sábado, 30 de marzo de 2019

El arroyo de Peña Borco desde Salinillas de Bureba

Fácil e interesante excursión por tierras burebanas. Partiendo del pueblo de Salinillas de Bureba, muy cerca del Santuario de Santa Casilda, tomaremos un sendero que nos llevará siguiendo la orilla del arroyo de Peña Borco, hasta alcanzar su cabecera, donde encontramos la menguada cascada de Tres Saltos. El retorno lo realizaremos por los altos de la peña Macorra, desde donde descenderemos de nuevo a Salinillas.

Salinillas de Bureba
f

Llegamos fácilmente a Salinillas de Bureba partiendo de Burgos por la carretera de Poza de la Sal. Tras pasar Temiño, estamos atentos por la derecha para tomar el desvío hacia el Santuario de Santa Casilda. Pasamos y continuamos hasta Salinillas.

Salinillas de Bholaureba.

A la entrada del pueblo, junto a un gran pilón, dejaremos el coche.Tras atravesar la calle principal, que se desarrolla paralela a la ladera, abandonamos Salinillas por su extremo opuesto. Salimos por un amplio y herboso camino.

Salimos siguiendo un marcado camino.
Dejamos Salinillas atrás.
Este sendero, se dirige sin interrupción hacia al barranco del arroyo de Peña Borco así que no tenemos que preocuparnos más que de seguirlo.

Atravesamos el monte camino de la cabecera del arroyo de Peña Borco.
Poco a poco vamos ganando altitud. A nuestra derecha tenemos las laderas repletas de arbustos del monte y a la izquierda el valle y abajo. Al fondo, tenemos las alturas de la Sierra de Oña. El camino se encuentra en muy buen estado durante los primeros dos o tres kilómetros.

Ya divisamos la garganta que el arroyo de Peña Borco ha formado en su cabecera.
Dejando definitivamente Salinillas de Bureba y su valle atrás, penetramos en el curso alto del arroyo de Peña Borco, que poco a poco se va tornando más salvaje. el camino se convierte en estrecho sendero y la pendiente a nuestra izquierda se agudiza. Divisamos ya al fondo la bonita garganta donde el arroyo tiene su nacedero. Éste, ha excavado una profunda y estrecha garganta por donde se despeña formando tres bonitos saltos sucesivos.

El arroyo de Peña Borco ha excavado una estrecha garganta.
Dentro ya del barranco alto y cerca de la garganta, observamos las tres cascadas, muy menguadas, es de esperar que en épocas copiosas de lluviosas o tras el deshielo de una nevada, sea bastante espectacular. Intentamos descender hasta el lecho, pero es complicado y además no tendríamos salida alguna ya que es imposible superar la garganta trepando por el cauce, muy empinado. Así que tras descender un poco por la izquierda, trepamos entre las rocas, para, fácilmente, encaramarnos a la parte superior de la garganta. Observamos de nuevo que el caudal es exiguo.


Remontamos la garganta por su parte derecha.
En la parte superior hay una poza donde el agua se remansa antes de precipitarse por los sucesivos escalones que componen la gargantilla. Hacemos varias fotos, nos asomamos al vacío, con precaución. En alguna web se llama a este lugar Tres Saltos.

Garganta formada por el arroyo de la Peña Borco.
Ya en la parte superior y dejando el tramo más estrecho de la garganta atrás, iniciamos el regreso a Salinillas. Si siguiéramos el curso del arroyuelo llegaríamos a otra pequeña garganta, llamada las Herraduras, cerca de la población de Reinoso.

Pequeña poza en la parte superior de la gargantilla.


Así pues, para regresar a Salinillas, tenemos que remontar por nuestra derecha una suave vaguada que remonta hacia el llano..

Remontamos la ladera desde el arroyo hasta el páramo.
Ascendemos y llegamos al páramo. A nuestra izquierda, divisamos el vallejo que entre prados verdes desciende hacia el entorno de Santa Casilda, que se encuentra a unos dos kilómetros desde donde estamos.

Divisamos el bonito valle que desciende hacia el área de Santa Casilda.
Nos incorporamos entonces a una amplia pista de labor para atravesar el páramo en dirección NE. Las vistas son muy buenas desde aquí, se domina buena parte de la Bureba meridional con los Montes Obarenes de fondo.


Iniciamos el descenso. la pista se estrecha algo y se introduce de nuevo en el monte. Para disminuir la pendiente, realiza algunas cerradas curvas.

Iniciando el descenso hacia Salinillas de Bureba por un monte de carrascas.
El monte es espeso y en algunos puntos amenaza con comerse el camino.


Poco a poco vamos dejando los tramos más empinados atrás hasta incorporarnos al camino que sale de Salinillas y por el cual abandonamos el pueblo. En un poco más, entramos en las casas del pueblo, terminando esta sencilla y fácil excursión.

Entramos en Salinillas de Bureba por el mismo sitio que por el que salimos.

EL ARROYO DE PEÑA BORCO DESDE SALINILLAS DE BUREBA
Espacio natural
Montes de Santa Casilda, en la Bureba.
Dificultad
Baja.
Tipo de camino
Senderos y trochas de montaña.
Ciclable
Sí.
Agua potable
Encontramos en el arroyo de Peña Borco.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Fácil hasta la cabecera del arroyo, pero atención en tomar el camino correcto en el páramo para regresar a Salinillas.
Época recomendable
En primavera, encontraremos agua en los saltos, el resto del año, el cauce permanece prácticamente seco.
Inicio
Salinillas de Bureba.
Distancia de Burgos
43,1 kilómetros.
Tiempo total
1 hora 45 minutos.
Tiempos de marcha
Salinillas de Bureba-Garganta: 40 minutos; Garganta-Salinillas de Bureba: 55 minutos.
Distancia total
6,6 kilómetros.
Interés
Cabecera del arroyo de Peña Borco, saltos de agua, vistas sobre la Bureba, Salinillas de Bureba.
Altitud mínima
852 m.
Altitud máxima
1002 m.
Desnivel acumulado
275 m
Mapas
1:50000: 0168 Briviesca.
1:25000: 0168-3 Rojas.

h
h
Notas:
- La excursión es muy sencilla en todos los aspectos y de poca duración. 
- Únicamente hay que tener precaución en coger el camino correcto de regreso a Salinillas desde la parte superior de la garganta.
- Como se ha dicho, el arroyo lleva un caudal muy estacional y casi siempre escaso. Solo podremos ver los saltos con suficiente agua en los años generosos en lluvias o tras un deshielo.
- El Santuario de Santa Casilda está muy cerca de Salinillas de Bureba, por eso es muy buena idea completar la excursión realizando una visita.También podemos comer en el área recreativa en la campa de abajo, junto a los lagos.

Salinillas de Bureba - iglesia de Santa Eugenia.

Santuario de Santa Casilda.

Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc


Powered by Wikiloc


miércoles, 20 de marzo de 2019

Islandia: la Caldera de Askja

Nuevo viaje a la magnífica Islandia, en esta ocasión, visitando el norte de la isla. Excursión al corazón volcánico del país: la caldera de Askja. Partiendo del lago Myvatn, accedemos en autobús todoterreno hasta el interior. El tramo final, hasta el lago Öskjuvatn, lo realizaremos caminando por un sendero entre campos de cenizas y lava. Se trata de una de las mejores excursiones que pueden realizarse en Islandia.


La Caldera de Askja
f

El lago Myvatn se halla en el norte de la isla y es la zona volcánica por excelencia de Islandia. En sus alrededores existen fumarolas, solfataras, que bien merecen una visita.

Lago Myvatn, la caldera de Askja e itinerario seguido por el interior.
El lago es muy visitado en verano. La localidad de Reykjahlíð está dotada de instalaciones hoteleras, albergues, camping, pesca, etc... y es punto de partida para excursiones por la zona, que luego referiremos.

El lago Myvatn.
Pero si hay en Islandia un lugar especial, donde se puede apreciar el vulcanismo más intensamente, es en la caldera de Askja, en el interior de la isla y a unos 160 kilómetros del lago Myvatn. Solo se puede llegar a él siguiendo una polvorienta pista, en buen estado, que transporta a los visitantes tierra adentro en autobuses todoterreno. Son también muchos los particulares que se adentran en vehículos 4x4. Es la Islandia más salvaje a la que podemos acceder.

Las aguas de río Jökulsá bajan impetuosas por el deshielo estival desde sus fuentes en el glaciar Vatnajökull.
Salimos de Reyjkahlíð, localidad junto al lago Myvatn, por la carretera 1 para, en unos 40 kilómetros, abandonar el asfalto e iniciar el trayecto hacia el interior.


El camino hasta la caldera es largo pero muy atractivo, ya que el paisaje que visualizamos es excepcional. El autobús con guía realiza varias paradas como el refugio junto al espectacular y agreste monte Herðureið y las orillas del salvaje río Jökulsá, uno de los más caudalosos de Islandia.

El impresionante monte Herðureið.


En unas dos horas, tras atravesar paisajes desolados, casi lunares, sin vegetación penetramos en el área propiamente de la Caldera de Askja. Llegamos al área de visitantes del lago, donde el autobús finaliza su recorrido. Nos preparamos para la caminata.

Camino de Askja, hacia el interior de Islandia.
Empezamos a caminar hasta el lago Öskjuvatn, que ocupa el lugar central de la caldera. El paisaje es impactante, el frío intenso (¡unos 2 grados en pleno julio!), estamos a unos 1100 metros sobre el nivel del mar.

En el área de visitantes hay muchos paneles explicando la formación y origen de la Caldera de Askja.
Caminamos algo más de media hora desde el área de visitantes hasta el lago Öskjuvatn.
El trayecto hasta el lago es cómodo en todo caso, dura como unos 40 minutos y se realiza por un sendero que se abre paso entre los campos de cenizas, escorias y lava.

Desolados parajes camino de Askja.
Las cenizas recubren el camino.
Llegamos por fin a las orillas del lago Öskjuvatn, que ocupa un lugar central en la caldera. Su formación es muy reciente, como todo en Islandia, pues se originó sólamente a finales del siglo XIX, tras una serie de erupciones que originaron la caldera y posterior llenado del lago. Es de grandes dimensiones y se halla en un paraje salvaje.

Campo de lava.
Orillas del gran lago Öskjuvatn, en el centro de la caldera.
Pero anexo él, en el fondo de un pequeño cono volcánico, se halla la laguna Viti (traducido la laguna del infierno). De aguas turbias azuladas, ocupa el fondo de un pequeño volcán originado recientemente.

El pequeño y sugestivo lago Viti, originado a finales del siglo XIX tras una erupción volcánica.
Muchos turistas se bañan en el fondo, ya que resulta toda una experiencia. Descendemos por la empinada ladera y comprobamos que la temperatura del agua, a unos 37 grados, efectivamente invita al baño.

Video


Resulta toda una experiencia bañarse en el interior de Islandia en el fondo de un volcán. Tras bañarnos, relajarnos, hacer fotos, remontamos de nuevo la ladera para acercamos al borde del lago Öskjuvatn. Apreciamos su belleza salvaje. Es el punto más en el interior de la isla al que podemos acceder con cierta facilidad.

Paseamos por las orillas del lago Öskjuvatn.
El terreno se halla en continua transformación.
El guía del autobús nos cuenta, que a principios del siglo XX unos geólogos alemanes se acercaron hasta el lago pocos años después de su aparición tras varias erupciones volcánicas.

De vuelta al área de visitantes.
Tras tardar varios días en llegar, toda una aventura en sí misma, para explorar el lago en barca. Tras varios meses de búsqueda, nunca aparecieron ni se supo de ellos.

Área de visitantes y aparcamiento de autobuses.

El retorno desde el lago se produce por el mismo itinerario que seguimos en la ida. En el área, podemos comer, descansar, pasear y admirar el entorno, antes de iniciar el regreso a Reykjahlíð, junto al lago Myvatn.

Autobús todoterreno para turistas.


LA CALDERA DE ASKJA
Espacio natural
Interior de Islandia septentrional.
Dificultad
Baja.
Tipo de camino
Sendero sobre campo de cenizas y lava.
Agua potable
No encontraremos.
Orientación
Fácil, todo el itinerario está señalizado y permanentemente recorrido por visitantes.
Época recomendable
Exclusivamente en verano.
Inicio
Área de visitantes / aparcamiento de autobuses.
Distancias
Myvatn-Askja: 167 km; Akureyri-Askja: 250 km; Reykjavík-Askja: 637 km.
Tiempos de marcha
Ida: 45 minutos; retorno: 45 minutos.
Distancia total
2,8 kilómetros.
Interés
Campo de lava de la caldera de Askja, lago Viti, lago Öskjuvatn, trayecto desde el lago Myvatn, saltos de agua del río Jökulsá, Herðureið
Altitud mínima
1058 m.
Altitud máxima
1120 m.
Desnivel acumulado
Insignificante.

hoh
h
Notas:
- La excursión más habitual, en autobús todoterreno, parte de Reykhahlíð, población junto al lago Myvatn. Lo normal es reservar con antelación plaza. En esta área encontramos todo tipo de servicios para dormir, comer, deportes acuáticos. También podemos visitar los campos termales de sus inmediaciones.
- Es posible adentrarse en el interior y llegar hasta cerca del lago Öskjuvatn en un todoterreno particular. Hay que tener en cuenta que transcurre por terrenos desolados muy lejos de cualquier lugar habitado. Tener en cuenta que una simple avería puede ocasionar una espera de muchas horas hasta que poder ser rescatado.


- La excursión a pie es muy sencilla. Solo hay que cubrir los escasos dos kilómetros y medio a pie por un sendero que se abre paso en el campo de cenizas y lava.
- No es peligroso bañarse en el lago Viti. Solo hay que tener cierta precaución en el descenso por las paredes del cráter, que pueden estar resbaladizas.
- Es muy peligroso bañarse en el lago Öskjuvatn.

El lago Myvatn es visita obligada para los que recorren el norte de Islandia.

Entradas relacionadas:

El impresionante glaciar de Skaftafell, en el Parque Nacional del mismo nombre.

La cascada de Svartifoss, en Skaftafell.
La impresionante cascada de Skogafoss es una de las más caudalosas y bellas de Islandia.


Ver y descargar track en Wikiloc