sábado, 21 de diciembre de 2013

El Miro de Valdeprado

El pico El Miro, de 1985 metros, es una de las cumbres más características de la comarca del Alto Sil, perteneciente a la Montaña Leonesa. Además, desde cima se disfrutan excelentes vistas sobre la vertiente asturiana.  A sus pies se hallan las lagunas de alta montaña de Cheiroso y Bermechas, una rareza en las montañas de la zona.

La ascensión al Miro la realizaremos desde el pueblo leonés de Valdeprado, a donde se llega desde Páramo del Sil. Valdeprado es también conocido como la Puerta de los Ancares.
Dejamos el coche junto a un bar de carretera al sur del pueblo y comenzamos la ascensión desde un camino que nace inmediatamente junto a la carretera.
Emprendemos la caminata siguiendo el arroyo la Braña el Monte por un difuso sendero que discurre paralelo a él, ganando altitud con fuerza.
Toda la ladera está despejada y el barranco se va estrechando según vamos ascendiendo.


Subimos hacia el Miro por una estrecha senda entre matorrales.
En algunos tramos, el sendero se difumina pero no hay problemas de orientación, ya que la vaguada se dirige sin pérdida hacia el Collado de Bobia, montaña arriba. Se trata de un pequeño portillo que da acceso al macizo que forma el pico El Miro con otras alturas cercanas.
El pico será invisible desde donde estamos y tenemos que posicionarnos muy por encima de los 1800 metros para llegar al collado y divisarlo por primera vez.


Ascendemos por una vaguada hacia el Collado de Bobia.

Vamos dejando el valle de Valdeprado atrás.
Desde esta altura, tenemos a nuestros pies el lago Cheiroso, pequeña laguna de montaña a los pies del Miro, que se yergue frente a nuestra posición.
El entorno del lago es buen lugar para descansar, almorzar o incluso, si estamos en verano y el tiempo lo permite, darnos un baño. Sorprendentemente, las aguas no están muy heladas.

El pozo Cheiroso desde la cima de El Miro.
Desde la laguna, tenemos media hora más de fácil ascensión para alcanzar definitivamente la cima de El Miro (1985 metros).
Las vistas desde aquí son inmejorables. Estamos muy cerca de Asturias y tenemos amplias vistas sobre la Sierra de la Degaña.

Bonita panorámica de los Ancares leoneses.
Desde la cima hay varias opciones para descender, ya que son varios los barrancos y vaguadas que bajan al valle.
Tras descender de nuevo al entorno del lago Cheiroso, nos acercamos por un pequeño portillo a la pequeña y seca laguna del Alto Bismor. Desde aquí, comenzamos el descenso por una empinada ladera que cae del lado norte del macizo hacia el llamado Monte Redondo.
Desde aquí parte una marcada senda que siguiendo el arroyo Burmor desciende con fuerza hacia el valle.
La bajada es más complicada de lo que parece por lo sucio del terreno. Nos topamos con una fuerte vegetación que nos dificulta enormemente la progresión. Además hay que superar tapiales y pequeños arroyuelos, lo que nos obligan a realizar frecuentes vadeos.
Tras algo más de una hora de bajada, llegaremos a la llamada Braña de Susañe, conjunto de construcciones pastoriles junto a la carretera.
Por ésta, no nos queda ya más que recorrer los casi dos kilómetros que nos separan del pueblo de Valdeprado, donde comenzamos la ruta.


El Miro de Valdeprado


Notas:

- En la comarca del Alto Sil hay que visitar los pueblos de Páramo del Sil, Palacios del Sil, Villablino y Vega de Espinareda. Más hacia el oeste tenemos la comarca de los Ancares leoneses y el Valle de Fornela.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico.


Perfil de elevación.

Ver y descargar track de Wikiloc

( el track no pertenece al autor del blog )

No hay comentarios:

Publicar un comentario