sábado, 23 de noviembre de 2019

Cañón del Arlanza: Valle de la Cueva

Visitamos dentro del Cañón del Arlanza un escondido y pintoresco paraje lejos de la vista desde la carretera: el Valle de la Cueva. Partiendo del área recreativa el Torcón, cruzaremos el río y siguiendo la orilla opuesta subiremos hasta la Peña Gayúbar. Tras asomarnos sobre la vertiente norte, nos acercaremos a dos impresionantes cuevas colgadas sobre el fondo del valle. Todo el recorrido es muy panorámico.


Valle de la Cueva
f



Iniciaremos la excursión desde el Área Recreativa el Torcón, enclavado en el Cañón del Arlanza. Saldremos de Burgos por la carretera de Soria. Una vez en Hortigüela, tomamos el desvío hacia Covarrubias. En dos kilómetros, llegaremos al área, que se encuentra a la derecha de la carretera.

Área recreativa el Torcón (Hortigüela).
Se trata de un amplio espacio, a poca distancia del río y flanqueado por los farallones rocosos de la Sierra de las Mamblas. Hay muchos árboles, asaderos y fuente. Aparcamos el coche e iniciamos la excursión. Justo al otro lado de la carretera, continuamos por el camino que se dirige a la orilla del río Arlanza, muy cerca de un antiguo dique, por el cual podemos cruzarlo.

Cruzamos la carretera y bajamos hacia la orilla del Arlanza.
Este pontón, en mal estado, es el único vado para cruzar el río en bastantes kilómetros aguas arriba y abajo. Pasamos a la otra orilla fácilmente por él.

Cruzamos el Arlanza por los restos de un viejo dique.

Nos incorporamos en la otra orilla al sendero que sigue en paralelo a la orilla del río. Se encuentra en buen estado y continuamos aguas abajo, dejamos las aguas a nuestra izquierda.


El camino es cómodo, en muchos tramos se desarrolla bajo cubierta vegetal. A la derecha nos acompañarán las empinadas paredes que conforman el cañón, en este su tramos más enriscados.

Caminamos entre las sabinas.
En lago menos de quince minutos de haber cruzado a la otra orilla, el cañón se abre por la derecha a la altura de un gran anfiteatro rocoso. Las sabinas ocupan ahora todo el espacio. Es el Valle de la Cueva, un impresionante entrante flanqueado por verticales paredes rocosas. Abandonamos el sendero de ribera y continuamos ahora por una trocha que abriéndose paso entre los árboles se dirige hacia los farallones rocosos, dejando el río atrás.

El valle de la Cueva queda abajo según subimos a la Peña Gayúbar.
Pero no llegaremos al fondo, sino que en apenas cinco minutos, hay que estar atentos para dejar este sendero y coger el ramal que sale a nuestra izquierda. Se trata de un antiguo camino, en buen estado, que remonta el cañón. Seguimos por él iniciando el ascenso.

Las sabinas ocupan el fondo del Valle de la Cueva.
El sendero gana altura con rapidez pero con comodidad salvando los casi 200 metros de desnivel que hay entre el río y el borde occidental de la Peña Gayúbar, adonde nos dirigimos. A medida que ganamos altura, las vistas sobre el valle, el Cañón del Arlanza y la Sierra de las Mamblas se engrandecen.

Alcanzamos la meseta superior de la Peña Gayúbar.
Tras una curva cerrada, llegamos por fin a la plataforma superior. Estamos en el borde oeste de la gran Peña Gayúbar, un gran sinclinal que conecta la Sierra de la Mamblas y la Peña Carazo.

El valle queda abajo.
La meseta superior, completamente arbolada es hoy una propiedad privada por lo que toda la plataforma se encuentra cercada con una alta alambrada que deja muy poco espacio para recorrer su borde. En algunos puntos se acerca hasta el mismísimo abismo.

Las panorámicas desde el borde de la Peña Gayúbar son excepcionales.
Antes de visitar las grutas que hay en el fondo del Valle de la Cueva, queremos acercarnos al borde superior de la peña e incluso llegar al Espolón de Cascajares, un gran espigón rocoso muy visible desde la carretera de Soria. El terreno es quebrado y la vegetación lo invade todo así que con ciertas dificultades, seguimos manteniendo la alambrada a nuestra derecha hasta alcanzar el borde norte de la peña. Nos situamos entonces sobre el llano por donde discurre la carretera de Soria. Ya vemos el Espolón de Cascajares aún lejos, asomado sobre el valle. Continuamos siguiendo el cercado.

Seguimos entre el borde de la peña y el cercado metálico.
Los buitres son frecuentes en el Cañón del Arlanza.
Pero el avance es muy dificultoso, ya que la alambrada se acerca peligrosamente al abismo en algunos puntos.

El Espolón de Cascajares queda aún lejano y desistimos de llegar hasta él.
Conseguimos pasar algunos pasos arriesgados pero es patente que llegar hasta el Espolón de Cascajares, aún lejano, parece una misión imposible.

Descansamos en el Alto de la Encinilla asomados sobre el valle frente a la Sierra de la Demanda.
Así que aprovechamos para descansar sobre un promontorio rocoso, casi encima de las casas del pueblo de Cascajares de la Sierra antes de retornar. Es el Alto de la Encinilla. Las vistas son extraordinarias desde aquí.


Volvemos al valle. Para ello solo tenemos que deshacer la escasa distancia recorrida siguiendo la alambrada hasta llegar al punto de acceso del camino.


Pero dejamos el camino atrás y continuamos siguiendo la cerca a nuestra izquierda, descendiendo poco a poco.


Fácilmente nos posicionamos sobre el extremo superior del Valle de la Cueva, que visualizamos ahora desde arriba en toda su amplitud. A nuestros pies una caída en vertical de casi 200 metros por lo que hay que andar con cuidado.


Pero lo que más destaca son dos gigantescas grutas que quedan a ambos lados de este final del valle. A la derecha una gran oquedad abierta sobre el vació y a la izquierda una sobrecogedora grieta de la cual salen bandadas de golondrinas y vencejos continuamente.

Nos dirigimos hacia la parte superior del fondo del valle.
Espectacular paisaje el que se disfruta desde aquí en este apartado rincón del Cañón del Arlanza. Pero aún podemos acercarnos más y tras una pequeña trepada nos podemos incluso posicionar sobre el borde lateral de la grieta.



Gran grieta sobre el valle.

Oquedad.
Si mantenemos un mínimo de precaución, no hay riesgo. Podríamos continuar siguiendo el borde occidental de la peña siguiendo el cañón, pero la vegetación invade todo este área y el descenso hacia el río es muy complicado al ser el terreno muy agreste.



Video



Desistimos de esta alternativa e iniciamos el regreso al área el Torcón que será exactamente por el mismo itinerario seguido en la ida.



Obviamente el área del Torcón es un perfecto lugar para descansar, comer y pasar un día de campo.


VALLE DE LA CUEVA
Espacio natural
Cañón del Arlanza.
Dificultad
Baja.
Tipo de camino
Caminos de ribera y montaña.
Ciclable
Sí.
Agua potable
Encontraremos en el Área Recreativa el Torcón.
Tipo de marcha
Ida y vuelta.
Orientación
En general fácil, solo debemos prestar atención a coger el sendero que sube a la peña Gayúbar desde el fondo del valle.
Época recomendable
De marzo a octubre. El resto del año puede estar el camino de ribera encharcado o con barro.
Inicio
Área recerativa el Torcón (Hortigüela).
Distancia de Burgos
46,6 kilómetros.
Tiempo total
2 horas 50 minutos.
Tiempos de marcha
El Torcón-Gayúbar: 1 hora 8 minutos; Gayúbar-Cueva: 35 minutos; Cueva-El Torcón: 40 minutos.
Distancia total
7,3 kilómetros.
Interés
Cañón del Arlanza, paisajes desde el borde norte de la Peña Gayúbar, Valle de la Cueva, río Arlanza, Área recreativa el Torcón.
Altitud mínima
912 m.
Altitud máxima
1144 m.
Desnivel acumulado
396 m.
Mapas
1:50000: 0277 Covarrubias.
1:25000: 0277-3 Covarrubias.




Notas:
- La excursión es fácil y sencilla, aunque en los tramos mencionados siguiendo el borde la peña, aquí tener cierta precaución. Evitar hacerlo con niños.
- El cañón del Arlanza es perfecto sitio parta realizar más excursiones. Aguas abajo, camino de Covarrubias, llegaríamos hasta las ruinas del legendario Monasterio de San Pedro de Arlanza, fundado, según la tradición, por el mismo conde Fernán González.


Monasterio de San Pedro de Arlanza.

Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc



domingo, 10 de noviembre de 2019

Torocuervo desde Valgañón

Nueva ascensión a la cima del Torocuervo, cumbre de la Sierra de la Demanda compartida por Burgos y la Rioja. En esta ocasión, ascendemos quizás por su vertiente más interesante, desde el pueblo riojano de Valgañón siguiendo el barranco del arroyo Bañadero. Tras alcanzar la cima y descender por su vertiente norte, retornaremos a Valgañón por el alto valle del río Ciloria.


Torocuervo
f
Cima del Torocuervo.
En este blog ya hemos publicado en dos ocasiones sendas visitas a la cima del Torocuervo, una de las cumbres “olvidadas” de la Sierra de la Demanda. Esta montaña tiene cierto interés ya que es la más alta fuera del cordal principal de la Sierra de la Demanda. Además, sirve de frontera entre las provincias de la Rioja y Burgos. Por último, es accesible por varias vertientes y cordales. En esta ocasión, abordaremos su ascensión desde su lado riojano y partiendo del pueblo de Valgañón, ubicado a poca distancia de Ezcaray.

El Torocuervo visto desde la cima del Campos Blancos.
Salimos de Burgos por la N-120 a Logroño. Tras llegar a Belorado, tomamos el desvío a Pradoluengo. Un par de kilómetros antes, tomamos el ramal que por la izquierda se dirige a Villagalijo. Tras pasar el pueblo continuamos por el Valle de San Vicente. Pasamos Fresneda de la Sierra Tirón y atravesamos el Puerto de Pradilla. Tras descender por la vertiente riojano, alcanzamos Valgañón. Pueblo de caserío extenso, de recias casas de piedra, dejaremos el coche en su lado sur, justo al lado del camino que sale hacia el barranco del arroyo Bañadero.
Fuertes heladas a primera hora en Valgañón.
Seguimos la orilla del arroyo del Bañadero.
Esta pista, se introduce rápidamente en el inicio del barranco y seguimos la orilla del curso, en su inicio con poca pendiente. El valle se estrecha y poco a poco, tras pasar a la orilla izquierda, inicia un suave ascenso. En dos kilómetros, el camino gira de nuevo haciendo una gran curva y abandonando el barranco del Bañadero. La pendiente se incremente. Los pinos nos acompañarán a ambos lados del camino durante un largo recorrido.

Dejamos el barranco del Bañadero y continuamos por una pista forestal que asciende con decisión.
La pista se presenta en un sorprendente buen estado de conservación y es utilizada por vehículos todoterreno. Tras una nueva curva, continuamos hacia el sur. Dejamos una cabaña a la izquierda. Ya en este sector, vamos ganando buenas vistas sobre el gran valle del Oja y las cumbres riojanas de la Demanda mirando hacia el este.

Subimos por una pista forestal entre los pinos.
Valle del Oja a nuestros pies y Demanda riojana al fondo.
Estamos en la base del Cerro Ibaya (1708 metros), cumbre arbolada menor que nos avisa que ya estamos cerca de la cresta. Bordeamos este monte por su lado sur, sin subir a su atractiva cima, y seguimos por la pista, que de nuevo, se introduce en el bosque.

Bordeamos el Cerro Ibaya por su lado sur, siguiendo la pista.
Un poco después de haber penetrado en el pinar, hay que estar atentos porque hay que abandonar la pista en un determinado punto por la derecha. Siguiendo ahora un estrecho sendero, iniciamos el ascenso abriéndonos paso con fuerte pendiente entre los árboles. Este camino nos colocará en la cuerda que une el Cerro Ibaya con el Alto de las Neveras, cumbre inmediatamente anterior al Torocuervo.


La pendiente es muy aguda en este sector, ganamos altura con fuerza. Llegaremos al collado que une las dos alturas mencionadas, cubiertos de helechos.


Dejando el Cerro Ibaya a nuestra espalda, iniciamos el ascenso, largo, hacia el Alto de las Neveras, siguiendo el borde de un gran cortafuegos con fuerte pendiente.

Este largo es arduo y nos llevará un tiempo, pero nos colocará definitivamente en la cresta de la sierra a muy poca distancia el Torocuervo.

El Cerro Ibaya queda atrás.Ascendemos hacia el Alto de las Neveras.
Llegamos por fin al Alto de las Neveras (1850 metros). Gran mirador sobre el Valle del Oja y a tiro de piedra de la cumbre del Torocuervo, que queda a nuestra derecha.

Último tramo a la cima desde el Alto de las Neveras. Al fondo: el Torocuervo.
Tras descansar un poco y disfrutar del paisaje, atacamos la cresta de la que solo nos separa un kilómetro sin demasiada pendiente. La ladera se presenta con mucha piedra y lapiaz, pero conseguimos cubrir el tramo con relativa comodidad hasta alcanzar la cima del Torocuervo (1932 metros). Cumbre prominente, con amplias vistas sobre la Sierra de la Demanda en sus dos sectores burgalés y riojano.

Panorámica sobre la Sierra de la Demanda riojana.
A nuestros pies, por la vertiente burgalesa, el gran valle del Tirón. Un refugio de piedras en la misma cima nos ayudará a protegernos del viento y descansar.

Mirando hacia el oeste, la Sierra de la Demanda burgalesa.

Iniciamos el descenso del Torocuervo para retornar a Valgañón. Podríamos volver por el mismo itinerario pero es más interesante hacerlo por el bonito barranco del río Celoria.


En primer lugar, descenderemos de la cumbre siguiendo el cordal por su lado norte. La cresta es larga, pero cómoda, y perdemos altura.

Bajamos del Torocuervo por el cordal por su lado norte.
Seguimos por la pista, muy amplia, hasta llegar al Collado de Iguareña, un gran paso de montaña de la parten varios caminos y que separa la cuerda del Torocuervo de la prominente cumbre del Corcusa (1512 metros).

Llegando ya al Collado de Iguareña. Al fondo, el pico Corcusa (1512 mertros).
Junto a la caseta que allí se encuentra, nace el camino que desciende hacia el lecho del arroyo Celoria. La cresta aún continua hacia el norte ascendiendo hacia la fácil cumbre del Corcusa (ver entrada Corcusa desde el Puerto de Pradilla).

Caseta en el Collado de Iguareña.
Dejamos la cresta atrás y bajamos ya por el lado riojano hacia el fondo del barranco-. estamos en el curso alto del naciente río Celoria y el paisaje cambia radicalmente. Al estar  muy encajonado , la pista discurre por terreno sombrío y las hayas reemplazan con rapidez a los pinos. Pasamos por el nacedero y continuamos ya siguiendo la orilla del río, que ya nos acompañará por la derecha hasta el mismo Valgañón.


Pero aún queda bastante distancia hasta Valgañón. Seguimos por el fondo del barranco unos dos kilómetros.

Seguimos por una pista junto al río Celoria.
Por fin, ya a poca distancia del pueblo, el valle se abre. Ya a la vista de la carretera que baja del puerto, continuamos entre prados.

La ermita de las Tres Fuentes queda a nuestra izquierda, junto a la carretera.
Entramos por fin en las primeras casas de Valgañón. Aún debemos callejear por sus laberínticas calles hasta llegar a la parte alta del pueblo donde hemos dejado el coche a primera hora de la mañana, finalizando esta extraordinaria excursión invernal.

Entramos en Valgañón de vuelta del Torocuervo.


TOROCUERVO DESDE VALGAÑÓN
Espacio natural
Sierra de la Demanda riojana.
Dificultad
Media, por sus fuertes pendientes y longitud.
Tipo de camino
Caminos junto a arroyo, pistas forestales y cortafuegos.
Ciclable
No.
Agua potable
Encontraremos en los arroyos del Bañadero y Celoria.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Difícil. Se recomienda llevar GPS para tomar los desvíos correctamente.
Época recomendable
En otoño disfrutaremos de los colores de los hayedos del arroyo Celoria y Bañadero.
Inicio
Valgañón (La Rioja).
Distancia de Burgos
65,9 kilómetros.
Tiempo total
4 horas 50 minutos.
Tiempos de marcha
Valgañón-Torocuervo: 2 horas 35 minutos; Torocuervo-Valgañón: 1 hora 50 minutos.
Distancia total
16,7 kilómetros.
Interés
Arroyos de Bañadero y Celoria, hayedos, panorámicas sobre la Sierra de la Demanda burgalesa y riojana,.cumbre del Torocuervo.
Altitud mínima
944 m.
Altitud máxima
1933 m.
Desnivel acumulado
1217 m.
Mapas
1:50000: 0240 Ezcaray.
1:25000: 0240-1 Valgañón.

h
Notas:
- La excursión no es compleja técnicamente y trascurre por caminos y pistas en buen estado. Solo debemos prestar atención a tomar los desvíos correctos, sobre todo en los tramos anteriores a la cumbre
- La cima del Torocuervo está muy expuesta a los vientos. En otoño e invierno debemos llevar suficiente ropa de abrigo.
- La vertiente burgalesa del Torocuervo, desciende con elevadas pendientes sobre el profundo valle del Tirón, en cuya cabecera se halla el Pozo Negro. Varias pistas suben por la ladera desde el entorno de Fresneda hasta el Alto de la Cruz de la Demanda.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico



Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc