sábado, 6 de febrero de 2016

Cuevas del Agua y de los Moros

El río Rudrón, afluente del Ebro, tiene sus fuentes en el burgalés Valle de Valdelucio, en el Alto Tozo. En su cabecera recibe el nombre de Hurón. En las cercanías de Basconcillos del Tozo, al fondo de un valle ciego, desaparece en la tierra en la Cueva del Agua. Un kilómetro más adelante, reaparece en una gran surgencia en la llamada Cueva de los Moros, ya con el nombre de Rudrón. En esta excursión, visitaremos la primera cueva caminando, para después, trasladarnos en coche hasta la segunda.




Cueva del Agua - Sumidero del Hurón

Visitamos en primer lugar la Cueva del Agua. Para ello salimos de Burgos hacia Aguilar de Campoo. Tras llegar al pueblo de Basconcillos del Tozo, podemos ya contemplar desde la carretera a la izquierda el valle ciego al fondo del cual se halla un anfiteatro rocoso. Dejamos el coche saliendo de la carretera por la pista que lleva a ella.
La llamada Cueva del Agua no es más que el sumidero del naciente río Hurón, llamado en este primer tramo también Turón, Valtierra o Mundilla.

El camino parte de Basconcillos del Tozo.
El recorrido hasta el fondo del valle es sencillo. Solo tenemos que caminar por una pista entre sembrados que nos va acercando al fondo. En la aproximación, tenemos el curso del río Hurón a nuestra izquierda, que aquí no pasa de ser un mero arroyuelo. Según nos acercamos, el valle se va estrechando y nos vemos flanqueados por empinada paredes rocosas, producto de la acción erosiva del río que ha ido desgastando y derribando el suelo rocoso. Esta lenta acción erosiva y de formación del cañón, continua aún hoy. Cerca ya del fondo, tenemos que cruzar el río. Como lleva poco caudal, es relativamente sencillo vadearlo saltando entre piedras, pero en época de crecidas, todo el año del valle puede estar inundado.

Nos acercamos al anfiteatro rocoso donde el río Hurón desaparece.
Continuamos por el lado izquierdo y  nos plantamos frente a la gran pared rocosa en el fondo del valle. El río desaparece por su base por varios puntos, formando un gran sumidero. Podemos apreciar como la base de la pared rocosa ha sido horadada y desgastada por el río al introducirse en ella. Es fácil adivinar que esta acción erosiva, más tarde o más temprano provocará nuevos desplomes y el valle crecerá en longitud. Aunque no lo podemos ver, el agua, tras desaparecer bajo la tierra, ha formado una gran sala subterránea de 10290 metros cuadrados, la segunda más grande de la provincia. Existe también otra gran sala, la llamada Sala de las Dunas y la Dolina de los Caracoles, tras la cual se abre las surgencias donde reaparece el río un kilómetro más adelante en la Cueva de los Moros, ya con el nombre de río Rudrón.
Sumideros.
Cueva del Agua.
Continuamos siguiendo el fondo del anfiteatro hacia el lado derecho por encima de las aguas saltando entre piedras. A la derecha, podemos contemplar muchas cavidades a modo de cuevas suspendidos en diversas gradas en la roca. Nos sugiere que es el hogar perfecto para los buitres, aunque no vemos ninguno.


Video


Cuevas junto al sumidero.
Por este lado, subimos con cierta facilidad por un sendero que asciende entre el roquedo. Visitamos en el camino de subida las oquedades que componen curiosas formas. Podemos ver estalactitas y estalagmitas al descubierto. Todo lo que vemos ha sido formado por la acción incesante y erosiva del agua que ha ido abriendo galerías subterráneas. El desplome del inicio del valle que hemos atravesado, ha dejado estas oquedades al descubierto.

Subimos por los cortados rocosos al páramo.
Tras subir a la parte superior, en el páramo, contemplamos el horizonte. El río continua debajo de nuestros pies para reaparecer más adelante (no lo vemos desde donde estamos) en la llamada Cueva de los Moros. Podríamos continuar hasta ella porque la distancia es corta, pero tenemos que atravesar un terreno sin caminos en el que el suelo está muy blando, por lo que sería muy farragoso caminar.


Entonces volvemos al coche por el mismo camino que hemos traído para trasladarnos hasta el otro lado del río subterráneo donde reaparece el río Rudrón en la surgencia de la Cueva de los Moros.

El páramo de la Lora, entre Basconcillos, Hoyos y Barrio-Panizares.


Cueva de los Moros - Surgencia del Rudrón

Cogemos el coche y volvemos a la carretera a Basconcillos del Tozo. En el cruce, tomamos el desvío a la izquierda hacia Valdeajos. En apenas un kilómetro, nos desviamos por la izquierda hacia Barrio-Panizares. Justo antes de llegar al pueblo, a mano derecha, sale un camino que baja hacia una granja junto al río. Sería buen sitio para acercarnos hasta la misma Cueva de los Moros, pero se trata de una propiedad privada, así que deshacemos unos metros en el coche hacia Basconcillos, sobre el páramo y dejamos el coche junto a la carretera.
Ya desde las cercanías de Barrio-Panizares podíamos distinguir el espectacular Puente del Diablo, un gran arco de piedra, que se halla muy cerca de la Cueva de los Moros.

El Puente del Diablo visto desde cerca de Barrio Panizares.
Desde el coche, sobre terreno llano y fácil, caminamos los escasos doscientos metros que nos separan del tajo que forma la cueva. Llegamos primero hasta el puente. Junto a él, podemos apreciar un gran hundimiento del terreno, una dolina, provocada por la intensa erosión kárstica del naciente Rudrón, que discurre por debajo de nuestros pies. Junto al Puente del Diablo, cuyas enormes dimensiones podemos comprobar colocándonos justo debajo, visualizamos el río, bajo nuestros pies la oquedad de donde mana, la llamada Cueva de los Moros.

Dolina originada por el surgiente río Rudrón, en Barrio Panizares.
Podríamos bajar hasta la misma boca de la cueva, pero la pendiente de la ladera es muy fuerte y hay mucha arenilla. Además, el fondo está cubierto de enormes piedras por donde discurre el agua. No es muy seguro y preferimos contemplar el entorno desde donde estamos arriba. De fondo admiramos el incipiente cañón que el río Rudrón comienza aquí a labrar.

Bajo el Puente del Diablo.
Caminamos un poco por el borde sobre la esquina donde se halla la cueva, para hacer buenas fotos y contemplarla desde todos los ángulos. Hacia el este, vemos también las casas del pueblo de Barrio Panizares, cabecera del cañón.

Surgencia del Rudrón en la Cueva de los Moros. Al fondo Barrio Panizares y el cañón.
Tras retornar al coche, podríamos terminar la excursión visitando los pueblos de Barrio-Panizares y Hoyos del Tozo, enclavados en magníficos parajes naturales y que conservan buenos ejemplares de arquitectura tradicional.


Video



Cueva de los Moros, donde renace el Rudrón.


Leyendas de la Cueva del Agua

Las dimensiones de la cueva y el hecho de que en ella desaparezcan las aguas de un río han favorecido las aparición de fantásticas leyendas sobre la misma. La más llamativa es la que recoge, a mediados del siglo XIX Pascual Madoz en su "Diccionario Geográfico, Estadístico e Histórico de España". En ella se habla de unas rocas, que desde tiempo inmemorial eran conocidas como la Patada del Cid, en las que están grabadas las huellas de un hombre fantástico y de su portentoso caballo. También se menciona una cueva en las que se refugiaba una enorme serpiente que un día se tragó a siete niños y que acudía a beber al río Rudrón a través de un gran arco de piedra excavado en la montaña rocosa.



Enterado El Cid de este lamentable suceso, acudió a la zona y dio muerte al monstruo. En el interior de la iglesia románica de Basconcillos del Tozo se pueden contemplar unas pinturas murales, fechadas en el siglo XV, que muestran a un dragón infernal tragándose varias almas. Quizá en esta tremenda representación religiosa esté el origen de la famosa leyenda de la serpiente de la Cueva del Agua.

( texto tomado del volumen IV de la Serie "Rincones singulares de Burgos", de Enrique del Rivero, publicado por Caja Burgos ).


Vista de la lora desde el Puente del Diablo.


CUEVA DEL AGUA
Dificultad
Baja.
Ciclable
No.
Circular
No.
Orientación
Fácil.
Época recomendable
Todo el año, preferible en primavera.
Inicio
Basconcillos del Tozo.
Distancia de Burgos
53,4 kilómetros.
Tiempo total
50 minutos.
Distancia total
3 kilómetros.
Interés
Sumidero del río Hurón, Cueva del Agua, paisaje kárstico de las loras.
Altitud mínima
901 m.
Altitud máxima
955 m.
Mapas
1:50000: 0134 Polientes.
1:25000: 0134-4 Basconcillos del Tozo.







Notas:

- La Cueva del Agua se ve desde la carretera, junto al pueblo de Basconcillos del Tozo.
- El recorrido hasta ella no pasa de un agradable paseo en verano, pero en invierno puede presentarse completamente embarrado y el caudal del agua impedir llegar hasta el fondo del valle.

Barrio Panizares

Hoyos del Tozo

- La visita a la Cueva de los Moros, cerca de Barrio Panizares, no es posible por su parte inferior por atravesar una finca privada, por eso lo mejor es contemplarla desde las alturas del páramo, junto al mencionado Puente del Diablo.
- Como se ha dicho, el Rudrón propiamente dicho comienza en la Cueva de los Moros y en su recorrido hasta su desembocadura en el Ebro, cerca de Valdelateja, ha excavado un profundo y bello cañón que podemos visitar partiendo de algunos de los pueblos por los que pasa: Moradillo del Castillo, Tubilla del Agua, Covanera, etc...


Moradillo del Castillo

El cañón visto desde Ceniceros.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario