sábado, 16 de noviembre de 2013

Sendero de la Genciana

Dentro de los barrancos que descienden por la cara norte de la Sierra de la Demanda, en su tramo entre el Trigaza y el San Millán, destaca por su excelencia el Barranco de la Genciana. Por él desciende el arroyo del mismo nombre que tras pasar por el pueblo de Valmala, continúa de O. a E. hasta desembocar en el río Urbión en Santa Cruz del Valle. Por una de las caras del barranco, discurre una bonita senda que entre hayas y otras especies remonta el arroyo. Su excursión es una de las más recomendadas para el otoño.

La ruta forma parte del sendero de pequeño recorrido catalogado como PR-BU-64. Este PR pasa por el pueblo de Alarcia y desciende al barranco de la Genciana antes del puerto de Valmala.
Nosotros comenzaremos la ruta directamente desde el pueblo de Valmala. Remontaremos el barranco para enlazar con la pista recorrida por el GR 82 de la Sierra de la Demanda, para retornar a Valmala bajando entre pinares por el Camino del Cagigal.
Para llegar a Valmala, salimos de Burgos por la carretera N-120 a Logroño. En Ibeas de Juarros debemos desviarnos a la izquierda tomando la carretera a Pradoluengo. Una vez pasados los pueblos de Arlanzón, Villasur de Herreros y Alarcia, llegaremos a la recóndita aldea de Valmala, a seis kilómetros de Pradoluengo.


Valmala
Vista de Valmala desde el puerto.

Iglesia de San Martín Obispo.

Aparcamos el coche en la plaza, junto a la iglesia y salimos por una calle que se dirige hacia la sierra, saliendo del pueblo por el camino del Aranquiza. Entre prados, dejamos en unos minutos la ermita de Santa Lucía y continuamos atravesando un pequeño bosque. Tenemos ya a nuestra izquierda el arroyo de la Genciana, que baja impetuoso de las laderas del Trigaza. 

Salimos de Valmala hacia el Barranco de la Genciana.
En aproximadamente un kilómetro y medio desde Valmala, enlazamos con el PR que baja de Alarcia. El bien marcado sendero que llevamos tuerce hacia el sur encarando ya el barranco de la Genciana, que tenemos delante. Hay que estar atentos porque en doscientos metros más debemos dejar el camino para incorporarnos a nuestra derecha a una estrecha senda que recorre la ladera. Por esta senda ascenderemos por el barranco y nos adentraremos en el hayedo.

Ermita de Santa Lucía, en Valmala.

El Barranco de la Genciana en otoño.
Ascendemos barranco arriba por el hayedo.
Desde que nos incorporamos, este sendero emprende una suave ascensión adentrándose enseguida en el hayedo. La progresión es muy cómoda porque la pendiente no es muy fuerte. Si estamos en otoño, los colores que muestra el bosque nos encandilarán. A nuestra izquierda tenemos siempre el arroyo de la Genciana abajo, cada vez más profundo según ganamos altitud. Al otro lado del barranco, el monte Gallundra, cubierto por un denso pinar con aspecto de impenetrabilidad.
Vamos dejando a mano derecha pequeños cursos de agua que caen al arroyo desde las alturas. En algunos puntos, salimos de la cubierta vegetal y podemos admirar el paisaje. 

Barranco de los Yagos.
A 1200 metros de altitud, llegaremos a un marcado cruce  en el cual debemos torcer a la derecha. Una señal de PR (color amarillo y blanco) sobre el tronco de un árbol nos guiará. Seguimos el sendero que asciende fuerte y dejamos el barranco de la Genciana a nuestras espaldas. Esta senda se desvía y asciende por un barranco lateral, llamado Campo de los Yagos. La pendiente se acentúa y ganamos altitud. Dejamos la cabecera del arroyo abajo, que forma una bonita cascada, y emprendemos el último tramo que nos deja directamente sobre una amplia y carrozable pista que recorre la ladera norte de la sierra a 1400 metros de altitud, es el GR 82.

Nos incorporamos a la amplia pista que recorre el GR82.
En otra entrada de este blog hablaremos con más detenimiento de esta pista porque ofrece muchas posibilidades como punto de partida para realizar múltiples excursiones. 
Todo el recorrido es perfectamente carrozable, aunque en épocas de lluvias y nieve no es apropiado para vehículos sin tracción total.
La pista discurre bajo cubierta vegetal, principalmente caducifolias. Según hemos subido de altitud, hemos percibido como ha ido aumentando la tonalidad rojiza de las hojas de las hayas, según disminuía la temperatura y avanzar su grado de caducidad.

En apenas un kilómetro, salimos de la umbría del bosque y llegamos al mirador de la Genciana. No hay pérdida porque está indicado por un panel. Salimos a la izquierda y en cien metros llegamos al mirador, una balconada sobre la ladera con espléndidas vistas sobre el barranco, a nuestros pies. 

Mirador de la Genciana.
Desde aquí tenemos extensas vistas. Frente a nosotros, el monte Gallundra. Detrás oculto, se halla Valmala. Al fondo, amplias vistas de los Montes de Oca. Divisamos los pueblos de Alarcia, Rábanos, Villamudria, las ruinas de Haedillo, el desfiladero del Oca y el pantano de Alba detrás. Se trata de un inmejorable lugar para descansar y comer algo antes de proseguir la marcha.
Vista del Barranco de la Genciana desde el mirador del mismo nombre. A la derecha, el monte-pinar de Gallundra.
Regresamos a la pista y continuamos cómodamente por el GR82. La pista realiza algunos meandros para salvar el desnivel de la cabecera del barranco, ya que estamos próximos a su cabecera. En un recodo del camino, dejamos a la derecha un bonito salto por donde caen las aguas del arroyo de las laderas del Trigaza. Doscientos metros más adelante dejaremos el bosque caducifolio para adentrarnos en el pinar, cambiando el paisaje radicalmente.

Cascada en la cabecera del arroyo de la Genciana.
En breve, llegamos a una amplia esplanada con un marcado cruce de caminos. La pista que llevamos continua por el GR a la búsqueda del pueblo de Santa Cruz del Valle de Urbión, distante aún unos cuatro kilómetros más adelante.
En este cruce debemos tomar la pista que sale a la izquierda y baja al valle. Es el Camino del Cagigal, que entre pinares desciende hacia el pueblo. A la izquierda del cruce, dejamos un amplio cortafuegos que entre pinos se dirige al monte Gallundra que ya vimos desde el mirador.


Descendemos hacia Valmala por el camino del Cagigal.
Volvemos a Valmala.
Tomamos definitivamente el camino del Cagigal y por él entre pinos perdemos altitud con rapidez. El último tramo, ya a la vista de Valmala abajo, dejamos el colorido barranco de Idolén a nuestra izquierda.
Llegamos a Valmala siguiendo el barranco de Idolén.

En apenas quince minutos nos situamos sobre el pueblo. Nos salimos de la pista a mano izquierda y nos incorporamos a una senda que siguiendo el arroyo Idolén nos deja en las calles del pueblo.


Sendero de la Genciana

Notas:

- En realidad el sendero de la Genciana sigue el PRC-BU-64 que nace en las inmediaciones de Alarcia, junto a un silo, aunque nosotros hemos preferido comenzar el recorrido en el mismo pueblo de Valmala.
- En vez de descender a Valmala por el camino del Cagigal, es posible continuar hasta el monte Gallundra por un espléndido pinar, pero el descenso final al pueblo tiene que hacerse por un cortafuegos muy sucio y además nos topamos con la salvaje margen izquierda del arroyo Idolén sin caminos claros, haciendo muy difícil la caminata.



Plaza de Valmala.

Entradas relacionadas:


Mapa topográfico



Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario