martes, 13 de noviembre de 2018

Cañón del Tera

Dentro del Parque Natural del Lago de Sanabria, visitamos uno de sus lugares más emblemáticos, el Cañón del río Tera. Partiendo del pueblo de Ribadelago Viejo, en la provincia de Zamora, ascendemos por el lecho rocoso del río, testigo hoy de la lengua glaciar que se desarrollaba desde la Peña Trevinca hasta el entorno de lo que es hoy el lago de Sanabria.


Cañón del Tera
f

Partiremos del aparcamiento que se halla justo a la entrada del río Tera, en Ribadelago Viejo, junto al campo de fútbol. Desde aquí, no hay pérdida alguna, iremos remontando siguiendo la orilla y ascendiendo permanentemente corriente arriba. Nuestro destino final es el paraje de la Cueva de San Martín, preciosa laguna de alta montaña encuadrada en un espectacular paraje entre montañas.
Salimos de Ribadelago Viejo (Zamora).
El punto de partida es un aparcamiento al otro lado del río Tera.
La pista pronto sale del área de aparcamiento penetrando en un camino arbolado que sigue la orilla del río. En unos trescientos metros, cruzamos lo cruzamos por nuestra izquierda y continuamos por un pedregal, siguiendo siempre las marcas de señalización.


El camino, bien marcado y estable, poco a poco, va iniciando una suave subida, remontando los primeros obstáculos rocosos, que ya nos acompañarán hasta el extremo final de la excursión.

Poco a poco nos vamos introduciendo en lo más angosto del cañón.
Todo el recorrido será un continua superación a través de las rocas que siembran todo el recorrido del río Tera. No son más que los restos morrénicos de la espectacular lengua glaciar que descendía desde el gran valle glaciar a los pies de la Peña Trevinca, hasta su desagüe en el hoy formado lago de Sanabria.




Poco a poco, vamos avanzando y superando pacientemente los sucesivos escalones y graderíos rocosos que nos salen al paso. Si miramos atrás, vamos divisando el lago atrás abajo en la lejanía.

El valle y el lago de Sanabria, van quedando atrás.

Una hora y cuarenta minutos de haber iniciado la marcha desde Ribadelago, llegaremos el primer hito destacado de este recorrido: el Pozo de las Ninfas. Se trata de un pequeña laguna de montaña ubicada en un encantador paraje, a la sombra de una gran pared rocosa.

El Pozo de las Ninfas.
Buen sitio para descansar en su orilla o incluso bañarse, ya que es sencillo su acceso. Continuamos.

Poza.
En algunos tramos, debemos de caminar con precaución. El sendero continua a través de estrechos pasadizos entre los bloques de piedra. Sin embargo en ningún caso podemos catalogar de peligroso el recorrido.
Poco a poco vamos dejando la vista del valle definitivamente atrás y nos introducimos en el corazón del cañón. Sus paredes se van estrechando y el río circula cada vez más encajonado.


Hay puntos en que debemos estar atentos en encontrar la señal correcta para poder continuar.

Cruzamos el río Tera.
Descendemos hacia el río y lo cruzamos de nuevo por la derecha (no sin cierta precaución ya que el caudal es fuerte) y continuamos por la margen izquierda, que ya no dejaremos hasta nuestro destino final.



Esta margen se presenta aún más escarpada. Nada más comenzar por esta margen, podemos contemplar una magnífica cascada a mano izquierda.

Cascadas.
Seguimos zigzagueando remontando el lecho del río, superando los tramos más angostos, que nos obligan ascender por estrechos pasillos con fuerte pendiente pero de poco desnivel.



Son los tramos más bellos y panorámicos. Sobre ambas orillas, conseguimos bonitas fotos  abriéndose paso por el roquedo. Son muchas las pozas y marmitas de gigante que va formando. Debemos andar con cuidado en tomar la dirección correcta en todo momento, a veces algo confusa, aunque en líneas generales, no hay pérdida posible.

Ya estamos cerca de nuestro destino final, la Cueva de San Martín.


Poco a poco, vamos dejando las partes más angostas del cañón y el barranco se abre de nuevo. El río Tera se remansa y el camino sigue paralelo a la orilla por el interior de un bosque de ribera, que tras los esfuerzos pasados, nos parece cómodo.


Por fin, llegaremos al fin del valle, que se abre sobre el paraje conocido como Cueva de San Martín, un extraordinario enclave natural donde el río Tera ha formado una bonita laguna de alta montaña. El lugar es magnífico, rodeado de escarpadas montañas. El río desagüa en una bonita cascada sobre la laguna. Perfecto lugar para parar, descansar y pasar el rato junto a la orilla. Por el lado izquierdo de la laguna, hay dos puentes que podemos cruzar y obtener otras panorámicas sobre la laguna.

Paraje de la Cueva de San Martín.
Aunque nos parezca que no hay salida, es posible continuar siguiendo río arriba (la senda que sigue junto a la cascada es apenas perceptible).



También es posible realizar una ruta circular y dirigirnos desde aquí hasta el pueblo de San Martín del Castañar, ubicado sobre la orilla norte del lago de Sanabria. Para esta desarrollar esta última opción, debiéramos haber dejado un segundo coche de apoyo en esta localidad. Nosotros volveremos por el mismo itinerario que hemos traído. Durante el retorno, aún disfrutamos de nuevas y atractivas vistas sobre el valle, inadvertidas subiendo en sentido contrario.

De vuelta al aparcamiento, en Ribadelago.


SANABRIA: CAÑÓN DEL TERA
Espacio natural
Parque Natural del Lago de Sanabria.
Dificultad
Media.
Tipo de camino
Senderos entre rocas.
Ciclable
No.
Agua potable
Encontramos en las pozas del río Tera.
Tipo de marcha
Ida y vuelta.
Orientación
Fácil, está señalizado.
Época recomendable
Verano.
Inicio
Ribadelago Viejo.
Distancias
Puebla de Sanabria (18,6 kms); Zamora (126 kms); Burgos (317 kms).
Tiempo total
6 horas 10 minutos.
Tiempos de marcha
Ribadelago-Cueva de San Martín: 2 horas 20 minutos: Cueva de San Martín-Ribadelago: 2 horas 10 minutos.
Distancia total
12 kilómetros.
Interés
Cañón del Tera, Cueva de San Martín, pozas y lagunas de montaña.
Altitud mínima
935 m.
Altitud máxima
1348 m.
Desnivel acumulado
457 m.
Mapas
1:50000: 0267 Puebla de Sanabria.
1:25000: 0267-1 San Martín de Castañeda.

h
hNotas:
- El recorrido no es técnicamente demasiado complejo, hay que caminar con precaución poniendo cuidado en donde pisamos.
- Aunque la orientación es sencilla, ya que está señalizado en su totalidad,. es importante seguir las indicaciones para no meterse en zonas complicadas.
- El lago de Sanabria se halla muy cerca. Si estamos en verano, es una buena idea darse un baño tras hacer el recorrido del cañón.
- Si pasamos más tiempo en la comarca de Sanabria, es altamente recomendable ascender a la Peña Trevinca, montaña icónica del interior de España, máxima cima de Zamora, Orense y toda Galicia.


Ribadelago: monumento a las víctimas por la rotura de la presa de Vega de Tera (9 de enero de 1959)

La Peña Trevinca


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc



martes, 6 de noviembre de 2018

Sierra de Atapuerca desde Olmos de Atapuerca

La Sierra de Atapuerca, mundialmente conocida por los yacimientos prehistóricos, es una gran desconocida pues es muy poco visitada. Partiendo de la población de Olmos de Atapuerca, en su extremo noroeste, ascendemos hasta las planicies superiores y, tras recorrerla de norte a sur, alcanzamos su punto más alto: la cota San Vicente. El regreso lo realizaremos en parte por el Camino de Santiago. Pasamos también junto a la cantera y las antiguas minas de Olmos, estas últimas hoy abandonadas, pero recuperadas recientemente para su visita turística.


Olmos de Atapuerca


El pueblo de Olmos de Atapuerca se encuentra a los pies de la sierra, a poca distancia de la más conocida localidad de Atapuerca. Saliendo por la N-I, tomaremos el desvío a la izquierda poco después de pasar Rubena y antes de llegar a Quintanapalla. En la plaza del pueblo, frente a la iglesia, dejaremos el coche.

Calle principal de Olmos de Atapuerca.
Salimos de Olmos.
Abandonamos el pueblo tras recorrer la calle principal y salir por la pista que deja las últimas casas del pueblo por su lado suroeste. Se trata de un amplio camino, que entre sembrados, se dirige hacia la ladera de la sierra, muy cercana. Pronto el camino se introduce en el monte y, más arriba, llegamos a las planicies que conforman la meseta superior de la Sierra de Atapuerca, que no es más que un páramo sobresaliente sobre los valles de los ríos Vena y Arlanzón.

Subimos a los altos de la sierra por una amplia pista.
La pista, siempre muy amplia, avanza por el borde sur al encuentro del cruce con el Camino de Santiago. La vía jacobina atraviesa estos parajes en su tramo entre los pueblos de Atapuerca y Villalval. Llegamos en poco a ella.


Un gran panel y una rústica cruz, visible a larga distancia, son una buena orientación si dudamos en la orientación en la inmensidad del páramo.
Panel indicativo junto al Camino de Santiago.
Improvisada cruz junto al camino.
Todo el sector norte de la sierra, es zona militar y así lo indica una señal junto al panel. Pero ciertamente no hay un cartel que prohiba el paso de manera clara. Por otra parte, la valla metálica que recorre el recinto, está abierta. Nuestro objetivo es recorrer el eje longitudinal de la sierra de norte a sur, hasta llegar a su punto más alto, la cota San Vicente. No sin ciertas dudas, atravesamos la alambrada y seguimos por una gran pista que recorre todo el eje de la sierra.

Caminamos por una amplia pista.
A unos pocos metros de la cruz y a mano izquierda, vemos el hito del Matagrande (1082 metros), segunda máxima cota, que no destaca sin embargo nada sobre el entorno, casi totalmente llano.

Hito geodésico del Matagrande (1082 metros).
Progresamos, caminando por amplios espacios. No hay restos o signos de actividad militar, salvo algunas señalizaciones. La pista, siempre amplia, avanza entre las encinas, apenas hay desnivel. El recorrido es cómodo.


Continuamos así pues por esta pista central unos cuantos kilómetros, sin apenas variaciones del paisaje. No encontramos a nadie por estos parajes tampoco. Según los mapas,se trata del antiguo camino que unía los pueblos de Olmos con Zalduendo y atravesaba toda la sierra, hoy abandonado.
Camino de Zalduendo.
Cerca del punto más alto de la sierra.
Pasado el paraje de los Aulagares Altos, emprendemos un suave descenso a una amplia y deforestada vaguada, donde se cruzan transversalmente una gran pista de este a oeste.  Seguimos camino obviándola y continuamos, ascendiendo de nuevo hasta alcanzar por fin el hito del San Vicente (1085 metros) escondido entre los árboles. Es la máxima cota de la sierra y no destaca en nada sobre su entorno.

Hito geodésico del San Vicente (1084 metros), punto más alto de la Sierra de Atapuerca.
Retornamos deshaciendo gran parte del recorrido.
Vistas reducidas, no hay panorámicas, pese a estar muy cerca de la vertiente sur que desciende hacia el valle del Arlanzón. Hacia el oeste, la vegetación también nos impide visualizar. En unos quinientos metros desde el San Vicente, en dirección oeste, se halla la trinchera del ferrocarril donde se ubican los archifamosos yacimientos de Atapuerca, pero nada es observable desde aquí.


Nos replanteamos el retorno a Olmos. Hay varias opciones, dependiendo de si queremos volver por la vertiente este o la oeste. En cualquier caso, no hay otra alternativa medianamente viable que deshacer el recorrido que hemos traído hasta las cercanías de su cruce con el Camino de Santiago.

Descendemos hacia el llano por la vertiente oeste de la sierra.
Efectuamos este tramo y, algo más de un kilómetro antes de llegar a la alambrada y la cruz,  llegaremos a un cruce son la sorprendente señal de Camino de Santiago. Aunque este sendero también se dirige al pueblo de Villalval, el verdadero camino jacobeo atraviesa la sierra un kilómetro más adelante, como anteriormente mencionamos.

Bordeamos los sembrados. Al fondo, el pueblo de Villalval.
Tomamos el desvío por la izquierda y continuamos. Entramos en el monte, más cerrado en esta ladera y lo abandonamos unos cuatrocientos metros más adelante para iniciar ya el descenso hacia el llano.


Alcanzamos el llano, en la linde de unos campos de cultivo, cercados por una alambrada. Las casas de Villalval se ven al otro lado el sembrado. Nos desviamos y continuamos por el camino que recorre la linde del campo, manteniendo la alambrada a nuestra izquierda durante bastante rato. Bordeamos la falda de la sierra en dirección norte.

Bordeamos por la parte oeste de la sierra. Al fondo, la cantera.
El camino serpentea y parece dirigirse hacia las instalaciones de una gran cantera, que vemos delante de nosotros a la derecha.


Llegados a un gran cruce, poco antes de la cantera, nos desviamos por la derecha, remontando de nuevo el desnivel al páramo, buscando ya el camino de regreso a Olmos más corto.

Caminando por el páramo, buscando el descenso a Olmos.
Una vez arriba, seguimos las señales que nos dirigen hacia Olmos. En poco, llegamos al borde de la sierra, teniendo ya las casas de Olmos a la vista.

Olmos de Atapuerca desde lo alto.

Este descenso, se produce por un encantador vallejo, atravesando unas bonitas peñas enriscadas a modo de cluse. En poco, alcanzamos el llano incorporándonos a una polvorienta pista, a poca distancia ya de Olmos.Olmos.

Descendemos hacia Olmos por un pequeño vallejo.
Por este camino, ya solo tenemos que cubrir la escasa distancia que nos separa de las primeras casas del pueblo, dejando antes a la derecha otras instalaciones de explotación de piedra.


Camino de Olmos de Atapuerca.
A la altura de la fachada norte de la iglesia, tomaremos el desvío a la derecha que nos deja en la plaza donde hemos dejado el coche, dando fin a esta interesante y fácil excursión.

Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora, de Olmos de Atapuerca.
Monumento a la minería.


SIERRA DE ATAPUERCA DESDE OLMOS DE ATAPUERCA
Espacio natural
Sierra de Atapuerca.
Dificultad
Baja, solo tenemos que preocuparnos de la orientación.
Tipo de camino
Caminos forestales, pistas.
Ciclable
Sí.
Agua potable
Solo encontraremos en Olmos de Atapuerca.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Difícil, hay que llevar GPS para no perderse en los cruces.
Época recomendable
Todo el año. Como siempre, evitar épocas lluviosas y días de mucho calor veraniegos.
Inicio
Olmos de Atapuerca.
Distancia de Burgos
19,4 kilómetros.
Tiempo total
3 horas 15 minutos.
Tiempos de marcha
Olmos de Atapuerca-San Vicente: San Vicente-Olmos de Atapuerca:
Distancia total
13,8 kilómetros.
Interés
Paisajes de la sierra de Atapuerca, bosques, minas, Camino de Santiago, pueblo de Olmos de Atapuerca.
Altitud mínima
938 m.
Altitud máxima
1078 m.
Desnivel acumulado
390 m.
Mapas
1:50000: 
1:25000:
hhola

h
Notas:
- La excursión es fácil y cómoda. Es aconsejable llevar un GPS o mapa para evitar extraviarse en los muchos caminos que hay en la sierra.
- Podemos también subir desde los pueblos de Atapuerca, Zalduendo o como se ha mencionado, Villalval desde su vertiente más cercana a Burgos.
- El pueblo de Ibeas de Juarros es el mejor punto de partida para visitar los yacimientos prehistóricos, que se hallan en el lado suroeste de la sierra.



Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc