jueves, 8 de agosto de 2013

Monasterio de Cardeña y Castrillo del Val en bicicleta

Se trata de una sencilla ruta de dos horas de duración saliendo de la ciudad. Recorre bosques de robles y pinos, páramo y pequeños valles. Se visita además el Monasterio de San Pedro de Cardeña y los pueblos de Castrillo del Val y Cardeñajimeno, lo que hace que sea una excursión amena.

Salimos desde el puente de la autopista de la A-1 a la entrada de la ciudad junto al inicio del Camino de los Atletas, que discurre siguiendo la margen izquierda del río Arlanzón. Yendo en bicicleta, es mejor tomar la vía de tierra paralela al camino asfaltado, muy frecuentado por los ciclistas, para evitar problemas con los peatones. Tras llegar al entorno de la playa, pasamos por debajo del puente nuevo del boulevard.

Paseo de los Atletas, junto al río Arlanzón.
Pasamos la playa y el entorno del camping, ya siempre por el carril bici. Al llegar al puente que une Fuentes Blancas con el barrio de la Ventilla, saldremos del carril que llevamos a la izquierda para tomar una senda que sigue junto a la orilla del río. 

Playa artificial.
El recorrido continua junto a la ribera del río Arlanzón. Se trata de una senda muy frecuentada por caminantes y ciclistas que se apartan de los caminos asfaltados del parque de Fuentes Blancas.
Siguiendo el camino, llegaremos a una extensa pradera, ya a la vista de la autopista A-1 sobre el río y la Residencia de Ancianos de Fuentes Blancas. Nos incorporamos a la pista que viene de la carretera de Carcedo y pasamos bajo el puente de la autopista, situándonos al otro lado de ésta. Continuamos por un carril asfaltado entre álamos y chopos teniendo ahora la autopista a la altura del peaje a nuestra derecha.

Paso bajo la autopista a la altura del peaje.
El río lo tenemos ahora a nuestra izquierda pero no es visible ya que traza algunos meandros y se confunde con la vegetación.
En apenas cinco minutos, llegamos a la altura del barrio de Castañares, no visible a nuestra izquierda al otro lado del río. Dejamos el puente que nos llevaría a él y continuamos por una amplia pista hacia terreno más abierto. En otros cinco minutos tenemos la caseta del peaje y el puente sobre el Arlanzón al fondo.

Dejamos Castañares a la izquierda y continuamos hacia el peaje de la autopista A-1.
Pasamos de nuevo por debajo de la autopista, justo a la altura del peaje y continuamos por la pista. El río Arlanzón de nuevo nos acompaña a nuestra izquierda, oculto por frondosos cañaverales. Rodamos por una chopera. A nuestra derecha, arriba, el pueblo de Cardeñajimeno. No hay pérdida, posible.

Nuevo paso bajo la autopista a la altura del peaje.
Enseguida llegamos a un gran cruce: a la izquierda nos llevaría al pueblo de San Medel salvando un pequeño puente sobre el Arlanzón. A la derecha, sube un carril asfaltado hasta el pueblo de Cardeñajimeno. Nosotros seguimos hacia el frente, ascendiendo por una estrecha senda dejando a la derecha una zona de chalets y casas de fin de semana, emplazados en la parte baja de Cardeñajimeno. También dejamos al poco una empinada cuesta a nuestra izquierda, que será la que descendamos en el camino de vuelta.
En apenas cuatrocientos metros, nos topamos con la carretera de Castrillo del Val con Cardeñajimeno. La obviamos y continuamos por un camino de tierra que nace inmediatamente frente a nosotros. Esta senda se adentra en un recóndito y frondoso vallejo y se dirige sin pérdida hacia el monasterio.

Continuamos por un recóndito vallejo a la búsqueda del Monasterio de San Pedro de Cardeña.
Hay que decir, que este tramo puede estar fácilmente embarrado en tiempo de lluvias, prácticamente de noviembre a abril y puede ser impracticable para la bicicleta.
Continuamos por él rodeados por una exuberante vegetación hasta llegar a las inmediaciones de la tapia que circunda el monasterio. Desde la cancela metálica, se divisa al fondo el monasterio, tras un extenso prado. Seguimos el camino que traemos, ascendemos por un pequeño bosquecito para desembocar en la carretera que baja desde el páramo al mismo monasterio.

Divisamos el Monasterio de San Pedro de Cardeña.

Continuamos por una frondosa senda.
Llegamos al Monasterio de San Pedro de Cardeña. Es este buen lugar para repostar agua, hacer alguna foto y continuar la ruta. Nos encontramos ya en el Camino del Cid.

Monasterio de San Pedro de Cardeña.
Pasamos el entorno de los edificios que conforman el conjunto conventual y continuamos por el otro ramal de la carretera que asciende al páramo. Justo antes de llegar al cruce con la carretera principal, tomamos una pista señalizada como Camino del Cid a nuestra izquierda.
Nos encontramos en el páramo de nuevo, ya con horizontes lejanos. A nuestra derecha, los incesantes molinos eólicos. Al fondo, las primeras cumbres de la Sierra del Mencilla.
Seguimos por la pista, dejando dos ramales que salen a nuestra derecha y no nos salimos de la que llevamos porque siempre es la más ancha. En apenas kilómetro y medio comenzamos el descenso hacia Castrillo del Val abandonando el páramo.
La pista, en su descenso, describe algunas curvas cerradas ganando el valle donde se asienta Castrillo. Hay que bajar con precaución, ya que además de ser las curvas muy cerradas, hay bastante gravilla y si frenamos brúscamente, es fácil derrapar y caer de la bicicleta.
En el descenso, dejamos  a nuestra derecha las ruinas de una antigua gravera.

Bajamos del páramo a Castrillo del Val por las antiguas canteras.
La pista poco a poco va perdiendo altitud y nos adentramos en la cabecera de un delicioso vallecito que cae desde el páramo y las tapias del monasterio hacia el pueblo de Castrillo del Val, ya visible al fondo. A nuestra izquierda, sobre las alturas, los muros del monasterio. A nuestra derecha, el monte de Castrillo, que lo separa de los Juarros. En una posterior entrada se describirá un bonito recorrido por él visitando un menhir y algunas interesantes y sorprendentes cuevas.
La pista gana entidad y en apenas un kilómetro nos presentamos en Castrillo del Val. La vista lejana del pueblo destaca por sus dos iglesias dominantes sobre el caserío.

Castrillo del Val
A la entrada hay una fuente, donde podemos repostar agua. En el centro del pueblo, junto al ayuntamiento, hay otra fuente. Buen sitio para descansar.
Fuente e iglesia de Castrillo del Val.
Desde la plaza tomamos la carretera a Ibeas (derecha).
Desde Castrillo del Val emprendemos el retorno. Tomamos la carretera que lleva a la principal de Burgos a Logroño y que sube desde el lado derecho de la plaza del ayuntamiento. 
Tras una pequeña ascensión de apenas doscientos metros, ganamos un portillo, justo a la altura de una caseta de aguas. Aquí nace una marcada pista a nuestra izquierda que tomamos. Pedaleamos por ella en largos tramos rectos hacia el entorno de Cardeñajimeno. 
A nuestra derecha, divisamos el valle del Arlanzón recorrido por la carretera N-620 de Burgos a Logroño.

Continuamos por una pista hacia Cardeñajimeno.

Tras recorrer casi un kilómetro, la pista desciende con elevada pendiente hacia el entorno de los chalets de Cardeñajimeno, ya recorridos en la ida, y llegamos al cruce con San Medel. Tomamos el carril asfaltado a la izquierda que deshechamos en la ida y subimos al pueblo de Cardeñajimeno.

Salimos desde los chalets al monte de Cardeñajimeno.
Atravesamos el centro de Cardeñajimeno (hay fuente) y la plaza hasta llegar a la carretera de Fuentes Blancas. Al otro lado, entramos en la urbanización de chalets y seguimos el muro que lo separa del bosque. En apenas cien metros, encontramos la salida y entramos en el bosque.
Desde la misma salida, nace una senda que se adentra en el monte de Cardeñajimeno.
Esta porción que atravesamos es un magnífico robledal, salvado de momento de la especulación inmobiliaria. El bosque tiene un inmenso valor ecológico, ya que forma parte de los robledales que antiguamente bordeaban la ciudad por su lado S.-SE. (su continuación pudo haber sido el bosque de Villafría y los talados de su entorno a comienzos del s. XXI).

Avanzamos por el monte de Cardeñajimeno hacia Fuentes Blancas.
La pista nos lleva sin pérdida hacia la parte alta de Fuentes Blancas, junto al Club de Tennis y la perrera municipal.


Pasamos de nuevo bajo la autopista.
Tras recorrer unos dos kilómetros por el bosque, descendemos por una empinada pero corta cuesta para plantarnos en un nuevo paso bajo la autopista. Al otro lado, tenemos dos opciones: bajar por la derecha al Club de Tennis y a la carretera o tomar a la izquierda una pista que lleva a los pinares del entorno de la Cartuja, en la parte alta de Fuentes Blancas.

Pinar de la Cartuja.
Tomamos la segunda opción, más atractiva. Llegamos al entorno de los pinares y ahí seguimos por un tramo de carretera que se dirige hacia Cortes.
Llegados a la tapia del Monasterio de la Cartuja, torcemos a la derecha, dejándola a nuestra izquierda y bajamos por sendas imprecisas entre pinares hasta la Fuente de la Teja, en Fuentes Blancas.

Caminos entre pinares.
Desde aquí, ya junto a la carretera de Fuentes Blancas, sólo tenemos que tomar el camino inverso que a través del camping y siguiendo la orilla del río nos devuelve a la ciudad.

Llegamos a Burgos.



Monasterio de Cardeña y Castrillo del Val en bicicleta


Notas:
- La ruta es fácil y amena. Hay agua en varios puntos de la ruta.
- En ciertas épocas del año, el tramo anterior al monasterio de Cardeña puede ser impracticable por los charcos y el barro.
- Una alternativa es abreviar el recorrido subiendo a Cardeñajimeno desde el cruce y no continuar hasta el monasterio.
- Antes de la bajada a Castrillo del Val desde el páramo, se puede coger el camino que sale a la derecha, señalizado como Camino del Cid, y bajar a Modúbar de San Cibrián (ver entrada Ruta de los Modúbares)


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc



1 comentario:

  1. Magnífica excursión, fácil y amena. Para aquellos que vivimos en Burgos nuestra juventud hace bastantes años, todo esto debido al boulevard resulta casi nuevo, pero emocionante. Me ha gustado mucho redescubrirlo. Gracias ángel, una vez más.

    ResponderEliminar