domingo, 26 de febrero de 2017

Tierra de Pinares: de Duruelo a Quintanar de la Sierra

Magnífica excursión entre estas dos poblaciones ubicadas en la cara sur de la Sierra Neila. El recorrido atraviesa el cordal montañoso que desciende desde la Peña Triguera y pasa junto a curiosas peñas de arenisca que afloran entre los pinos. Entre ellas, destacan los Covernantes, Peñas Loberas y la famosa y espectacular Peña de El Vaso.



Duruelo de la Sierra es el primer pueblo de la provincia Soria en Tierra de Pinares según pasamos desde Burgos. Del mismo carácter serrano que los burgaleses Regumiel y Quintanar de la Sierra, se halla en la falda norte de la Sierra de Urbión. Duruelo es un extraordinario punto de partida para ascender y visitar esta sierra, ya que desde el pueblo nacen varias pistas que suben hacia la cresta.

Duruelo de la Sierra: panorámica desde Castroviejo.
Iglesia de Duruelo.
En esta excursión partiremos de Duruelo de la Sierra y recorreremos por bosques los parajes que la separan del burgalés Quintanar de la Sierra. Algunos tramos del itinerario se recorren por terreno abierto, entre los pinos, por lo que es muy recomendable disponer de un GPS si no queremos extraviarnos en la inmensidad del pinar.
Llegamos a Duruelo de la Sierra saliendo de Burgos por la carretera de Soria. Una vez en Salas de los infantes, abandonamos la carretera general para tomar el desvío hacia San Leonardo de Yagüe. Tras pasar los pueblos de Castrillo de la Reina, Palacios, Quintanar y Regumiel de la Sierra, llegamos a Duruelo de la Sierra, primer pueblo soriano. En la plaza del pueblo o cualquier rincón de sus anchas y limpias calles, podemos dejar el coche.

Salimos de Duruelo por amplias pistas hacia los pinares.
Recorremos largas distancias por pistas forestales.
Salimos de Duruelo por una amplia pista que deja el pueblo por su parte oeste, entre eras con aperos de labranza. Si miramos hacia la sierra, vemos que las cumbres se hallan aún nevadas. Destaca sobre todo la de Urbión. En poco, la pista se convierte en forestal y se adentra ya en el pinar. Ya no abandonaremos la compañía de los árboles hasta llegar al camping de Quintanar de la Sierra, destino de nuestra excursión y hasta donde nos queda aún un gran trecho.

Avanzamos por los bosques al norte de Regumiel de la Sierra.
La pista forestal se va estrechando y convierte en sendero. Poco a poco el pinar se va espesando más, avanzamos siguiendo estrechos caminos, que no aparecen en los mapas. Hay que llevar algún sistema de navegación porque son múltiples los desvíos y sendas que nos aparecen según avanzamos. No hay señalización alguna.

Llegamos al arroyo Triguera, que cruzaremos más arriba.
Tras incrementar un poco la pendiente, llegaremos a la orilla del arroyo Triguera, que desciende impetuoso desde la cresta de la Sierra de Urbión y lleva el nombre de la peña que lo corona. Este arroyo ha originado un profundo barranco en la ladera y, como iremos visitando, ha erosionado los materiales aglomerados y areniscas que forman esta sierra. Veremos sus restos y afloramientos emerger de entre los árboles a medida que avancemos por este espolón rocoso.

Seguimos la orilla del arroyo Triguera.
Hay una pasarela para cruzar el río, pero la obviamos y emprendemos una ascensión por un estrecho sendero que sube junto al arroyo, que queda a nuestra izquierda. La pendiente no es excesiva. En apenas diez minutos, llegamos a una amplia pista, sobre llano, que viene desde el pueblo de Regumiel de la Sierra. Estamos ya en el paraje de Covernantes, un extenso conjunto de peñas y abrigos de arenisca que sobresalen entre los pinos junto al arroyo. Allí mismo, una escalera bien señalizada nos facilita subir hasta un área recreativa donde hay mesas y agua, justo al lado de un gran refugio o abrigo natural, la Cueva de Covernantes.

Llegamos al paraje de Covernantes.
Así pues el área de Covernantes es un perfecto lugar para parar, descansar, comer algo, disfrutar de la naturaleza. Antes de proseguir, nos acercamos al abrigo natural, una enorme oquedad en la piedra, que ha sido utilizada desde muy antiguo por pastores (aún podemos ver unos bebederos) y refugio de caminantes. Al otro lado de la peña que atravesamos nos asomamos sobre el barranco del Triguera y lo apreciamos en toda su magnitud. Este lugar fue utilizado como escondrijo de la partida del Cura Merino durante la Guerra de la Independencia. Este cura guerrillero, tras sus asaltos y correrías por la ribera del Arlanza y Duero, volvía a guarecerse a su cuartel general en Neila.


El abrigo de Covernantes servía de descansadero y refugio durante estos movimientos.

Y es que analizando el entorno, el abrigo resulta ser un magnífico lugar para esconderse y de fácil defensa.

Hay que representarse este lugar hace dos siglos y las dificultades de acceso que tendría desde el valle del Duero abajo. Es fácil imaginarse que no sería nada fácil para los franceses acceder hasta él.

Área de mesas junto a la cueva de Covernantes.
Bajamos desde el área de mesas a la pista de nuevo y continuamos arroyo arriba, dejando esta vez las aguas a nuestra derecha. Durante este tramo nos irán acompañando el conjunto de peñas, que comenzando por Covernantes, continúan por las llamadas Peñas Loberas, que se levantan altivas sobre las copas de los árboles a nuestra izquierda.


Covernantes





En este tramo, la pendiente se agudiza y nos exige un un pequeño esfuerzo extra subir arroyo arriba. 

El barranco del arroyo Triguera visto desde las inmediaciones de la cueva de Covernantes.
A la izquierda, nos acompañan curiosas formas de las peñas que forman atrevidas formas. A una media hora de Covernantes, llegaremos a un llano sobre una especia de balconada natural sobre el arroyo, que discurre a nuestros pies. Detrás, frente a nosotros las peñas Loberas forman una fenomenal barrera hacia el oeste,. En este punto, tenemos que descender hacia el arroyo, que cruzamos saltando entre las piedras para encontrar el paso que nos permita atravesar las peñas.

Caminamos junto a las Peñas Loberas.
El paso, estratégicamente situado, es difícil de encontrar y si nos pasamos de él, podemos perdernos por terreno complicado arroyo arriba. Hallamos el portillo gracias a las indicaciones de nuestro GPS.
Traspasamos las peñas entonces, y continuamos dirección oeste ya de nuevo por el pinar.

Panorámica hacia el oeste desde Peñas Loberas.
No hay sendero claro y una vez más tenemos que continuar guiándonos por el track de nuestro dispositivo de navegación. De vez en cuando, dejamos algún peña arenisca a un lado, sobresaliendo repentinamente entre los pinos.


Peñas Loberas



Continuamos por el bosque, buscando el camino transversal que nos lleve hacia la Peña del Vaso.

Tras dejar las Peñas Loberas, caminamos por terreno libre por el bosque.
Llegamos a este camino por fin. Es bastante evidente y marcado que el que traíamos. Solo tenemos que torcer a la derecha y subir unos pocos metros para toparnos con una gran flecha construida con piedrecitas sobre el suelo. Esta señal apunta hacia la derecha marcando el camino que tenemos que seguir para subir a la Peña del Vaso.Lo tomamos y subimos por un sendero estrecho que nos lleva en poco al conjunto de peñas llamadas Peña El Piquillo. En este punto, podemos disfrutar de una inmensa panorámica sobre el pinar de Quintanar de la Sierra, que vemos abajo, y la gran Sierra de Neila con la cumbre nevada del Campiña de fondo.

Peña El Piquillo,
Un poco más arriba, se halla una alineación de rocas de atrevidas formas.

Peña del Vaso.
Se trata de una serie de torres erosionadas de piedra arenisca, la última de las cuales está coronada por una especie de vaso invertido en atrevido equilibrio sobre la columna que la soporte. Su visión es magnífica. Es la Peña del Vaso. Estamos un rato disfrutando de estas formas y haciendo fotos del entorno. Afortunadamente a este lugar solo se puede llegar caminando lo que ha ayudado a mantenerlo en su estado natural.

Conjunto de peñas adyacente a Peña del Vaso.
Deshacemos el breve trecho que nos llevó hasta aquí desde la flecha del sendero que traíamos. Nos incorporamos de nuevo al camino que ascendía y emprendemos pendiente abajo el descenso, ya buscando el regreso definitivo a Quintanar de la Sierra.


Video de la excursión



Este sendero, se abre paso entre los pinos, aunque en algunos tramos se estrecha mucho. Llegamos al poco a una gran balconada hacia el oeste dejando un gran escalón a nuestra derecha. Desde aquí tenemos de nuevo una gran vista sobre el pueblo de Quintanar y la Sierra de Neila de fondo.

Panorámica hacia la Sierra de Neila.
Siguiendo por el borde, el sendero va perdiendo altura con rapidez y facilidad. Unos metros más abajo, gira a la derecha y de nuevo por terreno abierto, siguiendo tenues trazas entre el bosque, continuamos perdiendo altitud. Desembocamos al poco, por fin sobre una gran pista carrozable que sube desde la carretera de Soria, unos cinco kilómetros más abajo.
Por ella, sin salirnos, llegaremos al camping de Quintanar de la Sierra, destino de nuestra excursión. Nos incorporamos por la derecha e iniciamos este tramo final.

Cubrimos el último tramo por una pista que sube hacia Cuyacabras y el camping de Quintanar de la Sierra.
Muy cerca de donde estamos, se halla, a mano izquierda, unos 400 metros más abajo, el eremitorio de Cueva Andrés, que obviamos y dejamos para otro día (ver foto más abajo).
Seguimos por la pista. En algo más de un kilómetro, llegaremos a un amplio cruce, junto a unas praderas y cabañas de piedras. Aquí encontramos el panel indicativo señalizando la salida hacia la necrópolis de Cuyacabras, quizás la más espectacular de todas las que hay en el entorno de Quintanar de la Sierra (no es sin embargo la más grande de la Tierra de Pinares, ya que ésta se halla junto al vecino pueblo de Palacios de la Sierra, ver foto más abajo).
Nos desviamos pues para acercarnos a la necrópolis, muy cercana, que visitamos y volvemos a la pista de nuevo. Por ella aún nos queda por cubrir los casi tres kilómetros que aún nos quedan para llegar a la carretera que va de Quintanar al camping.

La necrópolis de Cuyacabras, en Quintanar de la Sierra.
Los kilómetros ya pesan sobre nuestros pies. Alcanzamos el asfalto junto a la campa del camping de Quintanar. En trescientos metros más, llegamos por fin al bar del camping donde nos esperan los vehículos de vuelta.



DE DURUELO A QUINTANAR DE LA SIERRA
Espacio natural
Vertiente sur de la Sierra de Urbión y afloramientos de peñas de arenisca.
Dificultad
Media. La ruta es exigente físicamente y transcurre por terrenos no señalizados entre bosques.
Tipo de camino
Pistas forestales y terreno abierto entre pinos.
Ciclable
No.
Agua potable
Con sus debidas precauciones, podemos recoger aguia del arroyo Trigueros y algunas cascadas temporales entre las peñas que encontramos.
Tipo de marcha
Lineal.
Orientación
Difícil.
Época recomendable
Es atractiva todo el año, aunque es preferible con buen tiempo por las dificultades de avance en algunos tramos donde puedfe haber agua, barro e incluso nieve.
Inicio
Duruelo de la Sierra (Soria).
Distancia de Burgos
94,4 kilómetros.
Tiempo total
6 horas.
Tiempos de marcha
Duruelo de la Sierra-Covernantes: 1 hora 35 minutos; Covernantes-Peña del Vaso: 1 hora 30 minutos; Peña del Vaso-Cuyacabras: 1 horas 15 minutos; Cuyacabras-Quintanar de la Sierra: 55 minutos.
Distancia total
17,7 kilómetros.
Interés
Pinares de la Sierra de Urbión, afloramientos erosionados de piedra de arenisca, Peña del Vaso, necrópolis de Cuyacabras.
Altitud mínima
1107 m.
Altitud máxima
1602 m.
Desnivel acumulado
652 m.
Mapas
1:50000: 0316 Quintanar de la Sierra.
1:25000: 0316-1 Quintanar de la Sierra; 0316-2: Covaleda.
d
f
Notas:
- El recorrido es exigente físicamente al tratarse de 20 kilómetros por terreno irregular.
-En algunos tramos no hay caminos ni senderos por lo que conviene llevar un GPS para no extraviarse. especialmente complicada es la orientación entre la zona de Covernantes y la Peña del Vaso.
-Muy cerca de Cuyacabras, se halla el eremitorio de Cueva Andrés, situado en lo más profundo del bosque. Junto a la carretera, en el término de Revenga, se halla otra gran necrópolis. En el pueblo cercano de Palacios de la Sierra, se halla la necrópolis más grande de España, lamentablemente en mal estado de conservación y abandono.


Cueva Andrés
Necrópolis de Palacios de la Sierra


Necrópolis de Revenga

-El área de Covernantes es un excelente lugar para descansar y comer. Podemos llegar también en coche por pistas forestales desde Regumiel de la Sierra.
-A Cuyacabras podemos llegar en coche siguiendo la pista que parte de las inmediaciones del camping de Quintanar de la Sierra, como hemos relatado.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc


Powered by Wikiloc



martes, 14 de febrero de 2017

Desfiladero de la Unfrida

Dentro de la comarca del Tozo, recorremos el escondido desfiladero de la Unfrida, tributario del más conocido San Antón. Iniciamos la excursión partiendo del pueblo de Terradillos de Sedano.

Llegaremos a Terradillos de Sedano saliendo por la carretera de Burgos a Aguilar. Tras sobrepasar el pueblo de Ubierna, nos desviamos por la derecha por la N-623 que se dirige hacia Sedano. Tras pasar Quintanilla Sobresierra y subir al páramo, nos desviamos a la izquierda por la carretera que une Masa con Villadiego.


Terradillos de Sedano



Por esta carretera, en apenas trescientos metros, nos desviamos nuevamente por la derecha para penetrar por una carretera local que, tras pasar primero por la localidad de Nidáguila, termina en Terradillos de Sedano, inicio de nuestra excursión y ya dentro del desfiladero del San Antón.


Terradillos es una agradable localidad, escondida dentro del bonito desfiladero del río San Antón, a la sombra de la Peña Itero. La carretera muere en el pueblo, y más allá, se puede continuar por una amplia pista que se dirige hasta el pueblo de Santa Coloma del Rudrón, emplazado en el cañón del Rudrón.

Centro de Terradillos de Sedano.
En la tranquila calle principal, junto al río, dejaremos el coche. Iniciamos la marcha saliendo por esta pista, muy evidente, que en poco, abandona las últimas casas del pueblo.

Salimos de Terradillos por el desfiladero del San Antón.
El recorrido inicial se produce pues por la pista principal que recorre el San Antón. 
Saliendo de Terradillos, llama la atención la agreste silueta de la peña Itero, que se levanta sobre las casas del pueblo a nuestra derecha. El camino deja a un lado el cementerio del pueblo y continua siempre a corta distancia de las aguas del San Antón.

La Peña Itero.
Si nos fijamos en lo alto de la peña Itero, observamos que ofrece una interesante ascensión desde el mismo pueblo. Vemos una cueva en lo alto. Un estrecho sendero zigzaguea con elevada pendiente. Esta excursión combinada con un recorrido por el gran bosquete que llega hasta Nidáguila, emplazado en otro espectacular paraje, puede ser excusa de otra interesante excursión por el interior del atractivo valle del San Antón.

Arquitectura tradicional: dujes.
Debemos continuar casi tres kilómetros por esta pista que recorre el valle, siempre siguiendo el cauce del arroyo San Antón. Tras pasar junto a las ruinas de un interesante molino, llegaremos al cruce donde debemos desviarnos por la izquierda para ya abandonar el desfiladero del San Antón y adentrarnos en el barranco de la Unfrida, destino de nuestra excursión.

Ruinas de molino junto al San Antón.
En primer lugar, caminaremos subiendo por una gran vaguada que poco a poco se va estrechando. En menos de quince minutos desde que abandonamos el San Antón, penetramos por fin en el interior del desfiladero de la Unfrida. Se trata de un pequeño barranco, de mucha menor entidad que el San Antón, por donde descienden las aguas del arroyuelo del mismo nombre que baja del páramo.
Bifurcación: a la izquierda hacia la Unfrida.
Bello crestón calizo.
El camino, en buen estado va ascendiendo poco a poco. A nuestra derecha nos acompañan las laderas empinadas del páramo que caen con brusquedad hacia el arroyo. Las aguas de éste, secas en otoño, nos acompañan por nuestra izquierda y semiocultas por la vegetación.

El camino se dirige hacia el interior del desfiladero.
Poco a poco el desfiladero va describiendo un amplio giro hacia el SE, y vamos remontando el interior de la pequeña garganta. El silencio y la serenidad del lugar nos acompañan. Muy poca gente visita este lugar.


Desfiladero de la Unfrida

Poco a poco vamos dejando las partes más angostas atrás. Dejaremos el desfiladero tras pasar junto a un gran monolito, a modo de puerta, enclavado en el extremo norte.

Gran monolito a la salida del desfiladero.

Salimos a terreno abierto. El sendero se difumina poco a poco entre los sembrados. Tenemos que bordear estos campos buscando una gran pista, de reciente construcción y visible desde muy lejos, por la cual subimos hacia la paramera.

Vista de la entrada del desfiladero desde la pista.
Un poco más y nos plantamos sobre el páramo. A nuestros pies, se despliega la carretera Burgos-Aguilar. Al otro lado, frente a nosotros, vislumbramos el pueblo de La Piedra con su famosa peña. Más hacia la derecha, vislumbramos las primeras casas del pueblo de Santa Cruz del Tozo.

Seguimos por la pista agraria camino de Terradillos.
El camino, amplio, usado por maquinaria agraria, discurre paralelo a la carretera a un nivel superior. Seguimos por él emprendiendo ya el retorno a Terradillos de Sedano.


El recorrido se hace pues largo y monótono. El paisaje no varía apenas en mucho tiempo de caminata. Por fin, en unos dos kilómetros, debemos abandonar la pista mayor por nuestra izquierda, siguiendo por otro camino, menos marcado, que emprende un ligero descenso por una vaguada al encuentro de la cabecera del arroyo de la Unfrida, que nace por estos parajes.


En poco, cruzamos el arroyo, de exiguo caudal y continuamos por otro camino más marcado. Tal como vemos en el GPS, vemos de lejos que éste gira hacia la izquierda para emprender el descenso hacia el valle del San Antón.

Nos dirigimos hacia la vaguada que desciende a Terradillos.
Seguimos pacientemente, nos incorporamos a una amplia pista carrozable y por ella emprendemos ya sin pérdida ni desvío alguno un suave descenso hacia Terradillos y el San Antón. A un lado del camino, dejamos de nuevo unos antiguos dujes (colmenas) en medio de un paisaje rocoso.

Camino de Terradillos.
En el descenso, podemos tomar buenas fotos del pueblo bajo la impresionante peña Itero. El monte que recorre toda la ladera oeste del pueblo hacia Nidáguila presenta un magnífico aspecto desde aquí.

Bella instantánea de Terradillos de Sedano con la Peña Itero de fondo.
Llegamos a las primeras casas del pueblo dos horas y media después de haber iniciado la excursión desde él.



DESFILADERO DE LA UNFRIDA
Espacio natural
Valle del río San Antón y el barranco lateral de la Unfrida. Comarca del Tozo.
Dificultad
Baja.
Tipo de camino
Pista de montaña y
Ciclable
Sí, aunque solo en épocas secas para evitar terrenos embarrados.
Agua potable
Sí, hayuna fuente en el camino de San Antón.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Fácil.
Época recomendable
Verano y otoño. En época de lluvias puede ser impracticable.
Inicio
Terradillos de Sedano.
Distancia de Burgos
43,7 kilómetros.
Tiempo total
2 horas 30 minutos.
Tiempos de marcha
Terradillos de Sedano-Inicio Unfrida: 45 minutos; Interior Unfrida: 20 minutos; Salida Unfrida-Terradillos de Sedano: 1 hora 20 minutos.
Distancia total
11,23 kilómetros.
Interés
Desfiladeros del San Antón y la Unfrida. Arquitectura tradicional y paisajes de Terradillos de Sedano.
Altitud mínima
831 m.
Altitud máxima
1025 m.
Desnivel acumulado
289 m.
Mapas
1:50000: 0166 Villadiego;  0167 Montorio.
1:25000: 0166-2 Villanueva de Puerta; 0161-1 Montorio.

ñ

l

Notas:

- El recorrido es sencillo y agradable. Únicamente hay que prestar cierta atención en encontrar el camino correcto a la salida del desfiladero para retornar a Terradillos de Sedano.


Santa Coloma del Rudrón

Nidáguila

- Si siguiéramos el desfiladero del San Antón llegaríamos hasta el pueblo de Santa Coloma del Rudrón, enclavado en el Cañón del Rudrón.
- Como se ha comentado, parece una interesante excursión explorar la peña Itero y el monte que la separa de los barrancos que caen sobre la pintoresca población de Nidáguila.
- A la entrada del desfiladero, junto a la carretera de Villadiego, aún se pueden vcer los restos del despoblado de Fresno de Nidáguila, entre los cuales destacan las ruinas de un torreón medieval.


Ruinas de Fresno de Nidáguila




Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación



Ver y descargar track en Wikiloc

Powered by Wikiloc