sábado, 30 de mayo de 2015

Peña Alta de Losa

De nuevo en las Merindades esta vez subiremos a la Peña Alta de Losa. Se trata de la cumbre más alta de la serie de sierras y montañas que separan el alavés Valle de Valdegovía del burgalés de Losa. Esta sierra es llamada en muchos mapas como Risca de San Pedro. Aunque la cumbre no destaca especialmente por el lado burgalés, desde su cumbre se disfrutan de buenas vistas de ambos valles. La ascensión no ofrece dificultades especiales. El punto de partida será el Puerto de la Orca, justo en la frontera entre las provincias de Burgos y Álava.

Para llegar al Valle de Losa, tenemos que acceder primero a Oña. Llegaremos a la villa condal por Poza de la Sal o a través de Briviesca (ambas opciones son similares). Desde Oña nos dirigimos a Trespaderne desde donde tomaremos la carretera local que sube por Pedrosa de Tobalina hasta Quincoces de Yuso. Tras pasar el Valle de Tobalina y entrar en Losa, nada más pasar el puente sobre el Jerea y poco antes de San Pantaleón de Losa, tomaremos el desvío indicado a la derecha a Bóveda (Álava) que en apenas cinco kilómetros nos dejará en lo alto del Puerto de la Orca, donde aparcamos el coche y será el punto de partida de nuestra excursión.

Puerto de la Orca, frontera natural entre Burgos y Álava.
Ya subiendo al puerto por el lado burgalés, observamos la Peña Alta a nuestra izquierda, no pareciéndonos muy lejana.
Comenzamos la excursión. Lo primero debemos atravesar una alambrada por una curiosa escalera metálica que la supera. Un cartel nos avisa que puede haber perros guardando rebaños, por lo que nos adentramos en el monte con cierta precaución. Nada más pasar la alambrada, seguimos una tenue senda que en pocos metros emprende un suave descenso por una vaguada hacia el fondo del barranco con el objetivo de enlazar con el camino que sube desde el valle y que se dirige a lo alto de la peña.

Comenzamos la excursión atravesando una alambrada.
Tras pasar la alambrada, atravesamos un pequeño pinar junto a un escalón rocoso, que nos impide la vista sobre la peña. Continuamos y comenzamos a descender por terreno más abierto por una vaguada. Bajamos por terreno limpio entre rosales y arbolitos aislados.

Bajamos por una vaguada teniendo Peña Alta a nuestra derecha.
Si miramos a la derecha, divisamos la cima de la peña. Descendemos por la vaguada libre y fácilmente.
Pequeño pinar junto al puerto.
Descendemos por una vaguada para enlazar con el camino que sube a la peña.
Perdemos poco a poco altitud hasta llegar al fondo de la vaguada, donde atravesamos otro pinar y unas manchas de acebo, al otro lado del cual enlazamos con el camino mencionado anteriormente.

Llegamos al cruce con el camino que sube del valle.


Es éste un camino forestal al cual nos incorporamos por la derecha y emprendemos la subida hacia la peña por él. El camino, muy abandonado hoy, debió utilizarse intensamente para trabajos forestales. Nos topamos con muchos árboles y troncos secos caídos además de profundas huellas de rodadas. 

Nos cierran el camino abundantes árboles caídos
Subimos por él. En apenas un kilómetro, el camino se bifurca, tomando el ramal por la izquierda. 

El graderío rocoso de la peña se presenta ya cerca a nuestra a nuestra derecha. 
Remontando la ladera, buscamos un portillo que nos permita acceder a la plataforma, encontrándolo fácilmente ya que el escalón no es muy alto.

Nos encontramos ya en la meseta en cuyo extremo SO. se ubica la Peña Alta. Se trata de un gran sinclinal un poco basculado hacia el este, aunque la pendiente no es muy fuerte.
Restos de muros junto al borde sur de la peña.
Solo tenemos que continuar por el borde sur dejando en todo momento el precipicio a nuestra izquierda. Tras atravesar algunas manchas de vegetación, llegamos con facilidad a la cima de la Peña Alta de Losa.

Cima de Peña Alta de Losa
Hito montañero y Valle de Valdegovía al fondo.
La cima de Peña Alta de Losa es herbosa.
En las inmediaciones, buzón montañero. Extensas vistas sobre el Valle de Losa, mirando hacia el oeste y el alavés de Valdegovía, hacia la este. La cima es amplia, herbosa, invita al descanso y permanecer un tiempo disfrutando de la paz del lugar y las panorámicas que se pueden contemplar.

Vista hacia el NE. Al fondo: el valle de Valdegovía.
Vista sobre el Valle de Losa sur. En el centro: San Pantaleón de Losa.
El retorno al coche se debe producir exactamente por el mismo itinerario. Existe la posibilidad de acortar atravesando libremente el pinar pero resulta arriesgado, así que lo mejor es volver por el mismo camino que utilizamos al subir. 

Acebal en la subida a la peña.

PEÑA ALTA DE LOSA
DificultadBaja.
CiclableNo.
CircularNo.
OrientaciónMedia. En su inicio no hay caminos claros y hay que encontrar la dirección correcta.
Época recomendableDesde primavera hasta el otoño, evitando época de lluvias.
InicioPuerto de la Orca.
Distancia de Burgos109,1 kilómetros.
Tiempo total1 hora 30 minutos.
Distancia total5,145 kilómetros.
InterésPaisajes de Losa y Valdegovía, pinares.
Altitud mínima845 m.
Altitud máxima1017 m.
Mapas
1:50000: 0110 Medina de Pomar.
1:25000: 0110-2 Quincoces de Yuso.




Notas:

- También se puede ascender a la peña desde el Valle de Losa, partiendo de los pueblos de Río de Losa, Villaluenga o San Pantaleón. Desde estos lugares salen senderos que remontan el vallejo que sube entre la Peña Alta de Losa y el Mostajo.

- Se puede aprovechar la excursión para visitar la bellísima ermita románica de San Pantaleón de Losa, ubicada sobre una pintoresca peña a modo de barco.


Entradas relacionadas:

San Pantaleón de Losa


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

sábado, 23 de mayo de 2015

Isla de la Gomera: Parque Nacional de Garajonay

Tras un nuevo viaje a la isla de la Gomera, publico aquí una de las excursiones más atractivas y frecuentadas de esta isla. La Gomera, junto con La Palma y el Hierro, forma parte de las tres islas más occidentales y de menor de tamaño y conservan aún bosques relictos del Terciario, el llamado laurisilva. El Parque Nacional de Garajonay guarda uno de los mejor conservados y todos sus caminos y senderos se hallan bien señalizados y habilitados para el turismo. Partiendo de la carretera que recorre transversalmente el parque por el centro de la isla, recorreremos el tramo entre el Alto del Contadero y El Cedro, caminando en todo momento bajo un espeso manto vegetal.

El Parque Nacional de Garajonay se ubica en el centro de la isla. Ésta, de forma redondeada, semeja un exprimidor de zumos, ya que el centro, de elevada altitud (por encima de los 1200-1300 metros) va perdiendo altura en todas las direcciones hacia el mar al haber excavado el agua profundos barrancos sobre los originales terrenos volcánicos que conformaron la isla hace más de cinco millones de años.


Partiendo de San Sebastián de la Gomera, capital de la isla y ubicada al este, tomaremos la sinuosa carretera que se dirige al parque, a donde tardamos unos 45 minutos.
La carretera debe salvar un desnivel de 1200 metros en apenas 20 kilómetros, por lo que tiene grandes pendientes que surcan los barrancos mencionados.Aunque se halla en muy bien estado, puede no ser apta para los que sufren de vértigo. Por el camino, pasamos junto a los roques de Agando, espectaculares pitones volcánicos que flanquean la carretera.

El P.N. Garajonay visto por el sur desde el Centro de Interpretación "Juego de Bolas" en el municipio de Las Rosas.
Una vez en el interior parque, continuamos por la carretera central hasta el apeadero del Alto del Contadero, perfectamente señalizado, donde aparcamos el coche.
Aquí vemos ya el panel informativo de la ruta, que nos llevará por el bosque hasta El Cedro, que ocupa la cabecera del barranco de Hermigua

Apeadero del Alto del Contadero, donde iniciamos la ruta.
Emprendemos el recorrido. Ya desde el comienzo nos introducimos de lleno en el bosque, pasando de la claridad del día a la penumbra, ya que caminaremos permanentemente bajo cubierta vegetal.
El centro de la isla, más elevado, se presenta siempre bajo el dominio de los húmedos vientos alisios lo que ha provocado un desarrollo espectacular de todas las especies vegetales que prosperan aquí, a modo de selva. En este primer tramo predomina el fayal-brezal de crestería. Los brezos alcanzan aquí grandes proporciones y encontramos muchos ejemplares con troncos retorcidos.

Todo el recorrido está perfectamente habilitado para el uso turístico.
Siguiendo la orilla del arroyo del barranco del Cedro, donde estamos inmersos, vamos perdiendo altitud lentamente. En algunos tramos se han habilitado escalones para ayudar en el descenso. Un par de miradores nos permiten visualizar la inmensidad del bosque y al fondo la silueta inconfundible del Teide.

Magnífica panorámica de Garajonay hacia el norte con la silueta del Teide de fondo.
Según bajamos la vegetación va cambiando, disminuyendo los fayales y brezos y aumentando el bosque de laurisilva, que como hemos hablado, no es una especie vegetal, sino el nombre que se le ha dado el bosque relicto del Terciario compuesto por multitud de especies que retienen la humedad.

Cruzamos el arroyo de barranco del Cedro por un puente madera poco antes de llegar a la ermita.
Las especies que predominan y van sustituyendo los anteriores son los laureles, acebiños, palos blancos y follaos, que forman auténticos muros vegetales.


Llegamos a Las Mimbreras, un gran cruce donde llega por la izquierda una pista que procede del poblado de El Cedro, a donde nos dirigimos y se halla unos pocos kilómetros más abajo. Proseguimos, según las indicaciones, por la orilla del arroyo .
En un kilómetro y medio, tras cruzar el arroyo por un puente de piedra, nos encontramos frente a la ermita de Nuestra Señora de Lourdes, enclavada en medio del bosque en un encantador paraje.

La ermita de Nuestra Señora de Lourdes se halla en el corazón del bosque.
Según la leyenda que reza en el muro, fue levantada por la británica Florence Stephen, que fue una institutriz que trabajó como tutora de un industrial de la isla. Como muestra de agradecimiento a las gentes de Hermigua, les quiso hacer un regalo, levantando la ermita que vemos. Hoy existe una romería que sube desde El Cedro al son de tambores y chácaras terminando con una comida en la explanada de la ermita.


Primeras casas de El Cedro, barranco arriba de Hermigua.
Continuamos en por el sendero que continua descendiendo siguiendo el arroyo hasta llegar a las primeras casas de El Cedro, final de la excursión.


El caserío de El Cedro ocupa el tramo más alto del barranco de Hermigua, no visible desde donde estamos.
El retorno se producirá por el mismo itinerario, aunque en su tramo inicial, subimos hasta la ermita por un camino alternativo, que en un comienzo es asfalto. Siempre está señalizado y no hay pérdida posible.
La subida final hasta el Alto del Contadero puede resultar larga, ya que hay que superar el gran desnivel que hay con El Cedro sin apenas descanso.


La excursión puede completarse descansando en el área recreativa de Laguna Grande, a escasos kilómetros del El Contadero. El lugar ocupa el centro geográfico del Parque Nacional de Garajonay y está habilitado con mesas, bar y servicios, donde podemos completar la jornada.

P.N. de Garajonay: área recreativa "Laguna Grande", 


PARQUE NACIONAL DE GARAJONAY
DificultadMedia, por su longitud y pendiente constante en el retorno.
CiclableNo.
CircularNo.
OrientaciónFácil, todo el itinerario está perfectamente señalizado.
Época recomendableTodo el año.
InicioEl Contadero, P.N. de Garajonay (isla de la Gomera).
Distancia de San Sebastián de la Gomera31,8 kilómetros.
Tiempo total3 horas.
Distancia total10,66 kilómetros.
InterésBosque de laurisilva de la Isla del Gomera.
Altitud mínima833 m.
Altitud máxima1350 m.
Mapas
1:50000: 1101 San Sebastián de la Gomera.
1:25000: 1095-3 Valle Hermoso; 1095-4 Hermigua.


h


Notas:
- La carretera que sube desde San Sebastián de la Gomera es no apta para los que sufren de vértigo ya que supera un desnivel de más de 1300 metros en apenas 20 kilómetros. El paisaje que se puede visualizar es espectacular, destacando las vistas sobre los roques (destacando el Roque Agando) y el espectacular barranco de Benchijigua.

El Roque Agando.
- La ruta está muy bien señalizada, ya que es muy visitada por los turistas y es la excursión más representativa para visitar el bosque de laurisilva dentro del P. N. de Garajonay.
- Aguas abajo del caserío de El Cedro, el arroyo salva el desnivel con el barranco de Hermigua formando el salto más alto de todas las Islas Canarias. Para acceder hasta él, hay alargar la excursión por terrenos no señalizados por lo que no pude llegar a él.

Valle de Hermigua


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc



Mapa de la Isla de la Gomera

Seleccionar Ruta (en verde) o Montaña (en rojo) haciendo click con el ratón para ir a la entrada correspondiente










sábado, 16 de mayo de 2015

Arroyo del Duengo

En esta entrada recorreremos uno de los mejores hayedos que hay en la vertiente sur de la Sierra de la Demanda: el arroyo del Duengo. Se halla a medio camino de Pineda de la Sierra y el Puerto del Manquillo. Se trata de un escondido barranco que asciende hacia el Pico San Millán desde el valle del Arlanzón. La excursión se combina con un recorrido por la Vía Verde de la Sierra de la Demanda.

Llegaremos al inicio del barranco tras alcanzar primero el pueblo de Pineda de la Sierra. Desde aquí solo tenemos que continuar por la carretera hacia Salas. En algo menos de 4 kilómetros, llegaremos al inicio de una pista que nace a nuestra izquierda. Allí mismo, dejaremos el coche. Se trata del camino que sube paralelo al arroyo del Duengo. El curso de agua, ha excavado un barranco desde las laderas del pico San Millán y desemboca en el río Arlanzón.
Emprendemos la caminata por esta pista, que se mantiene en razonable buen estado, por lo cual es muy frecuentada por vehículos 4x4.

Camino de entrada al sendero que sube junto al arroyo del Duengo.
A los pocos metros del inicio, el camino describe una marcada curva hacia la derecha y cruza el arroyo, que en esta época del año, otoño, lleva bastante agua. El terreno a nuestros lados es agreste producto de la excavación en V sobre las duras rocas paleozoicas que constituyen la Demanda. Precisamente al final de la curva, podemos ver un bonito salto de agua.

Aspecto otoñal del barranco.
Entramos ya en el pequeño desfiladero que ha formado el arroyo y subimos barranco arriba por la pista, sumergiéndonos en el hayedo, que cubre las ladera laterales. Estamos a comienzos de noviembre y los árboles lucen los mejores colores, siguiendo varias tonalidades desde el amarillo al rojo intenso.

Salto del agua.
El arroyo del Duengo baja crecido desde la ladera del San Millán.
El otoño también es época de caza por lo cual nos sobrepasan varios vehículos 4x4. La pista sube hacia Tres Mojones, en la misma base del pico San Millán.

Afloramiento de materiales paleozoicos.
El otoño se muestra en todo su esplendor.
Seguimos por el camino, disfrutando del colorido otoñal. Poco a poco, según ascendemos de altitud, el valle se va ensanchando y el hayedo se va sustituyendo poco por el pinar al abrirse los espacio y estar las laderas más soleadas.



Seguimos nuestro GPS y el mapa nos indica que el camino se debe de terminar en apenas tres kilómetros para cruzar el arroyo a la derecha. Comprobamos que efectivamente el camino existe y desciende a la orilla, pero también continua ganando altitud ganando las laderas del San Millán. Dejamos la ascensión para otro día y bajamos a la orilla. 
Las orillas de arroyo se presentan muy espesas de vegetación y el río lleva bastante agua, pero conseguimos cruzarlo en un pequeño vado.
La otra orilla es salvaje y cubierta de vegetación, por lo cual nos cuesta encontrar el camino, que sin duda debe existir aunque como comprobamos, debe estar muy desdibujado por la vegetación.


En todo caso, es este el punto en que los que no poseen GPS o no tienen costumbre de andar por senderos solitarios y difíciles, deberían optar por retornar al camino principal y finalizar la ruta deshaciendo el itinerario realizado porque no es fácil encontrar el camino correcto, la zona es muy intrincada y se corre el peligro de perderse.


Tras varios intentos, en efecto, encontramos el camino, aunque cuesta distinguirlo entre la frondosa vegetación que tiende a invadirlo todo.


Salimos del camino hacia la derecha y bajamos hasta la orilla del arroyo para cruzarlo.
Subimos por un difuso camino entre hayas al otro lado del arroyo del Duengo.
Estamos en una zona muy salvaje donde se nota que hace mucho tiempo que no se frecuenta. Subimos por el sendero, teniendo mucho cuidado en no perder el camino correcto. Más o menos se va ensanchando en algunos tramos, aunque a veces da la sensación que la vegetación se lo traga, pero avanzamos sendero arriba encontrando siempre una salida.
Según ganamos altitud, las vistas sobre el barranco del Duengo y la ladera sur del San Millán se van engrandeciendo a nuestra derecha y atrás.

Pasada la cota 1500 metros y superar un difícil paso por monte muy espeso, salimos por fin a terreno abierto, sobre una loma herbosa que domina el valle del Arlanzón que ya se ve abajo y la Sierra del Mencilla frente a nosotros.
El valle nos parece cercano desde aquí. Continuamos por terreno descubierto hacia el sur, sin seguir caminos concretos que aparecen y desparecen. El teórico sendero que aparece en un nuestro GPS e intentamos seguir parece haberse perdido.
El descenso al valle, a donde queremos llegar para incorporarnos a la Vía Verde y retornar al coche, se debe producir siguiendo una vaguada según indica el camino.
Nos incorporamos lo más cerca posible del teórico camino y emprendemos el descenso por la vaguada abriéndonos paso por los matorrales.
El resultado fue... un descenso muy complicado, ya que el camino no existe y no tuvimos más remedio que bajar por una barranquera totalmente cubierta de vegetación.


Con grandes dificultades y con el temor de no poder continuar y tener que retornar ladera arriba, conseguimos poco a poco superar el descenso y alcanzar el valle. Llegamos a la carretera al otro lado de la cual nos incorporamos a la Vía Verde.

Llegamos al valle junto a la Via Verde de la Sierra de la Demanda.
Por la senda del antiguo ferrocarril minero solo tuvimos que deshacer los apenas dos kilómetros que nos separan del coche. Tras las dificultades pasadas en el descenso, se agradece el placentero paseo por la vía. 
Poco antes de llegar al coche, visitamos la curiosa ermita rupestre de Santa María, de reciente construcción, ubicada sobre una explanada junto a la Vía Verde. 

Ermita rupestre de Santa María, junto a la Vía Verde.
Al final de la pradera, frente al inicio del barranco del Duengo, un panel junto a unas peñas nos indica su origen cámbrico, de más de 500 millones de años.

Afloramiento de rocas del Cámbrico de 500 millones de años de antigüedad junto a la Vía Verde.
Aún antes de volver al coche, visitamos la mina Carmina. A la izquierda de la entrada al arroyo del Duengo, sube otro barranco siguiendo el arroyo de Hoyos.
Subimos por el camino para en apenas trescientos metros descubrir la bocamina al otro lado del arroyo, junto a su orilla derecha. Con facilidad nos acercamos hasta la entrada. 
En esta mina, hoy abandonada, se extrajo mineral de plomo.
No pasamos muy adentro por seguridad y retornamos al coche tras inspeccionar el lugar.

Mina abandonada de plomo "Carmina".
La bocamina se halla semioculta por la vegetación.

ARROYO DEL DUENGO
DificultadAlta, por el complicado descenso por el arroyo.
CiclableNo.
CircularSí.
OrientaciónDifícil, el camino de retorno es complicado de encontrar.
Época recomendableDesde primavera hasta el otoño.
InicioCarretera de Pineda de la Sierra al Puerto del Manquillo, en la entrada del arroyo del Duengo.
Distancia de Burgos52,8 kilómetros.
Tiempo total3 horas 26 minutos.
Distancia total10,33 kilómetros.
InterésArroyo del Duengo, paisajes otoñales, Vía Verde de la Sierra de la Demanda, mina Carmina.
Altitud mínima1250 m.
Altitud máxima1545 m.
Mapas
1:50000: 0239 Pradoluengo.
1:25000: 0239-4 Pineda de la Sierra.



hola


Notas:
- Como se ha relatado, no se recomienda el descenso a la Vía Verde por el itinerario descrito ya que es muy complicado por el barranco. Posiblemente existe un camino o senda lateral más fácil, pero no pude verificarlo. Lo mejor es retornar por el mismo camino.
- Si continuamos barranco arriba, hubiéramos llegado hasta Tres Mojones, en la misma base del pico San Millán.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc