sábado, 14 de mayo de 2016

Laguna de la Cascada

Retornamos a las siempre atractivas Lagunas de Neila. Como continuación de la entrada ya publicada, en que visitábamos las lagunas Negra y Larga, en el anfiteatro superior, visitamos esta vez la Laguna de la Cascada en invierno. Desde ella, ascenderemos hasta las anteriores para así realizar el circuito completo.


Laguna de la Cascada



Desde Burgos salimos por la carretera de Soria. En Salas de los infantes tomamos el desvío a Quintanar de la Sierra. Una vez en el pueblo, cogemos la carretera que sube directamente a las lagunas, de forma casi paralela a la que se dirige a Neila. Tras pasar el enlace con el collado, encontramos ya nieve insuperable a una altitud de 1600 metros. Dejamos el coche en la cuneta y emprendemos la marcha.
Pese a que nos encontramos a últimos de abril, encontramos bastante nieve, por lo que nos ponemos las raquetas ya desde el comienzo.
En diez minutos, llegamos al aparcamiento de coches obligatorio donde tomamos el desvío por la derecha que lleva a la Laguna de la Cascada, la más inferior de todas y primer objetivo de nuestra excursión.


Tomamos el desvío a la Laguna de la Cascada.
La pista está cubierta de nieve, apenas tiene desnivel y caminamos por ella con comodidad habituándonos a las raquetas y al entorno invernal. En algo menos de un kilómetro, atravesamos la valla que impide que los vehículos accedan hasta el entorno del anfiteatro de la laguna de la Cascada.


Camino de la Laguna de la Cascada entre pinares.
El camino discurre teniendo la ladera rocosa a nuestra izquierda y el bosque de pinos que se desparrama por nuestra derecha hacia el fondo del valle. El rumor de las corrientes de aguas que descienden de las gradas superiores del circo rocoso en sucesivos saltos nos acompaña gran parte del recorrido.

Nos acercamos a la base de la cascada de hielo.
Llegamos al entorno de la Laguna de la Cascada, un llano flanqueado por un magnífico circo glaciar. El conjunto anfiteatro-laguna que visualizamos junto con el resto de circos que componen la Sierra de Neila, es el producto de la erosión producida durante las sucesivas glaciaciones que comenzaron hace 109000 años y cesaron solo hace 11200 años, fecha de la retirada de los últimos hielos. De este periodo, quedan hoy los circos, anfiteatros, los cierres morrénicos y las lagunas, como evidencias del hielo perpetuo. Hoy, cada año, se hielan a modo de recuerdo de la Edad del Hielo, no tan lejana en el tiempo como pudiera parecer.

Panorámica de la Laguna de la Cascada.
Completa el cuadro la gran cantidad de enormes piedras y bloques que encontramos en el borde exterior, que no son más que los restos morrénicos que el glaciar horadó y desplazó en su incesante caminar desde los niveles superiores a los inferiores. La mayoría de estas enormes piedras están hoy camufladas y ocultas en el interior del bosque que cubre la ladera norte de la sierra.

Llegamos al entorno de la laguna.
Todo el entorno es extraordinario. Sobre el circo rocoso que nos rodea, divisamos las dos cascadas que se desploman desde el nivel superior en sucesivos saltos de agua. La de más al izquierda es la llamada cascada de hielo, famosa por la práctica de la escalada. Hay mucha nieve y hielo, pero la cascada baja ya totalmente líquida formando la cabecera del arroyo de Paul Grande que baja impetuoso formando la cabecera del río de Neila.

La cascada baja con mucho caudal.
Para admirar la cascada más de cerca, subimos por la ladera siguiendo la orilla del arroyo. La subida hasta su base es complicada. La nieve se acumula en los recovecos entre los árboles y nos obligan a hundir la pierna hasta la rodilla con elevada pendiente. A una distancia de unos cien metros, no continuamos más y nos contentamos con hacer algunas fotos desde esa distancia.


Retornamos al entorno del lago. La laguna, de dimensiones considerables, aunque no tan extensa como la Negra y Larga del circo superior, se muestra serena y parcialmente helada. Cerca del refugio, ubicado en su extremo norte, cerca de la línea del bosque, leemos los paneles explicativos y disfrutamos del paisaje. Magnífico lugar para detenerse y descansar.




Refugio junto a la laguna.
Dejamos el refugio a un lado y continuamos por el bosque ya entre los árboles siguiendo un sendero señalizado. Por él, bordeamos el borde NO. del circo buscando la cresta rocosa que separa este circo del contiguo de la laguna de la Tejera. El camino recorre la llamada Senda del Tejo, señalizada. A cada momento, nos salen al paso enormes bloques de piedra que se desperdigan entre los árboles. Cuesta creer que fueron un día arrancados y transportados por la fuerza del hielo y desplazados varios kilómetros hasta su posición actual.


Siguiendo por el bosque, llegamos por fin hasta el cruce con una gran cortafuegos, hoy en proceso de regeneración. Por él, subiremos hasta el anfiteatro superior, donde se ubican las lagunas Negra y Larga. Emprendemos la ascensión. La pendiente es elevada, hay bastante nieve y los pinos pequeños que crecen por todo los lados, nos obligan a subir sorteando todos estos obstáculos.
Según vamos ganando altitud, si miramos atrás, divisamos un extraordinario paisaje. En primer término, el valle de Huerta-Neila y la cumbre del Cerezales y montañas aledañas. 
Al fondo, la cresta de la Sierra de la Demanda, en su tramo riojano. Paisaje invernal sumergido entre brumas.


Continuamos subiendo por el cortafuegos, que parece interminable. Por fin, llegamos a un pequeño collado, donde una señal nos indica que hay que abandonarlo y continuar por la ladera, ya dentro del bosque. La pendiente se empina aún más. Por fin, la cuesta nos da un tregua, el terreno se nivela algo más y continuamos entre los árboles. A nuestra izquierda, disponemos de fantásticas vistas de la Laguna de la Cascada y su impresionante anfiteatro, que parecen salidos de la niebla. El cielo se cubre y a ratos cae algo de nieve. Continuamos


Extraordinaria vista invernal de la Laguna de la Cascada.
Junto a un pasadizo rocoso, con buenas vistas sobre la laguna, descansamos y comemos algo. Continuamos.

Atravesamos los restos morrénicos de la Laguna Negra en la ascensión al circo superior.
En poco más de quince minutos, llegamos por fin al entorno del circo glaciar superior, donde se ubican las Lagunas Negra y Larga, quizás las más conocidas. Todo a nuestro alrededor es blanco, solo interrumpido por la línea rocosa que forma el borde superior del circo. No nos acercamos a la orilla de las lagunas, que está congelada, sino que continuamos bordeándola por su lado exterior, buscando las zonas más llanas que nos permitan progresar de la manera más rápida posible. El día está nublado, hay poca visibilidad y amenaza constantemente con nevar. Progresamos con lentitud, avanzando por amplios llanos entre los árboles y las morrenas y superando continuos cursos de agua que discurren bajo la nieve.


Dejamos las lagunas atrás y nos incorporamos ya a la pista que viene desde la carretera y sirvió en su día para acercarse en coche hasta la misma orilla de la laguna, hoy felizmente vetado a todo vehículo de motor. Comprobamos los avances del talud en recuperación, donde hasta diez años se levantó un bar-refugio y seguimos. Poco a poco la vegetación y la erosión lo va tornando a su estado natural y camuflándolo con el paisaje.

La Laguna de la Cascada vista desde el anfiteatro superior.


Video



Encontramos grandes espesores de nieve alrededor de las Lagunas Negra y Larga.

Atravesamos la valla que impide el acceso a vehículos de motor. Y nos incorporamos ya definitivamente a la carretera, descendiendo ya por ella sin detenernos. Llegaremos al coche tras un paciente recorrido de unos dos kilómetros caminando sobre la nieve.




LAGUNA DE LA CASCADA
Dificultad
Medio-alta en invierno. Hay mucha nieve y fuertes rampas para subir de la laguna de la Cascada a las superiores.
Ciclable
No.
Circular
Sí.
Orientación
Fácil.
Época recomendable
Si queremos disfrutar de la nieve, de diciembre a abril.
Inicio
Aparcamiento de las lagunas, en la carretera de Quintanar de la Sierra a Neila.
Distancia de Burgos
92 kilómetros.
Tiempo total
4 horas 25 minutos.
Distancia total
11,28 kilómetros.
Interés
Paisaje invernal de la Laguna de la Cascada. Bosques, panorámicas invernales de la Sierra de la Demanda y Neila. Práctica de la raqueta de nieve. Geología.
Altitud mínima
1618 m.
Altitud máxima
1934 m.
Mapas
1:50000: 0278 Canales de la Sierra.
1:25000: 0278-3 Lagunas de Neila.

h

f
Notas:

- El recorrido no es especialmente complicado. En invierno, con nieve, puede resultar arduo y difícil si no se dispone del material adecuado como raquetas, botas y palos.
- Es imposible saber la cota de nieve de antemano, por lo que hay que estar advertido de la posibilidad de tener que dejar el coche a una cota baja y tener que cubrir andando un gran trayecto por carretera hasta llegar al área de las lagunas.


Entradas relacionadas:


Lagunas Negra y Larga

Lagunas de Haedillo



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

1 comentario:

  1. Grácias por introducir contenidos geológicos. Como geólogo, creo que enriquece mucho, este de por sí, magnifico blog. Y grácias por compartir.

    ResponderEliminar