martes, 28 de enero de 2014

Camino del Pescado

En el borde norte del Páramo de Masa, junto al Puerto de la Mazorra, se ubica la ermita de Santa Isabel, también llamada Nuestra Señora de la Hoz. Junto a ella, nace un camino empedrado, supuestamente los restos de una calzada romana, por donde durante siglos discurrió el tráfico de mercancías entre los puertos cántabros y la meseta castellana. Este camino era llamado "del pescado" o "de la lana", por ser estos los productos que se transportaban principalmente.

Saliendo de la ermita, descenderemos al Valle de Valdivielso por la calzada para, tras pasar por los pueblos de El Almiñé y Santa Olalla de Valdivielso, remontar de nuevo al páramo a través de un antiguo sendero.

Ermita de Santa Isabel o Nuestra Señora de la Hoz.
Para llegar a la ermita de Santa Isabel, salimos de Burgos hacia Santander desviándonos tras pasar Sotopalacios por la C-629. Tras recorrer el páramo de S. a N., justo antes de descender el Puerto de la Mazorra y a la altura del cartel de desvío a Dobro, tomamos una marcada pista a la derecha, por la cual llegamos a la ermita. Ésta es ya visible desde mucho antes llegando desde la carretera.
Dejaremos el coche junto al templo. Justo al lado, nace el camino, que inmediatamente comienza a descender. Su primer tramo, es el mejor conservado y observamos que el empedrado se mantiene intacto en grandes tramos, así como el talud. Es difícil de precisar si son los restos de la calzada romana original, ya que el camino ha sufrido muchas modificaciones y arreglos durante los siglos que en fue utilizado (prácticamente hasta mediados del siglo XIX en que se construyó la actual carretera que desciende por el Puerto de la Mazorra y que provocó el abandono del histórico camino).

Bajamos por los restos de calzada romana entre la ermita de Santa Isabel y El Almiñé.
El camino se va adaptando al barranco salvando el fuerte desnivel existente entre el páramo y el valle (casi 400 metros) mediante pronunciadas curvas suavizando la pendiente.
Tras llegar al llano, entraremos en las primeras casas del pueblo de El Almiñé, ya en el Valle de Valdivielso.

Entramos en el Valle de Valdivielso por el pueblo de El Almiñé.
El Almiñé, pueblo aferrado a la ladera SO. del valle, es un interesante pueblo en el que destacan sus casas tradicionales y sobre todo la iglesia románica de San Nicolás, una de las joyas artísticas del valle.
Atravesamos la calle principal. Podemos repostar agua en la fuente junto a la iglesia.

El Almiñé

Seguimos la calle principal tras la iglesia y saliendo del pueblo, continuamos por la carretera un corto trayecto hasta el pequeño pueblo de Santa Olalla de Valdivielso, muy reducido y prácticamente deshabitado en invierno. En sus inmediaciones, mirando al sur, nace el sendero que debemos tomar para remontar la ladera y ganar el páramo. Tomamos el sendero y emprendemos la ascensión por una boscosa senda.

Dejamos el valle atrás ascendiendo por un sendero.
El sendero gana altura, a tramos con fuerte pendiente. Según ganamos altitud, vamos abriendo nuestra perspectivas del valle y la agreste Sierra de la Tesla. Por el fondo del valle, apreciamos el suave discurrir del Ebro, remansado tras sobrepasar el Desfiladero de los Hocinos. En su ribera, los pueblos de Valdenoceda y Puente-Arenas.

Panorámicas del valle en su sector NO. Tras él, la Sierra de la Tesla.
A medio camino entre el valle y el páramo, divisamos a nuestra izquierda los restos del castillo de Malvecino. Se trata de las ruinas de una antigua fortaleza medieval, asentado en un auténtico nido de águilas. Desde la perspectiva en que lo divisamos, nos parece inexpugnable. En otra entrada de este blog se describe la manera de acceder a él desde el pueblo de Toba de Valdivielso. El castillo se asienta sobre una empinada cresta rocosa. Sus mutos, aún en pie, se asoman por los cuatro costados sobre fuertes cortados.

Vista del castillo de Toba o de Malvecino desde el sendero que sube al páramo.
La senda se dirige ya sin dilación al llano ganando altura. Antes de acceder al páramo, aún dejamos atrás los restos arruinados de la antigua ermita de San Jorge, hoy poco más que unos muros en estado de ruina total. Tanto esta ermita como la referida de Santa Isabel, fueron en su idea templos muy alejados de todo núcleo habitado.

Ruinas de la ermita de San Jorge.
Ya el páramo, es fácil encontrar una amplia pista, que paralela al borde del páramo, se dirige a la ermita. Ésta de nuevo se divisa desde bastante lejos, por lo que no hay lugar para la desorientación. En apenas quince minutos más, llegamos al templo.

Regresamos a la ermita por el páramo.
Regresamos a la ermita de Santa Isabel o de Nuestra Señora de la Hoz.


Camino del Pescado



Notas:
- Atención en los meses otoñales porque es frecuente que haya cazadores por el páramo.
- En El Almiñé merece la pena detenerse para admirar la iglesia románica de San Nicolás y los blasones que adornan algunas de sus casas.
- El acceso al castillo de Toba es muy complicado desde el sendero que sube desde Santa Olalla. Para visitarlo, hay que tomar un sendero que sube desde el pueblo de Toba de Valdivielso.
- Merece acercarse al mirador que hay al comienzo del Puerto de la Mazorra desde donde se disfrutan de inmejorables vistas del Valle de Valdivielso y la Sierra de la Tesla.

Panorámica del Valle de Valdivielso desde el mirador de la Mazorra.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track de Wikiloc



No hay comentarios:

Publicar un comentario