jueves, 31 de agosto de 2017

El Castillo de Orbaneja

Orbaneja del Castillo, ubicado dentro del Cañón del Ebro, es una de las localidades más visitadas del norte burgalés. Frente a las casas del pueblo, sobresalen los espectaculares riscos que se levantan sobre el río. En la excursión, ascenderemos hasta el llamado Castillo de Orbaneja, extremo del espolón rocoso alrededor del cual el Ebro forma un giro de 180 grados.


Orbaneja del Castillo





Llegaremos a Orbaneja del Castillo saliendo por la carretera de Santander. Nada más pasar Ubierna, torcemos a la derecha para tomar la N-623. Pasados Valdelateja y Quintanilla Escalada, tomamos el desvío a la izquierda que nos lleva hasta el pueblo de Orbaneja del Castillo, cuyo caserío se halla desparramado sobre la ladera asomado sobre el río, en pleno Cañón del Ebro.

Junto a la carretera, a nuestra izquierda según entramos, se ha habilitado un amplio aparcamiento (una vieja reivindicación del pueblo) con lo cual hoy es más cómodo estacionar el coche. Hasta hace poco tiempo, solo se podía estacionar en la cuneta por lo que en épocas de gran afluencia de visitantes, era muy complicado dejar el coche.

Cascada de Orbaneja.
Panel junto al puente.
Comenzamos la excursión en un primer momento caminando sobre el asfalto. Dejando a nuestra derecha la famosa cascada, muy reducida de caudal en verano, llegaremos a la salida por nuestra izquierda que baja hasta el puente sobre el Ebro. Lo atravesamos y continuamos por la otra orilla a mano izquierda. Seguimos un sendero que enseguida se introduce en la muralla vegetal, a muy poca distancia del río que nos acompaña a nuestra izquierda.

Cruzamos el Ebro por un puente.
Este sendero sigue el fondo del cañón y a través de él podríamos recorrerlo sin discontinuidad alguna hasta más allá de Pesquera de Ebro (ver entrada Camino del Ebro en bicicleta: de Orbaneja del Castillo a Frías). Nosotros queremos ascender a lo alto del Castillo de Orbaneja, cuyos riscos tenemos precisamente encima de nuestras cabezas.

Tomamos el pequeño sendero que nace junto al río y sube hacia lo alto del castillo.
Nos parece que no puede haber camino o sendero alguno que supere la empinada pared abigarrada de vegetación, que tenemos a nuestra derecha, pero, efectivamente, en apenas doscientos metros desde el puente, surge el desvío por la derecha que emprende la subida. Hay que estar atentos en no despistarse y pasarlo de largo.

Sendero de subida al Castillo de Orbaneja.
Alcanzamos la roca subiendo por el sendero.
Se trata de un estrecho sendero, en buen estado, que gana altitud con rapidez adaptándose al contorno del extremo del Castillo. Aunque hay una gran pendiente a nuestra izquierda, no llega a ser peligroso, basta con un mínimo de precaución en algunos pasos más estrechos. La vegetación nos acompaña en todo en momento y nos ayuda a ascender con decisión.

Ascendemos por un estrecho sendero asomado sobre el vacío.
Casi imperceptiblemente, nos posicionamos a través de este sendero sobre la ladera en el lado opuesto a las casas de Orbaneja. Llegamos pronto a la base rocosa que forma la muela o plataforma superior de esta peña.



Es aquí donde vemos el tapial o muro, restos de lo que pudo ser el antiguo castillo que supuestamente existió aquí y dio apellido al pueblo de Orbaneja. El muro parece tapar el único acceso desde el fondo del cañón, precisamente por donde estamos ascendiendo. Nadie ha sido capaz no obstante de precisar su auténtico origen medieval o no. Podría tratarse también de una construcción pastoril posterior, dada la antigua costumbre de guardar los animales en lugares elevados.


Restos de muros supuestamente pertenecientes al antiguo castillo medieval.
El sendero gira de nuevo y afrontamos el último tramo hasta la plataforma, avanzando entre los riscos sin dificultad alguna. Algunos peldaños artificiales sobre, estratégicamente situados, nos ayudan a acceder a la meseta superior.
Ya en la durante la subida, disfrutamos de espectaculares panorámicas sobre el cañón.
Casi cuarenta minutos después de haber abandonado el pueblo, llegamos a la plataforma superior del Castillo de Orbaneja.

Espolón extremo del castillo y asomado sobre el Ebro, que realiza una curva de 180 grados frente a él.
Se trata de una estrecha franja de terreno, cubierto de vegetación rala, que conforma una especie de isla natural sobre el Cañón del Ebro. Sus vistas son excepcionales.


Panorámica sobre el Cañón río arriba.
Solo tenemos que aproximarnos a sus bordes (¡con precaución!) para comprender donde estamos realmente. Huelga decir que las vistas que se disfrutan en 360 grados a la redonda son espectaculares.

Nos asomamos sobre el pueblo.
Si nos asomamos sobre el borde norte, tenemos el caserío de Orbaneja justo frente a nosotros en el fondo. Apreciamos la armónica arquitectura de sus casas, perfectamente adaptada a su entorno.


Todo el borde del castillo nos permite hacer espectaculares panorámicas, ya que desde cualquier punto, disponemos de magistrales vistas sobre el cañón.


El punto más alto del Castillo de Orbaneja, o al menos del espolón en que nos posicionamos, se halla en su lado sur, donde se prolonga a través de los riscos que se ven desde el pueblo. Nos acercamos. Hay un hito montañero sobre un pequeño voladizo. Su acceso exige una pequeña trepada que no parece difícil. No obstante, hay patio en uno de sus lados que nos hacen dudar. Finalmente renunciamos a esta trepada porque es arriesgado.

La cima del Castillo de Orbaneja se sitúa sobre un voladizo a modo de isla de acceso complicado.
Prolongamos aún la visita haciendo más fotos sobre el cañón. Cualquier punto sobre el borde nos regala con espectaculares panorámicas.


Por el interior de esta meseta, encontramos también restos de construcciones, acumulaciones de piedras, etc... que nos sugieren asentamientos antiguos.


Misteriosas acumulaciones de piedras.

Vista sobre los famosos camellos, pero desde otra perspectiva.


Video





Cuando hemos completado todas las vistas, emprendemos el regreso. Cualquier alternativa de descender o continuar fuera del sendero que hemos utilizado para subir, es inviable, así que realizamos la vuelta exactamente por el mismo itinerario.


Pese a los que nos pareció durante la ascensión, la bajada por el estrecho sendero nos parece sencilla. Solamente hay que prestar un mínimo de precaución y en poco, nos plantamos al nivel del río de nuevo.



Durante el descenso, descubrimos otras perspectivas diferentes sobre el cañón. Tras llegar al camino que sigue el río Ebro, retornamos hasta el puente que cruzamos para llegar a la carretera que circunvala Orbaneja.


El día ha avanzando, ya hay más visitantes que se apelotonan en los aparcamientos y vendedores ambulantes.



Qué mejor manera que dar colofón a esta excursión subiendo al centro del pueblo y perderse por sus calles.




EL CASTILLO DE ORBANEJA
Espacio natural
Cañones del Ebro de Burgos.
Dificultad
Media. Aunque físicamente su dificultad es escasa, hay que caminar por un sendero con grandes patios.
Tipo de camino
Camino junto al Ebro y estrechos senderos de montaña.
Ciclable
No.
Agua potable
Hay agua en el pueblo de Orbaneja del Castillo.
Tipo de marcha
Ida y vuelta.
Orientación
Fácil.
Época recomendable
Todo el año, aunque preferible días despejados. Evitar un día lluvioso.
Inicio
Orbaneja del Castillo.
Distancia de Burgos
66,2 kilómetros.
Tiempo total
2 horas.
Tiempos de marcha
Orbaneja del Castillo-Castillo: 25 minutos; Castillo-Orbaneja del Castillo: 30 minutos.
Distancia total
8,6 kilómetros.
Interés
Panorámicas espectaculares sobre el Cañón del Ebro, pueblo pintoresco de Orbaneja del Castillo.
Altitud mínima
645 m.
Altitud máxima
805 m.
Desnivel acumulado
379 m.
Mapas
1:50000: 0109 Villarcayo; 0135 Sedano.
1:25000: 0135-1 Escalada; 0109-3 Manzanedo.
h

h

Notas:
- Físicamente es muy fácil la ascensión, pero hay que poner un poco de atención en el sendero de subir, en algunos tramos muy estrechos y en la plataforma superior, atención en los bordes que cae a pico unos 150 metros. Evitar esta excursión con niños.
- Orbaneja del Castillo, uno de los pueblos burgaleses más visitados, es un excelente ligar para entretenerse paseando por sus calles, visitar la Cueva del agua y tomar algo o comer en cualquiera de sus bares y restaurantes.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

Powered by Wikiloc


viernes, 25 de agosto de 2017

Peña Alta de Dobro

La Peña Alta de Dobro se levanta a modo de isla sobre el borde norte del Páramo de Masa, junto al Puerto de la Mazorra. Se trata de una alargada cresta, resto de un antiguo anticlinal y hoy ocupada por aerogeneradores. Aunque el parque eólico ha restado algo de encanto a la montaña, su ascensión desde el pueblo de Dobro y posterior retorno por caminos junto al Puerto de la Mazorra, tiene aún gran interés.


Peña Alta de Dobro



Iniciamos la excursión en la localidad de Dobro. Este pueblo se halla en el extremo norte del Páramo de Masa, muy cerca ya del Puerto de la Mazorra. Las casas del pueblo se hallan junto al borde sur de la peña que queremos visitar y a la cual le da apellido.
Saldremos de Burgos por la carretera de Santander. Pasado Sotopalacios, tomamos el desvío por la derecha hacia Villarcayo a través de la C-629. Tras pasar el páramo y poco antes de iniciar el descenso por la Mazorra, tomamos el desvío a nuestra izquierda que en menos de dos kilómetros, nos deja en Dobro. En la plaza del pueblo, junto a la iglesia, dejamos el coche e iniciamos la marcha.

Iglesia de Dobro.
Mucho antes de llegar a Dobro, ya podemos visualizar la enorme ladera que constituye la falda de la Peña Alta, atiborrada de aerogeneradores.
No hay pérdida posible en la orientación porque la tenemos a la vista desde las casas del pueblo. Por su lado norte, abandonamos el pueblo siguiendo un camino entre tapias y alambradas.

Iniciamos el ascenso por la cresta.
Es éste el sendero GR 85 de las Merindades, que se dirige hacia la ermita de Santa Isabel y desciende posteriormente al Valle de Valdivielso. Nosotros dejamos este camino pronto por la izquierda para emprender el ascenso a la cresta.

Dejamos Dobro atrás. Al fondo, la inmensidad del páramo.
Rápidamente, ganamos altura a medida que nos desplazamos por la cresta, dejando Dobro empequeñecido a nuestra espaldas abajo. A nuestra izquierda, la espectacular vista del fondo del anticlinal de Dobro, donde destacan dos grandes balsas de agua. Más allá, el terreno quebrado de la Mazorra-Zamanzas y la inmensidad del páramo. Frente a nosotros, nos esperan los molinos, que nos parecen gigantes. La vista abarca varias decenas de kilómetros.

Ya llegamos al borde de la peña.
Progresamos junto el borde de la cresta, rocosa y agreste. La vegetación se aferra a la ladera por nuestra izquierda. A la derecha, la desolación del páramo.


Tras un pequeño repecho, en que superamos un escalón rocoso, nos plantamos en la cresta, siguiendo la línea de aerogeneradores. Una amplia pista construida para su instalación, la recorre. Avanzamos con comodidad, alternando el borde y algún tramo de ella.

Vista sobre el pequeño valle a nuestra izquierda. Destacan las dos balsas de riego.
Por fin, tras 50 minutos de haber dejado Dobro, llegamos al punto más alto de la cresta, la cima de Peña Alta de Dobro (1263 metros). Hito geodésico y buzón de la Sociedad de Montañeros Burgaleses.

Cumbre de Peña Alta de Dobro.
Extensas panorámicas en 360 grados a la redonda. Mirando hacia el S-SE., la inmensidad del páramo de Masa. Hacia el N-NO. el terreno quebrado y caótico de Zamanzas-Mazorra, Hacia el N-NE., la Sierra de la Tesla, el Puerto de la Mazorra y el Valle de Valdivielso.


Más al fondo, se atisban las cumbres de la Cordillera Cantábrica. Pese a la modestia de la Peña Alta de Dobro, no hay montañas más elevada sen muchos kilómetros a la redonda.


Video desde la cima de Peña Alta de Dobro


A nuestros pies, el escondido vallejo que hay entre los pueblos de Dobro y Ahedo del Butrón, rodeado de bosques y donde destacan sobremanera dos grandes balsas de agua (ver entrada: De Dobro a Ahedo del Butrón). Este valle no es más que el núcleo arrasado del anticlinal de la Peña Alta de Dobro.

Panorámica hacia el sur.
Tras descansar y haber disfrutado de las magníficas vistas, iniciamos el descenso. En un primer momento, aún progresamos por la cresta hacia el norte, para en seguida, incorporarnos a la gran pista. Continuamos por ella perdiendo altitud. Este ramal desciende con suavidad hacia el Puerto de la Mazorra, punto de ingreso de los camiones que debieron levantar el parque.

Vista sobre la Mazorra. Apreciamos su punto más alto: la Torada.
El descenso es cómodo y casi imperceptible. Tras unos dos kilómetros de caminar por terreno abierto, entramos en el bosque.

Abandonamos la cresta bajando por una amplia pista.
La pista describe un giro hacia la derecha buscando la carretera que baja por el puerto de la Mazorra. Continuamos y mucho antes de enlazar con el asfalto, salimos por la derecha para continuar por un sendero forestal. Es este un camino que fue abierto durante la instalación de una línea de alta tensión, que transcurre paralela a él. Por este camino, regresaremos a Dobro.

Retornamos a Dobro siguiendo un sendero por la ladera oeste de la peña.
Dentro del monte, formado principalmente por pinos, recorremos muchos kilómetros. A nuestra derecha, seguimos arriba la línea de aerogeneradores. El camino sigue la línea de alta tensión, que será nuestra mejor referencia.


Según avanzamos, disfrutamos a nuestra izquierda de buenas vistas sobre el Valle de Valdivielso y la Sierra de la Tesla.

Borde norte del páramo y Valle de Valdivielso.
Unos dos kilómetros después de haber iniciado este sendero, la línea de alta tensión se separa de él bajando hacia la carretera y cualquier traza de camino desaparece súbitamente. Frente a nosotros solo hay vegetación, así que no queda más remedio que abrirse camino por él, buscando claros para poder continuar. 

Vistas sobre el Valle de Valdivielso y la Sierra de la Tesla detrás.
Afortunadamente la pantalla vegetal no es impenetrable. Sin demasiados esfuerzo, conseguimos superarla y continuar siguiendo tenues trochas y restos de senderos que nos van llevando hacia el llano. No hay pérdida, la marcha es muy evidente.

Descendemos hacia el llano por terreno irregular pero limpio.
Por fin, llegamos al llano, muy cerca de la carretera y enlazamos de nuevo con el GR 85.

Conectamos con el GR 85. Al fondo, al otro lado de la carretera, vemos la ermita de Santa Isabel.

Ya sobre este camino, en algo menos de un kilómetro, regresamos y entramos en Dobro por la misma calle por donde salimos.

Ermita de Dobro.
Dobro.

PEÑA ALTA DE DOBRO
Espacio natural
Borde norte del páramo de Masa, comarca de Los Altos y Puerto de la Mazorra.
Dificultad
Baja.
Tipo de camino
Pistas de aerogeneradores y senderos.
Ciclable
Sí.
Agua potable
Encontramos en el pueblo de Dobro.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Media, el ascenso desde Dobro es sencillo, pero el retorno puede ser complicado.
Época recomendable
Todo el año, evitar días muy ventosos o de nieblas, frecuentes en la zona.
Inicio
Dobro.
Distancia de Burgos
58,5 kilómetros.
Tiempo total
3 horas 15 minutos.
Tiempos de marcha
Dobro-Peña Alta: 55 minutos; Peña Alta-Dobro: 2 horas 15 minutos.
Distancia total
12,2 kilómetros.
Interés
Extraordinarias panorámicas desde la cima.
Altitud mínima
1007 m.
Altitud máxima
1263 m.
Desnivel acumulado
443 m.
Mapas
1:50000: 0109 Villarcayo; 0135 Sedano.
1:25000: 0109-4 Bisjueces; 0135-2 Dobro.

h

h

Notas:
- La ruta es sencilla y fácil. No hay problemas de orientación, excepto conectar bien con el camino de regreso. Las panorámicas que se disfrutan desde la cima es su mayor atractivo.
- Es recomendable completar la excursión bajando por el Puerto de la Mazorra hacia el Valle de Valdivielso. Poco antes de iniciar el puerto, hay un mirador sobre el valle.
- En Valdenoceda hay bar donde podemos descansar y beber.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico



Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

Powered by Wikiloc