domingo, 3 de noviembre de 2013

Canales de Dulla

En el límite de las merindades de Sotoscueva y Valdeporres, en el norte de la provincia y cerca del complejo de Ojo Guareña, se halla la peña Dulla. Su interior se encuentro horadado por un extenso conjunto de cañones y barrancos originados por la erosión kárstica. De todos estos cañones, el de Dulla, es el mayor de todos y da el nombre al conjunto. El mejor lugar para emprender la visita del conjunto es el pueblo de Quintanilla-Valdebodres, ubicado a dos kilómetros de Puentedey, en las Merindades.


Puentedey



Para llegar a Quintanilla-Valdebodres desde Burgos, salimos por la N-629 dirección Villarcayo, a donde llegamos tras bajar el Puerto de la Mazorra y pasar el desfiladero de los Hocinos. Desde aquí, hay que tomar el desvío a Nela y Puentedey. En 12 kilómetros, llegaremos a éste último. Atravesamos la bonita localidad, dejando el puente natural sobre el río Nela a nuestra izquierda y recorremos los dos kilómetros escasos que nos separan del punto de inicio de la ruta, el pueblo de Quintanilla-Valdebodres.

Salimos de Quintanilla desde la plaza por la iglesia.
El pueblo es pequeño, dejamos el coche en la plaza que se halla nada más entrar a la izquierda. Desde allí mismo, cogemos la calle que pasa junto a la iglesia y sale por un sendero que se introduce en el interior de la peña. La senda que tomamos, está señalizada al menos en su primer tramo. Avanzamos ya por el interior del Barranco de la Mata que asciende en busca del Barranco de la Dulla, que es el principal y mayor de todo el sistema de barrancos. Es primera hora de la mañana y el recorrido se produce en su mayor parte por zona sombría y el frío es intenso.

Salimos de Quintanilla-Valdebodres por un camino señalizado.
Progresamos por el barranco, no muy estrecho en su primer tramo, y en el primer desvío tomamos el barranco por la izquierda penetrando ya en el primer tramo del Canal de Dulla, progresando por una estrecha senda arbolada. Poco a poco el valle se va estrechando y las paredes laterales se van tornando más agrestes y empinadas. El sendero zigzaguea entre el fondo de la garganta, seco por estar a finales del verano y obliga a subir por estrechas veredas, siempre sin ninguna dificultad, que se aferran a las paredes rocosas.
Frente a una gran peña, nos situamos en un punto en que el valle se bifurca. Si continuamos por el lado derecho, nos adentraríamos definitivamente en el Canal de Dulla principal y no tendríamos salida en su final. Tomamos el lado izquierdo y progresamos por el Barranco Valdecastro, un valle lateral al principal que sube rápido hacia los llanos de la cima de la peña.
Dejaremos en consecuencia el canal de la Dulla principal para otra excursión, pero en cambio disfrutaremos de espléndidas panorámicas desde las alturas como veremos más adelante. La senda es estrecha y caminamos un primer tramo entre la vegetación aferrados a la roca y progresando lentamente en altitud.


Seguimos siempre por el lado izquierdo del barranco, no hay pérdida posible. Desde aquí las vistas son ya magníficas. El barranco gana en espectacularidad. Los farallones rocosos caen a plomo en paredes verticales sobre el lecho del profundo barranco que forma la Canal de Dulla. Ascendemos con decisión y comodidad porque la pendiente nunca llega a ser fuerte. Estamos progresando hacia la cima de la peña por un barranco lateral a la Dulla principal. Ésta en poco tiempo queda ya oculta a nuestra vista.
Poco a poco vamos dejando el barranco atrás y ganamos el llano superior.


La cima de la peña es plana, pedregosa y deforestada. Avanzamos rápido por ella siguiendo imperceptibles veredas y siempre guiados por nuestro GPS. Ante la falta de referencias, lo mejor es ir progresando hacia el lado derecho, que nos aproxima al borde que cae a pico al canal de la Dulla. Llegamos en poco tiempo al precipicio.
Desde aquí las vistas son majestuosas.Es fácil contemplar a los buitres sobrevolando el cañón. Sobre el cantil en que nos encontramos, a nuestra izquierda tenemos el Collado de la Puerta de la Dulla, un majestuoso ventanal formado por el extremo de la Dulla (1143 metros) y el Paño (1139 metros). Bajo nuestros pies, la Cueva del Oro, inaccesible desde donde estamos. Avanzamos por el borde hasta la misma esquina y desde allí giraremos a la izquierda, siguiendo siempre el borde de la peña. Quinientos metros más abajo, a nuestra derecha, contemplamos el Valle de Valdeporres.

Collado de la Puerta de la Dulla, la "Brecha de Rolando" de Burgos.
Cueva del Oro, bajo la Dulla.
Impresionante vista del Barranco de la Dulla.

Video


Las vistas sobre los valles del Nela y Valdeporres son extensas. Más al fondo, es visible también el embalse de Aguilar.

Panorámica del Valle de Valdeporres. Al fondo, el pantano de Aguilar.
Cima de la Dulla (1143 metros).
Dejamos el Barranco de la Corza a nuestra izquierda en el regreso a Quintanilla-Valdebodres..
Continuamos hasta el el vértice de máxima altitud de la Dulla, buen sitio para parar y descansar, que está indicado por un hito montañero. Seguimos desde aquí por una senda que nos aleja poco a poco del borde  rocoso y emprendemos por él el regreso a Quintanilla.
En apenas quinientos metros, llegaremos al Collado de la Fuente de la Raya, también llamado la Puerta. Se trata de un portillo de acceso a la peña desde su lado sur, a la altura del pueblo de Quintanabaldo. Desde este pueblo nace una tortuosa senda que accede por un portillo hacia las alturas de las Dullas.

Pasamos junto al portillo de la Puerta.
Dejamos el portillo atrás y continuamos por un ya mucho más marcado camino que desciende paralelo al Barranco de la Corza y que nos acompaña a nuestra izquierda durante un buen recorrido.

Descendemos hacia Quintanilla por el monte.

Quintanilla-Valdebodres.
Iglesia de San Miguel Arcángel.
La senda pierde altitud con rapidez, hasta introducirse en un bosque cerrado. Por este camino aún debemos recorrer los dos kilómetros y medio que nos separan de Quintanilla-Valdebodres, a donde llegamos casi cuatro horas después de haber salido a primera de la mañana.



Canales de Dulla


Notas:

- Se recomienda llevar GPS en el interior para no despistarnos a la hora de tomar el barranco correcto.

- Cerca de Quintanilla-Valdebodres se halla Puentedey, famoso por su puente natural sobre el río Nela.
- La excursión puede completarse con una visita al complejo kárstico de Ojo Guareña, situado a 11 kilómetros. Hay que tomar la carretera que lleva al pueblo de Cueva.


Puentedey
                         

Mapa topográfico


Perfil de elevación



Ver y descargar track de Wikiloc


No hay comentarios:

Publicar un comentario