lunes, 25 de enero de 2016

Montaña Palentina: Pico Murcia

Volvemos a la Montaña Palentina, siempre tan atractiva y accesible desde Burgos. Esta vez, completamos la visita a sus cuatro grandes cumbres ascendiendo al pico Murcia. De altitud superior a los 2350 metros, no es una montaña difícil en verano, pero al igual que sus vecinas, puede ser muy complicada en invierno. Es la cumbre menor de las otras tres grandes: Espigüete, Peña Prieta y Curavacas.


Pico Murcia



Al pico Murcia, se puede ascender desde su vertiente palentina por el este o su vertiente occidental, desde el pueblo leonés de Valverde del Arroyo. Elegimos claramente la primera opción, más accesible desde Burgos y nos desplazamos hasta el pueblo palentino de Cardaño de Arriba, puerta de acceso al Parque Natural de Fuentes Carrionas.

El pico Miurcia y el Espigüete vistos desde la subida a Peña Prieta.
Saliendo de Burgos, tomaremos la carretera de Aguilar de Campoo. Desde allí, continuamos hacia Cervera de Pisuerga y seguimos la carretera que discurre junto a los pantanos de Requejada y Camporredondo, entre las sierras de la Peña al sur y Fuentes Carrionas al norte. Pasado Triollo, tomamos el desvío a Cardaño de Arriba, donde muere la carretera. Tardamos algo más de dos horas desde Burgos, por lo que es conveniente madrugar si se quiere llegar hasta aquí y aprovechar el día.

Inicio de la excursión en el aparcamiento de Cardaño de Arriba.
A la entrada del pueblo, dejamos el coche en un aparcamiento habilitado al efecto. Nos ponemos los equipos y salimos por el camino que nace ahí mismo, perfectamente señalizado. Por él, dejamos el pueblo atrás siguiendo el valle del Arroyo de las Lomas. Por él, subiríamos hacia Fuentes Carrionas, en dirección a Peña Prieta, pero nosotros en apenas 300 metros, tras cruzar un puente, nos desviamos a la izquierda. 


Cruzamos el arroyo Valcabe por una pasarela.
Frente a nosotros, se abre un vallejo que ha formado el arroyo de Valcabe, que se dirige directamente a la base del Murcia.

Seguimos el arroyo de Valcabe por una pista con la vista puesta en el Murcia al fondo.
La silueta del pico se nos presenta al fondo. Sobresale mucho de su entorno y su forma perfecta triangular le da una apariencia majestuosa, de gran montaña. Su vecino, el Espigüete, permanece oculto tras una loma rocosa que nos acompaña a nuestra izquierda y nos separa del barranco de Mazobre.


Subimos siguiendo la pista que transcurre paralelo al arroyo, que queda a nuestra izquierda.  Cómodamente vamos ganando altura. En veinte minutos, el valle se abre y nos plantamos en unas praderas donde se hallan los restos de la Majada de los Asnos, de la que solo quedan los cimientos. A nuestra izquierda el arroyo sube hacia el fondo del valle bordeando la ladera del Murcia. Nuestro camino para subir la cima, sale enseguida a nuestra derecha (hay que estar atentos a las señales pintadas en las rocas). Emprendemos por él la ascensión, siguiendo un estrecho sendero entre vegetación, no obstante, bastante cómodo porque la pendiente no es muy acusada.

Llanos de la Majada de los Asnos.
Siguiendo este sendero y atentos a las señales para no salirnos, vamos rodeando la base de la montaña buscando siempre la mínima pendiente.

Subimos siguiendo estrechos senderos por la ladera este del Murcia.
Nos plantamos en la ladera NE, herbosa. La pendiente se agudiza y ganamos altura subiendo en zigzag. Tras superar un paso rocoso, emprendemos la ascensión final hacia el collado anterior a la cima. Se trata de una larga pared en el que tenemos que superar casi quinientos metros de desnivel.
Tramo final hasta la cima

Con paciencia, vamos cubriendo las interminables curvas que nos dejan sobre un nevero en el collado, a 2200 metros de altura. Desde aquí tenemos ya las primeras vistas sobre la vertiente occidental leonesa, no en vano el cordal en que nos hallamos es la línea fronteriza entre las provincias de Palencia y León.
Desde el collado, solo tenemos ya que remontar los 150 metros de desnivel hasta la cumbre que vemos a nuestra derecha. Para ello, solo nos queda ya remontar la empina, aunque no peligrosa ladera hasta la cima. Un último esfuerzo y tras superar los últimos pedregales, llegamos a la cima del Pico Murcia

Cima del Pico Murcia


Hay buzón montañero mostrando una altitud 2341 metros. En nuestro GPS tenemos 2355 metros. En los mapas, aparece indicado como 2351 metros. Estas discrepancias altimétricas son bastante habituales. El nombre de la montaña, resulta extraño para los lares en que nos encontramos y nadie sabe ciertamente cuál es su procedencia. 
La cumbre es amplia, ocupada por una gran acumulación de piedras a modo de refugio. Podemos sentarnos y disfrutar del paisaje con comodidad.
Desde aquí las vistas son sencillamente extraordinarias. Hacia el sur sobresale el espectacular prisma blanco del Espigüete (2451 metros), que nos cierra la vista hacia la meseta. Hacia el este, la comarca de Riaño y sus montañas, que no podemos apreciar bien por el mar de nubes que cubre toda la zona.

Video


Cima pedregosa del Pico Murcia.
El Espigüete visto desde el Murcia. Detrás, el mar de nubes.
Hacia el norte, los Picos de Europa y su prolongación oriental al este donde contemplamos Peña Prieta (2538 metros), cumbre más septentrional del Macizo de Fuentes Carrionas, donde nos encontramos. Hacia al este, aparece la negruzca cumbre del pico Curavacas (2520 metros) .

Macizo de Peña Prieta y Tres Provincias. Al fondo a la izquierda, los Picos de Europa.
La cima es el lugar perfecto para descansar y permanecer tanto tiempo como queramos para recrearse con el paisaje. El día es claro, soleado, algo raro por estos lares, por lo que aprovechamos y permanecemos casi una hora. 
El regreso habitual se produce por el mismo itinerario, pero existe una atractiva alternativa. Desde el collado por donde subimos, podemos continuar por el cordal que se dirige por el sur hacia el pico Espigüete. En apenas 500 metros, descendemos por la izquierda hacia el valle del arroyo de Mazobre. En su cabecera, se puede admirar una magnífica cascada. 
Pero el tiempo que disponemos, sumado a las malas condiciones de ese camino y prever que la cascada este bajo mínimos (estamos en diciembre y el otoño ha sido muy seco), nos hace decidir retornar por el mismo itinerario que llevamos en la ida.

Cardaño de Arriba.
tLa vuelta es bastante rápida. En dos horas, desde la cima, llegamos a Cardaño de Arriba.


PICO MURCIA
Dificultad
Media (en invierno con nieve, muy alta).
Ciclable
No.
Circular
No (aunque puede retornarse por el barranco del arroyo de Mazobre).
Orientación
Muy fácil, está señalizado y el camino es evidente.
Época recomendable
De abril a noviembre. En invierno puede haber mucha nieve y hielo en la cumbre.
Inicio
Cardaño de Arriba (Palencia).
Distancia de Burgos
142,4 kilómetros.
Tiempo total
5 horas 40 minutos.
Distancia total
12,4 kilómetros.
Interés
Paisaje de alta montaña de Fuentes Carrionas.
Altitud mínima
1336 m.
Altitud máxima
2355 m.
Mapas
1:50000: 0106 Camporredondo de Alba.
1:25000: 0106-1 El Pozo de los Frailes.


 g

Notas:

- En verano y con buen tiempo, la ascensión no tiene especial dificultad y puede realizarse desde Cardaño de Arriba en relativamente poco tiempo.
- Las vistas de la cumbre son de las mejores que pueden disfrutarse en la Cordillera Cantábrica.
- A la cascada de Mazobre también se puede llegar desde la carretera de acceso a Cardaño de Arriba, dejando el coche junto a la cuneta y remontando el valle.




Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc

sábado, 23 de enero de 2016

Arroyo Zaliaza

Como ya se ha publicado en este blog, el pueblo de Alarcia, ubicado en la cara norte de la Sierra de la Demanda, es un excelente punto de partida para realizar excursiones por los Montes de Oca (al norte) y la Demanda (al sur). En época invernal, realizamos un excelente recorrido con raqueta esquí de travesía, siguiendo la orilla de un bonito arroyo de montaña por uno de los rincones más recónditos de la Sierra de la Demanda.

Llegamos a Alarcia saliendo por la carretera de Logroño. Nada más pasar Ibeas de Juarros, tomamos el desvío a la derecha a Pradoluengo, siguiendo la carretera de los pantanos. Antes de Pradoluengo, a escasamente 36 kilómetros de Burgos, llegaremos al pueblo.Dejamos el coche junto a la carretera y saldremos tomando inicialmente el GR82 para desviarnos por una amplia pista entre pinos, desde donde descenderemos al profundo lecho del arroyo Zaliaza. La excursión la realizamos en invierno, tras algunos días de nevadas abundantes.

Alarcia


Al otro lado de la carretera, se halla un gran frontón recientemente levantado y una caseta en ruinas, resto también de lo que fue la antigua ermita de San Bartolomé, hoy desaparecida. La cantina del pueblo aún guarda el nombre como recuerdo. Cruzamos la carretera y a mano izquierda, tomamos el camino que junto a la caseta, sube hacia la sierra.

Según ganamos altura, podemos ver la iglesia de Alarcia al fondo junto a la carretera.
El camino asciende rápidamente en dirección sur siguiendo un robledal Encontramos mucha nieve y las raquetas se muestran desde el inicio ya imprescindibles para poder avanzar.
Esta pista forestal es parte del GR82, el Sendero de Gran Recorrido de la Sierra de la Demanda. Sobre esta ruta ya hemos hablado en alguna entrada, ya que recorre una gran extensión de la sierra.


En apenas un kilómetro, dejaremos el desvío que indica que continua el GR82 para continuar por nuestra derecha. Debemos superar una fuerte pendiente para descender hasta un amplio cruce. La nieve prácticamente lo oculta todo, pero el camino es muy evidente. A la izquierda se dirige hacia la carretera que sube desde la carretera hasta la misma cima del pico Trigaza. Por la derecha, se convierte en una amplia pista cortafuegos avanzando en dirección este-oeste. Tomamos esta pista y continuamos cómodamente por una amplia pista bordeada de enormes pinos.

Seguimos por una amplia pista forestal.
El recorrido con raqueta de nieve es magnífico. A ambos lados nos acompañan los abigarrados pinos, la pista, ancha, podemos recorrerla a nuestro gusto. Se ven huellas de animales de todos los tamaños por todas partes, indicándonos la presencia de todo tipo de roedores, corzos, jabalíes, tejones, gatos monteses, etc... Una vez pasada una cabaña solitaria, el bosque se abre y llegamos a una amplia explanada donde encontramos muchas vacas pastando sobre la nieve.


El horizonte se abre. Hacia el oeste divisamos la cima nevada del Haedito Oscuro, y tras él, la silueta inconfundible del Mencilla. A nuestra derecha, baja un camino que desciende hacia el valle de la Genciana, dirigiéndose a Alarcia. A nuestra derecha, desciende hacia el fondo del barranco del arroyo Zaliaza, cuyo fondo vemos lejano. De nuevo hemos de reseñar el origen vasco de muchos topónimos de la comarca de la Sierra de la Demanda, señal evidente de su activa presencia en la Repoblación de esta zona durante la Alta Edad Media.


Descendemos hacia el lecho del arroyo Zaliaza. Al fondo a la derecha, el pico Mencilla.
Es por este camino a nuestra derecha por donde continuamos, a la búsqueda del fondo del barranco. Bajamos con comodidad, aunque la pendiente es fuerte en algunos puntos. La soledad y el silencio nos acompañan. en poco, llegamos a su fondo. El camino continua hacia el frente para subir hacia unos altos que nos separan del arroyo del Tranco.

Progresamos por el camino que sigue en paralelo al arroyo Zaliaza.
Nosotros, continuamos siguiendo la orilla del arroyo Zaliaza, afluente del Tranco. Nos salimos del camino por el que hemos bajado hacia la izquierda siguiendo ahora la orilla del arroyo por una estrecha senda. Seguimos así el curso y barranco que el arroyo ha creado.


El recorrido por el barranco con raquetas es placentero. Hay mucha nieve virgen, progresamos con comodidad, escuchando el murmullo del agua a nuestra izquierda. A ambos lados las empinadas laderas repletas de pinos nos acompañan. La soledad y el silencio es impactante.


Nacimiento del arroyo Zaliaza, en Fuente Paulejas.
El recorrido siguiendo el arroyo de Zaliaza dura algo más de un kilómetro, recorriéndolo con tranquilidad en media hora. Llegamos a un gran cruce. El arroyo gira bruscamente hacia el sur a nuestra derecha introduciéndose por parajes salvajes por los que ya no podemos caminar. Nuestro camino gira 90 grados hacia el norte y remonta una empinada ladera. Subimos por ella y nos plantamos sobre el primer gran cruce donde confluyen el camino que viene de Alarcia con la pista cortafuegos ya mencionada.


Por este camino, solo tenemos ya que retornar al pueblo, disfrutando esta vez de bellas panorámicas sobre el valle de la Genciana y los Montes de Oca de fondo. Destaca la silueta de la bonita y recientemente restaurada iglesia de Alarcia junto a la carretera.

Llegamos al pueblo tras algo más de dos horas y media de recorrido a través de campos nevados y paisajes vírgenes de montaña a solo media hora de Burgos.



ARROYO ZALIAZA
DificultadBaja siempre que llevemos equipo de invierno adecuado.
CiclableSí (sin presencia de nieve).
CircularSí.
OrientaciónDifícil. No está señalizado y hay numerosos cruces camuflados por la nieve.
Época recomendableTodo el año. La nieve aparece preferentemente durante los meses de enero y febrero.
InicioAlarcia.
Distancia de Burgos36,2 kilómetros.
Tiempo total2 horas 40 minutos.
Distancia total6,8 kilómetros.
InterésPaisajes invernales de montaña, práctica de la raqueta de nieve.
Altitud mínima1162 m.
Altitud máxima1326 m.
Mapas
1:50000: 0239-2 Pradoluengo.
1:25000: 0239 Pradoluengo.

h




Notas:

- La excursión es perfecta para una mañana serena de invierno con cielos azules tras unos días de fuertes nevadas.
- Para realizar esta ruta invernal con nieve es imprescindible llevar el equipo apropiado de nieve: botas de montaña, raqueta o esquí de travesía, bastones y ropa de abrigo abundante.
- En Alarcia podemos tomar algo y descansar en el bar del pueblo, que se halla junto a la carretera.

Plaza de Alarcia

- Desde Alarcia podemos emprender multitud de excursiones en todas las épocas ya que se halla emplazado entre los Montes de Oca y la Sierra de la Demanda.



Entradas relacionadas:




  • GR82 de la Demanda desde Alarcia.
  • Trigaza desde las Peñas de la Viñaza.


  • Mapa topográfico


    Perfil de elevación




    Ver y descargar track en Wikiloc



    sábado, 16 de enero de 2016

    Cascada de Villaescobedo

    En época de lluvias y nieves las cascadas poco a poco vuelven a la vida. Es entre febrero y abril cuando podemos encontrarlas en su plenitud. El resto del año, la mayoría de los saltos de agua burgaleses permanecen secos. En esta ocasión, visitamos una de las más caudalosas y bellas, pero por el contrario prácticamente desconocida: la cascada de la cueva de Villaescobedo, en el Valle de Valdelucio.

    Villaescobedo es una pequeña población situada sobre el páramo de la Pata del Cid, muy cerca del límite con la provincia de Palencia, en la comarca de Valdelucio-Campóo. 
    Se halla solo a 18 kilómetros de Aguilar. El pueblo, ubicado a gran altitud, goza de un clima extremo azotado por todos los vientos. El páramo se extiende muchos kilómetros en dirección N-NE. donde solo encontramos terrenos deshabitados y baldíos. También existen muchos túmulos, restos megalíticos enterrados del Neolítico, la mayoría de los cuales permanecen aún sin ser excavados.
    La cascada que visitamos se halla no muy lejos del pueblo y su acceso es bastante fácil.

    Villaescobedo

    Llegaremos a Villaescobedo partiendo de Burgos por la carretera de Aguilar. Una vez sobrepasado Basconcillos del Tozo, estamos atentos porque nada más pasar Llanillo, debemos tomar el desvío indicado a la derecha hacia Villaescobedo. La carretera, asciende en zigzag remontando el desnivel con el páramo y termina en el pueblo.
    Podemos dejar el coche en cualquiera de sus calles y acercarnos a la cascada caminando, sin embargo, continuamos por una pista, en muy buen estado, que parte por su lado norte y avanzamos por ella algo menos de un kilómetro. Llegamos al cruce con un camino que sale a nuestra izquierda. Aquí, dejamos el coche y comenzamos a caminar por él.

    Al fondo divisamos el anfiteatro rocoso donde se ubica la cascada.
    El camino se halla en mal estado, es poco frecuentado y en la época en que estamos, de deshielo, tiene bastante barro. Sin embargo continuamos al encuentro de la cueva y la cascada. En poco, divisamos al fondo, un circo rocoso destacando sobre la monotonía del páramo. Una gran mancha de nieve será nuestra mejor guía.



    Según nos vamos acercando, apreciamos mejor la envergadura de la cascada. Al llegar a la base del arroyo, el camino desaparece y se pierde en la vegetación, por lo que continuamos por terreno impreciso. Existe un camino amplio a nuestra izquierda, pero no lo vemos. Sin grandes problemas, emprendemos la ascensión hacia el fondo del circo, donde ya apreciamos los saltos de agua que se van precipitando de grada en grada formando continuos saltos.


    Ganando altitud por la ladera, a ratos caminando entre la vegetación, a ratos trepando por las piedras, llegamos a la base de la primera cascada.


    Video de la cascada

    video


    El arroyo lleva bastante caudal, los saltos de agua se precipitan con abundante caudal y gran estrépito. Seguimos subiendo por el borde del arroyo, salto tras salto, trepando entre las rocas. Hay que tener cuidado porque muchas de ellas son resbaladizas. Las rocas bajo la cascada son de toba.


    Queremos cruzar al otro lado, pero no es sencillo, hay mucha agua y nos cuesta encontrar el mejor lugar para vadear. Continuamos hasta llegar al salto mayor, una espléndida cascada o mejor dicho, catarata que baja directamente de las inmediaciones de un gran nevero, ya cerca del fondo del circo rocoso.

    Cueva de Villaescobedo.

    Seguimos subiendo hasta llegar al fondo del graderío, divisando la cueva de donde mana el arroyo. Es la cueva de Villaescobedo, que encontramos cerrada por una reja de hierro. Una cercana construcción sirve de toma de agua con la que los vecinos del pueblo se abastecen.


    El lugar es muy sugestivo. La surgencia mana del interior de la cueva formando el naciente arroyo de Mundilla, que desembocará en el Rudrón en las inmediaciones de Basconcillos del Tozo. Estamos a 1154 metros de altitud. La naturaleza caliza del páramo hace que el agua se infiltre con facilidad por lo que todo el subsuelo se halla horadado por cuevas. En algunos sitios sus bóvedas han colapsado provocando la formación de dolinas y anfiteatros. Es fácil imaginar que el circo en que nos encontramos ha sido originado por el hundimiento y posterior erosión por el agua de la bóveda caliza que albergó inicialmente una cueva subterránea.


    Tras hacer fotos y descansar, emprendemos el regreso. Nos damos cuenta de que hasta la misma cueva, por el lado izquierdo según subíamos, llegaba un camino bastante ancho, seguramente utilizado por los vehículos que suben a la caseta de recogida de aguas de la cueva. Nos incorporamos a este camino y ya más cómodamente bajamos hasta la base de la cascada y el arroyo hasta llegar al coche.

    Regresamos a Villaescobedo por la pista.

    CUEVA Y CASCADA DE VILLAESCOBEDO
    Dificultad
    Baja.
    Ciclable
    No.
    Circular
    No.
    Orientación
    Fácil.
    Época recomendable
    De enero a abril, solo en época de lluvias. El resto del año, puede tener poco caudal o estar seca.
    Inicio
    Villaescobedo.
    Distancia de Burgos
    65,3 kilómetros.
    Tiempo total
    50 minutos.
    Distancia total
    2,36 kilómetros.
    Interés
    Cascada y cueva de Villaescobedo, paisaje paramero de las loras, pueblos de Villaescobedo y Mundilla, menhir cercano del Molino Alto.
    Altitud mínima
    1049 m.
    Altitud máxima
    1095 m.
    Mapas
    1:50000: 0134 Polientes.
    1:25000: 0134-1 Pomar de Valdivia; 0134-3 Quintanas de Valdelucio.





    Notas:

    - El recorrido es sencillo, solo hay que tener cuidado al ascender junto al arroyo con las piedras y la maleza.
    - En todo el páramo de la Pata del Cid hay muchos túmulos funerarios sin excavar. Cerca de Villaescobedo, podemos visitar, los restos del llamado menhir de la Cuesta del Molino. Su localización es compleja sin un GPS.


    Iglesia de Villaescobedo


    Restos del menhir de la Cuesta del Molino.

    - La cascada de Villaescobedo comparte características y formación con la muy cercana y más conocida de Covalagua, en la provincia de Palencia. Ambas tiene su origen en el mismo complejo kárstico de la Lora Alta.



    Entradas relacionadas:


    Mapa topográfico


    Perfil de elevación



    Ver y descargar track en Wikiloc