sábado, 21 de febrero de 2015

El río Tranco

El río del Tranco nace en la base del pico Trigaza, en el corazón de la Sierra de la Demanda. Durante casi diez kilómetros ha excavado un profundo barranco que separa la sierra en dos cordales hasta su desembocadura en el pantano de Uzquiza. De hecho, es uno de los principales aportadores de caudal del Arlanzón ya que evacúa gran parte del deshielo de las cumbres más altas de la Demanda. Su trazado puede recorrerse en algunos tramos siguiendo su orilla cuando está libre de vegatación. Aunque su recorrido transcurre íntegramente por alta montaña, dada su gran longitud y tener varios arroyos tributarios, se le concede más la categoría de río que de arroyo. Partiendo de la carretera de Pineda de la Sierra, penetraremos en el valle siguiendo su margen izquierda y retornaremos a la carretera unos kilómetros más arriba pasando por las inmediaciones del pico Haedito Oscuro. Recorreremos solitarios y muy poco visitados parajes de lo más profundo de la Sierra de la Demanda.

Saldremos por la carretera de Logroño hacia Ibeas de Juarros. Desde allí, tomamos el desvío hacia Pradoluengo-Pineda de la Sierra. Nada más pasar el cruce a este último pueblo, debemos estar atentos. Tras pasar un largo viaducto sobre la desembocadura del río Tranco, que ya vemos nuestra izquierda, veremos un entrante en la vegetación. Justo ahí, a la derecha, podemos dejar el coche sobre la cuneta. En las inmediaciones de lo que es hoy la desembocadura del Tranco sobre el pantano, se ubicaron hasta 1985 los hoy desaparecidos pueblos de Herramel y Villorobe, que se hallaban muy cercanos entre sí.


Ambos pueblos junto con Uzquiza, yacen hoy bajo las aguas del pantano. Los parajes que vamos a visitar y las tenadas y restos de muros abandonados que veamos, fueron seguramente recorridos y hollados por las gentes de estos pueblos a lo largo de los siglos.


Vista invernal del barranco del río Tranco desde el Haedito Oscuro.
Emprendemos el camino introduciéndonos por una senda que se introduce en la sierra siguiendo la orilla del río. En este primer tramo desde la carretera se presenta bastante libre de vegetación y el progreso es fácil.

Praderas junto al río ya próximo a su desembocadura en el Arlanzón.

Tenemos el río a nuestra izquierda. Dependiendo de la época del año, su entidad y caudal puede variar mucho. En épocas invernales y tras las nevadas, podemos encontrarlo muy crecido e incluso congelado. 

El caudal del río Tranco es muy variable dependiendo épocas del año.
En verano puede ser poco más que un exiguo arroyuelo semioculto entre la vegetación.


Según vamos avanzando hacia el interior del barranco, el sendero va variando en anchura. En algunos sitios se ensancha, en otros se convierte en una estrecha trocha, afortunadamente siempre encontramos continuidad. Nos acercamos a la orilla del río según subimos. Transcurridos dos kilómetros, continuamos por el lecho seco de un arroyo paralelo.

El río forma pequeños saltos de agua.
Nos adentramos poco a poco en la sierra. A ambos lados solo tenemos empinadas y forestadas laderas, ya que se trata de un arroyo de montaña. Pasamos junto a una bonita cascada sobre la que hay un improvisado puentecito de piedras por donde pasamos a la otra orilla continuando por ella.


Poco a poco nos vamos adentrando en lo más profundo de la Sierra de la Demanda. La soledad y el silencio nos acompañan. No es fácil ver a alguien por aquí. El camino se desarrolla entre árboles de variadas especies  y realiza una pequeña curva hacia el sur.

Restos de cabañas en el interior del barranco.



Salimos a un amplio espacio abierto, junto a unas praderas, ya a la vista de la montaña Haedito Oscuro, que queda a nuestra derecha. Seguimos camino por un hayedo. Tras dejarlo, subimos por un repecho a nuestra derecha para situarnos directamente sobre el barranco y el arroyo del Tranco que queda a nuestros pies a la derecha, bajo la molde del Haedito.

Debemos descender hacia la orilla y atravesar el río para emprender el retorno. 
Junto la orilla, en un amplio claro, encontramos restos de muros y edificaciones arruinadas (señal de que hubo una intensa actividad ganadera en esta zona).
La tarea de cruzar el río no es nada sencilla ya que la riberas se presentan plenas de espesa vegetación. El caudal no es despreciable. 


Buscamos el mejor vado por donde cruzarlo, siguiendo por la orilla y buscando el mejor lugar.


Con mucha precaución, conseguimos cruzar a la otra orilla, directamente sobre la empinada ladera que sube hacia la base del Haedito.

Vistas del interior de la Demanda desde las alturas del río Tranco.
Solo nos queda remontar la empinada pendiente. El desnivel es grande y la pendiente bastante fuerte, afortunadamente el terreno está limpio y podemos superar la ladera lentamente pero con facilidad, tomándonos nuestro tiempo.

Accedemos a la parte alta del barranco con la vista del Haedito Oscuro (1374 m.) a nuestra izquierda).

La ladera oeste del Haedito Oscuro es una amplia estepa despejada, surcada por varios caminos que bajan hacia el valle. Desde aquí tenemos también buenas vistas sobre el pico Trigaza, la Sierra del Mencilla y el entorno del Valle del Arlanzón río abajo.


Llegamos a las proximidades de una construcciones arruinadas, muy visibles desde lejos. Son las llamadas tenadas de Valhondillo. En su entorno, nace un amplio y evidente camino que sube hacia el norte. Por él, solo tenemos que recorrer los casi dos kilómetros que nos quedan para retornar bajando por un barranco en su tramo final hasta la carretera de Pineda de la Sierra.

Bajamos hacia la carretera desde el Haedito Oscuro.
Desgraciadamente nos encontramos a algo menos de un kilómetro del punto en que hemos dejado el coche, así que no nos queda más remedio que cubrir esta distancia por el margen de la carretera. Nos lo tomamos con calma y nos recreamos en el paisaje del pantano, que queda a nuestra izquierda hasta que llegamos al coche.

Retornamos al coche por la carretera junto al Pantano de Uzquiza.

EL RÍO TRANCO
DificultadMedia, por discurrir por terrenos no señalizados y agrestes.
CiclableNo.
CircularSí.
OrientaciónDifícil.
Época recomendableTodo el año excepto época de deshielo en primavera en que el río puede desbordarse.
InicioJunto al pantano de Uzquiza ( entre Villasur de Herreros y Pineda de la Sierra).
Distancia de Burgos40,3 kilómetros.
Tiempo total2 horas 20 minutos.
Distancia total7,1 kilómetros.
InterésRío y barranco del Tranco, paisajes del interior de la Sierra de la Demanda.
Altitud mínima935 m.
Altitud máxima1292 m.
Mapas
1:25000: 0239-2 Pradoluengo.
1:50000: 0239 Pradoluengo.


Notas:
- Valle arriba el río Tranco aún recorre casi cinco kilómetros hasta su nacimiento en la base del Trigaza. Su recorrido completo puede ser dificultoso por la ingente vegetación que podemos encontrar en algunos tramos.
- El río Tranco es un arroyo de montaña alimentado por las altas cumbres de la Demanda, por lo que su caudal es muy variable. En ciertas épocas puede desbordarse y ocupar toda la parte inferior del barranco donde no hay salida fácil.
- Evitar épocas de deshielo y lluvias como la primavera.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico

Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc


2 comentarios:

  1. Opción que parece interesante aunque me echa un poco para atrás el tener que andar campo a través. Recuerdo que el año pasado por la ruta de la Genciana veía los valles de esa parte y me preguntaba si habría senda para recorrerlos.

    ResponderEliminar
  2. El recorrido junto al río es fácil (si no hay lluvias ni nieve, claro). Lo único problemático es cruzar el río. A mí me costó un poco encontrar un vado, ya que iba algo crecido, pero en verano estoy seguro que es mucho más sencillo. La subida desde ahí hasta las tenadas de Campito es muy empinada, pero sin ninguna dificultad y el regreso ya por una amplia pista sin problemas. Una de las rutas más salvajes y solitarias que se pueden encontrar, de ahí viene su atractivo. En todo caso es recomendable llevar GPS si se tiene.

    ResponderEliminar