sábado, 17 de junio de 2017

Picote las Cabezas

El Picote las Cabezas es una aislada montaña que se levanta airosa entre las montañas de la Demanda que descienden por el norte hacia el Valle de San Vicente.
Su prominencia hace que sea visible e identificable desde muchos puntos de observación. Ascendemos a su cima encarándola por su vertiente meridional, más salvaje e incierta, pero también interesante, para descender por una larga pista entre hayas hacia Fresneda de la Sierra Tirón.


Picote las Cabezas


El Picote las Cabezas se sitúa en el extremo del largo espolón de la Sierra de la Demanda, que partiendo del Cabeza Aguílez, se prolonga hacia el norte. es la llamada Sierra de San Antonio. Otras cimas de este subsistema son el Anyuela, el Torocuervo, el Corcusa  y el Remendía.

Fresneda de la Sierra Tirón.
La silueta de la montaña resulta muy identificable desde muchos puntos del cercano Valle del Tirón. Su ascensión puede realizarse desde Pradoluengo o Fresneda de la Sierra Tirón. Desde el primer pueblo, necesitaremos una larga aproximación. Optamos por el segundo origen y realizaremos la excursión de manera circular.

Salimos de Fresneda de la Sierra Tirón por su extremo oriental.
Llegamos a Fresneda de la Sierra Tirón saliendo por la carretera de Burgos a Logroño. Una vez en Belorado, torcemos a la derecha hacia Pradoluengo. Antes de llegar a esta localidad, tomaremos por la izquierda el desvío que por Villagalijo, nos deja en Fresneda.
En cualquiera de sus tranquilas calles, dejamos el coche e iniciamos la marcha.
Para ello, tomaremos la calle que desde el entorno de la iglesia, abandona el pueblo por su parte este. Tras dejar el asfalto, continuamos por un estrecho sendero siguiendo el curso de un regato que discurre a nuestra izquierda. En algunos punto el agua cubre parte del camino y nos vemos obligados a saltar entre piedras.

Salimos de Fresneda siguiendo un sendero al encuentro del Valle del Tirón.
Recorridos unos seiscientos metros desde el pueblo, nos topamos con un gran charco, de aspecto profundo, infranqueable por la vegetación lateral. Así que como estamos cerca ya de la pista de tierra que recorre el Valle del Tirón, a donde nos dirigimos, abandonamos el sendero por la izquierda, cruzamos el río Tirón por un puente y atravesamos un sembrado. Nos incorporamos fácilmente a la pista tras superar un pequeño talud.


Continuamos por la pista que sube por el Barranco del Tirón.
Una vez en la pista, solo tenemos que cubrir tranquilamente algo más de medio kilómetro hasta encontrar la salida por la derecha que nos aproxime a la base del Picote las Cabezas, que ya tenemos a nuestra derecha. Nos salimos, atravesamos el río de nuevo y continuamos por un camino que recorre la base de la montaña.
Aunque nuestro objetivo inicial es ascender a la cima desde el Barranco del Horcajo, en su vertiente sur, hemos visto en los mapas que existe una senda desde la zona próxima a la pista. Comprobamos que la vegetación se extiende por toda la ladera y no encontramos atisbo alguno de este sendero.

Caminamos flanqueando la vertiente sur del Picote las Cabezas.
Poco a poco, por este camino, vamos girando hacia el oeste penetrando en un encantador vallejo que hay tras el Picote. Dejamos a nuestra izquierda unos prados donde se hallan muchas colmenas, afortunadamente lejanas desde el camino que llevamos. A nuestra derecha, la ladera de la montaña presenta mucha pendiente y caracter inaccesible.

Cerca ya del Barranco del Horcajo.
Llegamos a la altura del Barranco del Horcajo. Un arroyuelo, muy exiguo en esta época del año, desciende por él. Comprobamos que tenemos que abandonar nuestros planes de remontar el barranco para alcanzar el collado junto a la base del Picote desde donde atacaríamos la cima. El barranco es totalmente salvaje, invadido por la vegetación y sin la más mínima posibilidad de intentar su remonte.
Ya desde lejos, y según hemos comprobado en los mapas, observamos que un amplio cortafuegos sube hacia las alturas cercanas al Picote. Atravesamos el arroyo y exploramos la ladera derecha buscando el hueco o senda que nos incorpore a este cortafuegos.
Muy cerca del arroyo, encontramos la trocha que por la derecha remonta la ladera con decisión.


En poco, con mucha facilidad, ascendemos unos veinte metros y nos presentamos en la base del gran cortafuegos, que remonta la ladera. La pista es muy ancha, hay mucha pendiente y además mucha piedra suelta, no será una ascensión sencilla.


Emprendemos la ascensión con paciencia. Es bastante la pendiente y el calor aprieta. No queda otra que tomárselo con filosofía y cubrir metros en altura. Subir en zigzag, ayuda a hacer la pendiente más llevadera. En ningún caso es la ascensión peligrosa.

Subimos por el cortafuegos.
Pausadamente, vamos ganando altura. A la derecha, vemos ya la cima del Picote, solitaria, nos parece inaccesible desde aquí ya que nos separa el profundo barranco del Horcajo.
Si miramos hacia el sur-sureste, vamos ganando ya buenas panorámicas sobre las montañas de la Sierra de San Antonio y el gran barranco del Tirón, totalmente tapizadas de árboles. Tras superar un gran largo y situarnos por encima de los 1400, aún tenemos que enlazar y cubrir otros dos tramos más cortos, pero no menos empinados. Hacia la derecha, el bosque abigarrado parece impedir cualquier intento de acortar por él y acercarnos a la base del Picote.

Dejamos el Picote las Cabezas detrás nuestro.
Por fin, nos presentamos en los llanos de la parte superior del monte, en el término llamado Las Lagunillas. Estamos por encima de los 1500. Ganado bovino pastando. desde aquí podríamos enlazar con la cumbre del Anyuela (1429) o también cortar por la izquierda y emprender el descenso hacia el Valle de Pradoluengo enlazando pistas y cortafuegos.
Pero nuestro objetivo es el Picote las Cabezas y para ello buscamos un sendero o camino por nuestra izquierda que nos lleve a su base. Éste, tal como marcan también los mapas, lo encontramos enseguida. Nos incorporamos a él.

Continuamos por un marcado camino que parece descender hacia el barranco del Horcajo.
Abriéndonos paso entre la vegetación, iniciamos un leve descenso. En poco, llegamos a un cruce. El camino, muy marcado, que nace por la derecha, no aparece en el GPS, pero todo indica que debe dirigirse sin pérdida hacia el collado anterior al Picote, cabecera del barranco del Horcajo.
Con ciertas dudas, nos incorporamos a él. Inmediatamente, el camino, en buen estado, se introduce en un hayedo y continua descendiendo, progresando con comodidad y con rapidez por él. Parajes solitarios. Tras describir varias curvas para salvar el desnivel, desembocamos por fin sobre terreno abierto a la vista ya de la cima del Picote, justo enfrente de nosotros. Nos encaminamos ya sin pérdida hacia el collado.



Llegamos al collado que separa el Picote del Anyuela y los barrancos del Horcajo, por la derecha, del río de Turtioza, por la izquierda. Es un encantador paraje, alfombrado de verde, totalmente rodeado de montañas.


Último tramo hacia la cima del Picote las Cabezas.
Frente a nosotros, una empinada pista se dirige sin demora a la cumbre, unos cien metros más arriba. Acometemos este último tramo.

Llegamos a la cima del Picote las Cabezas.
Llegada a la cima del Picote las Cabezas (1438 metros). Cima despejada, rocosa, buzón del club mirandés de montaña. Nuestro GPS nos marca una altitud de 1457 metros. El buzón indica 1449 metros. La cima es cómoda y tras los esfuerzos realizados, buen lugar para descansar y disfrutar del paisaje.

Panorámica hacia el sur.
Al norte abajo, tenemos el pueblo de Fresneda, de fondo, los frondosos Montes de Ayago. A su izquierda, el Valle de San Vicente. Mirando hacia el este y el sur, el Valle del Tirón flanqueado por las cumbres de la Sierra de San Antonio, entre las cuales destaca sobremanera el Torocuervo.

Vista sobre el Valle de San Vicente.

Hacia el oeste, de menor altitud y porte, las montañas que nos separan de Pradoluengo. Su cumbre mayor, el Anyuela, aparenta una gran loma amesetada desde aquí.

Video


Iniciamos el regreso. En primer lugar, hay que deshacer la cuesta hasta el collado, en donde torcemos a la derecha para incorporarnos al camino que desciende y nos debe llevar a Fresneda.

Fresneda y el Valle de San Vicente desde la cima del Picote las Cabezas.
Este camino, bien marcado y carrozable, va faldeando la ladera del Picote por su lado norte. A nuestra izquierda, dejamos el curso alto del barranco del río Turtioza, totalmente tupido de vegetación. Enlazamos con otra pista, siempre por la derecha y continuamos perdiendo altura.

Barranco del río Turtioza.
Tras pasar una valla metálica y describir varias curvas, la pista conecta con otra más grande y transversal. Seguimos por ella por la izquierda y continuamos.

La cima del Anyuela queda al otro lado del barranco de Turtioza.
Los últimos metros antes de Fresneda, transcurren entre hayedos y húmedos rincones húmedos. Atravesamos algunos charcos.


Fácilmente, llegamos a las primeras casas de Fresneda de la Sierra Tirón.


Antes de llegar al coche, nos acercamos a contemplar la plaza y la iglesia de la Asunción.

Iglesia de la Asunción, de Fresneda de la Sierra Tirón.

PICOTE LAS CABEZAS
Espacio natural
Sierra de San Antonio, en la vertiente norte de la Sierra de la Demanda.
Dificultad
Media.
Tipo de camino
Caminos, senderos de montaña y cortafuegos.
Ciclable
No.
Agua potable
No hay agua en todo el recorrido.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Difícil. No hay señalización y muchos cambios de senderos.
Época recomendable
Todo el año, aunque preferible en primavera y otoño.
Inicio
Fresneda de la Sierra Tirón.
Distancia de Burgos
60,3 kilómetros.
Tiempo total
3 horas 50 minutos.
Tiempos de marcha
Fresneda-Barranco del Horcajo: 55 minutos; Barranco del Horcajo-Picote las Cabezas: 1 hora 38 minutos; Picote las Cabezas-Fresneda: 57 minutos.
Distancia total
12,9 kilómetros.
Interés
Valle del Tirón, barrancos del Horcajo y Turtioza, Picote las Cabezas, panorámicas sobre la Sierra de la Demanda.
Altitud mínima
985 m.
Altitud máxima
1506 m.
Desnivel acumulado
713 m.
Mapas
1:50000: 0240 Ezcaray.
1:25000: 0240-1 Valgañón.
h

h
Notas:
- Como se ha relatado, el ascenso desde Fresneda siguiendo el barranco del Turtioza, es sencillo y rápido. La ascensión por su ladera norte a través del cortafuegos de las Lagunillas, es complejo y hay que superar fuertes pendientes. No es recomendable si no es está acostumbrado a caminar por este tipo de terrenos.
- También podemos llegar al Picote las Cabezas desde Pradoluengo. Partiendo del Caserío de San Antonio, subimos primero por pistas forestales hasta el Anyuela, desde donde parten pistas forestales que se dirigen al collado en la base del Picote.


El Picote las Cabezas visto desde el Anyuela en un día nublado.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc


Powered by Wikiloc

sábado, 10 de junio de 2017

Montaña Palentina: Peña Redonda

Tras una anterior salida invernal, retornamos a la Sierra del Brezo (o de la Peña), en la Montaña Palentina. Ascendemos a una de sus cumbres más representativas: la Peña Redonda. La excursión la realizamos en primavera y por su cara sur, partiendo del pueblo palentino de Villanueva de la Peña.


Peña Redonda


Para llegar a la zona, hay que llegar primero al pueblo de palentino de Herrera de Pisuerga. Saldremos de Burgos por la autovía de León enlazando con la Palencia-Santander en Osorno. Desde Herrera, tomamos la carretera local que se dirige hacia el norte. En hora y media desde Burgos, llegamos a la pequeña localidad de Villanueva de la Peña, situada en un llano justo enfrente de la Peña Redonda, cuya silueta característica divisamos desde muchos kilómetros antes.

Partimos de Villanueva de la Peña.
En el centro del pueblo, bien asfaltado, dejamos el coche y nos preparamos. Vemos algo nieve en el tercio superior de la peña, así que llevamos equipo invernal por si fuera necesario hacer uso de él, sobre todo en alguna ladera helada. Desde las casas del pueblo nos parece hasta cercana y fácil, pero las apariencias engañan: nos espera un desnivel de más de 800 metros.

Sierra del Brezo




Salimos de Villanueva por una pista que se dirige hacia el este. Ésta, discurre por terreno llano, paralela a la línea de la sierra, que queda a nuestra izquierda. Estamos en primavera y los campos están muy verdes. Hay varios caminos que salen a ambos lados y hay que estar atentos a nuestro GPS porque no hay ninguna señalización.

Atacaremos la cima por el collado que vemos a la derecha de la imagen.
Poco a poco la pista va girando hacia el norte buscando el barranco que hay entre las Peñas Redonda del Pico de Burián, por donde atacaremos la primera cima. Dejamos el llano y emprendemos primero una suave ascensión entre árboles y matojos

Ascendemos hacia el collado dejando el llano tras nosotros. Al fondo, el pueblo de Villanueva de la Peña.
Poco a poco vamos dejando el llano atrás. el día es magnífico y disfrutamos de buenas vistas sobre la llanura castellana, infinita, mirando hacia el sur. Dejamos el bosquete atrás y la pista se transforma en sendero de montaña, comenzando la progresión por terreno pedregoso. No hay pérdida porque el itinerario hacia el collado está señalizado con cairns. A nuestra derecha tenemos buenas vistas sobre el extremo oriental de esta sierra, con cimas por encima de los 1700 metros.

Subimos por el roquedo hacia el collado.
La pendiente se agudiza y continuamos progresando, en algunos tramos en zigzag, hacia el collado. En todo momento el camino es cómodo.

Buenas vistas sobre las montañas del extremo este de la sierra.
Casi en una hora y media desde que salimos de Villanueva, llegamos al gran collado que separa la Peña Redonda (1996 metros) y el Pico de Burián (1789 metros). Primeras trazas de nieve. Amplio paso de montaña con extensas vistas ya sobre el Macizo de Fuentes Carrionas y otras montañas del norte palentino. Solo nos queda ya superar la larga ladera que asciende hasta lo alto de Peña Redonda, de la cual nos separa un desnivel de algo más de 300 metros.

Collado entre la Peña Redonda y el Pico de Burián.
Atacamos la ladera. Nada más comenzar pisamos la nieve de manera permanente. Un tenue sendero en zigzag va ganando altura con lentitud ya que la pendiente es lenta.

Dejamos el collado abajo. Buenas vistas sobre la Sierra de la Peña.
Esta montaña es relativamente visitada por lo que el sendero está pisado y nos ayuda a progresar. Según ganamos altura, vamos dejando el collado abajo collado abajo. la sierra de la Peña se extiende aún hacia oriente con cimas por encima de los 1700 metros.
El suelo está resbaladizo en algunos sitios y hay que progresar con atención.

Último tramo hacia la cima.
La gran cruz metálica erigida en la cima nos avisa de que estamos cerca ya de la cumbre. En apenas treinta y cinco minutos de haber dejado el collado, alcanzamos la cima de la Peña Redonda (1996 metros). El hito montañero se halla un poco más alejado de la cruz, hacia el oeste, ocupando un pequeño promontorio.

La gran cruz sobre la cima es visible desde muy lejos.
El viento es helador y el hielo cubre algunas piedras por lo que hay que andar con cuidado. Entre el hito y la cruz hay un refugio de piedra. Impresionantes vistas sobre la Montaña Palentina y los Picos de Europa si miramos hacia el N-NO. Hacia el Oeste divisamos la continuación de la Sierra del Brezo y tras ella, las montañas de Riaño.


Pero el viento es inclemente y tenemos que parapetarnos tras la caseta de piedra para poder descansar y comer algo.

Vista hacia el NE: la sierra de Peña Labra. A su izquierda más al fondo, Peña Sagra.
El paisaje que tenemos delante compensa sobradamente el frío que hace en esta cumbre.

Vista hacia el O. desde la cima. Al fondo, destaca el pico Espigüete.

Video desde la cima de Peña Redonda



Nos acercamos de nuevo al hito montañero, emplazado en la parte más oriental de la cumbre. la ladera contraria parece más empinada y con hielo. Dudamos de si retornar por donde hemos subido, pero es mucho más atractivo hacer la ruta circular y descender por esta vertiente para bajar por el barranco de Valdeherreros.


Así pues iniciamos el descenso hacia el collado que separa la Peña Redonda de la Peña Urtejas, de aspecto agreste, y continuación de la cresta hacia el Alto del Rebanal. Poco a poco, pisando en los pequeños rebajes de las piedras, vamos perdiendo altura hasta llegar al collado, donde la nieve desaparece.


Torcemos hacia el sur y emprendemos el descenso por el barranco de Valdeherreros, un angosto y pedregoso cortado por el que vamos perdiendo altura. 

Descendemos por el barranco de Valdeherreros hacia el llano.
Tras un comienzo cómodo, el terreno se va enriscando y nos vemos obligado a realizar pequeños destrepes por sucesivos escalones, algunos bastante empinados. El barranco se bifurca más abajo, nos decidimos por descender por nuestra derecha porque parece desembocar sobre terreno más limpio de piedras más abajo de donde estamos.

Vista del cordal de la Sierra del Brezo mirando hacia el O. Al fondo, el pico del Fraile.
Poco a poco, vamos descolgándonos guiándonos por tenues trochas o senderillos que van descendiendo en zigzag.


A la derecha, según bajamos, tenemos preciosas imágenes de la continuación de la Sierra del Brezo, sobresaliendo la cumbre nevada de la Peña del Fraile (2004 metros), máxima cumbre de esta sierra y única que sobrepasa los dos mil metros.

Cresta occidental de la Sierra del Brezo.
Afrontamos las últimas laderas girando hacia nuestra izquierda, rodeando el pie de la Peña Redonda.

Precioso anfiteatro rocoso en el fondo del barranco de Valdeherreros.
Tras dejar un espectacular circo rocoso, continuamos por terreno abierto al encuentro de una marcada pista que que viene desde nuestra derecha y nos llevará hasta Villanueva de la Peña.


Nos incorporamos a una amplia pista que se dirige hacia Villanueva de la Peña.
Poco antes de llegar a la pista, tenemos la fortuna de divisar desde lo lejos una gran manada de ciervas.


Contamos hasta diez ejemplares, que se alejan alertados por nuestra presencia.


Una vez en la pista ya solo tenemos que retornar tranquilamente por terreno llano hasta Villanueva de la Peña, adonde llegamos unas cinco horas después de haber partido a primera hora del mañana.

La iglesia de Villanueva ocupa la parte más alta del pueblo.


PEÑA REDONDA
Espacio natural
Sierra del Brezo o de la Peña, en la Montaña Palentina.
Dificultad
Media.
Tipo de camino
Caminos entre prados, sendas de montaña y terreno agreste y libre en el descenso al llano desde Peña Redonda.
Ciclable
No.
Agua potable
Hay agua en todo el recorrido.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Fácil, únicamente hay que prestar atención en salir de Villanueva por el camino correcto.
Época recomendable
De mayo a noviembre. El resto del año podemos encontrar nieve y hielo.
Inicio
Villanueva de la Peña.
Distancia de Burgos
122 kilómetros.
Tiempo total
Aproximadamente 4 horas.
Tiempos de marcha
VIllanueva-Collado: 1 hora 25 minutos; Collado-Cumbre: 35 minutos; Cumbre-VIllanueva: 1 hora 45 minutos.
Distancia total
10,1 kilómetros.
Interés
Alta montaña palentina, panorámicas sobre los Picos de Europa.
Altitud mínima
1166 m.
Altitud máxima
2000 m.
Desnivel acumulado
846 m.
Mapas
1:50000: 0106 Camporredondo de Alba; 0132 Guardo.
1:25000: 0106-4 Ruesga; 0132-2 Castrejón de la Peña.
h
h


Notas:
- Excursión relativamente fácil en verano pero que se puede complicar mucho con presencia de nieve y hielo en su cima.

Peña Redonda vista desde el Alto de los Valles.

- El acceso por su lado norte desde el pueblo de Rebanal de las Llantas es más complicado, sobre todo en invierno. Sus laderas son más empinadas y obligan a un gran rodeo para atacar la cresta desde el Alto de los Valles.
- La cima de Peña Redonda es un excelente balcón mirador de la Montaña Palentina y el sector central de los Picos de Europa.
- Muy cerca de Peña Redonda, se halla el vallejo donde se ubica uno de los mejores bosques de tejos de España: la tejera de Tosande.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

Powered by Wikiloc