sábado, 26 de abril de 2014

Cascadas de Altuzarra

En el Valle del Urbión, sobre las mismas laderas norte del pico San Millán, se encuentran unas espléndidas cascadas fácilmente accesibles. Partiendo del refugio Zarcia, en las inmediaciones de Santa Cruz del Valle Urbión, remontaremos el arroyo de Esquizago o Abanza y cruzaremos hasta la cabecera del barranco de Altuzarra, desde donde descenderemos y visitaremos las tres cascadas.

La manera más rápida de llegar a Santa Cruz del Valle Urbión es tomando la carretera de Logroño N-601 para nada pasar Ibeas de Juarros, desviarnos a la izquierda hacia Pradoluengo. Tras pasar los pantanos y tomar el desvío, llegaremos al pueblo en apenas 40 minutos desde Burgos.
Santa Cruz del Valle Urbión se compone en realidad de dos barrios, Soto del Valle, el más cercano a la carretera y Santa Cruz, valle arriba. Atravesamos los dos barrios, de estructura alargada y salimos siguiendo una amplia pista en buen estado. Al fondo divisamos ya las laderas norte del pico San Millán. Si estamos en invierno, se presentarán nevadas.
En apenas dos kilómetros de las últimas casas del pueblo, llegaremos al área recreativa Zarcia, recientemente mejorado, donde dejaremos el coche. Es éste buen lugar para descansar, comer, pasar un día de excursión.

Santa Cruz del Valle Urbión: refugio y área recreativa de Zarcia.
Cogemos los equipos y salimos a la pista que traíamos valle arriba.
Debemos estar atentos porque en apenas 200 metros, tomaremos el desvío a la derecha que remonta el arroyo de Abanza, también llamado Esquizago. Este desvío está señalizado con la leyenda "San Millán por Gárrula", porque efectivamente, se trata de otra alternativa de ascensión a esta montaña.
Aunque lo más frecuente sea visitar las cascadas de abajo a arriba, nosotros realizaremos el proceso inverso y visitaremos las tres cascadas por sus partes altas y además visitaremos el mencionado barranco de Abanza.

Desvío al barranco de Esquizago.
Si hubiéramos continuado por la pista que sigue el valle principal, hubiéramos penetrado en el magnífico hayedo que sigue el curso del naciente río Urbión y desde el cual se acomete la ascensión al pico San Millán.

Remontamos el barranco de Esquizago caminando junto al arroyo.
El barranco de Abanza es un vallejo paralelo al de Altuzarra, donde se ubican las cascadas. Ambos barrancos descienden directamente de las laderas del San Millán y están separados por las alturas de la Majada de Gárrula. 
El barranco de Abanza se presenta poblado de pinos y el arroyo en esta época del año, mediados de marzo, desciende con mucho caudal. El sendero es amplio, sigue paralelo al arroyo y va ganando altitud con suavidad.
Según ascendemos valle arriba, éste se va estrechando y cruzamos el arroyo por una pasarela, girando el camino que llevábamos 80 grados para comenzar la ascensión por la ladera dentro de un pinar, abandonando poco a poco al barranco de Abanza.

Atravesamos el arroyo de Abanza por una pasarela.
El camino es frondoso, poblado de enormes pinos. La pendiente es elevada en algunos tramos y encontramos muchos pinos torcidos por los fuertes vientos, dándonos la sensación de abatirse sobre nosotros.

Camino hacia la Majada Gárrula.
Por esta senda, siempre bien marcada, superamos el barranco y alcanzamos la llamada Majada Gárrula, un llano sobre precisamente la divisoria de los dos barrancos.
Desde aquí disfrutamos de espléndidas vistas del valle del Urbión hacia el sur y las laderas nevadas de la sierra hacia el norte.

Majada Gárrula.
Desde la majada, merece la pena subir aún por la cresta unos doscientos metros hasta alcanzar un pequeño promontorio desde se disfrutan las mejores vistas de la ladera norte del San Millán.

Vista del San Millán.
Valle del Urbión.
Deshacemos el recorrido de nuevo hasta la majada para incorporarnos al sendero que desciende al barranco de Altuzarra. Un cartel fácilmente identificable, nos indica el camino.


Comenzamos un descenso entre pinos y nos introducimos en el barranco de Altuzarra por su parte alta y alcanzamos la orilla del arroyo. Igualmente que el arroyo de Abanza, baja muy caudaloso, presagiando un gran caudal en las cascadas que vamos a visitar.
El poco, dejaremos a nuestra izquierda el desvío al llamado Hayedo de Enrique del Rivero que baja al barranco del Urbión en el entorno de la llamada "choza de la Guarra". Esta excursión será objeto de otra entrada en este blog.


No nos equivocamos, porque al poco, legamos a la cabecera de la primera cascada en el sentido de arriba a abajo: la llamada Doble Salto. Desde arriba vemos su caída. Debemos descolgarnos por el lado izquierdo según descendemos para llegar a su punto medio y la base y contemplarla así desde todos los ángulos. Se trata de una doble cascada con una cubeta entre ambas enclavada en un pequeño circo rocoso. En total son 34 metros de desnivel. El conjunto resulta majestuoso.
Realizamos fotos y continuamos el descenso siguiendo la orilla del arroyo.

Doble salto.

Video del doble salto


Según descendemos por el barranco, vamos cruzando a una y otra orilla del arroyo según nos vaya exigiendo la dificultad del terreno. En todo caso el recorrido es fácil y no presenta dificultades.
En apenas trescientos metros llegaremos a la siguiente cascada, la llamada Salto Medio. Esta presenta un desnivel de 28 metros, casi comparable en desnivel a la anterior cascada.
Descendemos a su base y la contemplamos en su integridad.

Salto medio.


Video del salto medio


Continuamos a la búsqueda de la tercera y última cascada, el Salto Chico y la que se halla a menor altitud. Seguimos arroyo abajo y en breve llegamos a su cabecera. Nos descolgamos por su flanco y la contemplamos en su integridad. Es éste el salto de menor entidad, al tener solo 12 metros lo cual no es óbice para destacar todo el encanto de su entorno.

Salto chico.

Video del salto chico


Dejamos la tercera cascada y definitivamente continuamos arroyo abajo a la búsqueda del camino de regreso al valle. Unos metros más abajo, en un punto en que encontramos un cartel señalizando los tres saltos, debemos atravesar el arroyo y abandonar el barranco de Altuzarra incorporándonos a manos derecho en un pinar.

Avanzamos por el pinar y salimos a terreno abierto, ya sobre el valle y descendemos por una empinada senda hasta el valle. Al haber realizado la visita en sentido inverso, encontramos a caminantes ascendiendo. Toda la bajada presenta bonitas vistas sobre el valle y sus laderas orientales.
Una vez en el fondo del valle, solo tenemos que deshacer el camino por la pista hasta el refugio Zarcia.



CASCADAS DE ALTUZARRA
Dificultad
Media, el terreno es agreste y hay fuertes pendientes en algunos tramos.
Ciclable
No.
Circular
Sí.
Orientación
Fácil al estar señalizado y con claras referencias.
Época recomendable
Primavera temprana.
Inicio
Refugio Zarcia (Santa Cruz del Valle Urbión).
Distancia de Burgos
47,8 kilómetros.
Tiempo total
3 horas 40 minutos.
Distancia total
6,9 kilómetros.
Interés
Cascadas de Altuzarra, panorámicas del Valle del Urbión y el pico San Millán, bosques.
Altitud mínima
1104 m.
Altitud máxima
1506 m.
Mapas
1:50000: 0239 Pradoluengo.
1:25000: 0239-2 Pradoluengo.



Notas:
- La mejor época para visitar estas cascadas es inmediatamente después del deshielo invernal, lo cual, dependiendo del año, puede llegar a su máximo entre finales de marzo y comienzos de abril.
- Arroyo arriba de la cascada del doble salto se hallan aún otros dos saltos menores.
- Al otro lado del valle, remontando el arroyo Iturbide, se encuentra otra gran cascada de difícil acceso.

- El refugio Zarcia es una magnífica área recreativa con mesas para comer y pasar una jornada al aire libre.
- Valle arriba, se halla uno de los mejores hayedos de la provincia de Burgos y de toda la Sierra de la Demanda. Ver Hayedo de Santa Cruz del Valle Urbión.
- Santa Cruz del Valle Urbión y su valle son magníficos lugares para visitar la cara norte de la Sierra de la Demanda y emprender las ascensiones a sus mayores cumbres, entre ellas, el techo de la provincia, el San Millán (2131 metros).
- Santa Cruz del Valle Urbión es punto de paso del GR 82 de la Sierra de la Demanda.

Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc



domingo, 20 de abril de 2014

Valle de Caderechas: de Aguas Cándidas a Hozabejas

El Valle de Caderechas se compone realmente de dos subvalles separados por un cordal transversal que lo recorre de este a oeste. La excursión recorrerá el sector sur recorriendo sus pueblos y los frondosos bosques que lo pueblan. Partiendo del pueblo de Aguas Cándidas iremos a Río-Quintanilla visitando la ermita de San Emeterio. Continuaremos por un sendero forestal hasta Hozabejas, desde donde retornaremos por otro pinar a Aguas Cándidas.

Aguas Cándidas.
Para llegar a Aguas Cándidas, saldremos por la carretera de Poza de la Sal. Desde aquí, tomaremos la carretera hacia Cornudilla-Oña, para desviarnos hacia Salas de Bureba. Justo en el centro de este pueblo, junto a la iglesia, parte el desvío a la izquierda que en tres kilómetros nos lleva a Aguas Cándidas.
En este blog ya se ha mencionado el pueblo de Aguas Cándidas como punto de partida para ascender a la cumbre del Castilviejo, cumbre destacada del valle. Hoy será punto de partida para recorrer el fondo del valle.

Aguas Cándidas.
Dejaremos el coche a la entrada del pueblo y salimos caminando por la carretera hacia el Castilviejo, que tenemos delante de nosotros.

Salimos de Aguas Cándidas hacia el Castilviejo.
Dejaremos la carretera nos incorporamos por la derecha a un camino que entre huertos nos acerca a la base de la montaña. Si recorremos estos caminos a mediados de abril asistiremos a la floración de los cerezos. En poco, llegamos al entorno del roquedo que constituye las laderas del Castilviejo. Sin llegar a ascender, progresamos por veredas junto a la ladera ya a la vista y búsqueda de la ermita de San Emeterio, la joya románica del Valle de Caderechas. La ermita se halla en un pintoresco sitio en la base de la montaña, alejada del barrio de Quintanilla y se halla en muy buen estado de conservación. Desde ella disfrutamos de magníficas vistas del valle.

Ermita de San Emeterio de Río-Quintanilla





Video desde la ermita





Desde aquí, seguiremos recorriendo la base de la montaña por la vereda que traíamos, acercándonos poco a poco al segundo barrio que forma Río-Quintanilla, que ya divisamos a nuestra izquierda al otro lado del río un poco más arriba.

Panorámica del valle con los pueblos de Aguas Cándidas y Río-Quintanilla en primer término.
Cruzaremos el arroyo Vadillo, que poco más arriba forma un bonito desfiladero, por un puente y entramos en el barrio de Río. En Río-Quintanilla hay que visitar la torre medieval, no hace mucho restaurada. Sobre el pueblo, al otro lado del Castilviejo, se halla el pico Mazo, bonita montaña poblada de pinos por todas sus ladera cuya ascensión ha sido descrita en este blog (Ver Mazo desde Río-Quintanilla).

Ermita de San Emeterio y barrio de Quintanilla.
Río-Quintanilla desde la ladera del Castilviejo.
El Mazo.
Desde Río-Quintanilla debemos tomar el camino que nos lleva a Hozabejas. Para ello, partiendo de la plaza junto a la carretera, tomamos la calle principal que sube con fuerte pendiente hacia la sierra. En poco salimos del pueblo y continuamos por un sendero forestal, por el cual avanzamos unos kilómetros entre pinares.
Torre de Río-Quintanilla.
Salimos del pueblo subiendo por su calle mayor hacia el monte.
Subimos por el monte hacia Hozabejas. A la derecha dejamos el Mazo.

Camino de Hozabejas por el bosque.
Vamos dejando atrás el valle donde se ubican Río-Quintanilla y Aguas Cándidas. Pasando un collado, siempre dentro del bosque, descendemos hacia la carretera que une Río-Quintanilla con Hozabejas, que ya atisbamos al fondo, emplazado bajo la mole de la peña Cironte. 
El pueblo, aislado en el pasado, parece que resurge con nueva vida y se presenta muy aseado y restaurado. Dejamos el bosque, nos incorporamos a la carretera y llegamos Hozabejas caminando por ella entre campos de cultivo.

Seguimos hacia Hozabejas por la carretera entre cerezales.
En Hozabejas destaca un curioso acueducto de piedra del siglo XVIII que sorprende por su buena manufactura. Sorprende tamaña obra en un pueblo tan disminuido y aislado, sobre todo en el pasado.


Hozabejas
Acueducto.
Calle bajo la peña Cironte.
Hozabejas bajo la peña Cironte.
Desde Hozabejas, debemos emprender el camino de retorno. Para ello tomaremos un camino que nace al este del pueblo y que sube fuerte hacia unas antenas. Ganamos altitud dejando las casas abajo detrás. Obtenemos buenas fotos del entorno del pueblo con la peña de fondo.

Video de Hozabejas




Seguiremos por el camino, dejando definitivamente el pueblo y su vallejo atrás y progresamos por terrenos llanos entre terrenos de labor. El camino se difumina poco a poco y ayudados por el GPS nos adentramos de nuevo en un pinar. 
el monte que sigue un cordal que separa los subvalles de Aguas Cándidas-Padrones de Bureba del de Río-Quintanilla-Hozabejas
Por la pista forestal, recorremos los cuatro kilómetros que aún nos separan de Aguas Cándidas. No nos saldremos del camino y llegaremos al pueblo por su parte alta.
En Aguas Cándidas merece la pena visitar la iglesia, ubicada en la parte más alta, con buenas vistas del valle y el Castilviejo. La calle mayor, muy amplia, baja entre conducciones de agua y varias fuentes, lo que sin duda ha dado nombre al pueblo. También sorprenden sus edificios de tres pisos, algunos hoy arruinados.

Aguas Cándidas.

Valle de Caderechas: de Aguas Cándidas a Hozabejas


Notas:

- Desde Aguas Cándidas se asciende al pico Castilviejo.
- Desde Río-Quintanilla se asciende fácilmente al pico Mazo, espléndida atalaya sobre todos los valles que forman las Caderechas.

Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc

sábado, 12 de abril de 2014

Mesa de Oña

La Mesa de Oña  es la máxima cima del sector más occidental de los Montes Obarenes, también llamado Sierra de Oña. Su silueta es inconfundible ya que su perfil amesetado destaca grandemente desde un gran área del este y norte de la Bureba. Su ascensión, sencilla técnicamente, supone largas marchas de aproximación por frondosos bosques. La ruta más frecuentada, es la que parte de Oña, ubicado a sus pies a la entrada del desfiladero del río Oca.


La Mesa de Oña vista desde las Caderechas.
Para llegar a Oña tenemos dos opciones: la primera es salir por la N-I hasta Briviesca y desde allí tomar la BU-510 que en 26 kilómetros nos deja en Oña. La otra alternativa, para mí más interesante, es salir por la carretera de Poza de la Sal. Una vez en el pueblo, hay que tomar la carretera local que por Cornudilla y Pino de Bureba accede a Oña.

Centro de Oña. Al fondo, el monasterio de San Salvador.
El centro de Oña está constituido calles estrechas y tortuosas que se desparraman por una ladera que cae sobre el río Oca. Como es complicado aparcar, lo mejor es sobrepasar el pueblo y aparcar en el aparcamiento habilitado en la otra orilla. Saldremos desde allí y cruzando de nuevo el puente y la carretera, subimos al centro.

Según ascendemos dejamos Oña y el desfiladero del Oca abajo.
Desde la plaza caminamos hasta una plazuela que hay junto al antiguo Hospital psiquiátrico, hoy residencia de ancianos, y salimos por su lado norte, tomando un camino que sale del pueblo. 

Video

Este camino es amplio y claro y rápidamente gana altitud dejando el caserío de Oña atrás abajo. Durante casi un kilómetro caminaremos siguiendo la tapia del monasterio que queda a nuestra izquierda. Su gran amplitud nos da idea de las grandes posesiones que esta abadía llegó a poseer.

Praderas junto al camino de la Sierra.
El camino continúa y realiza varios zigzags, salvando el gran desnivel que hay entre el río y las alturas aledañas a la Mesa de Oña. Superada la cota 1000, alcanzaremos el llano y nos posicionamos sobre unas extensas praderas pobladas de bojes, difuminándose y desapareciendo prácticamente el camino que traíamos desde Oña.
A nuestra derecha en el sentido de la marcha, divisamos ya la meseta de la Mesa, que destaca enormemente sobre el entorno, no hay pérdida posible.

Divisamos la Mesa de Oña y emprendemos su ascensión.
Desde estas praderas ya sólo nos queda desviarnos hacia la derecha según veníamos y emprender la ascensión. Aún nos separan 200 metros de desnivel. El acceso a la base de la meseta es algo farragoso por estar el terreno lleno de aulagas lo que nos hace avanzar con lentitud. Caminamos por terreno indefinido pero la orientación no deja lugar a dudas.
Una vez en la base, realizamos unas pequeñas trepadas por un portillo entre la roca y nos encaramamos en la cima fácilmente.

Superamos las últimas laderas antes de la meseta.
La cima de la Mesa de Oña es una extensa meseta plana poblada de grandes bojes y lapiaz, lo que da una idea de la naturaleza caliza de estas montañas.
Caminamos por la meseta entre los arbustos, buscando su lado oeste y recorremos su borde, que está formado por abruptos cantiles rocosos que caen a pico sobre el llano.


El punto más alto de la Mesa de Oña se haya señalizado con un montón de piedras, pero no destaca especialmente entre su entorno. Toda la meseta se sitúa a una cota de 1200 metros, es decir, 700 metros sobre el entorno de la Bureba.

Montón de piedras que señaliza el punto más alto de la Mesa de Oña (1205 metros).
Desde el borde occidental rocoso, las vistas son magníficas. Divisaremos una enorme extensión de la comarca de la Bureba en su sector occidental, así como gran parte del Valle de Caderechas si miramos hacia el NO.

Vistas desde el borde occidental.
Descansamos y emprendemos el retorno. Hay otras alternativas para descender a Oña, pero elegimos quizás la más atractiva y la que ofrece las mejores vistas del pueblo y el cercano cañón del Oca. Para ello, descendemos de la meseta a los llanos y seguimos por las praderas a la búsqueda del camino que dejamos al subir. Justo en su comienzo, tomaremos un desvío a la izquierda (por el camino de la derecha habíamos subido). Este camino se va perfilando cada vez más y se convierte enseguida un camino forestal al adentrarse en un pinar.El camino comienzo un vertiginoso descenso a través del bosque. Perdemos altitud con rapidez. No hay pérdida posible ya que no debemos salirnos del camino principal nunca.

Retornamos a Oña por el Camino de Mercado.
Recorridos unos dos kilómetros, el bosque termina y nos incorporamos a un camino transversal girando a la derecha. Nos presentamos ya sobre terreno abierto por encima del pueblo, que queda abajo a nuestros pies. Según avanzamos, se agrandan las vistas sobre el pueblo y el desfiladero del Oca. Aún nos separa un abrupto escalón para llegar al pueblo. La vegetación es exuberante, el camino se convierte en senda estrecha, quizás por la falta de uso porque la vegetación se adueña de sus bordes.
Sin embargo, continuaremos sin mayores problemas hasta desembocar en un amplio barranco desde donde ya vemos abajo las primeras casas de Oña. 
Por este barranco, recorreremos entre piedras los últimos metros que nos separan del pueblo., en donde entramos por al misma calle por donde habíamos salido cuatro horas antes.


Mesa de Oña 

Notas:

- Otros accesos a la Mesa de Oña:
  • Norte: desde el pueblo de Penches por el Portillo del Mercado y el pico Cuchillos.
  • Sur: desde La Parte de Bureba por el camino de la Gargantilla.
  • Oeste: desde Pino de Bureba por un camino que sube a la Casa Forestal.

Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc