sábado, 13 de enero de 2018

Montaña Palentina: Sierra de Híjar

La Sierra de Hijar, dentro de la Montaña Palentina, se sitúa entre las sierras de Peña Labra y la comarca de Reinosa-Alto Campoo y hace de límite provincial entre Palencia y Cantabria. Partiendo del aparcamiento del refugio de la Collada, cerca de Brañosera, ascendemos a la cresta y recorremos la sierra, visitando las cimas de Peña Rubia y Cuesta Labra. Descenderemos por su lado oriental cerca del Collado de Somahoz.


Sierra de Híjar



Saldremos de Burgos por la N-627. Una vez en Aguilar de Campoo, tomamos la carretera comarcal a Barruelo de Santullán, distante 15 kilómetros. Pasado este pueblo, subimos por la carretera hasta Brasoñera, que atravesamos y continuamos subiendo por la carretera. Dejando el desvío a la derecha a Salcedillo, unos tres kilómetros después, dejaremos el coche en una amplia explanada, junto al refugio la Collada. Aquí la carretera aún continua unos tres kilómetros más hasta el refugio Golobar.

Dejamos el coche en la explanada del refugio de la Collada, a los pues de la Sierra de Híjar.
Estamos a los pies de la Sierra de Hijar, que tenemos frente a nosotros y queremos recorrer. Comenzaremos aquí el recorrido.

La ascensión a la Peña Rubia se realiza por un estrecho y empinado sendero entre las matas.
Inmediatamente desde el aparcamiento, nace el camino que sube hacia la Peña Rubia, cima más representativa por su lado occidental. Se trata de un estrecho sendero que asciende con elevada pendiente pegado a una alambrada metálica. Nos incorporamos a él. Este tramo, resulta particularmente duro. La pendiente es fuerte y el estado del camino incómodo. Se trata de una simple trocha, de tierra blanca, que se abre paso entre la vegetación. No hay apenas llanos que alivien la pendiente durante más de media hora.


Ganamos altura con rapidez. Mirando hacia atrás veremos el aparcamiento abajo y los montes que cierran el valle de Brañosera y Barruelo por el este. Superada la cota 1850, nos alejamos de la alambrada y la pendiente comienza a aliviarse.

Vista hacia al sur, desde la ladera de Peña Rubia.
Dejamos el sendero y caminamos ya por terreno más abierto y limpio, a la vista ya de Peña Rubia, que se levanta ante nosotros como un gran crestón calizo sobre los prados de montaña.

Ya tenemos Peña Rubia a la vista.
El ataque final a la cumbre se produce por la derecha desde donde subimos, aprovechando unas vaguadas que nos dejan en poco tiempo y fácilmente sobre la cima de Peña Rubia (1933 metros).

Cima de Peña Rubia (1933 metros).
Segunda altura de la sierra. Gran parapeto de piedra, no hay buzón ni ningún hito. Cima cómoda y amplia, caballos pastando por alrededor.

Caballos junto a la cumbre de Peña Rubia. Detrás, las alturas de la Sierra del Cordel.
Grandes vistas hacia el sur sobre el valle de Santullán y la comarca de Aguilar. Hacia el oeste, es extiende la prolongación de la sierra hasta conectar con la de Peña Labra. Su caminamos unos doscientos metros hacia el norte, tenemos a nuestros pies la estación invernal de Alto Campoo y la Sierra del Cordel detrás. El Ebro nace muy cerca de esta vertiente.

Continuamos por la cresta de la sierra hacia el este.
Hacia el este, la Sierra de Híjar se prolonga haciendo de límite entre Palencia y Cantabria, hasta descender en el collado de Somahoz. La recorreremos en esta dirección durante unos cuatro kilómetros. Toda la cresta es amplia, redondeada, pedregosa en algunos tramos, fácil y cómoda de recorrer en general porque disfruta de amplias vistas sobre ambas vertientes.

Magnífica panorámica de la Sierra del Cordel.
Continuamos. Es muy ancha y plana Durante un kilómetros caminamos por pastizales de montaña, tras los cuales, aparece el roquedo y los canchales. Algo más de un kilómetro después de haber dejado Peña Rubia, llegamos a las Peñas Majaducas, un gran caos de grandes bloques de piedra. Avanzando entre ellos, llegaremos al punto más alto de la sierra, la Cuesta Labra (1948 metros), señalizado con una cruz. Cima poco prominente, dispone de amplias vistas sobre la vertiente norte. Restos de construcciones entre las piedras.


Emprendemos ya un descenso hacia el collado, dejando las Peñas Majaducas detrás nuestra.

Las Peñas Majaducas.

El descenso es largo, a ratos problemático por los abundantes piornales, que amenazan continuamente comerse el senderillo por el que intentamos progresar.

En el descenso hacia el Collado de Somahoz, pasamos por la ermita de Nuestra Señora de Labra.
Antes de llegar al collado desde donde tenemos la intención de abandonar la cresta, nos topamos con una agradable sorpresa: la ermita montañera de Nuestra Señora de Labra. Se trata de un pequeño altar, de reciente construcción junto con los restos de lo que parece fue la antigua ermita.


Nuestra Señora de Labra


A pocos metros de la ermita, nos descolgamos por un pequeño escalón para emprender el tramo final hasta el collado. Seguimos por un estrecho sendero, que se abre paso entre los piornales evitando los pasos pedregosos. En poco, llegamos por fin a Campo Collado.

Panorámica de la Sierra del Cordel desde las Peña Majaducas.
Se trata de un amplio y suave collado, donde emprendemos el descenso por la derecha al valle de nuevo. Seguimos las indicaciones del GPS y enlazamos con un muy estrecho sendero que se abre paso por la vaguada que baja hacia el valle.

El descenso desde Campo Collado hacia la vega de Salcedillo se produce por terreno complicado.
Casi desde el inicio, este avance se presenta muy farragoso. El camino serpentea entre la vegetación, que a media de perdemos altura, parece crecer en altura y ganar en densidad, amenazando con dejarnos clavados a media ladera. Pero con cierta pericia y paciencia, conseguimos avanzar buscando pasos entre las matas, dejando los tramos más complicados atrás. Queremos incorporarnos a un camino que aparece en los mapas y parece dirigirse hacia el aparcamiento. Con cierta dificultad, conseguimos vadear el arroyuelo que baja por la vaguada. Tras remontar un pequeño talud, nos plantamos, con mucho alivio sobre este camino.


Nos incorporamos a una amplia pista que recorre la ladera hacia la Collada.
Esta pista recorre la ladera de este a oeste. A nuestra izquierda, a unos dos kilómetros, divisamos el pueblo de Salcedillo. Progresamos cómodamente durante unos dos kilómetros, saliéndonos por la derecha del camino, ya que éste emprende el descenso al pueblo. Por terreno menos definido, pero limpio, continuamos nuestro avance manteniendo la ladera de la sierra a nuestra derecha. 
En poco, tras atravesar una alambrada, llegaremos a la base de una gran vaguada que sube con suavidad hacia los llanos donde se halla el aparcamiento y que ya intuimos a lo lejos. Iniciamos la ascensión, en un principio avanzando de nuevo por un estrecho sendero que se abre paso entre los piornales. Cruzamos un arroyo y continuamos ganando altura con suavidad.

Afrontamos la última vaguada que sube hasta la explanada del aparcamiento de la Collada.
Vaguada arriba, se halla una caseta, que vemos desde muy lejos. Es nuestra mejor referencia en la progresión, ya que a ratos, el sendero desaparece y debemos continuar por terreno indefinido, sorteando matorrales y pequeñas quebradas. Con un poco de atención no tenemos problemas en esquivar todos estos obstáculos.


Antes de llegar a la caseta, debemos superar una larga cuesta, que nos dejará junto a ella. Esta edificación de ubica en un solitario lugar y parece estar en uso, aunque no vemos a nadie en su interior.



Entre la caseta y el aparcamiento, que se halla unos 100 metros más arriba, se extiende un cerrado bosquete que tenemos que atravesar.

Debe haber un camino que lo atraviese desde la caseta. Tanteamos la espesura buscando algún entrante, que encontramos e iniciamos la subida final. El sendero, muy tenue, zigzaguea entre los árboles con elevada pendiente. Caminamos bajo techo vegetal bastantes metros. Tras superar el bosque, nos situamos sobre la base del talud de la carretera donde se halla el aparcamiento, adonde llegamos casi cuatro horas después de haber iniciado la excursión a primera hora de la mañana.



SIERRA DE HÍJAR
Espacio natural
Sierra de Híjar, en la Montaña Palentina.
Dificultad
Media.
Tipo de camino
Senderos de montaña, cresta de la sierra.
Ciclable
No.
Agua potable
No encontraremos.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
En general fácil, aunque atención el descenso desde el collado.
Época recomendable
De mayo a octubre.
Inicio
Aparcamiento entre Brañosera y el refugio Golobar.
Distancia de Burgos
103 kilómetros  (25 kms desde Aguilar de Campoo).
Tiempo total
3 horas 50 minutos.
Tiempos de marcha
Refugio La Collada-Peña Rubia: 40 minutos; Peña Rubia-Campo Collado: 1 hora 24 minutos; Campo Collado-Refugio La Collada: 1 hora 28 minutos.
Distancia total
10,4 kilómetros.
Interés
Montaña Palencia, paisajes del sur de Cantabria.
Altitud mínima
1366 m.
Altitud máxima
1941 m.
Desnivel acumulado
656 m.
Mapas
1:50000: 
1:25000: 

h
h
Notas:
- Sin ser técnicamente difícil,  la ascensión inicial a Peña Rubia desde el aparcamiento puede resultar dura al transcurrir por terreno muy sucio con elevada pendiente.
-El descenso desde el Campo Collado por la vaguada se produce por terreno complicado, entre la vegetación.
- Evitar esta excursión en épocas lluviosas en que el terreno puede estar impracticable por el barro.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico



Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

Powered by Wikiloc


No hay comentarios:

Publicar un comentario