domingo, 20 de enero de 2019

Sierra Cebollera desde Villoslada de Cameros

La Sierra Cebollera forma parte de la cadena de sierras que se suceden en el extremo noroeste del Sistema Ibérico. Se extiende de este a oeste entre la sierras de Urbión y Alba y sirve de límite provincial entre las provincias de la Rioja y Soria. Pese a no ser una sierra muy visitada, alberga alturas y atractivos similares a sus vecinas Neila y Urbión. En esta ocasión, partiendo desde su vertiente riojana, ascenderemos a sus cumbres más importantes. En el regreso visitaremos una impresionante cascada de hielo, que completará esta interesante excursión.

Sierra Cebollera
f


En este blog ya hemos publicado dos entradas sobre la Sierra Cebollera (ver Castillo de Vinuesa y Alrededor de la Sierra Cebollera en bicicleta). En esta ocasión visitaremos el corazón de la sierra y sus cumbres principales, recorriendo su valle más atractivo, el del arroyo de Puente Ra, por su vertiente norte.


Cumbres principales
de la Sierra Cebollera

Montaña  Altitud 
m
  Prominencia 
m
Mesa Cebollera                       
2163
13
Alto de de la Chopera
2162
Cebollera
2142
50
Alto de Cueva Mayor
2135
6
Alto de la Gamella
2102
24
Pico Verde
2095
24
Castillo de Vinuesa
2085
177
Alto de Cueva Grande
2081
13
Telégrafo
2078
60
Santosonario
2054
97

Sierras del NO. del Sistema Ibérico



Sierra de la Demanda
Cumbre principal: San Lorenzo (2271 m).

Sierra de Neila

Cumbre principal: Campiña (2049 m).

Sierra de Urbión

Cumbre principal: Urbión (2229 m).

Sierra Cebollera

Cumbre principal: Mesa Cebollera (2163 m)

Debemos partir de la localidad riojana de Villoslada de Cameros, ubicada a unas dos horas de Burgos. Hay varias maneras de llegar. La primera, a través de la N-201 de Burgos a Logroño. Antes de esta última ciudad, a la altura de Navarrete, nos desviaremos por la derecha tomando la carretera que se dirige a Soria por el Puerto de Piqueras. En unos 35 minutos, llegaremos a Villoslada de Cameros.

Villoslada de Cameros
Pero otra buena alternativa, quizás más atractiva si se dispone de tiempo, es acceder desde su lado sur, atravesando el Puerto de Santa Inés. Para ello debemos llegar primero a Salas de los Infantes, continuando hasta Quintanar de la Sierra y finalmente, Vinuesa, desde donde subiremos el puerto.
La excursión no parte desde el mismo Villoslada, sino unos 8 kilómetros valle arriba a la altura de la ermita de Lomos de Orios. Para ello tomaremos el vial que desde el pueblo se dirige en primer lugar al camping, siguiendo la orilla y valle del río Iregua. Una vez pasado, llegaremos pronto al cruce que lleva a la ermita. Lo obviamos y continuamos por la derecha, siguiendo una pista ya más estrecha, entre los pinos. Cerca de Puente Ra, que también da nombre al arroyo, sobre una explanada y al lado de un empinado cortafuegos a nuestra derecha, dejaremos el coche.

Iniciamos la excursión subiendo por un empinado cortafuegos.
Iniciamos el recorrido fuerte, subiendo por el empinado cortafuegos, ganando altura con rapidez desde el mismo fondo del valle. Aunque la pendiente es alta y no da descanso, el terreno está limpio, el cortafuegos es amplio y progresamos con comodidad.

Dejamos el valle abajo.
Poco a poco, a medida que ganamos altura, vamos dejando el valle abajo. Al otro lado, observamos, solitaria dentro del bosque, la ermita de Lomos de Orios. El cortafuegos continua aún varios kilómetros. Cruzamos una pista y seguimos ganando altura.

Mirando atrás, observamos la ermita de Lomos de Orios al otro lado del valle.
Sobrepasada la cota 1800, dejamos por fin el cortafuegos atrás y seguimos por el interior de una mancha de pinos hasta salir, ya por terreno más abierto, a la vista de la cumbre rocosa de la peña del Santosonario (o simplemente, Santosonario). Es en este punto donde encontramos las primeras manchas de nieve y hielo.



El invierno está siendo seco, pero aún así, son muchas las placas heladas que vamos encontrando y sorteando. A nuestra derecha, disfrutamos ya de grandes vistas a nuestra derecha, visualizando el cercano Castillo de Vinuesa (2083 metros), la Peña Negra (2023 metros) y el Buey (2034 metros). Llegamos a la base del Santosonario, cumbre formada por un enorme caos de bloques.


Camino del Santosonario.
Toda la cima es una alargada acumulación de piedras, muy descompuestas. Rodeamos por la derecha buscando el mejor sitio o portillo para acceder a la parte superior y cumbre.

A la derecha en primer término, la continuación de la sierra hacia el Castillo de Vinuesa. Detrás, la Sierra de Urbión.
Sin grandes dificultades, trepamos entre las rocas encaramándonos por un estrecho pasillo. Fácilmente llegamos a la parte superior, a muy poca distancia del punto más alto, la cima del Santosonario (2046 metros). Buzón montañero. La cumbre no es más que el punto donde se halla la roca más alta entre el desorden existente. Amplias panorámicas en todas direcciones. Tras descansar y tomar aliento, iniciamos el descenso.

Cumbre del Santosonario (2046 metros).
El Castillo de Vinuesa desde la cumbre del Santosonario.

Tenemos que perder altura entre las rocas de nuevo hasta encontrar el sendero que bordeando el Santosonario por el sur, continua por el cordal de la sierra. Tras pasar el collado que nos separa del Telégrafo, iniciamos la ascensión final a esta última cumbre, el segundo dos mil en nuestro recorrido de hoy.

Descendemos de la cresta del Santosonario camino del Telégrafo.
De pendientes más suaves y de formas alomadas, llegamos con facilidad a la cumbre del Telégrafo (2078 metros). Gran torre de piedras en la cima, sin buzón.

Cumbre del Telégrafo (2078 metros).
De nuevo, grandes vistas sobre todo el sistema Ibérico septentrional, teniendo a nuestro alcance buena parte de las sierras de Urbión, Neila, la Demanda e incluso la más lejana Sierra del Mencilla.


Video desde la cumbre del Telégrafo



Hoyo Mayor.
La Peña del Santosonario vista desde el Telégrafo.
Nuestro próxima y última cima será la Cebollera, que aunque no es la máxima cota de la sierra, sí es la cumbre más representativa de toda la sierra y a la que todo el mundo que quiere explorar esta sierra se acerca.

Camino de la Cebollera. Al fondo a la izquierda, la Mesa Cebollera.
La distancia entre el Telégrafo y la Cebollera es pequeña. Solo hay que seguir el cordal descendiendo primero hasta un collado intermedio para ascender después. Aunque el viento es en este tramo helador, llegamos con facilidad a la cima de la Cebollera (2141 metros). Monumento de piedras, hito y buzón montañero. Belén navideño.

Cumbre de la Cebollera (2142 metros).
El Moncayo visto desde la Cebollera.
Al abrigo del viento, descansamos y contemplamos el espectacular paisaje que desde aquí se disfruta. Hacia el este destaca la enorme figura del pico Moncayo, montaña icónica del NE. de la península y una de las más prominentes de España.


Como hemos dicho, la cota más alta de toda la Sierra Cebollera no está aquí, sino unos dos kilómetros más hacia el NE. en la llamada Mesa Cebollera (2168 metros), en el extremo de una enorme meseta cimera.

Descendiendo por Hoyo Mayor camino del arroyo de Puente Ra.
El descenso lo realizaremos siguiendo el arroyo de Puente Ra, que se desarrolla a nuestros pues hacia el norte. Seguimos entonces por la cresta bajando hasta un primer collado e iniciamos el descenso torciendo por la izquierda y perdiendo altura por el circo glaciar que aquí se desarrolló. Las formas son suaves, sólamente tenemos que seguir los hitos para perder altura y acercarnos a la línea del bosque.

Descendemos por Hoyo Mayor entre las piedras y los pinos.
El hielo es aún abundante, descendemos con precaución para no resbalar. Tras unas cuantas vueltas del camino, llegaremos al área de Hoyo Mayor, donde hay pastizales y continuamos, a la búsqueda de la cabecera del arroyo, que nace un poco más abajo. Tras unas cuentas vueltas, enlazamos con la pista que recorre la parte alta del valle y en unos pocos metros, tras pasar una cerrada curva, abandonamos la vía por la derecha (hay un hito indicativo). Descendemos entonces por un estrecho sendero hacia el fondo del arroyo.

Camino que sigue la orilla del arroyo de Puente Ra.
Ya desde lejos, escuchamos el rumor del agua del arroyo de Puente Ra, que pierde altura saltarín entre las rocas. En las áreas de sombra, se encuentra congelado.


Progresamos perdiendo altitud, siempre siguiendo a poca distancia la orilla del arroyo a nuestra derecha. En algunos puntos, el arroyo forma bonitos saltos. También encontramos en las zonas más umbrías grandes carámbanos colgados de la roca a modo de estalactitas.

El arroyo de Puente Ra baja parcialmente congelado.
A una altitud de 1500, cruzaremos a la orilla derecha por un pontón de madera, siguiendo ya por una amplia pista carrozable y manteniendo ahora la orilla del arroyo a nuestra izquierda.


En unos minutos, llegaremos al entorno de la magnífica cascada de la Chorrera, ubicada a 1400 metros de altitud.

La cascada de la Chorrera, congelada en esta época en invierno.
El arroyo aquí ha excavado un gran anfiteatro rocoso y formado una poza. La fuerte helada ha congelado la cascada parcialmente y formado espectaculares carámbanos de más de 10 metros colgados de las rocas.



Video de la cascada de la Chorrera




Desde la cascada de la Chorrera hasta el punto donde dejamos el coche queda ya muy poca distancia. Seguimos por la pista, en muy buen estado, siguiendo la orilla del arroyo. En poco llegamos al puente de Puente Ra, que dio nombre al arroyo. Lo cruzamos. 


Siguiendo ya por la margen izquierda, llegaremos enseguida al coche, dando por finalizada esta magnífica e interesante excursión.

Unos metros antes del lugar donde dejamos el coche, cruzamos el arroyo de Puente Ra.

SIERRA CEBOLLERA DESDE VILLOSLADA DE CAMEROS
Espacio natural
Sierra Cebollera.
Dificultad
Media. En invierno con nieve alta.
Tipo de camino
Cortafuegos, lomas y caminos de montaña, pista forestal.
Ciclable
Sí en un 90% del recorrido.
Agua potable
Encontramos en el arroyo de Puente Ra.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Media. Hay hitos y todo el recorrido es bastante intuitivo. Atención en el punto en el que hay que descender al arroyo de Puente Ra.
Época recomendable
Cada época del año tiene sus atractivos.En general evitar épocas tras lluvias y en invierno tener en cuenta que puede haber mucha nieve y hielo en las partes superiores.
Inicio
Pista de Villoslada de Cameros a Puente Ra.
Distancia de Burgos
157 kilómetros.
Tiempo total
5 horas 50 minutos.
Tiempos de marcha
Puente Ra-Santosonario: 1 hora 50 minutos; Santosonario-Cebollera: 1 hora 12 minutos; Cebollera-Puente Ra: 2 horas 10 minutos.
Distancia total
16,2 kilómetros.
Interés
Sierra Cebollera, panorámicas, nieve, cascada de la Chorrera, Villoslada de Cameros y comarca.
Altitud mínima
1243 m.
Altitud máxima
2153 m.
Desnivel acumulado
1070 m
Mapas
1:50000: 0279 Villoslada de Cameros; 0317 Vinuesa.
1:25000: 0279-3 Santa Inés.
h
h
Notas:
- La excursión no es compleja físicamente. Solo tiene cierta dificultad el recorrido inicial por el cortafuegos por la fuerte pendiente. En invierno, la ascensión final al Santosonario puede ser problemática por el hielo. El resto de la ruta es perfectamente viable incluso en invierno.
- Es posible realizar la excursión casi íntegramente en bicicleta, solo hay que contar que en algunos determinados puntos, como la ascensión final al Santosonario, debemos llevar la bici al hombro.
- A la cascada de la Chorrera podríamos llegar incluso con coche, siguiendo la pista que remonta el valle desde Puente Ra. Pero es recomendable realizar este tramo desde el puente caminando.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc





domingo, 13 de enero de 2019

De Vizcaínos a la ermita de Santa Julita

Sencilla excursión desde la localidad de Vizcaínos hasta la ermita de Santa Julita, ubicada en un solitario paraje en la cara sur de la Sierra del Mencilla. Partiendo del pueblo, recorreremos la margen de los arroyos Horquiza y Torrioza hasta llegar al templo, atravesando un gran bosque de robles.


Vizcaínos
f

A Vizcaínos llegamos fácilmente saliendo por la carretera N-234 de Burgos a Soria. Una vez en Barbadillo del Mercado, tomamos el desvío a la izquierda que a través de los pueblos de Pinilla de los Moros y Piedrahita de Juarros, nos deja en Vizcaínos.
El gran torreón de su interesante y característica iglesia iglesia románica, ya nos avisa desde lejos de la proximidad del pueblo. Su propio nombre nos indica el origen de los repobladores que fundaron este pueblo, a caballo entre la Tierra de Lara y la comarca de Neila.

Centro de Vizcaínos.
Junto a la iglesia, dejaremos el coche e iniciamos la ruta. El recorrido hasta la ermita es físicamente fácil, aunque la orientación puede ser complicada, ya que no está señalizado y nuestra única referencia serán los dos arroyos mencionados.

Dejamos Vizcaínos saliendo por una amplia pista al norte de la localidad.
En primer lugar, abandonamos el pueblo por su lado norte, saliendo por una amplia pista que se dirige hacia una pequeña alineación elevada que cierra el entorno del pueblo. Una vez en ella, ya a la vista del valle por la otra vertiente, iniciamos el descenso, siguiendo siempre el camino, a ratos, poco marcado.

Parajes agrestes y quebradizo de la ladera sur de la Sierra del Mencilla.
Seguiremos entonces la trocha para, tras realizar un par de quiebros, alcanzar la pista que acompaña la margen del arroyo Horquiza.

Nos incorporamos a una pista que sigue la orilla del arroyo Horquiza.
Continuamos por esta pista. Durante el descenso podíamos ya apreciar el terreno quebradizo, quebrado e intensamente deformado que conforma la transición entre la falda sur de la Sierra del Mencilla. Se trata de un espacio de transición entre los terrenos de origen paleozoico (Sierra de la Demanda) y los de origen mesozoico, que conforman las cercanas Peñas de Cervera.

Vadeamos el arroyo Horquiza.
Siguiendo por la pista, bien marcada, llegamos enseguida a un vado, donde tenemos que cruzar el arroyo Horquiza. Éste no va demasiado crecido de aguas y podemos cruzarlo fácilmente. Continuamos por la otra orilla, entrando ya en la dehesa de robles.

Seguimos la orilla izquierda del arroyo Horquiza.
Aunque este camino continua hasta la confluencia de los arroyos Horquiza y Torrioza, unos dos kilómetros más arriba, nos salimos por la derecha para progresar por terreno abierto. Caminamos entre los robles siguiendo lo más cerca posible la orilla del segundo de los arroyos.

Grandes ejemplares de roble junto al arroyo Horquiza.
Enormes ejemplos de roble rebollo nos salen al paso. Poco más adelante, llegamos a un llano, donde el Torrioza, que viene por la izquierda, desemboca en el Horquiza. Éste continua aún por la derecha subiendo hacia su nacedero en el arroyo Royales. Cruzamos de nuevo el río y continuamos ya siguiendo la orilla del arroyo Torrioza, dejando las aguas a nuestra izquierda. Subimos aguas arriba por su valle, que se va estrechando. Los árboles dan paso al matorral, que en algunos puntos puede resultar muy denso. En líneas generales no tenemos grandes problemas para remontar el curso de agua.

Remontamos el arroyo Torrioza valle arriba.
Seguimos hacia el nacimiento del arroyo, ya por terreno más abierto, sin vegetación, caminando entre matorral bajo y roquedo, siguiendo la pequeña garganta formada por este arroyo de montaña.

Alineaciones de piedras en las inmediaciones de la ermita de Santa Julita.
Llegados más allá de su nacimiento, al final del vallejo, remontamos una pequeña terraza rocosa a nuestra derecha y, ya a la vista de la ermita, solitaria, cubrimos la poca distancia que nos separa del templo. Las laderas de la Sierra del Mencilla nos acompaña ya como telón de fondo.

Valle alto del arroyo Torrioza. Al fondo: la Sierra del Mencilla.
Llegamos a la ermita de Santa Julita. El templo ocupa un gran llano, sobresaliendo sobre entre su entorno, en un emotivo y encantador paraje, a modo de mirador.

La ermita de Santa Julita se halla solitaria, sobre la vertiente sur de la Sierra del Mencilla.
En el entorno de la ermita, descansamos, comemos algo, disfrutamos de la soledad y el encanto del paraje.




Pista que viene de Barbadillo del Pez hasta la ermita.
Retornaremos a Vizcaínos por el mismo itinerario, ya que cualquier alternativa se presenta harto complicada. 


En Vizcaínos perece la pena detenerse en visitar la iglesia románica de San Martín Obispo, una de las más representativas de la escuela de la sierra. De estilo románico, destaca su torre, la galería porticada y los numerosos canecillos con formas caprichosas, además del espléndido ábside.






DE VIZCAÍNOS A LA ERMITA DE SANTA JULITA
Espacio natural
Vertiente sur de la Sierra del Mencilla.
Dificultad
Baja. La única dificultad es encontrar el camino correcto hasta la ermita.
Tipo de camino
Senderos y pistas.
Ciclable
No.
Agua potable
Encontramos en los arroyos que pasamos.
Tipo de marcha
Ida y vuelta.
Orientación
En principio sencilla, pero atención en seguir correctamente la orilla del arroyo Torrioza que nos llevará hasta la ermita.
Época recomendable
Todo el año, aunque tras lluvias, los terrenos puedes permanecer embarrados.
Inicio
Vizcaínos.
Distancia de Burgos
56 kilómetros.
Tiempo total
2 horas 40 minutos.
Tiempos de marcha
Vizcaínos-Ermita de Santa Julita: 1 hora 18 minutos; Ermita de Santa Julita: Vizcaínos: 1 hora.
Distancia total
kilómetros.
Interés
Práctica de la 
Altitud mínima
1016 m.
Altitud máxima
1185 m.
Desnivel acumulado
196 m
Mapas
1:50000: 0277 Covarrubias.
1:25000: 0277-2 Barbadillo del Pez.

hhola
h
Notas:
- Excursión sencilla físicamente hablando, pero que puede complicarse si no encontramos el itinerario correcto para llegar hasta la ermita.
- En épocas lluviosas tras deshielos, los arroyos pueden ir cargados de agua y ser imposible su vadeo.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc