lunes, 18 de julio de 2016

Senda del Portillo Amargo

El río Oca, tras su paso por Oña en su caminar hacia el Ebro, ha labrado un agreste desfiladero por donde antaño pasaba el ferrocarril Santander-Mediterráneo. Hoy, un camino rehabilitado, recorre su interior. Visitaremos el desfiladero ascendiendo primero desde Oña a lo alto de la sierra siguiendo un antiguo camino llamado el Portillo Amargo. Desde él, descendemos a la otra vertiente del desfiladero para regresar por el paseo mencionado.


Desfiladero del Oca


Llegaremos a Oña desde Burgos por dos posibles itinerarios: por Poza de la Sal, desde donde seguimos por Salas de Bureba y Terminón o por Briviesca. En Oña, debemos atravesar la calle principal hasta cruzar el río a mano izquierda por el segundo puente según entramos.


Allí mismo, nos topamos ya con el panel indicador de la ruta que vamos a recorrer: el PR "Sendero del "Portillo Amargo". Aparcamos el coche, nos ponemos los equipos y comenzamos la marcha.


Allí mismo, nace el camino que sube hacia la sierra. Nos incorporamos a él. Poco a poco ganamos altura y dejamos las casas de Oña abajo tras nosotros. La pendiente no es fuerte en ningún momento y subimos con comodidad.

Dejamos el caserío de Oña detrás nuestro.
Llegamos a un llano. Desde aquí, tomamos un sendero, señalizado, que se dirige, siguiendo la linde un campo hacia la ladera de la montaña, que vemos ya frente a nosotros.

Subiendo al Portillo disponemos de buenas vistas de Oña.
Al llegar a la base de la ladera, el camino se transforma en sendero que comienza a ganar altitud ascendiendo entre la vegetación. Como estamos en invierno, la maleza está en su mínimo volumen y se puede caminar con cierta comodidad. Las panorámicas se engrandecen sobre el pueblo de Oña y su sierra, mirando hacia el sur y, los Montes de Caderechas y el Altotero si miramos hacia el oeste. Seguimos ganando altura mientras subimos al portillo, ya cercano.

Divisamos las montañas de las Caderechas al fondo.



Un pequeño esfuerzo más, y alcanzamos por fin la cresta superior de la sierra. Es el llamado Portillo Amargo, un antiguo paso de montaña que salvaba la barrera insalvable del río Oca, que durante siglos fue evitado, al no existir las comunicaciones que vemos hoy en día.

Alcanzamos el portillo.
Toda la cresta que separa el Valle de Valdivielso del de Oña-Caderechas es una enorme extensión arbolada y poblada de vegetación con escasos caminos. El algunos mapas este agreste cordal es llamado Sierra de la Rasa. En este blog ya hemos publicado algunas excursiones por esta interesante cresta, a caballo de los valles de Caderechas al sur y Valdivielso, al norte (ver las entradas: Tablones desde Tamayo y las Canales de Madrid).
Continuamos por el sendero que traemos que parece seguir hacia el norte para a la búsqueda del descenso. Bajamos por una pequeña vaguada entre pinos, siguiendo una línea de alta tensión.

El Portillo Amargo.
Llegamos a una pequeña cuesta pedregosa que superamos alcanzando un pequeño alto entre las piedras. El sendero parece desaparecer, pero si nos fijamos, a mano derecha, continua el sendero abriéndose paso entre la vegetación. Penetramos en él avanzando por un estrecho pasillo que se abre paso entre la muralla vegetal.


Llegamos al extremo del portillo y nos incorporamos al camino, ya más ancho, que emprende con fuerza el descenso por su lado norte por el llamado barranco de Valdemí. Frente a nosotros, abajo, vemos como el río Oca se encajona en su paso por el desfiladero en su búsqueda del río Ebro, en donde desembocará apenas dos kilómetros más arriba. Sobre la ladera de la montaña, frente a nosotros, divisamos la granja de la Santé.

Emprendemos el descenso del portillo hacia el río Oca.
El camino, en buen estado, pierde altura rápidamente. En poco tiempo, llegamos a la carretera, junto a un túnel.


Desde aquí, ya sólo tenemos que regresar a Oña primero por el asfalto de la cuneta y enseguida siguiendo el camino habilitado para recreo y paseo que sigue la traza del antiguo trazado el ferrocarril Santander-Mediterráneo, hoy desmantelado.


Túnel y edificaciones del antiguo ferrocarril Santander-Mediterráneo.
El camino sortea primero los túneles de la carretera. A mano izquierda, junto a la salida que sube al pueblo de Villanueva de los Montes, el sendero continua por el borde del río, aferrado a la pared rocosa, para retornar enseguida a la carretera por un pequeño puente.

Seguimos la margen del Oca por un camino habilitado.
El camino, muy bien restaurado, se va adaptando a los obstáculos rocosos del desfiladero y va rodeando los farallones rocosos que se desploman desde las paredes laterales.

Volvemos a Oña por el camino junto al Oca.
El camino de regreso se desarrolla siguiendo el río Oca hasta Oña.
El regreso a Oña es un agradable y placentero paseo por el desfiladero sin pérdida alguna.
En poco tiempo llegaremos a las primeras casas del pueblo y al coche.



SENDERO DEL PORTILLO AMARGO
Dificultad
Baja.
Ciclable
No.
Circular
Sí.
Orientación
Fácil, aunque cuidado no despistarse en el punto más alto de la sierra donde el sendero parece desaparecer.
Época recomendable
Todo el año, aunque atención en época de lluvia o nieve.
Inicio
Oña.
Distancia de Burgos
58,7 kilómetros.
Tiempo total
2 horas 10 minutos.
Distancia total
6,6 kilómetros.
Interés
Desfiladero del Oca, villa de Oña.
Altitud mínima
555 m.
Altitud máxima
814 m.
Mapas
1:50000: 0136 Oña.
1:25000: 0136-3 Oña.
g

g

Notas:
-Recorrido fácil y ameno. Aunque la ruta está señalizada, hay que tener cuidado en no despistarse sobre todo en la bajada desde el portillo porque hay que encontrar el camino correcto entre la vegetación.
- En Oña podemos descansar, visitar el monasterio y sus calles.



Oña


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación



Ver y descargar track en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario