sábado, 21 de mayo de 2016

Desfiladero de Peñacoba

Muy cerca de la Yecla, se halla un aún más agreste desfiladero, muy poco visitado, que presenta grandes atractivos por la belleza de las formaciones rocosas que alberga en su interior. Partiendo de la localidad de Santo Domingo de Silos, atravesamos la sierra hasta Peñacoba y retornamos por el interior de la garganta.



Partiremos de la localidad de Santo Domingo de Silos. Llegaremos a través de Covarrubias, desde donde tomamos el desvío a Santibáñez del Val y Silos. Otra alternativa, más larga, es ir primero a Lerma desde donde cogemos la carretera local que lleva a Silos.

En cualquier de la calles del pueblo, podemos dejar el coche. En esta ocasión, nos acercamos al entorno del convento, y tras atravesar el arco de la muralla, dejamos el coche al otro lado del río.
Allí mismo, nace el camino que sube a la sierra y por el que iniciaremos nuestra excursión. Este recorrido, ya ha sido descrito en la entrada Santa Bárbara, máxima cima de la sierra que cierra Silos por el sur. 

Peñacoba
Una vez en la cresta de la sierra si tomamos el camino que sigue a nuestra derecha, llegaríamos hasta la cima del Santa Bárbara, muy identificable por poseer unas antenas de telecomunicaciones muy visibles desde lejos. Para continuar hacia el desfiladero, tenemos que descender por la ladera sur hacia Peñacoba. No hay senderos viables, pero afortunadamente, la ladera se presenta bastante limpia y descendemos al llano con relativa facilidad y rapidez bajando entre matojos y pedreras.

Dejamos las casas de Peñacoba a nuestra derecha.
No es necesario acercarse hasta las casas de Peñacoba, que vemos frente a nosotros al otro lado de un sembrado, sino que, siguiendo la linde de un campo de labor, continuamos rodeando la sierra dejando las casas del pueblo a nuestra derecha.

La sierra continúa por un enriscado cordal hacia la Peña del Águila.
A la derecha, observamos que la sierra continúa hacia el este, enriscándose más.
En poco, llegamos al inicio del desfiladero, muy evidente desde lejos. Nos incorporamos enseguida a un marcado camino que viene de Peñacoba y llegamos al inicio de la garganta.


Penetramos por un camino en el desfiladero.
Entramos y cruzamos por un puentecito el arroyo de Peñacoba, muy disminuido en verano. El camino describe una cerrada curva y gana en altitud penetrando en el bosque de pinos y sabinas que recubre toda la ladera. Continuamos monte arriba alejándonos un poco del desfiladero.


Dejamos atrás la entrada del desfiladero, una bonita cluse que atraviesa el anticlinal de Peñacoba de norte a sur.
Alto de Peñacoba, visto desde las inmediaciones de las tenadas del Cerrito.
En poco tiempo, llegamos a una amplia explanada, donde se ubican las tenadas del Cerrito. Llaman la atención la gran cantidad de construcciones que hay, algunas en aceptable estado de conservación todavía.

Tenadas del Cerrito.
Desde las tenadas, intentamos de nuevo aproximarnos al borde del desfiladero, que hemos perdido de vista. Sin grandes problemas, vamos progresando por terreno impreciso, entre los árboles, buscando tenues trochas que poco a poco se van acercando hacia nuestro lado izquierdo. En poco, llegamos al borde rocoso del desfiladero. Continuamos pegados a él, progresando entre los riscos sin dificultades.


Comprobamos a nuestra izquierda que el fondo del desfiladero está cubierto por vegetación. Las elevadas pendientes hacen imposible descender. Seguimos por el borde buscando el mejor sitio.

Continuamos por el borde del desfiladero buscando el mejor lugar para descender a su fondo.
Lo encontramos un poco más adelante. A nuestra izquierda una empinada ladera de pedriza desciende hacia el fondo y parece factible. Bajamos con cuidado. Realmente no estamos seguros de que no nos lleve a un camino sin salida y haya que volver de nuevo arriba, pero descendemos con relativa rapidez entre los riscos.

Ya vemos Silos al fondo del desfiladero.
Llegamos al fondo del barranco y nos situamos sobre el lecho seco del río. Arroyo arriba, vemos algunas pozas con agua, más producto de la lluvia que de un caudal constante que no hay. Nos rodean elevadas paredes calizas y riscos que se desploman hacia el fondo del desfiladero.


Curiosas formaciones rocosas en el fondo del desfiladero.
Nuestros temores son infundados y podemos seguir por el fondo del desfiladero en dirección a Silos. Nos salen el paso bloques de piedras, maleza, hendiduras, peor lo vamos sorteando con relativa facilidad.

Progresamos por el fondo del desfiladero.
Avanzamos. En algún punto, no nos queda más remedio que remontar la ladera por nuestra derecha para superar algún obstáculo insalvable. Encontramos cuevas y oquedades con señales de haber sido ocupadas en algunos puntos.

Oquedades en la pared de la roca.

Poco a poco vamos llegando a los tramos finales. Tras sobrepasar una caseta, a punto de llegar al final, nos topamos con una sorpresa final. El desfiladero se estrecha aún más formando una estrecha garganta, que no permite el paso más de una persona. Se adivina que en época de lluvias sea imposible pasar por aquí.


Pasamos una estrecha garganta final antes de salir del desfiladero.
Ya al otro lado, dejamos unas mesas junto a la pared rocosa, buen lugar para pasar una tarde de verano al fresco. Continuamos y salimos abandonamos ya definitivamente del desfiladero.

Área recreativa a la salida del desfiladero.
Salimos por un camino que se dirige ya sin dilación a Silos, cuyas casas vemos ya. Seguimos por él hasta llegar en breve al encuentro del arco de la muralla, donde hemos dejado el coche, terminando esta magnífica excursión.

Retornamos a Santo Domingo de Silos.


DESFILADERO DE PEÑACOBA
Dificultad
Media, ya que el fondo del desfiladero es muy agreste y el avance es complicado.
Ciclable
No.
Circular
Sí.
Orientación
Fácil, solo hay que seguir el borde o el interior en todo momento.
Época recomendable
Todo el año. Como siempre, evitar épocas de lluvias o días muy calurosos.
Inicio
Santo Domingo de Silos.
Distancia de Burgos
59,3 kilómetros.
Tiempo total
Casi 3 horas.
Distancia total
7,55 kilómetros.
Interés
Desfiladero de Peñacoba, Sierra de Silos. Pueblos de Santo Domingo de Silos y Peñacoba.
Altitud mínima
993 m.
Altitud máxima
1216 m.
Mapas
1:50000: 0315 Huerta de Rey / Santo Domingo de Silos.
1:25000: 0315-1 Santo Domingo de Silos.

j



Notas:

- Aunque no es peligroso, el recorrido por el interior del desfiladero es complicado en algunos tramos.
- Evitar los días calurosos de verano andar por el interior así como las épocas muy lluviosas en que puede estar impracticable.
- La excursión puede completarse con un recorrido por la paralela garganta de la Yecla.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc


No hay comentarios:

Publicar un comentario