sábado, 5 de diciembre de 2015

Sendero de la Cueva de Valdegoba

Durante su curso medio, el río Úrbel ha trazado un pequeño desfiladero al atravesar la llamada Banda de Ubierna, línea de alturas de origen cretácico que se extienden desde cerca de la ciudad de Burgos hasta la comarca de Amaya enlazando con las loras. Partiendo de la localidad de Huérmeces, recorreremos el llamado Sendero de Valdegoba, durante el cual visitamos, aparte del desfiladero, la cueva de Valdegoba donde se han encontrado restos del Hombre de Neanderthal.


Huérmeces

Calle mayor
Torre de los Duques de Abrantes
Iglesia de San Juan Bautista
Palacio de los Arriaga-Salamanca
Iniciamos la ruta en el bonito y austero pueblo de Huérmeces, ubicado en el Valle de Santibáñez. Podemos llegar por dos itinerarios: tomando la carretera de Quintanadueñas, continuamos por la antigua carretera de Aguilar para bajar al Valle de Santibáñez o, por la carretera de Aguilar nueva, tras pasar Ubierna, tomando el desvío a la izquierda que lleva al pueblo. Es quizás esta última las más rápida. El pueblo se compone totalmente de casas de piedra de gruesos muros y destaca por la abundancia de blasones en sus fachadas. Entre ellas, sobresalen las casas-palacio de los Fernández-Zorrilla y los Arriaga Salamanca, emplazadas en ambos extremos del pueblo. También hay que visitar en el centro del pueblo las ruinas de la torre del siglo XVI y la iglesia de San Juan Bautista. Llegados al entorno de la iglesia, torcemos a la derecha para bajar hacia el río Úrbel, que cruzamos por un puentecito.

Huérmeces: puente sobre el Úrbel.
Justo al otro lado, encontramos el panel explicativo de la ruta "Sendero de Valdegoba" junto a un recogido merendero con mesas junto al río. Dejamos allí el coche.
Área recreativa junto al río, inicio de la ruta.
Panel del Sendero de Valdegoba.
Comenzamos el recorrido. En un principio solo hay que seguir el camino que discurre bajo los chopos y álamos, teniendo el río a nuestra derecha. Por él nos vamos alejando de Huérmeces.

Caminamos por el páramo.
En apenas un kilómetro, tras dejar las ruinas de un molino a la derecha, el camino se topa con la carretera. La cruzamos y continuamos por su otro lado, iniciando una ligera ascensión. Subimos por un ancho sendero sin excesiva pendiente, ganando altitud buscando páramo. Vamos dejando el Valle de Santibáñez abajo a nuestras espaldas. 
El paisaje sobrio y desolado del páramo se va imponiendo y los horizontes se amplían.
Continuamos por el sendero hasta llegar a una señal que nos indica que el sendero gira a nuestra derecha.

Colmenas en Valdefrailes.
Nos desviamos entonces y continuamos hacia el este. El sendero se hace ahora más marcado y comienza a descender hacia un escondido vallejo, es el llamado Valdefrailes

El nombre nos sugiere que en este apartado lugar debió haber algún tipo de cenobio o convento. El sendero avanza por el interior torciendo hacia el noroeste. Delante a nuestra derecha, contemplamos las elevaciones de las Peñas de San Vicente, que bordeamos por su parte occidental. Tras dejar a la derecha un desvío donde vemos unas colmenas y ascender una pequeña cuesta, nos desviamos a la derecha para bordear el monte por su lado norte (hay un panel indicativo). Continuamos por el páramo.
Avanzamos por el páramo junto a la estación de telecomunicaciones en San Vicente.
A la derecha, sobre el monte, divisamos las instalaciones de una estación hoy de telecomunicaciones, que fue antiguamente una base militar. Giramos de nuevo a la derecha y emprendemos el descenso por el barranco de Valdetope hacia el valle del Úrbel. El camino se va abriendo paso entre la vegetación al estrecharse el barranco por el que bajamos. 
A la izquierda, los riscos se desploman sobre el valle. Al fondo vemos de nuevo el desfiladero, rodeado de crestas rocosas.

Descendemos por Valdetope.
Sin dificultades, nos plantamos en el llano, siguiendo el curso de un arroyo que baja hacia el Úrbel. El camino continúa bajo chopos y álamos. 


Dejamos atrás la Peña Rayastra
A la nuestra izquierda, vemos la peña Rayastra elevarse sobre el desfiladero del Úrbel.
Otoño en las riberas del río.
El río Úrbel.
Llegamos al río Úrbel. El caudal es lo suficiente ancho como para impedirnos saltar o cruzar, por lo que tenemos desviarnos a la derecha por una estrecha senda que en apenas doscientos metros, encuentra un puente por el que cruzamos el río. Nos situamos sobre la carretera a Huérmeces.
Cruzamos el río Úrbel por un puente junto a la carretera.
Desandamos cien metros por la carretera en dirección contraria al pueblo hasta llegar a la altura de un gran entrante a nuestra derecha por donde sube una pista. Justo ahí, encontramos un gran panel informativo sobre la Cueva de Valdegoba. Ésta se halla precisamente sobre la pared rocosa que tenemos detrás del panel. Es en esta gruta, a donde nos disponemos a ascender, donde se encontraron restos de Neanderthales, hoy custodiados en el Museo Arqueológico de Burgos.

La Cueva de Valdegoba

Panel informativo a los pies de la Cueva de Valdegoba
Merece la pena subir al abrigo sobre la pared rocosa donde se halla la cueva. Para ella, subimos por una pequeña vaguada hacia la pared. 



La mejor guía es subir hasta casi exactamente la vertical donde se halla el panel. En apenas cien metros de ascensión, nos encaramamos sobre una repisa junto a la pared rocosa. Un poco a la izquierda, se abre un gran abrigo donde hallamos dos oquedades en la roca, una de ella, es la Cueva de Valdegoba, hoy cerrada por un puerta para proteger los hallazgos prehistóricos.
Aunque no se pueda entrar en su interior, el lugar en sí mismo bien merece la visita, ya que el portal donde se halla goza de excelentes panorámicas sobre el valle. Sin duda el lugar fue elegido no al azar, sino por su posición estratégica de vigilancia.

Entrada a la Cueva de Valdegoba.

Video




Las vistas sobre el valle son amplias desde la cueva.

     La Cueva de Valdegoba

En pleno desfiladero del Úrbel y encaramado en una pared rocosa de difícil acceso se abre la Cueva de Valdegoba. Su entrada actualmente está tapiada para favorecer su conservación.
En su interior se ha localizado un valioso yacimiento del Paleolítico Medio en el que, además de numerosos usos fósiles de esa época y una variada fauna asociada, los investigadores descubrieron los restos fósiles de unos cuantos individuos pertenecientes a la especie homo sapiens neanderthalensis. Las excavaciones han descubierto restos de útiles de piedra del período Musteriense a base de raederas y denticulados con reminiscencias de la cultura Achelense del Paleolítico Inferior. Por su abundancia abundan los restos del rebeco. También se ha encontrado una mandíbula que conserva nueve dientes, perteneciente a un joven, de unos trece años, de la especie Homo Neanderthalensis. La cronología de este yacimiento puede remontarse a unos 10000 años a.C.

Junto con la cueva de la Ermita (San Pedro de Arlanza) es uno de los yacimientos más importantes del Paleolítico Medio en Burgos y en toda Castilla y León.

Panorámica desde el abrigo donde se emplaza la cueva.
Bajamos al camino de nuevo y continuamos vallejo arriba, buscando el páramo de nuevo. La pista sube con pendiente suave entre enormes chopos. Llegamos al páramo, donde desaparece la vegetación. Guiados por las señalas y el camino, avanzamos por el llano. Giramos a la derecha y doscientos metros más adelante, alcanzamos una señal indicándonos el desvío hasta un mirador. Continuamos doscientos metros más hasta llegar al borde del páramo asomados sobre el valle. Un gran panel nos explica lo que tenemos delante. Buen sitio para disfrutar de las vistas y descansar. Nos hallamos exactamente sobre la vertical de la cueva que hemos visitado poco antes.

Continuamos por el valle de Valdegoba subiendo hacia el páramo.
Panorámica del Valle del Úrbel desde el mirador del páramo.


Video



Deshacemos el camino hasta la indicación anterior al mirador donde torciendo a la derecha nos dirigimos hacia un vallejo que desciende entre roquedos y peñas al valle de nuevo. 

El sendero emprende el descenso siguiendo el interior de un barranco entre peñas y peñascos. En diez minutos, llegamos al entorno de la carretera. Vemos ya el pueblo de Huérmeces a nuestra derecha, a unos cuatrocientos metros. Cruzamos la carretera y al otro lado el río Úrbel por un puente.

Bajamos al llano desde el páramo por un bonito vallejo.

Cerca ya de Huérmeces cruzamos la carretera y el Úrbel por un puente.

Al otro lado, ya solo tenemos que retomar a nuestra izquierda el camino que trajimos inicialmente siguiendo al río. Llegaremos al coche en diez minutos más, finalizando la atractiva excursión de hoy.


Huérmeces



SENDERO DE VALDEGOBA
Dificultad
Baja, aunque cuidado con seleccionar los desvíos correctos.
Ciclable
Sí.
Circular
Sí.
Orientación
Media, aunque está señalizado, hay que tener cuidado en no despistarse en algunos desvíos.
Época recomendable
Todo el año, aunque preferible entre abril y octubre. En época de lluvias los caminos pueden estar embarrados.
Inicio
Huérmeces.
Distancia de Burgos
27,1 kilómetros.
Tiempo total
3 horas 30 minutos.
Distancia total
12,9 kilómetros.
Interés
Panorámicas sobre el Desfiladero del Úrbel, Cueva de Valdegoba, pueblo de Huérmeces.
Altitud mínima
883 m.
Altitud máxima
1030 m.
Mapas
1:50000: 0167 Montorio.
1:25000: 0167-3 Huérmeces.


.

   Palacio de los Arriaga-Salamanca
Palacio de los Fernández-Zorrilla   
    Ermita de la Virgen del Castillo

- Podemos volver a Burgos atravesando el bonito Valle de Santibáñez. Merece la pena parar en Santibáñez Zarzaguda y visitar su enorme iglesia. También merece la pena parar en el pueblecito de Miñón para visitar la curiosa portada románica de su iglesia, una de las más singulares de la provincia de Burgos.






















Entradas relacionadas:


Mapa topográfico



Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc



1 comentario: