miércoles, 12 de febrero de 2014

Páramos del noreste de Burgos en bicicleta

El entorno NE. de la ciudad de Burgos está formado por una sucesión de páramos que sirven de división entre las cuencas del Ubierna y el Arlanzón.  Su recorrido es muy apropiado en bicicleta por la facilidad de acceso. La ruta que se presenta saldrá de la ciudad por el barrio de Villímar para, tras pasar por el Convento de San Esteban de los Olmos y remontar el páramo de Cótar, descender al pueblo de Hurones. Desde él, subiremos de nuevo el páramo para retornar a Burgos por el monte de Bella Vista. Bajamos finalmente a la ciudad descendiendo por el entorno del túnel de la circunvalación norte y la estación nueva del ferrocarril.

Comenzaremos la ruta siguiendo el camino que discurre junto al río Vena. Este vial en su sector entre la Avenida de los Reyes Católicos y el pueblo de Villímar ha sido intensamente reformado por lo cual es posible salir de la ciudad rodando siguiendo el carril bici.

Salimos por el carril bici del Río Vena hacia Villímar.
Una vez en el barrio de Villímar, pasamos la plaza por la antigua carretera de Poza de la Sal. Nada más dejar las últimas casas del pueblo, en una rotonda, tomamos el desvío señalizado a la derecha que nos indica el Convento de San Esteban de los Olmos.

Salimos de Villímar hacia el Convento de San Esteban de los Olmos.

Paso subterráneo de la circunvalación.
Salimos definitivamente del entorno de la ciudad y atravesamos el sistema de carreteras que forman la circunvalación en su sector NO. 
Tras cruzarla por un paso subterráneo, tomaremos el desvío a la derecha para rodar medio kilómetro paralelos a la circunvalación, que queda a nuestra derecha. La vía se va apartando progresivamente de la carretera y tuerce a la izquierda buscando un vallejo que sube al páramo.

Nos dirigimos hacia un vallejo que sube el páramo.
Ya por una carretera secundaria pasamos por un puentecito sobre la vía del ferrocarril y nos introducimos en el valle donde se ubica el Convento de San Esteban de los Olmos, ubicado en un recóndito y tranquilo lugar que sorprende al visitante que viene por aquí por primera vez.

Convento de San Esteban de los Olmos.


El entorno del convento es pues muy atractivo ya que forma la cabecera de un recóndito vallejo que sube al páramo de Cótar. Dejamos el convento a nuestra derecha y proseguimos valle arriba por una pista en mediano estado. 

Llegados al páramo, tomamos el camino de la izquierda.

Hurones visto desde el páramo de Cótar.
El desnivel que tenemos que cubrir es escaso, así que fácilmente nos posicionamos sobre el páramo, donde las vistas se ensanchan. Justo aquí, estamos en una encrucijada de caminos. A la izquierda descenderíamos al barrio de Villatoro, hacia a la derecha, seguiríamos por el páramo al encuentro del pueblo de Cótar, por lo cual hay que coger la pista central, por la cual rodamos por el páramo hacia el NE.
La mejor manera de orientarnos será rodar teniendo a nuestra izquierda una línea de alta tensón.

Descendemos del páramo al pueblo de Hurones, atravesando el Camino de los Romanos.

Recorrido aproximadamente un kilómetro, encontraremos una marcada pista a nuestra izquierda. Será la que debemos tomar para descender a Hurones, aún no visible.
La pista enseguida desciende al fondo del valle, teniendo ya a la vista el pueblo de Hurones. Antes de llegar al llano describe un par de curvas por lo cual debemos aminorar la velocidad dada la fuerte pendiente.
Antes de llegar a Hurones, pasamos por un marcado cruce de caminos. Es el llamado Camino de los Romanos, llamado así por seguir el trazado marcado por la antigua calzada romana que iba de Bayona a Astorga, Aunque la ciudad de Burgos propiamente no existí, pasaba por sus inmediaciones uniendo las ciudades romanas de Tritium Autrigonum (cerca de Monasterio de Rodilla) y Segisama (Sasamón).

Iglesia románica de Santiago Apóstol en Hurones.
Entramos en Hurones. El pueblo no ha sido aún transformado por el boom inmobiliario y disfruta de una gran tranquilidad, aún estando ubicado a solo cinco kilómetros de Villímar.
En el pueblo destaca la iglesia románica de Santiago Apóstol, que posee un espléndido ábside. Justo al lado del templo, podemos repostar agua en una fuente y descansar.
Muy cerca alcanzamos la carretera, que cruzamos. Justo al otro lado, junto a un chalet, nace la pista que sube de nuevo al páramo y debemos coger.

Tomamos la pista junto a un chalet de la carretera que sube al páramo.
Esta pista, en buen estado, sube de nuevo al páramo de nuevo. Nos posicionamos en una plataforma que cierra la ciudad por el NE. y separa las tierras bañadas por el río Vena del Ubierna. Si miramos hacia el norte, divisamos las primeras alturas que nos anuncian la cadena montañosa que de SE. a NO. sirve de orla meridional de las llamadas Montañas de Burgos.


Debemos desviarnos a la izquierda desde el camino de Hurones a Celada de la Torre.
Debemos continuar por la pista sin tomar ningún camino lateral que surge, hasta llegar hasta un marcado talud (ver foto). Siguiendo rectos, continuando por la pista, bajaríamos al pueblo de Celada de la Torre, por lo cual debemos tomar el desvío a la izquierda en direccíón oeste y emprendiendo el retorno a Burgos.

Volvemos a la ciudad por el Camino Real de Burgos a Oña.

Continuamos ya sin pérdida por una amplia pista llamada Camino Real de Burgos a Oña. Tenemos aún casi seis kilómetros antes de comenzar el descenso a la ciudad. Según progresamos, nos posicionamos en la parte más alta de la meseta con lo cual ensanchamos las vistas, sobre todo hacia el norte.
Contínuamente nos saldrán caminos a izquierda y derecha, que descienden a los valles laterales, buscando los pueblos de Villayerno-Morquillas y el Valle de Rioseras. La mejor indicación para no desviarse es tomar siempre la dirección más recta hacia el bosque que divisamos al fondo: el monte de Vista Alegre.

Continuamos por el monte de Bella Vista.
Entramos en el monte de Bella Vista, una extensa mancha de pinos que puebla los cerros que cierran la ciudad por su sector NE. Es frecuente ver a corredores y paseantes que suben aquí a hacer deporte.
A mitad de su travesía encontramos una fea y ancha pista a mano derecha que fue habilitada cuando se construyó el túnel de la circunvalación.


Llegamos al final del bosque y emprendemos el descenso por terreno despejado, ya a la vista de la ciudad al fondo abajo. Solo tenemos ya que descender (frenando) para salvar el desnivel. 

Pasamos por encima del túnel de Fuente Buena, construido cuando se cerró la circunvalación NE.
Pasaremos por encima del túnel de Fuente Buena y el del ferrocarril, para desembocar por un carril asfaltado en las inmediaciones de la calle Islas Baleares, cerca de una gasolinera.

Puente nuevo construido sobre el desvío del ferrocarril.

Páramos del noreste de Burgos en bicicleta



Notas:

- La ruta es desaconsejable cuando el terreno esté blando por las lluvias.
- Desde el páramo es posible enlazar con otros caminos como descender a Cótar y Rubena por el este o bajar hacia Celada de la Torre y Sotopalacios por el norte, alargando la excursión.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico.



Perfil de elevación.


3 comentarios:

  1. Veo que tiene muchas rutas recopiladas. Enhorabuena.

    El tramo entre Hurones y el Monasterio lo hice este verano y este año publicaré un par de artículos referidos a los mismos. El año anterior intenté llegar al monasterio de Fresdelval desde Celada de la Torre (o al menos acercarme a algún sitio desde el que se viera bien) pero como no lo veía claro y se me hacía tarde me di la vuelta. Veo que vosotros no lo intentasteis.

    ResponderEliminar
  2. Toda la zona es muy buena para andar en bici, muy cerquita de la ciudad, perfecta para las tardes de primavera-verano que hay más horas de luz ... la entrada describe la ruta que más realizo, pero hay muchas otras alternativas: bajar a Celada, Rioseras, Riocerezo, Sotopalacios ... etc...ys us combinaciones y... sí es posible bajar desde el páramo al entorno del monasterio de Fredesval por caminos semiabandonados, que dependiendo de la estación y el año, tienen más o menos barro/maleza. Publicaré algunas rutitas más sobre esta zona que siempre ha sido una de mis preferidas para la bici. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Oye. No sé si te lo he dicho con anterioridad. Probablemente tengas un grupo de amigos con los que sales habitualmente y estés cómodo así, lo entiendo porque pero soy el primero que está cómodo yendo a mi bola. En todo caso si quieres podemos ver la posibilidad de salir juntos alguna vez. Si eso ya sabes como localizarme pero no te sientas obligado en absoluto. Saludos.

    ResponderEliminar