domingo, 1 de julio de 2018

Sierra de Neila: Las Calderas

Visita a uno de los enclaves más bonitos y paisajísticos de la Sierra de Neila: el paraje de las Calderas. Se trata de una serie de formaciones rocosas, escupidas por la erosión del agua y el hielo sobre la ladera sur de la sierra. Aunque lo habitual es acceder partiendo de las lagunas, en esta ocasión lo haremos por la misma cara sur, partiendo de una pista que sale del pueblo de Monasterio de la Sierra.


Las Calderas


Llegaremos a Monasterio de la Sierra por la carretera de Soria. En Salas de los Infantes, tomamos el desvío a Nájera. Tras pasar Castrovido, tomaremos el desvío a la derecha. Tras cruzar el pueblo de Terrazas y visualizar las obras de la prensa de Castrovido, llegaremos a Monasterio de la Sierra, donde termina la carretera.


MONASTERIO DE LA SIERRA
Monasterio de la Sierra ocupa un apartado y pintoresco lugar a los pies de la Sierra de Trasomo, como también se le denomina a la Sierra de Neila. El pueblo se halla rodeado por espesos bosques y es punto de partido de interesantes rutas, la más famosa de las cuales es la visita a las melancólicas ruinas del desaparecido Convento de Alveinte (ver entrada: De Monasterio de la Sierra a las ruinas de Alveinte).
El paraje de las Calderas está lejos del pueblo. Intentaremos acercarnos lo más posible siguiendo la amplia pista que recorre toda la ladera sur de la sierra, de este a oeste.


El Castillejo de Monasterio de la Sierra


Sobre el estado de esta pista tenemos dudas. Avanzaremos por ella hasta el punto previsto en que debemos abandonar el coche y emprender el ascenso. Atravesamos la calle principal del pueblo y salimos por su extremo oriental. La pista, inicialmente asfaltada, desciende con rapidez hacia el bosque para ascender de nuevo tras describir un par de curvas. Ya dentro del bosque que nos acompaña a ambos lados, avanzamos hacia el este siguiendo la ladera de la sierra.

Paraje del Castillejo.
Tras unos kilómetros, salimos del bosque. A la derecha visualizamos el Castillejo, un paraje de curiosas formaciones rocosas, y que nos sirve de anticipo a lo que veremos en Las Calderas. Sobre este sitio ya hemos publicado una entrada en este blog (ver El Castillejo: la Ciudad Encantada de Burgos).

Pista de Monasterio de la Sierra a Palacios.
Continuamos por la pista. Ésta se desarrolla a lo largo de bastantes kilómetros, manteniendo la línea del bosque en ambos lados. Encontramos pocas salidas. Teóricamente este vial llega hasta Palacios de la Sierra. El firme es bueno y está seco, no encontramos obstáculos ni pasos difíciles.

Iniciamos la marcha subiendo por un difuso camino entre los pinos.
Tras casi cuarenta minutos de haber salido de Monasterio de la Sierra, llegamos al punto exacto, que marca nuestro GPS, donde se halla el teórico sendero que asciende desde Palacios hasta Las Calderas. Efectivamente un entrante entre los pinos nos confirma esta posición. Dejamos el coche en la cuneta, nos preparamos y penetramos en el pinar, ascendiendo desde el primer momento con fuerte pendiente entre los árboles.


El pinar se presenta muy tupido y la vegetación tiende a tapar la traza del sendero, que cuesta seguir. En poco, parece desaparecer engullido por los helechos, debemos realizar un pequeño rodeo. El camino ha quedado reducido a un estrecho pasillo entre la vegetación por el que avanzamos. Es importante en este tramo seguir las indicaciones del GPS, ya que no hay señalización alguna y es fácil extraviarse porque no hay referencias claras más allá de la traza del sendero.

Atravesamos un arroyo y continuamos por el pinar, camino de las Calderas.
Tras atravesar un arroyo, continuamos subiendo con más pendiente por el pinar, siguiendo ya pequeño hitos de piedra que nos avisan de que estamos cerca de Las Calderas. El bosque se halla ya más despejado. Pronto, nos asomamos por la derecha y atisbamos ya las primeras formaciones rocosas: es el extremo sur del paraje que buscamos. Unos enormes paredones rocosos caen a pico desde las laderas del bosque.

Llegamos al paraje de las Calderas.
Continuamos siguiendo la linde del bosque, ayudados por los hitos. A la derecha se desarrolla el cañón, pero queda oculto por la vegetación. Más arriba, salimos definitivamente del bosque y ya caminando sobre el roquedo, nos acercamos al borde de los tramos más espectaculares de la garganta excavada por el arroyo Palazuelo.


Podemos ya hacernos una idea de la envergadura de esta garganta, de gran longitud, desarrollándose por la ladera sur de la sierra. Estamos en el lado contrario a las lagunas.


Se trata de una profunda cicatriz en la roca caliza formada por la erosión del arroyo que recoge las aguas fundidas en las zonas más altas de la sierra. El hielo, el viento y el tiempo han hecho el resto del trabajo.

El arroyo se precipita por pequeñas cascadas semiocultas entre el roquedo.
Descubrimos, según avanzamos siguiendo el borde, una sucesión de marmitas de gigante, rocas de caprichosos perfiles y formas, cornisas, estrechos pasillos y callejones donde se precipita el agua formando pequeños saltos. Sin ser peligroso, hay que mantener una mínima prudencia cuando nos asomamos.


Algunas marmitas de gigante son lo suficiente grandes como para permitir el baño, ya que la profundidad es escasa. Aún estamos en el deshielo tardío y el arroyo baja con el suficiente caudal para formas pequeña cascadas.


Con precaución, vamos siguiendo el borde de la garganta, descubriendo más formaciones.



Ya no muy lejos de la cresta de la sierra, que divisamos frente a nosotros arriba, la garganta va poco a poco perdiendo profundidad.



Es el momento de emprender el regreso. Retornamos alejándonos de la garganta y acercándonos de nuevo a la linde del bosque para avanzar más rápido, siguiendo los hitos colocados.


Entramos en el bosque y retornamos a la pista donde dejamos el coche siguiendo el mismo itinerario. Como hemos comentado, el bosque está tan cerrado y tupido en algunos tramos (los helechos tapan los caminos) que debemos andar con mucho cuidado en seguir el itinerario correcto, no es evidente y sin GPS puede ser una trampa sin salida.


En todo caso, el retorno es rápido y llegamos al coche en apenas tres cuartos de horas después de haber abandonado las Calderas.


Una vez en el coche continuamos en dirección opuesta a Monasterio de la Sierra, por el camino que traíamos, con la esperanza de poder seguir y bajar a Palacios de la Sierra. Así lo marcan los mapas. Inesperadamente, en apenas doscientos metros, la pista desaparece o queda oculta por la vegetación, sin posibilidad alguna de continuar con el coche. No queda otra alternativa que retornar a Monasterio de la Sierra siguiendo el mismo itinerario que el que trajimos en la ida. Aprovechamos para hacer una parada en el extremo del Castillejo, junto a las peñas que tanto llaman la atención. Buen sitio para descansar y comer algo recreándose con este paisaje.



LAS CALDERAS
Espacio natural
Cara sur de la Sierra de Neila.
Dificultad
Alta, por su difícil acceso por el bosque y ausencia de señalización.
Tipo de camino
Estrechos senderos por el bosque, terreno abierto por el roquedo.
Ciclable
No.
Agua potable
Encontraremos en las numerosas pozas.
Tipo de marcha
Ida y vuelta.
Orientación
Muy difícil desde la pista que viene de Monasterio de la Sierra.
Época recomendable
Finales de la primavera e inicios del verano.
Inicio
Pista que va de Monasterio de la Sierra hasta Palacios de la Sierra.
Distancia de Burgos
82,8 kilómetros.
Tiempo total
2 horas 25 minutos.
Tiempos de marcha
Pista-Inicio Calderas: 55 minutos; Extremo Calderas-Pista: 55 minutos.
Distancia total
5 kilómetros.
Interés
Paraje de las Calderas.
Altitud mínima
1421 m.
Altitud máxima
1667 m.
Desnivel acumulado
318 m.
Mapas
1:50000: 0278 Canales de la Sierra.
1:25000: 0278-3 Laguna Negra.
h

a

hNotas:
-La ruta habitual para acceder a las Calderas se produce desde las Lagunas de Neila, en la otra cara de la sierra. Rodeando las dos lagunas mayores, se sube por el portillo más al norte hasta alcanzar la cresta desde donde es sencillo bajar hasta las Calderas por terreno limpio (ver mapa más abajo).

Lagunas de Neila.

- El acceso por la pista desde Monasterio de la Sierra no es difícil con tiempo seco. El firme es bueno y no hay muchos baches ni fuertes pendientes. El panorama puede cambiar radicalmente en época de lluvias o con nieve.
- El acceso por el bosque es difícil por transcurrir por terreno frondoso en que los caminos no son evidentes. La orientación es también difícil ya que no hay señal alguna. No realizar sin un GPS.
- Durante el accedo a Monasterio de la Sierra pueden contemplarse las obras de la futura Presa de Castrovido, muy avanzada en el momento de publicares esta entrada.

Presa de Castrovido.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc




No hay comentarios:

Publicar un comentario