martes, 11 de febrero de 2020

Sierra de Béjar

La Sierra de Béjar o Candelario forma parte del sector noroccidental de la Sierra de Gredos y está separado de ésta por el Puerto de Tornavacas. Compartida por las provincias de Salamanca, Ávila y Cáceres, sus cumbres principales (por encima de los 2400 metros) se ubican dentro de la primera de ellas. Partiendo de su vertiente salmantina, al norte, subiremos hasta la cresta principal de la sierra y visitamos sus cumbres más importantes.



Sierra de Béjar
f



El mejor punto de acceso a esta sierra y sus cumbres principales se produce desde la localidad salmantina de Candelario, muy cercana a Béjar.


Llegados a esta localidad, tomamos la carretera local que asciende por la ladera sur ganando mucha altura entre los pinares. Este vial llega a la llamada plataforma de El Travieso, una amplia explanada donde se ubica un aparcamiento y un albergue. Aunque téoricamente está vetado, la carretera asciende unos tres kilómetros hasta alcanzar un llano donde podemos dejar el coche.

Alcanzamos la parte alta de la sierra.
Estamos a una altura de 1854 metros. Merece la pena llegar hasta aquí si queremos aprovechar más el tiempo y ahorrar fuerzas para poder recorrer íntegramente la cuerda de la sierra, como es nuestra intención. Allí mismo, nace en sendero, señalizado con hitos de piedras, que sube casi sin descanso hasta lo más alto de la sierra. Este camino es estrecho pero cómodo porque realiza muchos zigzags para aminorar la pendiente. En algo menos de una hora, superamos los más de 400 metros de desnivel y nos plantamos en la llamada Cuerda del Calvitero, como se la llama a la cresta de la sierra en este sector salmantino.

Panorámicas hacia el SE desde la vertiente oriental de la sierra.
Estamos en invierno y a partir de los 2000 metros, encontramos ya nieve, en forma de grandes neveros. La Cuerda del Calvitero es una enorme y vasta meseta, por encima de los 2400 metros, salpicada de rocas sueltas y piornal. Las panorámicas hacia ambas vertientes, la salmantina hacia el este y la abulense hacia el oeste, son espléndidas.


Nos acercamos al borde occidental y obtenemos ya magníficas panorámicas sobre los barrancos que suben por esta vertiente.

Magnífica panorámica con mar de nubes sobre el lado occidental. Mar de nubes y perfil invernal de la Sierra de Gredos.
De fondo asoman los perfiles de la Sierra de Gredos y la Paramera, íntegramente dentro de la provincia de Ávila. Todas estas cadenas montañosas tienen alturas superiores a los 2200 metros y sobresalen sobre el mar de nubes que cubren los valles.

Vista sobre Gredos central desde la Cuerda del Calvitero.
Volvemos a la parte central, eje de la cuerda, y nos movemos de norte a sur, buscando las cumbres mayores. Nuestro primer objetivo es el Calvitero, que ya vemos no lejos de donde estamos.
Mirador con torre de piedras cerca del Calvitero.
Buzón montañero en la cima del Calvitero (2404 metros).
La cumbre no es más que un desordenado castillo de piedras de granito que se levanta sobre la paramera y adonde nos encaramamos fácilmente. El Calvitero (2397 metros) fue considerado en muchos mapas y guías como la máxima cota de toda la Sierra de Béjar. La altura que aparece en los mapas coincide casi exactamente con lo que marca nuestro GPS, aunque en el buzón aparece 2404 metros. Pero no es la máxima altura de la Sierra de Béjar, sino que ésta lo alcanza en el Canchal de la Ceja, ubicado unos 1500 metros más hacia el sur. En el Calvitero no obstante, merece la pena detenerse, descansar y disfrutar de las espectaculares vistas que hay sobre sobre su lado salmantino, al este, donde se halla la ciudad de Béjar en primer lugar, y la extensa llanura salmantina de fondo.

Buzón del Calvitero (2397 metros). Al fondo, el Canchal de la Ceja, máxima altura.
Descendemos de este otero y seguimos por la cresta esta vez acercándonos a la cornisa o borde este. Podemos apreciar la espectacular garganta del Trampal donde contemplamos la laguna del mismo nombre completamente congelada, además de otras menores. Continuamos hacia el sur siguiendo pasillos cubiertos de nieve entre piornales.

El piorno cubre gran parte de la superficie cimera.
Enseguida, torcemos a la izquierda y remontamos por un caos de piedras, sin ninguna dificultad, hasta llegar a un primer gran amojonamiento de bloques, que erróneamente pudiéramos adjudicar como el punto más alto, pero no lo es. Pasamos al lado y en unos doscientos metros, alcanzamos por fin la cima del Canchal de la Ceja (2428 metros). Máxima cumbre de toda la Sierra de Béjar y de la provincia de Salamanca. El apellido Ceja viene al caso por estar al borde de una cornisa, o ceja.

Las inmediaciones del Canchal de la Ceja se hallan sembrados de grandes bloques de granito.
Castillo de bloques cerca del Canchal de la Ceja.
Debió haber aquí un buzón montañero con forma de cohete, pero no encontramos ni rastro de él. Cima cómoda, asomada sobre el barranco del Trampal, que queda a sus pies. Magníficas panorámicas en 360 grados a la redonda. Destacan las sierra de Gredos y la Paramera hacia el S-SE. Hacia el sur, la continuación de la cuerda que culmina en la cumbre del Torreón y el conjunto de los Hermanitos. Nubes persistentes en los valles.

El Canchal de la Ceja no destaca sobre su entorno. Un simple montón de piedras indica su localización. No hay rastro del buzón que hubo aquí.
En los día claros, posiblemente se pueda visualizar hacia el N-NO. la Peña de Francia y el macizo de Sanabria, pero hoy la niebla impide comprobarlo. De nuevo, perfecto lugar para descansar y recrearse con el paisaje.

Garganta del Trampal y lagunas del mismo nombre.
Continuamos. Para poder llegar hasta el Torreón, debemos primero descender un poco, para volver a subir y atravesar el estrecho collado que separa Hoya Moros, al oeste, del barranco y laguna del Duque, al este.

Continuamos desde el Canchal camino del Torreón.
Descendemos entonces primero del Canchal de la Ceja. En pocos minutos, llegamos al borde donde se ubican las Agujas, unas espectaculares torres graníticas que caen en picado sobre Hoya Moros, que vemos ya a nuestra derecha abajo.

Las Agujas y Hoya Moros detrás.
Continuamos y comenzamos a ascender en dirección al Torreón. Pero antes, se ubica la cumbre de Portilla de Talamanca. De nuevo tenemos que subir, y esta vez, el hielo acumulado y la pendiente, hace que sea obligado el uso de crampones.



Con toda facilidad, nos plantamos en la base del Talamanca y atravesamos el collado que se halla a sus pies. En su punto más estrecho, no sobrepasa los 3 o 4 metros de anchura, y cae sobre sus dos vertientes con fuerte pendiente.

Camino del Torreón.
Hoya Moros vista desde el collado.

Hacia el este, la ladera se desploma hacia la gran Hoya Moros. Hacia el oeste, el barranco del arroyo Malillo que desciende hacia la Laguna del Duque, que podemos contemplar de nuevo

Vista desde el collado sobre Hoya Moros.
Precisamente en este collado, junto al promontorio del Talamanca, nos ubicamos en el punto exacto donde se juntan las provincias de Salamanca, Cáceres y Ávila, por lo que bien pudiéramos denominarlo collado "Tres Provincias".



Atravesamos el collado, congelado, sin dificultades, continuando hacia el Torreón, muy cercano ya.



Pero, tal como nos habíamos informado, para alcanzar el Torreón hay que superar antes el llamado Paso del Diablo. Es obligado aquí hacer un fuerte destrepe para lo que hay ayudarse de una cadena habilitada al efecto.

Paseo del Diablo y cadena. Al fondo: el Torreón.
Las condiciones de hielo y nieve hacen que atravesar este paso sea algo arriesgado, por lo que damos por finalizada la travesía de la cresta. Sin llegar pues al Torreón, que contemplamos a unos doscientos metros de donde estamos, iniciamos el retorno.



Aunque podemos volver al aparcamiento por el mismo itinerario que hemos llevado, es decir, deshaciendo toda la cresta, preferimos acortar bajando directamente por la ladera. Retornamos hasta las inmediaciones del Canchal de la Ceja y emprendemos el descenso en un principio por terreno abierto.



Un camino recorre transversalmente la ladera este de la sierra y llega hasta el mismo aparcamiento. A él queremos incorporarnos. Perdemos altura poco a poco.

Bajamos por terreno abierto por la ladera este entre bloques de piedra.
En algunos puntos, debemos dar rodeos para salvar escalones y grandes piedras así como neveros aislados.



Poco a poco nos vamos acercamos al sendero arriba mencionado. Llegamos a él, y ya por terreno más estable, entre piornos, progresamos de sur a norte por la ladera. El recorrido es cómodo. Atravesamos algunos arroyos de montaña, bien surtidos de agua en esta época del año.

El camino de regreso al aparcamiento es largo y por terreno quebrado.

A nuestra izquierda, abajo, tenemos el valle donde se asienta Béjar y las montañas, de menor entidad, que circundan la localidad. Aunque este último recorrido se nos hace algo largo, llegamos por fin al aparcamiento donde dejamos el coche a primera hora de la mañana.

Ya vemos el área de aparcamiento. Finalizamos la excursión.
Agradecemos haberlo dejado en este llano. De haberlo hecho en el albergue del Travieso, aún nos hubieran quedado más de tres kilómetros de recorrido por asfalto.



SIERRA DE BÉJAR
Espacio natural
Sierra de Béjar (o sector occidental de Gredos).
Dificultad
Media. Con nieve y hielo, alta.
Tipo de camino
Estrechos senderos de montaña, terreno libre.
Ciclable
No.
Agua potable
No encontraremos.
Tipo de marcha
Ida y vuelta.
Orientación
Fácil.
Época recomendable
Primavera-verano.
Inicio
Carretera de acceso desde Candelario (Salamanca).
Distancias
Salamanca (87,1 kms); Ávila (123 kms); Burgos (334 kms).
Tiempo total
6 horas 40 minutos.
Tiempos de marcha
Aparcamiento-Calvitero: 1 hora 40 minutos; Calvitero-Canchal de la Ceja: 40 minutos; Canchal de la Ceja-Collado Tres Provincias: 1 hora 20 minutos; Collado Tres-provincias-Aparcamiento: 2 hora 35 minutos.
Distancia total
13,44 kilómetros.
Interés
Alta montaña de la Sierra de Gredos, panorámicas sobre Ávila, Cáceres y Salamanca, lagunas de alta montaña.
Altitud mínima
1854 m.
Altitud máxima
2432 m.
Desnivel acumulado
913 m.
Mapas
1:50000: 0553-Béjar; 0576 Cabezuela del Valle.
1:25000: 0553-3 Béjar; 0576-1 Tornavacas.





Notas:
- Sin presencia de nieve, la excursión no presenta grandes dificultades técnicas, aunque sí es larga y requiere un mínimo de preparación física. Con nieve y hielo, es necesario utilizar los crampones, sobre todo en la subida al Talamanca y Torreón.
- A la cresta de la sierra también se puede acceder desde su lado abulense remontando las gargantas del Trampal y del arroyo Malillo. Hay que superar fuertes desniveles si preferimos esta opción.
- El acceso al Torreón en verano, sin nieve y hielo, no debiera guardar dificultad.


Entradas relacionadas:

  • Sierra de la Serrota.
  • Sierra de Villafranca.
  • Valle de las Batuecas.



  • Mapa topográfico



    Perfil de elevación


    Ver y descargar track en Wikiloc



    domingo, 26 de enero de 2020

    Pico de la Miel desde el Portillo de Lunada

    Excursión por los Valles Pasiegos visitando una de sus cumbres más emblemáticas: el Pico de la Miel. Partiendo del Portillo de Lunada, subiremos siguiendo el borde de la cresta hasta la cima. Grandes panorámicas sobre los Montes de Valnera y los valles cántabros hacia el norte.


    Portillo de Lunada
    f

    La ruta más frecuente de ascensión al Pico de la Miel se realiza desde el Portillo de Lunada, puerto de montaña que une Burgos con Cantabria. El punto de partida obligatorio desde Burgos es a través de la localidad de Espinosa de los Monteros, desde donde tomaremos la carretera local que se dirige hacia los Valles Pasiegos y finalmente Lunada. Desde Burgos hay que calcular casi dos horas de coche hasta llegar a este puerto. Justo en la raya provincial, junto a la carretera, dejamos el coche e iniciamos la marcha.

    Puerto de Lunada.
    Panel informativo para ascender hasta Castro valnera.
    Junto al inicio del puerto, nace el sendero, señalizado, que recorriendo la cresta, se dirige hasta Castro Valnera, la mayor cumbre de estas montañas y de todo el norte de Burgos. En principio no tiene demasiada pendiente y la marcha es cómoda.

    Puerto de Lunada: descenso por el lado cántabro.
    Tras rodear el promontorio del Pico la Brena, el sendero se aproxima al borde y se desarrolla ya durante un largo recorrido con un gran patio a mano derecha. Si nos impresiona algo, siempre es posible caminar en paralelo fuera de camino por la izquierda, aunque el terreno es algo sucio. Encontramos los primeros neveros.

    El sendero que sube desde el portillo de Lunada presenta una gran caída por su izquierda.
    Las vistas sobre las montañas del Circo de Lunada son ya grandiosas. A nuestros pies, contemplamos ya la estación invernal, cerrada en esta temporada aún. Al fondo, sobresale la Peña Lusa, de formas macizas, cerrando el circo por su lado oriental.

    Panorámicas hacia el norte. Apreciamos los Picos de Europa nevados. El mar no está a más de 20 kilómetros en línea recta.
    Avanzamos siguiendo la cresta rumbo al Pico de la Miel, sin pérdida. El patio a nuestra derecha es grande. El sendero por fortuna se halla en buen estado.

    Visualizamos la instalación militar sobre la Mota.
    A medida que nos acercamos al promontorio rocoso de la cima, debemos superar sin grandes dificultades algunas grietas y pequeñas dolinas ya que no ha demasiada nieve que las pueda ocultar.



    Tras una pequeña trepada y superando una gran grieta, alcanzamos el Pico de la Miel (1563 metros). Buzón montañero.

    Grietas y simas cerca del Pico de la Miel

    Cumbre a medio camino entre el Portillo de Lunada y Castro Valnera. Extraordinarias panorámicas sobre las dos vertientes burgalesa y cántabra

    Cima del Pico de la Miel (1563 metros).
    A nuestros pies, impresionante abismo de más de 1000 metros precipitándose sobre el lado cántabro.

    Castro Valnera visto desde el Pico de la Miel.




    Hacia el sur, divisamos el gran Circo de Lunada en su totalidad. Sobresale la mole la Peña Lusa. Hacia el este, siguiendo la cresta, vemos más cercanas la empinada arista que asciende hasta Castro Valnera, máxima cota de esta cuerda límite entre Burgos y Cantabria.No estamos muy lejos del mar, en línea recta no más de 20-25 kilómetros. Con los prismáticos divisamos perfectamente la bahía y la localidad de Laredo, en la costa cantábrica.

    Panorámica hacia el norte desde el Pico de la Miel, ya en Cantabria.Al fondo se atisba el mar.


    La localidad de Laredo vista con zoom.
    Pero no nos detenemos, aun continuamos siguiendo la cresta. Descendemos primero del crestón calizo del Pico de la Miel y seguimos por el borde.

    Pico de la Miel desde la cresta hacia Castro Valnera.


    A medida que nos acercamos al Castro Valnera, la cresta se estrecha más y más. En algunos tramos, tenemos ya un fuerte patio en ambos lados. Sin llegar a ser peligroso, los neveros que tenemos que atravesar nos obligan a circular con precaución.

    Magnífica panorámica de Castro Valnera viniendo desde el Pico de la Miel.

    Pero no continuamos más. Podríamos descender hasta el collado de la Pirulera, que contemplamos desde el alto del mismo nombre, pero la arista final que sube a Castro Valnera desde allí parece muy afilada.Hay neveros helados, y resulta un poco arriesgado emprender el ascenso.

    Castro Valnera y el cordal que desciende por el lado cántabro desde el Alto de la Pirulera.

    Desistimos del ataque final a Castro Valnera y lo dejamos para otra ocasión.

    Video




    El retorno hasta el Portillo de Lunada no lo realizamos siguiendo exactamente el mismo itinerario, sino que antes de llegar al crestón calizo del Pico de la Miel, perdemos altura por la derecha para bordearlo siguiendo estrechas trochas sin mucha dificultad.


    Durante este itinerario, obtenemos también buenas vistas sobre el circo, la estación invernal.

    Peña Lusa vista desde las laderas sur del Pico de la Miel.


    Poco antes del Pico la Brena, enlazamos con el estrecho sendero que sigue la arista, por el que comenzamos la excursión, esta vez, lo bajamos.

    En unos minutos, llegaremos al puerto o Portillo de Lunada, finalizando esta excursión.


    PICO DE LA MIEL
    Espacio natural
    Montes de Valnera.
    Dificultad
    Media. Bajo condiciones invernales y con nieve puede resultar incluso peligrosa la travesía.
    Tipo de camino
    Estrechos senderos de montaña.
    Ciclable
    No.
    Agua potable
    No encontraremos.
    Tipo de marcha
    Ida y vuelta.
    Orientación
    Fácil.
    Época recomendable
    Primavera-verano.
    Inicio
    Portillo de Lunada.
    Distancia de Burgos
    114 kilómetros.
    Tiempo total
    2 horas 50 minutos.
    Tiempos de marcha
    Portillo de Lunada-Pico de la Miel: 50 minutos; Pico de la Miel-Alto de la Pirulera-Portillo de Lunada: 1 hora 30 minutos.
    Distancia total
    4,5 kilómetros.
    Interés
    Pico de la Miel, panorámicas sobre valles cántabros, vista del circo de Lunada y Castro Valnera.
    Altitud mínima
    1314 m.
    Altitud máxima
    1563 m.
    Desnivel acumulado
    637 metros.
    Mapas
    1:50000: 0059 Selaya; 0084 Espinosa de los Monteros.
    1:25000: 0059-4 Veguilla; 0084-2 Bárcenas.



    h
    Notas:
    - Aunque la ascensión es sencilla, hay que tener cuidado en la progresión por los tramos más expuestos por el lado derecho. Con nieve, extremar las precauciones.
    - Dada la naturaleza kárstica de todo el macizo, hay grietas y pequeñas fisuras durante toda la cresta, hay que andar con cuidado con pisamos. Cuidado con la nieve puede tapar los huecos.
    - Sin nieve, el ascenso final a Castro Valnera no presenta grandes dificultades desde el Pico de la Miel.


    Circo de Lunada: Pico de la Miel, Castro Valnera y Cubada Grande o Peña  Negra vistos desde la carretera.

    Entradas relacionadas:


  • Castro Valnera.
  • Montes de Samo: la cascada de la Salceda.



  • Mapa topográfico


    Perfil de elevación


    Ver y descargar track en Wikiloc