baja.
Ciclable
Sí.
Circular
Sí.
Orientación
Fácil, esta señalizado todo el trayecto.
Época recomendable
Todo el año.
Inicio
Carcedo de Burgos.
Distancia de Burgos
11 kilómetros.
Tiempo total
1 hora 40 minutos.
Distancia total
7,43 kilómetros.
Interés
Robledal, Fuente y laguna de Balde Olmos, roble centenario.
Altitud mínima
943 m.
Altitud máxima
1002 m.
Mapas
1:50000: 0238 Villagonzalo-Pedernales
1:25000: 0238-2 Ibeas de Juarros




Notas:
- El Sendero de los Andasusos tiene algunas variantes, como un ramal que desde el cruce junto a la carretera a Módubar de San Cibrián, desciende hacia el otro Modúbar, el de la Cuesta.
- Para los más duchos con la bicicleta, es posible realizar la ruta saliendo desde Burgos. Para ello debemos llegar primero a Carcedo de Burgos por Cortes o el entorno de Fuentes Blancas a través de los muchos caminos que atraviesan el páramo. El recorrido completo Burgos-Carcedo-Sendero de los Andasusos-Carcedo-Burgos puede suponer unos 33 kilómetros. 
- Huelga decir que tanto en Carcedo, como en Cardeñajimeno hay bares y establecimientos donde poder completar la excursión tomando un refresco.


Entradas relacionadas:

Ver y descargar track en Wikiloc