martes, 7 de febrero de 2017

Valle de las Navas: Utero y San Mamés desde Cobos junto a la Molina

En el centro de la comarca de las Torcas o Valle de las Navas, se levanta una pequeña elevación que llama la atención por sus vivos colores. Partiendo del pueblo de Cobos junto a la Molina, ascenderemos a esta sierra pasando por las dos cimas que vigilan sus extremos norte y sur: el Utero y el San Mamés.


Valle de las Navas


El Valle de las Navas es un particular territorio de transición entre la comarca de la Bureba y los altos del Páramo de Masa. Su origen geológico data del Mioceno. Su característica principal es su aspecto semiárido donde la erosión ha modelado barrancos y cárcavas dotando al paisaje de vivos colores cromáticos. Llaman sobremanera la atención las tonalidades marcadas por los estratos. La montaña que vamos a visitar, con sus dos cumbres principales, el Utero y el San Mamés, forman parte de una pequeña alineación que se extiende de sur a norte y ocupa la parte central de este espacio. Su ascensión es bastante sencilla y desde sus alturas podemos disfrutar de extensas panorámicas.
Iniciaremos la visita ascendiendo al Utero, adonde podemos acceder desde sus dos vertientes este y oeste desde los pueblos de Melgosa de Burgos y Cobos junto a la Molina respectivamente. Desde Cobos los caminos son más sencillos y partiremos de él.


Cobos junto a la Molina


Realizamos la excursión en invierno, cuando las nieves y la lluvia aún no ha llegado, por lo que los suelos están todavía duros. La naturaleza arcillosa del valle, hace que se conviertan en barrizales en épocas lluviosas y los caminos sean entonces impracticables.
A Cobos junto a la Molina podemos llegar por carretera desde Burgos tomando en primer lugar el desvío en Sotopalacios hacia Villarcayo. Una vez sobrepasado Peñahorada y el desvío a La Molina, nos salimos por la derecha siguiendo una carretera local que muere en el pueblo. También es posible llegar a Cobos por caminos rurales, en buen estado, partiendo de los pueblos de La Molina por el sur y, Quintanarruz por el norte.

El verde primaveral contrasta vivamente con los tonos rojizos de los terrenos del Valle de las Navas.
Cobos junto a la Molina forma parte de la lista de pueblos felizmente recuperados del abandono y hoy mantiene cierta actividad, sobre todo en fin de semana.
En cualquier rincón de su amplia, y única calle central, podremos dejar el coche. Nos preparamos y salimos caminando por abandonando el pueblo por su lado norte. Esta pista, en buen estado, discurre muchos kilómetros de manera paralela al trazado del antiguo ferrocarril Santander-Mediterráneo y se dirige hacia el pueblo de Quintanarruz.

Salimos de Cobos por el camino de Quintanarruz. Al fondo, las ruinas de la ermita de Nuestra Señora de las Mercedes.
En este camino, a algo menos de dos kilómetros de Cobos, aún se levantan los restos de la ermita románica de Nuestra Señora de las Mercedes, hoy en fase de ruina.


Caminamos por esta pista unos cuatrocientos metros hasta llegar a un amplio cruce donde tomamos el desvío por nuestra derecha. Continuamos y entramos en terreno más ondulado dejando a ambos lados colinas y oteros aislados de vivos colores. Tras rodear varios campos de labor, hoy abandonados, tenemos que estar atentos, ya que debemos en poco abandonar de nuevo el camino por la derecha para atravesar un barbecho. Al otro lado de él, se halla el sendero, no visible desde donde estamos, que asciende hacia el Utero. No es sencillo encontrar el punto exacto donde debemos tomarlo si no llevamos un GPS.

Ladera oeste del Utero.
La montaña la tenemos delante de nosotros y apreciamos un sendero que sube hasta la cumbre, de forma aplanada. Cruzamos el campo y encontramos entre la vegetación el inicio del sendero que buscamos. Por él, iniciamos el ascenso.

Laderas occidentales del Utero.
El sendero describe algunas curvas, aferrado a la ladera, y gana altitud con rapidez. A medida que subimos, vamos dejando el valle abajo y apreciamos mejor las extraordinarias formaciones de oteros, barranqueras y cárcavas que conforman un paisaje quebrado y singular.

Tramo final hasta llegar al Utero.
Llegamos a un pequeño collado, antecima del Utero, donde nacen caminos por la derecha. Ya solo tenemos que superar una inclinada ladera para posicionarnos sobre la amplia meseta que forma la cima del Utero (989 metros) donde llegamos con facilidad. Buzón montañero y gran panel informativo del paisaje que se divisa desde aquí.
El Utero se levanta a modo de proa mirando hacia el norte. El paisaje que se disfruta desde aquí es excepcional. La amplitud abarca desde el páramo a nuestra izquierda pasando por todo el valle de las Navas norte y este, más la continuación de este pequeño cordal hacia el sur. Nos relajamos y descansamos, el lugar invita a ello. La visibilidad es impresionante ya que estamos en invierno.

Cima del Utero.
Panorámica hacia del norte desde el Utero.
Para regresar y hacer la ruta circular, lo mejor es recorrer el pequeño macizo continuando por el sur. Para ello, debemos seguir la línea de cresta hasta alcanzar su máxima altura por el sur, el San Mamés. Este recorrido es muy ameno ya que disfrutamos de magníficas vistas a ambos lados.



Video desde la cima del Utero


El recorrido es sencillo. Tras bajar al collado anterior de nuevo, continuamos por un cómodo sendero que recorre toda la cresta.


Durante el trayecto, vamos dejando atrás pequeñas alturas, fáciles todas ellas. A nuestra izquierda, tenemos el valle lateral donde se asienta el pueblo de Melgosa de Burgos. A nuestra derecha, las cárcavas y barrancos que descienden hacia la zona de Cobos. La mezcla de colores verdes y ocres dota al paisaje de un gran atractivo.

Recorremos el cordal Utero - San Mamés de norte a sur.
Seguimos la traza de camino que sigue toda la cresta. Aproximándonos ya al extremo sur, debemos subir aún una pequeña cuesta para alcanzar una meseta herbosa que se asoma sobre el pueblo de Tobes. Muy cerca, asomado sobre el borde, llegamos por fin al pico San Mamés (997 metros). Aunque es incluso un poco más alto que el Utero, destaca mucho menos sobre el llano y no hay ningún buzón. De hecho, si no fuera porque hay un gran panel informativo, pasaría incluso inadvertido desde la meseta. Extensas panorámicas también desde aquí sobre el valle y las alineaciones montañosas que lo cierran por el sur, entre las cuales destaca la llamada Serrezuela.

Cumbre del San Mamés (996 metros).
Hemos recorrido ya toda la cresta y tenemos que emprender el regreso a Cobos descendiendo primero al llano. Muy cerca del San Mamés, iniciamos un descenso por una lengua de tierra que pierde altitud con rapidez.


Iniciamos el descenso desde la cima del San Mamés.
Aunque en algún tramo parece que se difumina, este sendero tiene continuidad y por él, aún seguimos un gran trecho perdiendo más y más altitud.

Vistas sobre el sector sur del Valle de las Navas.
Buscamos algún punto a nuestra derecha que nos permita salirnos para bajar por alguna vaguada hacia la pista que une los pueblos de Tobes y Rahedo con Cobos junto a la Molina. Pero según avanzamos, solo acertamos a ver terreno agreste y acarcavado por nuestra derecha.

Los estratos son muy visibles en todas las elevaciones del valle.
Ya no lejos del llano, en un punto indeterminado, nos saldremos por fin por la derecha siguiendo la sindicaciones de nuestro GPS, que supuestamente marca un camino, que ya no existe. Abandonamos la cresta entonces, remontamos una pequeña ladera y descendemos por el lado opuesto siguiendo quebradas hacia el llano.

Abandonamos la cresta.
No encontramos sendero alguno por la vertiente oeste, pero ya es tarde para retomar la cresta, así que nos descolgamos como podemos por terreno irregular, no excesivamente complicado, pero sí incómodo. Seguimos los bordes de antiguos sembrados a la búsqueda de la gran pista que nos lleve a Cobos.
Nos incorporaremos a la pista un poco más adelante tras haber remontado unas cuantas ondulaciones.

Caminamos siguiendo lindes de antiguos sembrados.
En esta roca apreciamos el conglomerado de materiales que forman el valle: calizas, yesos, margas, arcillas y arenas.
Una vez en la pista, solo tenemos que volver por ella hasta Cobos junto a la Molina sin salirnos. Aún queda bastante distancia (2 kilómetros y medio). Caminamos con rapidez.

La montaña queda ahora a nuestra derecha.
A menos de dos kilómetros de Cobos, nos desviamos cien metros a nuestra derecha para visitar el Humedal de Peñahueca, bien señalizado. Se trata de una pequeña laguna que recoge las aguas que descienden del Utero. Sus orillas se han mantenido en estado original. Encontramos algunas aves limícolas por su interior.


Humedal de Peñahueca


Continuamos por la pista de nuevo. Tras un par de largas rectas y sus respectivas curvas, por fin cruzamos por debajo del puente del antiguo ferrocarril Santander-Mediterráneo para entrar, algo más dos horas y media después, en la calle principal de Cobos junto a la Molina. Fin de la excursión.

Túnel bajo el antiguo trazado del ferrocarril Santander-Mediterráneo, a la entrada de Cobos.
Antes de marcharnos, nos acercamos aún a la iglesia del pueblo, en perfecto estado de conservación para admirar su traza románica.




UTERO DESDE COBOS JUNTO A LA MOLINA
Espacio natural
Valle de las Navas. Terrenos del Mioceno.
Dificultad
Media, por sus dificultades de orientación, sobre todo en el retorno desde la cresta del Utero.
Tipo de camino
Pistas y sendero de montaña. En algunos tramos, terreno irregular bordeando sembrados.
Ciclable
Sí, excepto el primer tramo de descenso y retorno hacia Cobos.
Agua potable
No encontraremos más que en Cobos.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Media. El retorno se produce por terreno irregular sin referencias de ningún tipo en que podemos perdernos fácilmente.
Época recomendable
Verano y otoño. El resto del año los caminos pueden estar embarrados.
Inicio
Cobos junto  a la Molina.
Distancia de Burgos
28 kilómetros.
Tiempo total
2 horas 38 minutos.
Tiempos de marcha
Cobos-Utero: 58 minutos; Utero-San Mamés: 32 minutos; San Mamés-Cobos: 50 minutos.
Distancia total
9,23 kilómetros.
Interés
Coloridos paisajes del Mioceno. Panorámicas desde la cima del Utero. Pueblo de Cobos junto a la Molina.
Altitud mínima
750 m.
Altitud máxima
989 m.
Desnivel acumulado
426 m.
Mapas
1:50000: 0167 Montorio.
1:25000: 0167-4 Hontomín.
l

ñ
f
Notas:

- Aunque el itinerario es muy intuitivo, es recomendable disponer de GPS sobre todo para encontrar los caminos de subida y bajada ya que no hay ninguna referencia.
- Dadas las dificultades encontradas en el descenso, quizás es mejor continuar por la cresta para llegar al llano por el lado sur de la montaña y enlazar con la pista que va desde Tobes a La Molina. Desde antes de llegar a este último pueblo, podemos enlazar con el camino que sale hacia Cobos. Esta alternativa es bastante más larga, pero evita caminar por terreno difícil.
- Muy cerca de Cobos, siguiendo el camino hacia Quintanarruz, encontramos sobre un altozano a nuestra izquierda los restos arruinados de la ermita románica de Nuestra Señora de las Mercedes.
- En época de lluvias, casi todos estos caminos son impracticables.

Ermita de Nuestra Señora de las Mercedes.

- El Valle de las Navas reúne excelentes condiciones para ser recorrido en bicicleta. Partiendo desde cualquiera de sus pueblos, podemos realizar rutas circulares visitando todos sus pueblos siguiendo siempre caminos libres de vehículos.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc



Powered by Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario