domingo, 6 de septiembre de 2015

De los Altos a Zamanzas

El borde norte del Páramo de Masa se precipita hacia el Ebro que ha labrado a su paso espectaculares desfiladeros y gargantas. En este blog ya se han publicado algunas excursiones por el Alto Ebro burgalés. En esta ocasión, iniciaremos el recorrido desde la comarca de Los Altos, en el páramo para descender hasta el río en su paso por el Valle de Zamanzas. Continuaremos su curso hasta Tudanca para de nuevo retornar al páramo por el barranco de Valdeahedo y el bonito pueblo de Ahedo del Butrón, completando una de las rutas más panorámicas y variadas que puedan realizarse en esta bella región.

Llegamos saliendo de Burgos por la C-629 a Villarcayo. Tras recorrer el páramo, justo antes del descenso al Puerto de la Mazorra, nos desviamos a nuestra izquierda a Dobro. Tras pasar el pueblo, en unos seis kilómetros, llegaremos a Porquera del Butrón, ubicado en el mismo borde norte del páramo.

Porquera del Butrón, enclavado en el borde norte del Páramo de Masa.
El pueblo, ubicado a algo más de 1000 metros de altitud, está compuesto de recias casas de piedra. En una plazuela junto a la iglesia, dejaremos el coche y nos preparamos para la excursión.

Dejamos el coche junto a la iglesia.
El camino de Porquera a Tubilleja, hoy en parte perdido, parte del lado NO. del pueblo. Salimos pues por una pista que pronto se introduce en un tupido y magnífico hayedo. Este sendero era el utilizado por las gentes del páramo para bajar el valle y viceversa y debe salvar un desnivel cercano a los 400 metros.


Hoy solo quedan en buen estado los respectivos tramos cercanos a las dos poblaciones por lo que gran parte del recorrido se desarrolla por terreno impreciso y en parte muy sucio de vegetación, aunque como vamos a comprobar, aún es practicable. La pista continua entre bosques buscando el borde del páramo. Algunos desvíos nos hacen dudar, por lo que seguimos estrictamente las indicaciones de nuestro GPS. La pista continua bajo cubierta vegetal ya por la ladera y poco a poco observamos a nuestra izquierda el gran desnivel que cae a pico sobre el valle. Destaca a nuestra izquierda el gran espolón rocoso sobre Pesquera del Ebro y sobre el cual el río ha esculpido una espectacular cluse.


El camino que llevamos, describe una gran curva a la izquierda incrementando la pendiente. Justo en la curva nos salimos de él por la derecha para continuar ya por la ladera. La pista que dejamos parece descender entre riscos hacia la aldea de Colina, abajo en el valle. Inmediatamente constatamos que el camino que aparece en los mapas y baja a Tubilleja se ha perdido y ha sido tragado por la vegetación. Siguiendo la línea que marca el GPS continuamos más o menos por el teórico sendero y avanzamos con relativa dificultad.
Disponemos ya de impresionantes panorámicas del Valle de Zamanzas, que se extiende a nuestros pies por la izquierda y la Sierra de Albuera al fondo. Caminamos despacio, recreándonos en el paisaje y poco a poco vamos acercándonos a nuestro destino, el pueblo de Tubilleja, aún no visible desde donde estamos.

Panorámica del Valle de Zamanzas

video

Chozo de pastores sobre la ladera en el camino a Tubilleja.
Divisamos perfectamente el recorrido del Ebro, que atraviesa el valle de sur a norte en su parte meridional. A lo largo de millones de años el río ha sido capaz de cortar transversalmente el anticlinal de Zamanzas, que hoy contemplamos erosionado y vaciado en su totalidad. Desde donde estamos, observamos con nitidez el borde de los dos flancos o laderas y cuesta imaginar que en otro tiempo lo que hoy es valle eran zonas altas que sobresalían de los páramos adyacentes.

Durante el descenso a Tubilleja, disfrutamos de extraordinarias vistas del Valle de Zamanzas.
El camino hasta Tubilleja es un avance entre trochas y senderos medio desaparecidos por lo que tenemos que abrirnos paso entre las matas buscando el mejor paso para avanzar. Aunque la progresión es lenta, por fortuna no nos encontramos grandes obstáculos. Hacemos continuas paradas que aprovechamos para fotografiar el valle desde esta privilegiada posición.

Nos acercamos a Tubilleja, junto a la gran cluse del Ebro.
Excepcional panorámica del Valle de Zamanzas.
A dos kilómetros y medio de Tubilleja, aún oculto, enlazamos con una pista más marcada que parece subir del valle y se dirige en nuestra dirección. Una vez en ella el avance es más rápido. Al poco, encontramos cazadores que nos advierten de que se está produciendo una batida, pero no nos queda más remedio que continuar, al marcha atrás es sencillamente muy complicada. Nos "arriesgamos" y emprendemos ya el descenso final. La llegada a Tubilleja es espectacular: disfrutamos de magníficas vistas de los farallones de la Sierra de Albuera que se precipitan sobre el Ebro. En este paisaje caótico de rocas, gargantas, río y desplomes, sobresale Peña Corderiza, que llama la atención por su carácter agreste y salvaje. El río Ebro de nuevo ha elaborado una impresionante cluse sobre el anticlinal antes de girar hacia el norte junto a la aldea de Tudanca antes de encajonarse de nuevo en el desfiladero de los Tornos.

Descendiendo hacia Tubilleja.
Caserío de Tubilleja.
Los últimos metros antes del pueblo pasamos junto a antiguos campos de labor, hoy abandonados. Entramos por fin en Tubilleja, perteneciente al Valle de Zamanzas. Nos parece entrar en la "civilización". El pueblo mantiene buenos ejemplares de arquitectura tradicional de las Merindades de balcón corrido mirando al sur. Junto a la iglesia, paramos para descansar y reponernos del ajetreado descenso en que nuestras espinillas han sufrido más arañazos y rozaduras de los previstos.


El camino entre Tubilleja y las inmediaciones de Tudanca lo realizamos por la carretera, no hay otra alternativa. A ambos lados los riscos se desploman sobre el Ebro formando en algunos paredes casi verticales.

La Peña Corderiza junto al Ebro.
La singular peña Castillo parece haber quedado aislada al realizar el Ebro un gran meandro junto a la aldea de Tudanca.
Justo antes de acercarnos a Tudanca, que vemos a nuestra izquierda, nace a la derecha el sendero de Valdeahedo que sube hacia el páramo por un escondido vallejo hasta el pueblo de Ahedo del Butrón. Un cartel nos indica el punto exacto.

El paso de Valdeahedo.
Este recorrido ya lo hemos descrito en la entrada “Sendero de Valdeahedo” (ver entrada Sendero de Valdeahedo) y siempre es un placer recorrerlo ya que se trata de un delicioso paseo por uno los caminos más apartados y apacibles que puedan encontrarse.

Subimos hacia el páramo por el sendero de Valdeahedo.
Tras atravesar el curioso paso que parece excavado en la roca, subimos por este sendero hasta la aldea de Ahedo del Butrón, a medio camino del páramo y el valle.


Los que siguen este blog ya han podido apreciar que se han publicado otras dos rutas por y desde este pueblo, uno de los más bellos del Alto Ebro. A la entrada del pueblo reponemos de agua y nos incorporamos a la carretera que baja hasta aquí desde Dobro.

Dejamos la aldea de Ahedo del Butrón a nuestra izquierda.
El tramo final de esta ruta, ya larga y ardua a estas alturas, une los pueblo de Ahedo y Porquera y discurre por escondidos y olvidados caminos por los que es muy fácil extraviarse. Saldremos de Ahedo del Butrón por la carretera para en apenas doscientos metros, salir por la derecha para incorporarnos a un poco visible sendero que se abre paso entre la vegetación. Comprobamos que pese a ser muy tupido el bosque, el camino se abre paso siempre. Seguramente fue el utilizado en el pasado por los vecinos de Ahedo y Porquera para comunicarse entre sí.

Tomamos un camino a la derecha de la carretera a la salida de Ahedo del Butrón.
El camino entonces poco a poco va ganando entidad y gana altura con rapidez. A ambos lados el bosque es impenetrable, pero el suelo del sendero se mantiene sorprendente y felizmente limpio. Tras salvar varios zigzags, desembocamos en unos llanos despejados. A la derecha dejamos un empinado barranco que desciende hacia el Ebro y por donde discurre el llamado camino de Dobro a Tubilleja. Éste se halla en perfecto estado y puede ser recorrido incluso con vehículos.

La silueta de Peña Alta de Dobro nos acompaña a nuestra izquierda en el camino a Porquera.
Nosotros dejamos este camino atrás y tras recorrer unos trescientos metros por terreno despejado, enlazamos por el SE. con otro sendero que de nuevo se adentra en el bosque. Éste será el que ya definitivamente nos ubique en el páramo en las proximidades de Porquera del Butrón. Este sendero se adentra de nuevo rápidamente en el bosque, atravesando algunas manchas de haya y se difumina por momentos, aunque nunca perdemos su rastro. Nos encontramos ya casi sobre el páramo por lo cual no hay apenas pendiente.


A nuestra izquierda, contemplamos abajo el vallejo que desciende hacia Ahedo y detrás las alturas de la Peña Alta de Dobro, otro gran anticlinal que se levanta sobre el macizo de la Mazorra. Es fácilmente distinguible porque su divisoria se halla atiborrada de molinos eólicos. En poco, salimos al llano despejado incorporándonos ya a una pista agrícola y con la vista, por fin, de Porquera al fondo a la derecha. Debemos recorrer aún un kilómetro por esta pista entre sembrados hasta llegar a la carretera. En medio kilómetro, más llegamos a las primeras casas de Porquera y ponemos fin a nuestra excursión tras recorrer algo más de 18 kilómetros y haber atravesado páramos, valles, desfiladeros y visitado tres pueblos.


Si tenemos tiempo, podemos visitar, muy cerca de Porquera, el dolmen de la Cotorrita, del 3500 antes de Cristo, indicado en la carretera poco antes de la entrada del pueblo llegando desde Dobro.


DE LOS ALTOS A ZAMANZAS
Dificultad
Alta, por su longitud, discurrir algunos tramos fuera de caminos y continuos enlaces sin señalizar.
Ciclable
No.
Circular
Sí.
Orientación
Difícil.
Época recomendable
Todo el año, aunque evitar días de niebla.
Inicio
Porquera del Butrón.
Distancia de Burgos
59,9 kilómetros.
Tiempo total
5 horas (Porquera - Tubilleja: 2h15m; Tubilleja - Ahedo 1h30m; Ahedo-Porquera 1h20m)
Distancia total
18,1 kilómetros (Posquera - Tubilleja 7,4 kms; Tubilleja - Ahedo 5,2 kms; Ahedo - Porquera 5,5 kms).
Interés
Panorámiocas sobre los Valles de Zamanzas y Sierra de Tudanca, bosques, Sendero de Valdeahedo, pueblos pintorescos de las comarcas de los páramos y el Alto Ebro.
Altitud mínima
614 m.
Altitud máxima
1008 m.
Mapas
1:50000: 0109 Villarcayo; 0135 Sedano.
1:25000: 0109-3 Manzanedo; 0135-1  Escalada; 0135-2 Dobro.




Notas:

- La ruta es muy panorámica y variada ya que pasa del páramo al valle, discurre junto al río Ebro y, si incluimos Tudanca, pasa por cuatro pueblos.
- En Porquera de Butrón nace una pista que se dirige a un parque eólico y llega hasta el mismísimo borde del páramo, asomándose sobre el valle. Desde esta atalaya, las panorámicas sobre la confluencia del río Ebro con la Sierra de Albuera y el desfiladero de los Tornos, son excepcionales.


- El tramo entre Porquera del Butrón y Tubilleja es complicado porque discurre en gran parte por terreno indefinido por matorral bajo. Abstenerse si no se está habituado a caminar por este tipo de terrenos.
- La señalización es inexistente y hay múltiples cambios de camino y enlaces. No recomendable si no se lleva GPS o buenos mapas de la zona.


Dolmen de la Cotorrita, cerca de Porquera del Butrón


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico

Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

3 comentarios:

  1. Se aprecia bien en la sexta fotografía un chozo de pastores semiderruido sobre la ladera en el camino a Tubileja y me recuerda a multitud de chozos, varios se conservan en buen estado y alguno reconstruido, aunque muchos ruinas, en la provincia de Valladolid sobre todo en Tierra de Campos (Urueña, Tordehumos, Castromonte, etc.). Parece que existe una tendencia a conservarlos /o restaurarlos como valor arquitectónico histórico propio de la zona.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy bien la ruta, pero hay bastantes inexactitudes. Tanto Quintanilla-Colina, como Tubilleja de Ebro y Tudanca de Ebro, pertenecen a LOS ALTOS, no a Zamanzas. Zamanzas está al otro lado del río y ninguno de estos son aldeas incluido Ahedo del Butrón, son pueblos, así que le pido por favor que no denigre a mi pueblo que es donde nací.

    ResponderEliminar
  3. En absoluto estoy de acuerdo con usted, confirmo todo lo que pongo en mi blog. Para empezar, los pueblos de Tubilleja y Quintanilla-Colina, diga usted lo que diga, se hallan geográficamente en el Valle de Zamanzas, otra cosa es, que administrativamente pertenezcan al municipio de Los Altos, eso es correcto. Tiene usted que distinguir entre geografía y administración y así no confundir a la gente. En segundo lugar: no creo en absoluto que llamar "aldea" a algunos de estos pueblos, sea denigrarlos en absoluto, más bien, todo lo contrario. La palabra aldea es en castellano, sinónimo de pueblo pequeño (le recomiendo que lea el diccionario de la Lengua Española. Si no recuerdo mal, Tudanca, por ejemplo, es un pueblo muy pequeño, ¿no? ¿o es lo mismo que por ejemplo Sedano? Así que creo que precisamente en mi blog hago todo lo contrario que hace usted: doy publicidad a estos pueblos (muy necesitados de ella) porque no me canso de elogiar a la gente a visitarlos. Por sus modos, me da la sensación de que usted hace todo lo contrario: ahuyentarlos. Confirmo y no cambio nada de lo escrito. Un saludo caballero.

    ResponderEliminar