sábado, 1 de febrero de 2014

Portillo del Infierno

El gran sinclinal colgado de Peña Ulaña forma una gran barrera de unos quince kilómetros entre la peña y las cercanías de los Valcárceres, separando las tierras norteñas de Tozo y Valdelucio de las meridionales de Villadiego. Sin embargo, existe un paso que fue utilizado a lo largo de los siglos para comunicarse. Se trata del Portillo del Infierno, una estrecha garganta que atraviesa transversalmente el sinclinal. De hecho los pueblos de Villanueva y Fuencaliente emplazados al norte y sur del portillo, aún llevan el apellido "de Puerta". Su visita tiene un gran interés geológico, como todas las excursiones que se realizan a la comarca de las loras.



Para subir y visitar el portillo, tenemos que llegar primero hasta el pueblo de Ordejón de Arriba. Se accede llegando primero a Villadiego, tras el cual tomaremos la carretera que por Sotresgudo, nos acerca al pueblo. En Ordejón, debemos tomar una ancha pista que sale nada más entrar a la derecha de la carretera. Es el llamado Camino de Ordejón a Villanueva de Puerta. Esta pista suele estar en buen estado y es frecuentada por cazadores.
Se adentra primero por el monte, teniendo siempre a la izquierda los cantiles rocosos de la mole de la Peña Ulaña. Tras salir a terreno más despejado, llegamos a un gran cruce de caminos, teniendo a la izquierda una amplia vaguada que asciende al portillo. Dejamos el coche.

Vista del portillo desde el camino de Villanueva de Puerta.
Tomamos el camino que asciende por la derecha. Bien marcado al principio, va perdiendo entidad pero seguimos sin pérdida una alambrada metálica a nuestra izquierda.
Recorridos unos 500 metros, el camino se difumina al irse acercando a la pared rocosa. 
Salimos de él y nos introducimos en la vaguada, teniendo ya muy visible a nuestra izquierda los acantilados rocosos que nos anuncian la cercanía del portillo.
Atravesamos el pedregal que forma la vaguada, por donde baja un hilillo de agua y nos encaramamos con faiclidad sobre un camino lateral que asciende pegado a la roca hacia el portillo por su lado derecho según miramos hacia el norte. Este será el camino por el que regresaremos al coche.
En doscientos metros, llegamos a la cresta del sinclinal de la Ulaña, desde donde tenemos ya una gran vista sobre la comarca de Villadiego mirando al sur. Estamos en la entrada del paso.

Subimos por la vaguada al portillo.
Llegamos a la cresta del sinclinal.
Alambrada sin uso a la entrada del portillo.
A nuestra izquierda, divisamos la pared que cae del extremo oriental de la Peña Ulaña, con las antenas de telefonía en la cima.

Peña Ulaña a la izquierda.
Comenzamos a descender por el portillo.
Seguimos por el camino hacia el norte, atravesando la sierra, y comenzando el descenso por la otra vertiente. Nos introducimos así en el portillo por una estracha canal, un angosto pasadizo que se abre camino entre empinadas paredes rocosas. Nos encontramos en el Portillo del Infierno, denominado así quizás por la sensación de claustrofobia al sentir que las rocas se desplomarán a nuestro paso. Continuamos descendiendo por una empinada cuesta.
Geológicamente, el paso no es más que una gran falla que ayudado por la erosión  kárstica a lo largo de millones de años, ha cortado transversalmente el sinclinal.

Vista del Portillo: descenso hacia al lado norte.
Elevadas paredones calizos sobre la canal.
Panorámica de la vertiente norte desde el portillo. Al fondo, el pueblo de Fuencalenteja o Fuencaliente de Puerta.
Nos asomamos a la vertiente norte. A nuestros pues, el pueblo de Fuencalenteja o Fuencaliente de Puerta
A nuestra izquierda, una vaguada asciende hacia las alturas de la Ulaña (el hito montañero y las antenas se atisban sobre la plataforma superior). Podríamos intentar ascender por esta vaguada hacia la peña, pero posiblemente nos encontraríamos con una muralla infranqueable formada por las casi verticales paredes calizas. Posiblemente el espolón rocoso pueda franquearse más hacia el norte. Dejamos esta exploración para otra ocasión y emprendemos el retorno.

Ladera E. de la Ulaña. Al fondo, cumbre y estación de telecomunicaciones en la cima (1230 metros).
El camino de regreso pudiera ser por el mismo itinerario por el que hemos subido, pero continuamos por el camino que habíamos tomado para subir a la cresta en su tramo final. Por él, perdemos altitud con rapidez retomando el llano. El camino discurre sobreelevado sobre la vaguada dejando mucha vegetación a nuestra derecha. 
Desgraciadamente, el acceso al camino de Villanueva está complicado por la vegetación y tenemos que destrepar por el talud, sin excesiva dificultad. Enseguida alcanzamos el camino principal y en diez minutos más llegamos al punto donde habíamos dejado el coche.


Portillo del Infierno


Notas:

- Desde el Portillo del Infierno posiblemente hay algún acceso a la plataforma superior de la Ulaña. En ese caso pudiera plantearse una excursión circular más larga que partiendo de Ordejón de Arriba subiera a la peña para descender al portillo y retornar por el camino de Villanueva.

- También se puede acceder al Portillo desde su lado norte partiendo del pueblo de Fuencalenteja.
- Desde el portillo también se podría recorrer el gran sinclinal de la Ulaña hacia el este hasta las inmediaciones de los Valcárceres, disfrutando de grandes vistas de toda la comarca de Villadiego N. y las tierras del Tozo al N.
- Otra posible excursión al Portillo partiría desde el pueblo abandonado de Hormicedo, desde el cual se accedería siguiendo el bonito camino de la Gargantilla siguiendo el pequeño desfiladero que forma el arroyo de S. a N.
- Atención en época de caza (de septiembre a diciembre) porque esta zona es muy frecuentada y se cortan los caminos.


Ruinas de Hormicedo.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico.



Perfil de elevación.

Ver y descargar track en Wikiloc


No hay comentarios:

Publicar un comentario