viernes, 28 de junio de 2013

De Dobro a Ahedo del Butrón

Ahedo del Butrón es un coqueto pueblo enclavado en un profundo vallejo que desciende desde Los Altos, en el Páramo de Masa, hasta el Ebro, en Tudanca. Desde Ahedo pueden realizarse multitud de excursiones por los senderos y barrancos circundantes al situarse en un espacio quebrado de transición entre el páramo y el valle. La ruta que se presenta nos llevará desde el páramo, partiendo del pueblo de Dobro, capital del municipio de Los Altos, hasta Ahedo. Por el camino visitamos una bonita laguna y la ermita de Santa Marina. El pueblo de Ahedo del Butrón, muy restaurado, guarda interesantes muestras de arquitectura popular montañesa y una iglesia con una portada románica relacionada con la escuela de Silos.

Dobro se halla justo en el extremo septentrional del Páramo de Masa, a poca distancia del Puerto de la Mazorra. Se accede por la carretera C-629 de Burgos a Villarcayo. Justo antes del Puerto de la Mazorra, sale un desvío a mano izquierda a Pesquera. En apenas kilómetro y medio nos dejará en el pueblo de Dobro.

Plaza de Dobro.
Entrando en el pueblo, dejamos el coche en la plaza y partimos por las calles del extremo occidental del pueblo saliendo por una senda que se adentra en un valle que se abre hacia el oeste. La senda-pista se halla en muy buen estado. El valle en que nos encontramos no es más que el fondo del anticlinal arrasado de Dobro, cuyo flanco interno queda a nuestra derecha poblado por un frondoso bosque. Su máxima cima, la Peña Alta de Dobro, tiene 1268 metros de altitud y se encuentra camuflada entre los ciclópeos molinos eólicos que pueblan todo el borde del anticlinal.

Salimos de Dobro por un amplio valle.
A mano derecha, vamos vislumbrando el paisaje quebrado de peñas que rompen y caen en sucesivos roquedos buscando el río Ebro, aún unos cuántos kilómetros más abajo.



La senda por el vallejo hasta Ahedo es larga y cómoda. Vamos recorriendo el tranquilo valle de este a oeste hasta llegar a un pequeño portillo donde nos introducimos en un pequeño bosquete a mano izquierda. La senda atraviesa el bosque y gira a la derecha ya en terreno descubierto sobre los páramos de la Mazorra, al haber ascendido un poco.

Descendemos hacia Ahedo del Butrón desde el páramo.
Ya en el páramo, tenemos buenas vistas sobre nuestro entorno. Al fondo frente a nosotros, se vislumbran los cortados rocosos que caen sobre la aldea de Tudanca, junto al Ebro. A nuestra izquierda, una muralla rocosa nos limita la vista. A la derecha, el páramo desolado.
Ahedo del Butrón se asienta sobre un pequeño ensanchamiento del coqueto vallejo que cae al Ebro desde el Páramo de Masa. La vista desde donde estamos sobre el pueblo, rodeado de poblados montes, resulta encantadora y emprendemos el descenso por una antigua senda pegada a la ladera. Nos da la sensación de caminar por sendas ancestrales.

Descendemos a Ahedo del Butrón desde el páramo.



Ahedo del Butrón



Fuente-lavadero.
Curiosa ventana blasonada.
Iglesia de la Asunción.
Portada románica.

Llegamos a Ahedo del Butrón, entrando por su parte alta. Recorremos el pueblo en sentido longitudinal. Es obligado visitar la iglesia en la que destaca su portada románica presentando al Padre Eterno con los 24 ancianos del Apocalípsis, tallas del más fino románico.
También en Ahedo hay que destacar las casas blasonadas y la arquitectura tradicional norteña de casa con balconada en la solana.
Desde la iglesia, hay que tomar la calle que sale frente a ella que desemboca en una senda, junto a la peña Castillo, que será la que nos lleve hasta la la ermita de Santa Marina, camino a Dobro.

Ahedo del Butrón se halla rodeado de montes y bellos parajes.
Dejamos Ahedo del Butrón camino de la ermita de Santa Marina.
El camino de Ahedo a la ermita se desarrolla entre prados alternados con roquedos. Dado lo del valle, el silencio y la sensación de tranquilidad es total.

Camino de la ermita.
Encontraremos la ermita tras recorrer unos tres kilómetros desde el pueblo. Se ubica apartada del camino, en lugar apartado y su estado de conservación es bueno.
Tras descansar, retornamos al camino y continuamos. La carretera la tenemos cerca, paralela a nuestra derecha.

Ermita de Santa Marina, de Ahedo del Butrón.
Poco a poco, a medida que nos alejamos de la ermita, el camino se va haciendo más agreste y se adentra en un pequeño bosque.


Dejamos la ermita y nos adentramos en el bosque camino de Dobro.
Tras subir a un pequeño portillo, descendemos hasta llegar junto a la carretera, donde tomamos una ancha pista carrozable a nuestra izquierda que se adentra entre dos peñas.
Por esta pista retornamos al valle paralelo por el que habíamos realizado el camino de ida desde Dobro. Ya a la vista del pueblo al fondo, continuamos por ella cómodamente.
En apenas doscientos metros, dejamos a nuestra izquierda una gran balsa de agua para el riego. En esta época del año, verano tardío, nos sorprende la cantidad de agua embalsada. Todo el entorno de la laguna se ha convertido en un auténtico humedal y proliferan las aves y animales acuáticos.

Cerca de Dobro nos sorprende la balsa de agua para riego, convertida en un auténtico humedal.
Tras dejar la balsa, ya solo nos queda proseguir por la pista unos dos kilómetros más hasta llegar a Dobro, punto origen de nuestra ruta de hoy.

Nos acercamos a Dobro.


De Dobro a Ahedo del Butrón

Notas:

- Ahedo del Butrón es un buen sitio para realizar múltiples excursiones, la más frecuentada de la cuales es el descenso al río Ebro junto pueblo de Tudanca siguiendo el barranco de Valdehaedo.
- Entre Dobro y Porquera del Butrón, se emplaza el dolmen de la Cotorrita, de origen neolítico.



Entradas relacionadas:




Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc


jueves, 27 de junio de 2013

Casarejo desde Villamiel de la Sierra

La Sierra del Casarejo es una alineación montañosa paralela a la del Mencilla aunque de menor entidad. Su cresta, erizada de molinos eólicos, sirve de separación entre la Sierra del Mencilla y la comarca de Lara.

Uno de sus mejores accesos, se realiza desde la inmediaciones de Villamiel de la Sierra, por su cara norte. Llegamos a Villamiel tomando el desvío a los Juarros desde la carretera de Burgos a Logroño. Tras pasar Cueva de Juarros y tomar la carretera a Vizcaínos, entramos en el Valle del río Seco, que separa las Sierras del Mencilla con la del Casarejo. Pasamos Palazuelos de la Sierra y llegamos a Villamiel de la Sierra. La ruta comenzará medio kilómetro más allá del pueblo, un poco antes del cruce del desvío a Tinieblas. Junto a una praderas, dejaremos el coche. Allí, nace una senda, al principio algo difusa, que asciende por la falda del monte.

Sierra del Casarejo


Salimos por las praderas siguiendo esta senda. En época de lluvias, podemos encontramos todo el terreno muy encharcado. La senda se introduce en el bosque rápidamente, convirtiéndose en una clara pista que sube por el robledal.
El bosque se va espesando y en algunos tramos avanzamos por un túnel vegetal. La pendiente en ningún momento es demasiado fuerte, la progresión resulta muy cómoda y amena.

Ascendemos por un extenso robledal.
Tras recorrer unos dos kilómetros, pasamos a terreno descubierto, alcanzando el cordal de la sierra con facilidad. Desde aquí disfrutamos ya de extensas vistas de la Sierra del Mencilla en su cara sur. Una vez en la cresta, muy amplia, tomamos la ancha pista que sube por todo el cordal de la sierra y que fue construida para la construcción de los aerogeneradores que pueblan toda esta sierra. No dejaremos esta pista hasta la misma cima.

Ascendemos por una amplia pista entre aerogeneradores.
En los planos de la zona, llama la atención la denominación a un árbol como "Roble de la Cosa Mala", ya que no es habitual representar árboles individuales en un mapa topográfico. Como pasamos por sus inmediaciones, abandonamos la pista por su lado izquierdo y alcanzamos el árbol. Para su perfecta localización, nos ayudamos del GPS pero realmente no hace falta porque es claramente distinguible ya desde lejos por tratarse de un árbol aislado sobre la ladera sur, no muy lejos de la pista. Al fondo, abajo, divisamos las tenadas y el pueblo de Quintanilla Cabrera.
Efectivamente se trata de un árbol singular. Desde lejos parece un roble de gran porte pero cuando llegamos observamos que se trata de un doble roble con sus respectivas raíces separadas pero que han unido sus copas. Lo más peculiar, es que sus troncos, de aspecto vetusto, se hallan completamente huecos y carcomidos. Así pues llama la atención el contraste entre su extraordinario porte y frondosidad con el grado extremo de sequedad de sus huecos vacíos. Sin duda, debe haber una historia detrás del llamativo nombre con que aparece en los mapas, aunque no he logrado descubrir su origen.

Detalle tronco hueco del roble.
Roble de la Cosa Mala. Al fondo: Quintanilla Cabrera.
Abandonamos el árbol, situado unos doscientos metros a la izquierda de la pista y continuamos por ella, entre los gigantes eólicos, para alcanzar, en apenas quince minutos la cumbre, también llamada Alto del Casarejo (1458 metros).
En ella hay una estación eléctrica y torre de vigilancia forestal. En una anterior ocasión había un retén en su interior, pero hoy no encontramos a nadie.

Alto del Casarejo.
Desde el Alto del Casarejo se disfruta de extensas vistas sobre la Sierra del Mencilla al norte y la comarca de Lara-Arlanza al sur.


Panorámica hacia el norte

Panorámica hacia el sur
La sierra prosigue desde el Alto del Casarejo, pero disminuyendo de nivel hasta las inmediaciones de Revilla del Campo. Si continuáramos por ella, nos alejaríamos excesivamente de Villamiel. El único retorno claro es por el mismo cordal que hemos traído, ya que por el valle no hay caminos claros. Emprendemos entonces el regreso por el mismo camino de ida.

Villamiel de la Sierra. Al fondo, la Sierra del Mencilla.
Descendemos por la pista mirando al Mencilla. A la derecha, la Peña Mayor.
El descenso es rápido, en apenas cuarenta minutos desde el Alto del Casarejo estamos de regreso en el coche.

Ruinas de antigua cabaña en el bosque.
Praderas entre Villamiel y el cruce de la carretera a Tinieblas, donde dejamos el coche.
Peñalara al sur y las Mamblas sobresaliendo detrás.


CASAREJO DESDE VILLAMIEL DE LA SIERRA
Dificultad
Baja.
Ciclable
Sí.
Circular
No.
Orientación
Fácil si se toma el sendero correcto que parte de la carretera entre Villamiel y Tinieblas.
Época recomendable
Todo el año.
Inicio
Carretera entre Villamiel de la Sierra y Tinieblas.
Distancia de Burgos
35,7 kilómetros.
Tiempo total
2 horas 10 minutos.
Distancia total
7,8 kilómetros.
Interés
Bosque de robles, Sierra del Casarejo, panorámicas.
Altitud mínima
1151 m.
Altitud máxima
1448 m.
Mapas
1:50000: 0239 Pradoluengo.
1:25000: 0239-3 Palazuelos de la Sierra.



Notas:

- La ruta es fácil y breve. Desde Burgos se accede en apenas media hora de coche.
- La pista que sube hasta la cima parte de la carretera de Tinieblas a Tañabueyes y es perfectamente hábil para todo tipo de vehículos.
- Aunque no haya sendas claras, es posible subir desde los pueblos de la ladera sur al estar las laderas bastante limpias.
- Desde Palazuelos de la Sierra es posible subir al cordal siguiendo el GR82 de la Sierra de la Demanda, perfectamente señalizado.

Palazuelos de la Sierra

- Desde Mazueco de Lara se puede ascender fácilmente por una amplia pista carrozable que parte del norte del pueblo.



Mapa topográfico

Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc


martes, 25 de junio de 2013

Ferrocarril Minero (y II): del Puerto del Manquillo a Monterrubio de la Demanda

El tramo que se presenta, discurre entre el Puerto del Manquillo y el final del ferrocarril minero. El antiguo trazado, terminaba a medio camino entre los pueblos de Bezares (hoy semi-abandonado) y Monterrubio de la Demanda, a donde nunca llegó el ferrocarril. El tramo se caracteriza principalmente por los extensos hayedos que hay entre el Manquillo y Riocavado. Destaca también el túnel de Barbadillo de Herreros, único en servicio de toda la vía.

(Ir a entrada del primer tramo: de Arlanzón al Puerto del Manquillo)

Vista del Valle del Arlanzón desde el Manquillo. Al fondo a la izda. el Pico Mencilla (1930 m.).
El Puerto del Manquillo es buen sitio para dejar el coche y realizar este segundo tramo de la Vía Verde. Lógicamente, para recorrer el tramo completo, el  medio más adecuado será la bicicleta ya que se trata de casi 23 kilómetros en un recorrido no circular. Desde el Puerto del Manquillo, podemos acceder también al nacimiento del río Arlanzón, en las laderas del San Millán.
Justo debajo del puerto, podemos aún observar la boca del antiguo túnel que salvaba el puerto, hoy protegido con una verja para evitar accidentes.

Túnel del Manquillo.
Comenzamos el recorrido tomamos la pista que desciende con decisión hacia el este. La primera bajada es muy pronunciada, conviene descender caminando al haber gravilla que puede hacernos derrapar la rueda de la bicicleta.

Bajamos del Manquillo hacia Riocavado.
A partir de aquí rodamos algo más de un kilómetro siguiendo un frondoso barranco que queda a nuestra derecha hasta cruzar la carretera Pineda-Riocavado. Superada la carretera, nos adentramos en el bosque.
Todo el tramo entre la carretera y Riocavado de la Sierra, lo realizamos por un magnífico hayedo y en muchos tramos, bajo cubierta vegetal.
En este tramo, la Vía Verde realiza grandes meandros y hay algunas trincheras realizadas para salvar la pendiente.
Riocavado de la Sierra se encuentra en lo profundo del barranco del río Valdorcas, que baja del San Millán. Llegamos a sus inmediaciones, observándolo desde la vía abajo.

Riocavado de la Sierra desde la Vía Verde.

Al llegar al barranco, dejamos el hayedo y la vía describe un amplio meandro salvando la estrecha vaguada, teniendo siempre Riocavado abajo al fondo.
Recorremos el meandro y dejamos Riocavado atrás, a donde se podía acceder por una pista que desciende justo al final de la amplia curva.
Nada más salvar el barranco y en apenas quinientos metros, nos encontramos en las cercanías de Barbadillo de Herreros, emplazado ya sobre una zona más despejada y que se despliega a nuestra derecha abajo.

Barbadillo del Herreros.
La vía no pasa por el pueblo, sino que lo rodea por su parte alta. En breve, nos topamos con el tercer túnel, el único practicable.
Cuando se restauró el ferrocarril minero, se instaló luz dentro del túnel, pero tras muchas veces de pasar por su interior, nunca la he visto funcionar. Más aún, a veces se introduce ganado en su interior, con lo que al haber poca visibilidad, hay que rodar con precaución.
A la altura del túnel. abajo junto al río, divisamos los restos de la antigua ferrería de Barbadillo, aún en pie.

Barbadillo de Herreros: antigua ferrería.
Rodeando Barbadillo de Herreros.
Tras salir del túnel, la vía cruza el río Pedroso, que baja de las montañas a nuestra izquierda y seguimos rodeando Barbadillo a través de quizás las mayores trincheras de todo el recorrido.
Definitivamente dejamos Barbadillo atrás. Cruzamos la carretera que lo une a Monterrubio y afrontamos el último tramo.
La vía discurre ya por el amplio valle que hay entre las sierras de Neila al sur y Demanda al norte, ya próximos a la frontera con la Rioja.
El camino es en este último tramo prácticamente llana. Al poco, llegamos al despoblado de Bezares, que queda a nuestra izquierda. Hoy el antiguo pueblo está reconvertido en granja ganadera. Aún es posible ver su antigua iglesia en pie, salvada de la ruina.

Bezares, hoy reconvertido en granja.
Las vías del antiguo trazado del ferrocarril minero, llegaban a sus inmediaciones y terminaba su trazado. Así pues nunca llegó a Monterrubio de la Demanda.

Hayedo antes de llegar a Monterrubio.
Área recreativa de Monterrubio, fin de la Vía Verde.
No obstante, si se tiene tiempo y ganas, es recomendable proseguir para visitar Monterrubio de la Demanda, último pueblo de la provincia de Burgos y uno de los que tiene mayor altitud. La pista que traíamos, se introduce ya por una estrecha senda a través de un pequeño hayedo que desemboca un área recreativa. Es éste un buen lugar para reposar y reponer agua. Desde aquí, salimos por la carretera ya a la vista de Monterrubio de la Demanda. Si mismo nombre, nos indica que aquí hubo minas de plata, hoy en desuso. Dentro del pueblo, destacan los escudos blasonados que lucen algunas de las fachadas de sus casas.

Monterrubio de la Demanda.
Una vez visitado el pueblo, ya solo nos queda retornar al punto de partida por el mismo recorrido. Si se dispone de poco tiempo, es posible realizar el tramo de Monterrubio a Barbadillo por carretera.



Del Manquillo a Monterrubio


Notas:

- El Puerto del Manquillo es buen sitio para aparcar el coche.
- En invierno puede estar el puerto en mal estado por culpa de la nieve.
- En Riocavado, Barbadillo y Monterrubio hay bares.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc