domingo, 26 de enero de 2020

Pico de la Miel desde el Portillo de Lunada

Excursión por los Valles Pasiegos visitando una de sus cumbres más emblemáticas: el Pico de la Miel. Partiendo del Portillo de Lunada, subiremos siguiendo el borde de la cresta hasta la cima. Grandes panorámicas sobre los Montes de Valnera y los valles cántabros hacia el norte.


Portillo de Lunada
f

La ruta más frecuente de ascensión al Pico de la Miel se realiza desde el Portillo de Lunada, puerto de montaña que une Burgos con Cantabria. El punto de partida obligatorio desde Burgos es a través de la localidad de Espinosa de los Monteros, desde donde tomaremos la carretera local que se dirige hacia los Valles Pasiegos y finalmente Lunada. Desde Burgos hay que calcular casi dos horas de coche hasta llegar a este puerto. Justo en la raya provincial, junto a la carretera, dejamos el coche e iniciamos la marcha.

Puerto de Lunada.
Panel informativo para ascender hasta Castro valnera.
Junto al inicio del puerto, nace el sendero, señalizado, que recorriendo la cresta, se dirige hasta Castro Valnera, la mayor cumbre de estas montañas y de todo el norte de Burgos. En principio no tiene demasiada pendiente y la marcha es cómoda.

Puerto de Lunada: descenso por el lado cántabro.
Tras rodear el promontorio del Pico la Brena, el sendero se aproxima al borde y se desarrolla ya durante un largo recorrido con un gran patio a mano derecha. Si nos impresiona algo, siempre es posible caminar en paralelo fuera de camino por la izquierda, aunque el terreno es algo sucio. Encontramos los primeros neveros.

El sendero que sube desde el portillo de Lunada presenta una gran caída por su izquierda.
Las vistas sobre las montañas del Circo de Lunada son ya grandiosas. A nuestros pies, contemplamos ya la estación invernal, cerrada en esta temporada aún. Al fondo, sobresale la Peña Lusa, de formas macizas, cerrando el circo por su lado oriental.

Panorámicas hacia el norte. Apreciamos los Picos de Europa nevados. El mar no está a más de 20 kilómetros en línea recta.
Avanzamos siguiendo la cresta rumbo al Pico de la Miel, sin pérdida. El patio a nuestra derecha es grande. El sendero por fortuna se halla en buen estado.

Visualizamos la instalación militar sobre la Mota.
A medida que nos acercamos al promontorio rocoso de la cima, debemos superar sin grandes dificultades algunas grietas y pequeñas dolinas ya que no ha demasiada nieve que las pueda ocultar.



Tras una pequeña trepada y superando una gran grieta, alcanzamos el Pico de la Miel (1563 metros). Buzón montañero.

Grietas y simas cerca del Pico de la Miel

Cumbre a medio camino entre el Portillo de Lunada y Castro Valnera. Extraordinarias panorámicas sobre las dos vertientes burgalesa y cántabra

Cima del Pico de la Miel (1563 metros).
A nuestros pies, impresionante abismo de más de 1000 metros precipitándose sobre el lado cántabro.

Castro Valnera visto desde el Pico de la Miel.




Hacia el sur, divisamos el gran Circo de Lunada en su totalidad. Sobresale la mole la Peña Lusa. Hacia el este, siguiendo la cresta, vemos más cercanas la empinada arista que asciende hasta Castro Valnera, máxima cota de esta cuerda límite entre Burgos y Cantabria.No estamos muy lejos del mar, en línea recta no más de 20-25 kilómetros. Con los prismáticos divisamos perfectamente la bahía y la localidad de Laredo, en la costa cantábrica.

Panorámica hacia el norte desde el Pico de la Miel, ya en Cantabria.Al fondo se atisba el mar.


La localidad de Laredo vista con zoom.
Pero no nos detenemos, aun continuamos siguiendo la cresta. Descendemos primero del crestón calizo del Pico de la Miel y seguimos por el borde.

Pico de la Miel desde la cresta hacia Castro Valnera.


A medida que nos acercamos al Castro Valnera, la cresta se estrecha más y más. En algunos tramos, tenemos ya un fuerte patio en ambos lados. Sin llegar a ser peligroso, los neveros que tenemos que atravesar nos obligan a circular con precaución.

Magnífica panorámica de Castro Valnera viniendo desde el Pico de la Miel.

Pero no continuamos más. Podríamos descender hasta el collado de la Pirulera, que contemplamos desde el alto del mismo nombre, pero la arista final que sube a Castro Valnera desde allí parece muy afilada.Hay neveros helados, y resulta un poco arriesgado emprender el ascenso.

Castro Valnera y el cordal que desciende por el lado cántabro desde el Alto de la Pirulera.

Desistimos del ataque final a Castro Valnera y lo dejamos para otra ocasión.

Video




El retorno hasta el Portillo de Lunada no lo realizamos siguiendo exactamente el mismo itinerario, sino que antes de llegar al crestón calizo del Pico de la Miel, perdemos altura por la derecha para bordearlo siguiendo estrechas trochas sin mucha dificultad.


Durante este itinerario, obtenemos también buenas vistas sobre el circo, la estación invernal.

Peña Lusa vista desde las laderas sur del Pico de la Miel.


Poco antes del Pico la Brena, enlazamos con el estrecho sendero que sigue la arista, por el que comenzamos la excursión, esta vez, lo bajamos.

En unos minutos, llegaremos al puerto o Portillo de Lunada, finalizando esta excursión.


PICO DE LA MIEL
Espacio natural
Montes de Valnera.
Dificultad
Media. Bajo condiciones invernales y con nieve puede resultar incluso peligrosa la travesía.
Tipo de camino
Estrechos senderos de montaña.
Ciclable
No.
Agua potable
No encontraremos.
Tipo de marcha
Ida y vuelta.
Orientación
Fácil.
Época recomendable
Primavera-verano.
Inicio
Portillo de Lunada.
Distancia de Burgos
114 kilómetros.
Tiempo total
2 horas 50 minutos.
Tiempos de marcha
Portillo de Lunada-Pico de la Miel: 50 minutos; Pico de la Miel-Alto de la Pirulera-Portillo de Lunada: 1 hora 30 minutos.
Distancia total
4,5 kilómetros.
Interés
Pico de la Miel, panorámicas sobre valles cántabros, vista del circo de Lunada y Castro Valnera.
Altitud mínima
1314 m.
Altitud máxima
1563 m.
Desnivel acumulado
637 metros.
Mapas
1:50000: 0059 Selaya; 0084 Espinosa de los Monteros.
1:25000: 0059-4 Veguilla; 0084-2 Bárcenas.



h
Notas:
- Aunque la ascensión es sencilla, hay que tener cuidado en la progresión por los tramos más expuestos por el lado derecho. Con nieve, extremar las precauciones.
- Dada la naturaleza kárstica de todo el macizo, hay grietas y pequeñas fisuras durante toda la cresta, hay que andar con cuidado con pisamos. Cuidado con la nieve puede tapar los huecos.
- Sin nieve, el ascenso final a Castro Valnera no presenta grandes dificultades desde el Pico de la Miel.


Circo de Lunada: Pico de la Miel, Castro Valnera y Cubada Grande o Peña  Negra vistos desde la carretera.

Entradas relacionadas:


  • Castro Valnera.
  • Montes de Samo: la cascada de la Salceda.



  • Mapa topográfico


    Perfil de elevación


    Ver y descargar track en Wikiloc



    martes, 14 de enero de 2020

    Burgos: Tres "cumbres" urbanas

    Ruta urbana por la ciudad de Burgos. Esta vez, recorremos la línea de alturas que limitan la urbe por su extremo noroeste, caminando entre pinares. Durante el paseo, ascendemos a tres cotas muy significativas que sorprenderán a muchos burgaleses. Fácil y placentero paseo con espléndidas vistas sobre la ciudad.

    Burgos
    f
    Foto tomada desde el páramo de Cortés

    El Parque del Castillo, pese a dominar el horizonte de la ciudad de Burgos, es aún un desconocido para muchos burgaleses. El monte, totalmente arbolado por todas sus vertientes, contiene multitud de caminos y senderos para ser recorridos y en cierto modo explorados.



    Iniciaremos esta excursión visitando en primer lugar a la máxima cota del Castillo. Saliendo de cualquier punto de la ciudad, nos acercaremos hasta la carretera que sube hasta el mirador, partiendo de la Avenida del Cid, precisamente frente a donde estuvo situada la entrada del antiguo hospital General Yagüe.
    Acceso frente al antiguo hospital.
    Carretera del Castillo.
    Así pues iniciamos el paseo subiendo por el borde de la carretera para en apenas 100 metros, salirnos por la derecha en un gran entrante e incorporarnos al interior del pinar, para seguir ascendiendo ya por la ladera, entre los árboles. Una vez dentro del bosque, salen muchos senderos. ·Todos ellos ganan altura y se dirigen a lo más alto del monte del Castillo, hasta el cerro San Miguel. Remontamos unos metros cuesta arriba y enlazamos con un estrecho senderito que rodea la falda sur del monte.

    Bellas vistas sobre la ciudad desde la ladera sur del Castillo.
    Caminando entre los árboles mantenemos ya buenas vistas sobre la ciudad. Bordeamos la ladera hasta alcanzar la carretera asfaltada, justo en la cerrada curva anterior a la plataforma superior. Nos incorporamos al asfalto y llegamos a la meseta superior del Castillo, llamado cerro San Miguel


    Accedemos al cerro San Miguel por la carretera.
    Es el cerro un enorme espacio plano, donde se emplaza el centro de divulgación de aves. Una vez aquí debemos atravesar longitudinalmente el cerro de oeste a este y podemos hacerlo por sus dos bordes, norte y sur.


    Son muchos los paseantes que se acercan a cualquier hora del día al cerro San Miguel. Siguiendo el eje del monte, en unos diez minutos, pasaremos junto al enorme mojón que señala el punto más alto del Castillo (963 metros). Se trata de un vértice geodésico de primer orden. Pasamos al lado de él y continuamos hasta el extremo este del cerro. 

    Vértice geodésico "Castillo" (963 metros).
    Iniciamos el descenso del monte bajando por un estrecho sendero que nace en la parte norte, muy cerca de un banco.


    Seguimos caminando entre los pinos hacia el extremo más oriental del Castillo, cuyas laderas caen sobre el nudo de carreteras que cierran la ciudad por el norte, a la altura del centro comercial Carrefour y el túnel por el que la calle Islas Baleares salva la rotonda.

    En el descenso del cerro San Miguel visualizamos el Montecillo (izquierda) y el Grajo (derecha).
    Un fácil sendero que discurre a media ladera nos dejará sobre la acera precisamente junto al túnel. Cruzamos con cuidado y continuamos por el otro lado. Ascendemos ahora paralelos a la carretera que sube al aparcamiento exterior. En poco, llegamos a la base del Montecillo. Junto a un panel, nace el sendero que asciende hacia su cumbre.

    Una vez en al llano, nos dirigimos hacia el centro comercial.
    Es éste un mogote muy prominente que se levanta al lado del centro comercial y que es muy raramente visitado, pero merece mucho la pena.

    Panel informativo en la base del Montecillo.
    Camino de subida a la cumbre.
    Su ascensión es sencilla ya que un camino recorre su base hasta alcanzar un pequeño colladillo por su parte oeste desde el cual es sencillo alcanzar el punto más alto de esta pequeña elevación. Cumbre del Montecillo (951 metros). Extensas vistas en todos las direcciones. La mejor vista de las tres cimas que visitamos al tratarse un otero aislado sin obstáculos.

    Cumbre del Montecillo. Al fondo: el Grajo.
    Un panel informativo nos enseña qué ver en cada dirección. Se trata de una cumbre muy venteada, en días fríos y ventosos puede resultar incómodo permanecer mucho tiempo aquí.

    Panorámica hacia el E-SE desde el Montecillo.
    El monte del Grajo está al otro lado de la carretera de Santander.
    Cumbre del Montecillo: vista hacia el norte.
    Descendemos del Montecillo por otro sendero.
    Continuamos hasta la siguiente y última "cumbre". Para ello bajaremos del Montecillo por el mismo camino que hemos subido y nos incorporamos a la acera junto a la carretera de acceso al aparcamiento superior de Carrefour hasta llegar a la carretera de Santander.

    Tenemos que rodear el centro comercial para acercarnos a la rotonda.
    Tenemos que cruzar al otro lado, pero el tráfico es intenso y no hay pasos de cebra. Lo más sensato es bajar calle abajo, cruzar la calle Islas Baleares de nuevo a la altura del túnel para, un poco más abajo, atravesar la avenida de Cantabria por un paso de peatones, muy cerca de la rotonda. Por el otro lado, cruzaremos de nuevo la calle Islas Baleares para seguir ya por la acera que sube hacia el Hospital Divino Vallés, que se halla en la base del monte del Grajo.


    Junto a su fachada oeste, nace la pista, cerrada a los coches, que sube hacia lo alto del monte. Continuamos por ella.


    Esta pista, en buen estado, bordea el monte por su vertiente norte. En poco, llegaremos hasta la parte superior, muy cerca ya de la gran torre de vigilancia forestal que se levanta en su centro y es visible desde muchos puntos de la ciudad de Burgos. Al estar esta instalación totalmente vallada, no es posible acceder al punto más alto del Grajo (964 metros), tercera y última cumbre de la excursión.

    Panel informativo junto a la carretera de acceso a la Forre de Vigilancia, en lo alto del monte del Grajo.
    Torre de vigilancia forestal.
    Alargamos el paseo rodeando la meseta superior, completamente arbolada de pinos, muy cerca del borde. Por su lado oeste, iniciamos el descenso, siguiendo trochas que caen de nuevo sobre la pista que partía del hospital y por la que hemos subido.

    Los pinos limitan las vistas desde el monte del Grajo.
    El cerro San Miguel visto desde la ladera del Grajo.
    Bajamos entre los pinos hacia la pista junto al hospital Divino Vallés.
    Finalizamos entonces la excursión a estas tres "mini cumbres", fáciles y placenteras de hacer en todas las épocas del año.



    TRES CUMBRES URBANAS
    Espacio natural
    Cerros al norte de la ciudad de Burgos.
    Dificultad
    Baja.
    Tipo de camino
    Senderos forestales, pistas, aceras.
    Ciclable
    Sí.
    Tipo de marcha
    Lineal.
    Orientación
    Fácil, todo el recorrido es muy intuitivo.
    Época recomendable
    Todo el año. En épocas lluviosas las laderas pueden estar embarradas.
    Inicio
    Carretera del Castillo, en la Avenida del Cid (obviamente también podemos acceder al castillo desde otros puntos de su periferia).
    Tiempo total
    Variable. A ritmo normal, sin paradas, calcular aproximadamente 1 hora 15 minutos desde la Avenida del Cid hasta el hospital Divino Vallés.
    Distancia total
    Unos 6 kilómetros.
    Interés
    Espacios naturales en zona septentrional de la ciudad de Burgos, pinares, centro de divulgación de aves, panorámicas sobre la ciudad y sus alrededores.
    Altitud mínima
    875 m.
    Altitud máxima
    958 m.
    Desnivel acumulado
    264 m


    h
    h
    Notas:
    - La excursión es muy fácil y sencilla y hábil en cualquier época del año. Solamente tras las lluvias pueden estar las laderas del Castillo embarradas.
    - El acceso al Cerro San Miguel puede hacerse de varios puntos aparte del mencionado en la Avenida del Cid. Otros puntos son la carretera del cementerio (frente al camposanto una pista sube al cerro), desde el barrio de San Esteban o desde la calle Francisco Salinas.
    - Todo el recorrido es una excelente opción también para recorrerse en bicicleta BTT.
    - En el cerro San Miguel se halla el centro de divulgación a aves, donde además se recuperan animales heridos. La entrada gratuita.


    Centro de divulgación de aves en el cerro San Miguel.


    Mapa topográfico


    Perfil de elevación



    Ver y descargar track en Wikiloc