lunes, 29 de abril de 2013

Desfiladero de los Hocinos

El río Ebro, tras dejar el valle de Manzanedo, se encajona en una profunda garganta a su paso por los altos de la Mazorra y la Sierra de la Tesla para acceder al Valle de Valdivielso.  La ruta nos llevará a ascender desde Valdenoceda, en el lado de Valdivielso, hasta la Mazorra para descender por el desfiladero de los Hocinos.

Accedemos desde Burgos saliendo por la C-629 Burgos-Villarcayo. Tras pasar por el Páramo de Masa y descender el Puerto de la Mazorra, llegamos a Valdenoceda, origen de nuestra ruta.
Nada más llegar a las primeras casas del pueblo, salimos a mano derecha y aparcamos entre las casas. Desde este barrio, divisamos un arco que salva por debajo la carretera que traíamos descendiendo del puerto. Nos introducimos por una pista bien marcada que sube hacia la sierra.

Valdenoceda: arco bajo la carretera.

Llegamos enseguida a un pequeño cruce, en el cual tomaremos la senda (hay que fijarse bien porque no está muy bien marcada) que sale a nuestra izquierda. Esta senda sube en zigzag fuerte salvando el desnivel hacia los altos.


La senda se estrecha a ratos debido a la exuberante vegetación. Por ella accedemos en poco tiempo a los altos del macizo de la Torada, dentro de las mesetas que forman los altos de la Mazorra.







Según ascendemos, las panorámicas del Valle de Valdivielso se hacen más espectaculares.
Senda de subida a los altos de la Torada desde Valdenoceda.
Una vez alcanzada la meseta, las vistas que tenemos de la Sierra de la Tesla y el Valle de Valdivielso son excepcionales. A nuestra izquierda descubrimos las ruinas casi inidentificables de lo que fue la ermita de San Cristóbal, desaparecida no hace mucho tiempo.

Macizo de la Mazorra.
Caminamos por la meseta que forman estos altos. Aunque no hay una senda clara, no nos podemos perder si continuamos siempre a corta distancia de los cortados que quedan a nuestra derecha, siempre a la vista del Valle de Valdivielso. Poco a poco, comenzamos a bajar por un estrecho vallejo entre rocas y tenemos ya a la vista a nuestra derecha enfrente los cantiles rocosos de la Sierra de la Tesla que caen a pico sobre el Ebro.





El camino va descendiendo y llegamos a un cruce bien marcado con un camino más ancho que baja con decisión por un barranco hacia el río. Esta será la senda por donde descenderemos más delante.
No la tomamos y cogemos el desvío a mano izquierda para poder acceder a un bosquete.
En el extremo de este bosque, nos encontramos directamente por encima del río, que tenemos 400 metros más abajo. Las vistas que tenemos sobre el desfiladero de los Hocinos son excepcionales.
Hay que decir, que llegar a este mirador puede resultar algo dificultoso si no poseemos un GPS. Desde aquí, retomamos la senda por la que habíamos llegado y avanzando en paralelo al desfiladero, que queda ahora a nuestra izquierda accedemos al cruce mencionado anteriormente. Una vez en él, perdemos altura con rapidez descendiendo hacia el río abajo.

Antiguas construcciones pastoriles en lugares recónditos.
Desfiladero de los Hocinos. 
Cantiles rocosos en el descenso al desfiladero. 
Bella vista en el barranco bajando al desfiladero.
La bajada al desfiladero la realizamos por esta senda sin lugar a pérdida alguna. La pendiente es elevada, ya que tenemos que perder mucha altitud en poca distancia, pero el camino es seguro.

Senda de bajada a los Hocinos.
Vista del desfiladero.
Las vistas son magníficas, ya que las laderas rocosas del macizo de la Mazorra desde donde bajamos y la Sierra de la Tesla (frente a nosotros), se desploman literalmente sobre el río Ebro. Tras un breve caminata, llegamos a la misma orilla del río junto al magnífico puente decimonónico que lo cruza.
Desde aquí, sólamente tenemos que volver al pueblo siguiendo la carretera, del que aún nos separa unos dos kilómetros.

Valdenoceda.
Valdenoceda es un interesante pueblo en el que destaca su arquitectura tradicional, la torre de los Velasco y su iglesia románica. Ambos monumentos se hallan emplazados en un extenso prado muy cerca de donde hemos dejado el coche.

Torre de los Velasco.

Iglesia de San Miguel, de Valdenoceda.

Valdenoceda.

Desfiladero de los Hocinos


Notas:
- Ruta sencilla aunque algo larga.
- En invierno puede haber nieve y hielo en el barranco de bajada.
- En Valdenoceda hay bar y restaurante para comer.
- Se recomienda visitar la cercana ermita románica de San Pedro de Tejada (propiedad privada hoy) en el vecino pueblo de Puente-Arenas.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico



Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc


domingo, 28 de abril de 2013

Desfiladero de San Martín de Ubierna

Interesante recorrido muy cerca de la ciudad de Burgos. Oculto pero cercano a la carretera Burgos-Aguilar, se halla una sorprendente garganta donde encontramos grandes cuevas y peñones calizos. Todo apenas a 15 kilómetros de la capital. La excursión es fácil, amena y muy apta para realizarse con niños. Su recorrido es además una lección de geología.

Iniciamos el recorrido en el pequeño pueblo de San Martín de Ubierna. Se accede saliendo por la carretera de Burgos a Aguilar. Nada más sobrepasar Ubierna, hay que tomar el desvío a Santander a mano derecha. Una vez tomado el desvío, hay que salirse inmediatamente a mano izquierda para entrar en el pueblo.

San Martín de Ubierna.
Aparcamos en el centro y buscamos un pequeño túnel en la parte más cercana a la ladera que tenemos detrás. Tras pasarlo, sin apenas darnos cuenta, nos encontramos en el inicio de la garganta, completamente oculta desde las carreteras cercanas.

Cueva a la entrada del desfiladero.

Justo en el inicio de la garganta, se hallan unas enormes cuevas junto a unos fenomenales farallones calizos. Estamos ante enormes peñas calizas erosionadas por el arroyo Rucios, que ha originado a lo largo de millones de años una garganta por la constante karstificación de la caliza. Las cuevas que vemos, no son más que las etapas más recientes de este proceso erosivo constante. En un cierto número de años desaparecerán y la garganta se ensanchará aún más.

Dejamos las cuevas atrás y la garganta se estrecha. En épocas lluviosas, el río que discurre por él, el arroyo Rucios, puede ir bastante crecido y tenemos que ir pasando de orilla a orilla sobre pequeños pasos o a saltos, en general sin gran dificultad.
Tras atravesar los tramos más estrechos de la pequeña garganta, ésta se ensancha de nuevo y avanzamos por zona cubierta de chopos y álamos que cubre el fondo junto al arroyo. 
Sin apenas dificultades, avanzamos por el interior del desfiladero y poco a poco vamos acercándonos a su extremo norte, donde se ensancha y abre en zona despejada. Muy al fondo, divisamos ya los llanos donde se asienta el pueblecito de Castrillo de Rucios, que da nombre el arroyo junto al cual hemos caminado.

Entrada a la garganta del arroyo de Rucios.

Geología en el desfiladero
Pliegues.

Grietas y diaclasas.

Fallas y cabalgamientos.
Cluse.


Video



El camino discurre entre agrestes parajes.
El arroyo en primavera forma pequeñas pozas.
Justo en el punto en que el desfiladero se convierte en espacio abierto, vemos a mano izquierda una estrecha senda que asciende por la roca. Subimos por él superando el desnivel que hay entre el vallejo y el páramo junto a la carretera.

Divisamos el pueblo de Castrillo de Rucios desde la altura.
Final del desfiladero.
El desfiladero queda a nuestra izquierda al regresar.
Una vez en lo alto y junto a la carretera Burgos-Aguilar, emprendemos el regreso a San Martín.
El camino de vuelta es muy sencillo al realizarse íntegramente por una cómoda senda que discurre por la cresta rocosa. Caminamos por el cordal, divisamos a la izquierda la carretera y a nuestra izquierda el desfiladero.

Magnífica panorámica sobre el paisaje quebrado del desfiladero que ha formado el arroyo de Rucios y por el que hemos pasado.
El recorrido es ameno y siempre disfrutamos de buenas vistas del Valle del Ubierna, así como de la garganta desde las alturas. A ratos, nos acercamos por nuestro lado izquierdo, obteniendo buenas vistas del desfiladero.

Progresamos por la cresta.
Iniciamos el descenso hacia San Martín de Ubierna.
Siempre tenemos a nuestra derecha la carretera y enseguida divisamos ya al fondo abajo y a nuestra derecha el pueblo de San Martín de Ubierna. Ya sobre el pueblo, solo tenemos que descender por la ladera por terreno despejado a un llano junto a las cuevas. Atravesamos de nuevo el túnel bajo la carretera y accedemos a las casas del pueblo donde habíamos dejamos el coche.

DESFILADERO DE SAN MARTÍN DE UBIERNA
Dificultad
Baja. En primavera, atención con el arroyo que puede ir muy crecido y exija cruzarlo repetidas veces saltando.
Ciclable
No.
Circular
Sí.
Orientación
Fácil.
Época recomendable
Todo el año, aunque preferible en primavera cuando el arroyo de Rucios lleva su máxmo caudal.
Inicio
San Martín de Ubierna.
Distancia de Burgos
19,6 kilómetros.
Tiempo total
1 horas 25 minutos.
Distancia total
4,2 kilómetros.
Interés
Desfiladero, cuevas.
Altitud mínima
883 m.
Altitud máxima
1011 m.
Mapas
1:50000: 0167 Montorio.
1:25000: 0167-3 Huérmeces.



hola

Notas:
- Por su cercanía a Burgos y facilidad, muy apta para realizarse en un par de horas y apropiado para niños. Venir preparado para saltar el arroyo saltando entre las piedras.
- En el cercano Ubierna podemos encontrar un bar. Se recomienda subir a las ruinas del antiguo castillo.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc



La Mira de Gredos por los Galayos

El ascenso al pico La Mira, en la cara sur de la Sierra de Gredos, es una de las excursiones más atractivas y alpinas que pueden hacerse en esta sierra. La subida se produce por el impresionante barranco de la Nogala, flanqueado por la cuerda de los Galayos. El barranco nos dejará en la misma cima del pico a 2343 metros. El desnivel total que debemos superar es de 1277 metros. La excursión comienza en el pueblo de Guisando, provincia de Ávila.

Llegamos a Guisando desde la capital provincial tomando la carretera de Plasencia hasta desviarse hacia Arenas de San Pedro. Tras bajar por el Puerto del Pico y llegar a Arenas, tomamos una carretera local  que nos lleva al pueblecito de Guisando. Lo atravesamos y continuamos aún unos cuatro kilómetros por la misma carretera asfaltada, para llegar a una explanada circular conocida como plataforma del Nogal del Barranco, lugar donde aparcaremos el coche. La plazoleta que forma la explanada está adornada por una bonita escultura con el símbolo de Gredos: la cabra autóctona.


La Nogala, punto de inicio de la ascensión a los Galayos.

Aproximación desde Guisando.
Aquí nace un marcado camino muy bien restaurado que nos introduce en un pequeño bosque, aunque enseguida se convierte en senda con fuerte ascenso ya en terreno despejado.
Frente a nosotros, aún lejano, ya se divisa el barranco de la Nogala, flanqueado por los espectaculares espolones rocosos que bajan de la plataforma superior de Gredos.
La senda, bien señalizada y sin pérdida alguna, va buscando siempre la mínima pendiente, aunque a ratos encontramos fuertes repechos.
Por fin llegamos al comienzo del barranco. Cruzamos al otro lado del arroyo que baja prácticamente seco en verano, y ascendemos por el lado izquierdo en el sentido de la marcha, zigzagueando por una estrecha senda y adentrándonos ya propiamente en el interior del barranco. Es importante no equivocarse en este punto, la ascensión debe realizarse por el lado izquierdo, pues por el derecho la pendiente en los tramos finales hacen muy difícil superar las fuertes pendientes finales.

Barranco de la Nogala.
La pendiente a ratos se va endureciendo, pero no hay pérdida posible y el bonito paisaje que nos rodea, nos anima a seguir. A nuestra derecha, vamos apreciando las agujas de los Galayos, conjunto de espolones rocosos donde vemos escaladores.
En medio del barranco, llegamos al sorprendente refugio Victory, asentado en un exiguo llano, donde vemos algunos montañeros tomando el sol (estamos en agosto). Este recio edificio fue construido por la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara a finales de los años cuarenta. Se halla a una altitud de 1950 metros y tiene capacidad para 14 personas.

Refugio Victory.
Último tramo hasta la cima tras el refugio Victory.
Desde el refugio Victory, la senda se difumina y la subida ya es por una ladera pedregosa donde la pendiente aumenta considerablemente .La se realiza de manera más ralentizada.


Panorámica del barranco de la Nogala por el que hemos ascendido.
El Torreón de los Galayos, escalado por primera vez en 1933.
Tras superar este tramo, en un pequeño esfuerzo más, nos plantamos en la gran pradera que forman los Pelaos, ya en terreno despejado y con extensas vistas horizontales de la Sierra de Gredos. El camino gira a la izquierda y tras una pequeña ascensión llegamos al antiguo torreón del telégrafo óptico que existió en La Mira (2343 metros), objetivo final de nuestra ascensión.
Desde este punto, las panorámicas y horizontes de la Sierra se engrandecen, no en vano estamos en un sitio estratégico de la sierra. Las vistas hacia el valle del Tiétar al sur son magníficas. Al oeste de donde estamos, se halla el cordal que nos llevaría hasta el Circo de Gredos, algo oculto desde donde estamos, pero que se intuye al fondo al tener las mayores alturas de toda la sierra.

Espectacular panorámica del macizo central de Gredos. Al fondo, el Circo.

Cabras de Gredos.





A nuestro alrededor, es fácil ver rebaños de cabras de Gredos en libertad. Esta cabra es autóctona de esta sierra y no parecen tener miedo al hombre. Emprendemos el regreso que será por el mismo barranco por donde hemos subido.
El comienzo del descenso nos proporciona otra perspectiva sobre las agujas y el barranco.




Espectacular vista de los Galayos.

La Mira de Gredos por los Galayos

Notas
- En Arenas de San Pedro se recomienda visitar el castillo y las piscinas naturales (muy recomendables en verano).
- En invierno todo el barranco puede estar nevado, no siendo practicable sin equipo especial.
- En verano puede hacer mucho calor y no hay agua tanto en el barranco como en la cima.
- Desde La Mira es posible acceder al entorno del Circo de Gredos alargando la ruta unos 15 kilómetros más.


Mapa topográfico




Ver y descargar track en Wikiloc