lunes, 17 de octubre de 2016

Sendero del Portillo de Busto

Recorrido por la cresta de los Montes Obarenes. Partiendo de lo alto del Puerto del Portillo de Busto y recorriendo la cresta, descenderemos hacia la vertiente norte por el espectacular Paso de la Herradura. Se trata de una empinada canal que hace necesario algunas destrepadas y ayudarse de cuerdas. Una estratégica herradura, incrustada en la roca desde tiempo inmemorial, da nombre a este paso. Por el camino, se visitan los pueblos de Zangández y La Molina.

El Portillo de Busto constituye uno de los pocos pasos naturales entre los llanos de la Bureba y las Merindades para cruzar los Montes Obarenes. En este blog ya hemos publicado una excursión desde el puerto para ascender al pico más representativo de esta sierra (ver Pan Perdido).
En esta ocasión, recorreremos desde el Portillo la cresta en sentido este, para descender hacia el pueblo de La Molina por una bella canal.

Paso de la Herradura



Llegaremos al Portillo de Busto saliendo de Burgos por la N-1. Una vez sobrepasado Briviesca, estamos atento a desviarnos hacia Busto de Bureba. Saliendo en Calzada de Bureba, tomamos la carretera que sigue hasta Busto. En las inmediaciones del pueblo, cruzamos la N-232, Logroño-Santander para tomar la carretera que asciende hasta el portillo. Justo en lo alto del puerto, dejaremos el coche en un aparcamiento. De aquí parte la ruta que nos disponemos a realizar.

Puerto del Portillo de Busto.
Salimos por el sendero señalizado.
A escasos metros, nace el sendero señalizado que ya desde su comienzo sube hacia la cresta.

Buenas panorámicas sobre el Portillo de Busto.
El sendero está catalogado como PR, así que no tenemos que preocuparnos de encontrar la traza. Caminamos primero a media ladera por el lado norte, pero en poco, subimos a la cresta, con facilidad, y gozamos ya de magníficas panorámicas sobre el valle que tenemos abajo a nuestra izquierda.

Seguimos por la cresta de los Obarenes hacia el Paso de la Herradura.
Si miramos también hacia atrás, descubrimos una espléndida vista sobre el sector N-NO de los Montes Obarenes dirigiéndose hacia Oña, donde destaca la agreste cima del Pan Perdido.

La cresta es rocosa y sorteamos algunos peñascos sin dificultad.
Avanzamos con comodidad. Aunque vamos avanzando pasando de un lado a otro de la cresta, el terreno no es excesivamente complicado. A la derecha, delante, descubrimos las cimas más agrestes de la sierra, el Galdampio en primer lugar, redondeado y detrás las peñas Buey, Verdina, Maya, Cantoña y otras que prometen una futura excursión.

Emprendemos el descenso hacia el Paso de la Herradura.
Ya próximos al Paso de la Herradura, una gran canal que parte la cresta en dos violentamente, nos descolgamos atravesando primero un cortado, y comenzando un descenso dirigiéndonos hacia la parte superior del paso. El terreno es no obstante seguro siempre.

Nos dirigimos hacia la canal del Paso de la Herradura.
Próximos ya a la canal, entramos en el bosque. Muy cerca nace el arroyo, seco en verano, que desciende hacia el valle. Es este curso exiguo curso de agua el responsable de haber labrado esta empinada canal a modo de cluse y que sirvió de paso por la sierra desde tiempos antiguos.

Paso de la Herradura

Detalle herradura.

Nos introducimos en el bosque, siguiendo la senda, bien señalizada y nos plantamos en la parte superior de la canal. Nos flanquean paredes verticales. Emprendemos el descenso, avanzando con cuidado porque el terreno es pedregoso.


El sendero desciende con elevada pendiente, pero no es peligroso .Vamos descolgándonos con cuidado. Estamos a comienzo del otoño y el camino está muy seco lo cual nos ayuda. Es de prever que en invierno y primavera el suelo debe de estar muy resbaladizo.

Dejamos el Paso de la Herradura atrás.
A medio descenso, tenemos que descolgarnos entre los rocas con cuidado para salvar algunos escalones. Una estratégica herradura, incrustada en la roca, a modo de asa, nos ayuda en el primer paso complicado. Una cuerda, implantada más recientemente, nos ayuda a superar otro paso difícil. Con cuidado y extremando la precaución, conseguimos salvar los puntos más complicados y continuamos por fin, ya con pendiente más suave, por el bosque buscando el fondo de la canal, ya en el llano abajo. El arroyo, muy exiguo, nos acompaña a nuestra izquierda, manando de la fuente de la Aceña. 


Salimos definitivamente del bosque al llano a cielo abierto, dejando el paso detrás. Vemos las casas de la Molina del Portillo de Busto frente a nosotros. Para llegar, solo tenemos que bordear la linde de un sembrado, tras el cual, llegamos en breve a las primeras casas del pueblo.

Nos dirigimos a La Molina del Portillo de Busto siguiendo primero la linde de un sembrado.
Llegamos fácilmente a La Molina, donde paramos a descansar.
La Molina del Portillo de Busto es una pequeña localidad ubicada en el valle central de los Obarenes. No encontramos bar abierto, pero en la plazuela de la fuente, podemos descansar y beber agua. Merece la pena acercarse a la tapia del cementerio, muy cercana a la plaza, donde podemos admirar una piedra de supuesto origen romano con una inscripción.
Plaza y pilón.
Iglesia de Santa Marina.
La Molina del Portillo de Busto

Cementerio de la Molina: piedra con inscripciones romanas.
Una vez nos hemos repuesto, continuamos camino. Salimos de la Molina por la carretera en dirección hacia el Portillo. Tras pasar por la iglesia, donde podemos admirar un pequeño vano románico, nos desviamos del asfalto en unos doscientos metros por la derecha. Seguimos por un sendero, siempre señalizado, que se dirige hacia el monte entre sembrados.

Entre La Molina y Zangández, el sendero se adentra en el monte.
Pronto el sendero se introduce en el monte, llamado Monte de Valdemoro. Es la ladera norte de una alineación montañosa que se extiende a medio camino entre los dos cordales principales de los Obarenes. El camino, en buen estado, sigue bajo cubierta vegetal paralelo a la carretera que tenemos a nuestra izquierda. Avanzamos con rapidez por él.


Próximos ya a Zangández, que vemos desde lejos abajo desde el sendero, emprendemos el descenso que se produce por una larga cuesta. Llegamos sin dificultades a las primeras casas del pueblo.

Descendemos del monte hacia Zangández.
Zangández, de curioso nombre, es una pequeña localidad a los pies del Puerto del Portillo de Busto. Sus calles son limpias y las casas bien restauradas. Podemos beber agua en la fuente, ubicada junto a una curiosa torre con un reloj. Nos acercamos a la iglesita, muy cercana, y salimos del pueblo por la carretera hacia el siguiente pueblo, La Aldea.


Zangández

Pilón y torre del reloj.
Pero no entraremos en La Aldea, pese a que está muy cercana, ya que a medio camino desde Zangández, sale por nuestra izquierda el sendero, señalizado, que asciende hacia lo alto del puerto.

Iglesia de Santa Engracia.
Dejamos Zangández atrás, oculto entre la vegetación.
Por este camino, que sube con decisión, abandonamos el valle y emprendemos el ascenso. Tras un primer tramo, de pendiente suave, el sendero describe una curva e incrementa fuertemente su pendiente. Llevamos ya acumulados 12 kilómetros, el día está avanzado, se nos hace fatigoso esta ascensión final.

Dejamos el valle atrás y emprendemos el ascenso al puerto. Al fondo, La Aldea.
Subimos por un camino de vuelta hacia lo alto del Puerto del Portillo de Busto.
Tras salvar las rampas más empinadas, el sendero se incorpora a un camino transversal que discurre en paralelo a la carretera unos metros por debajo. Seguimos por él para en unos cien metros, desviarnos nuevamente por la derecha y cubrir la poca distancia que nos separa del asfalto, muy cerca del aparcamiento donde hemos dejado el coche.
Finalizamos aquí la  magnífica excursión de hoy.

Última cuesta hasta el coche.

SENDERO DEL PORTILLO DE BUSTO
DificultadMedia
CiclableNo.
CircularSí.
OrientaciónFácil, está señalizado todo el sendero.
Época recomendableTodo el año.
InicioPuerto del Portillo de Busto.
Distancia de Burgos69,8 kilómetros.
Tiempo total3 horas 50 minutos.
Distancia total11,5 kilómetros.
InterésPaisajes de los Montes Obarenes, Paso de la Herradura, pueblos pintorescos.
Altitud mínima749 m.
Altitud máxima1109 m.
Mapas
1:50000: 0136 Oña.
1:25000: 0136-4 Miraveche.
j
j

Notas:

- La ruta no es complicada excepto el descenso por la canal del Paso de la Herradura en que hay que estar atentos y destrepar con cuidado ayudado por las mencionadas cuerdas.
- En La Molina y Zangández podemos repostar agua.
- La ascensión final desde Zangández al Puerto puede resultar fatigosa al salvar un gran desnivel al final de la excursión.

Entradas relacionadas:


Pan Perdido

Humión


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc


Powered by Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario