miércoles, 1 de mayo de 2013

De Moradillo de Sedano al Dolmen de las Arnillas

La ruta que describimos tiene gran interés por varios motivos. En primer lugar, visitamos tres interesantes poblaciones del Valle de Sedano-Páramo de Masa, una de ella deshabitada. En el extremo de la ruta, visitaremos uno de los dólmenes más remotos de la provincia de Burgos, pero al mismo tiempo el más espectacular: el dolmen de las Arnillas. Y en tercer lugar regresaremos a Moradillo, nuestro punto de partida siguiendo el frondoso fondo del valle que forma el arroyo de la Nogala, cabecera del río Moradillo o Sedanillo, afluente del río Rudrón.

El punto de partida es el pueblo de Moradillo de Sedano. Accedemos desde Burgos saliendo por la carretera de Santander para, pasado Sotopalacios desviarnos a mano derecha por la C-629 a Villarcayo. Pasado Cernégula y llegados al cruce de Poza de la Sal, tomamos al desvío que se dirige a la izquierda al pueblo de Masa. 




En apenas un kilómetro, hay que coger la carretera local que lleva a Quintanaloma. Pasado el pueblo, bajamos por una serpeante carretera hasta Moradillo de Sedano, origen de nuestra excursión.

Moradillo de Sedano.
En la plaza del pueblo, dejamos el coche y cogemos la senda que nace junto a la carretera, bien señalizada por tratarse de un PR. La senda asciende al páramo siguiendo la orilla del barranco de la Ruyuela que quedará siempre a nuestra izquierda. Por la otra orilla del río, nos acompaña la carretera por la que hemos descendido desde Quintanaloma. El ascenso es un paseo fácil, pues no hay gran pendiente y caminamos bajo cubierta vegetal casi permanentemente.

Subimos por el barranco de Ruyuela desde Moradillo de Sedano a Quintanaloma.
Subiendo por el barranco de Ruyuela a Quintanaloma.
En cuarenta y cinco minutos, llegamos al lavadero de Quintanaloma  y en poco más alcanzamos el centro del pueblo. Éste cuenta con un buen número de casas en muy buen estado y restauradas con gusto, siendo galardonado el pueblo en 1996 por la Diputación de Burgos con el premio a la Conservación del Patrimonio Rural.

Quintanaloma.
Desde la carretera, que atraviesa el pueblo, cogemos el desvío a mano izquierda. Tras dejar a la izquierda una pequeña ermita, aún en el pueblo, continuamos hacia el despoblado de Loma, que se atisba al fondo. Seguimos, sin pérdida posible, el camino que nos lleva hacia el despoblado de Loma, que se atisba en el horizonte. Las ruinas de sus casas se asoman directamente sobre el barranco de la Nogala.
Pero antes de llegar a Loma, a quinientos metros de Quintanaloma, encontramos a mano derecha la enorme iglesia dedicada a San Andrés, que perteneció a los "dos lomas" hoy en muy mal estado de conservación. 


Ruinas de Loma.
En apenas ochocientos metros más, llegamos a lo que queda del pueblo de Loma, hoy reducido a un montón de ruinas consumidas por la voraz vegetación. Aún así, encontramos algún coche entre sus calles.
Las casas de Loma se hallan asomadas sobre el barranco de la Nogala. En descenso a él es harto complicado por las verticales paredes que caen desde el páramo. Tras atravesar las derruidas calles, continuamos por una pista que sale por la derecha a la búsqueda de la pintoresca ermita de Santa Ana, que ocupa el extremo de un espigón bordeado por cortados.
Frente a ella, al otro lado del barranco, se encuentran los altos donde se emplaza el dolmen de las Arnillas, aún oculto desde donde estamos, y que será el destino final de nuestra ruta.
Junto a la ermita, encontramos un pequeño portillo que nos permite descender al fondo del barranco con relativa facilidad. Tras una pequeña destrepada, nos incorporamos a la senda que discurre junto a un exiguo arroyo. Hallamos restos de lavaderos y bebederos de ganado, muestra de la actividad ganadera que tuvo que tener estas apartadas tierras en el pasado.
Ermita de Santa Ana.
El frondoso barranco de la Nogala visto desde Loma
El dolmen se halla sobre el páramo por encima de nosotros a nuestra derecha, así que tenemos que salirnos de la senda a la derecha para comenzar la ascensión por una vaguada que sube al páramo. Progresamos entre farallones rocosos por terreno incierto a la búsqueda de una salida. Enormes peñones nos flanquean y bandadas de chovas y cornejas nos vigilan desde la altura.
La subida no es especialmente dificultosa, pero conviene no despistarse para encontrar la canal por donde accederemos al páramo con relativa facilidad.
Llegados al llano, avanzamos por una estrecha trocha que enseguida se ensancha. En apenas kilómetro y medio, llegamos a las inmediaciones del dolmen de las Arnillas, el más grande y mejor conservado de la provincia de Burgos. Antes de llegar, está señalizado con un cartel. Su túmulo es visible desde una gran distancia.


El dolmen de las Arnillas

Es casi con toda probabilidad el dolmen más interesante de la provincia de Burgos. Muestra la estructura típica de sepulcro de corredor y cámara circular en el centro, siendo el de mayor tamaño de los que se pueden visitar actualmente.
Pero lo que tal vez llama más la atención es su ubicación. Alejado de cualquier carretera, su emplazamiento en lo más alto de un amplio terreno llano, a más de 1000 metros de altitud, deja bien claro que el mismo no es casual, pudiéndose ver muchos kilómetros a la redonda.

Túmulo del dolmen.
Cámara funeraria del dolmen de las Arnillas.
Desde el dolmen, emprendemos el camino de regreso, que será en primera instancia siguiendo el borde del barranco en dirección a Moradillo de Sedano. Aunque si seguimos por el borde del barranco llegaríamos con facilidad hasta el pueblo a la altura de su iglesia, es mucho más atractivo hacerlo por el fondo del barranco, para lo cual caminamos por el borde superior del barranco a la búsqueda de un portillo que nos permita descender al fondo del barranco recorrido por el arroyo de la Nogala. Desde la altura, nos parece todo el fondo un terreno selvático y inaccesible.

Portillo de bajada al barranco de la Nogala.
Llegando a Moradillo se divisa la iglesia.


Hay que estar atentos para no pasarse el punto exacto de descenso (coordenadas X=444534; Y=4728901). La bajada no es problemática, aunque en su primer tramo bajamos por terreno libre entre rocas y hay que poner atención. Una vez en el fondo del valle, nos incorporamos a la senda que lo recorre. Se trata del mismo camino que habíamos recorrido cuando descendimos desde la ermita de Santa Ana. Siguiendo por este camino, llegamos sin pérdida alguna a Moradillo.


La vegetación que nos acompaña es exuberante. El arroyo de la Nogala , tras ganar caudal, coge entidad y se convierte en el naciente río Moradillo primero y Sedanillo después. 

Caminamos pues un primer tramo flanqueados por la vegetación. En primavera, puede incluso llegar a ocultas la senda en algún tramo. 
Tras pasar el cruce con un vallejo lateral a la izquierda, continuamos por una senda más marcada que se convierte en camino, ya cerca de Moradillo de Sedano.
Ates de llegar a las primeras casas, divisamos, colgado sobre el vacío, a nuestra derecha al otro lado del río, la magnífica iglesia románica de Moradillo, que merece la pena visitar. 

Destaca en ella su espléndida portada. En el pueblo destacan también los escudos blasonados en las fachadas. Para subir a la iglesia, hay que coger una pista que sale justo en el punto medio de los dos barrios que componen la población.


DE MORADILLO DE SEDANO AL DOLMEN DE LAS ARNILLAS
DificultadMedia.
CiclableNo.
CircularSí.
OrientaciónEn general fácil, pero atención subir al páramo desde el barranco por la vaguada correcta.
Época recomendableTodo el año, pero atención crecidas del arroyo en época de lluvias.
InicioMoradillo de Sedano.
Distancia de Burgos47,4 kilómetros.
Tiempo total3 horas 20 minutos.
Distancia total11,7 kilómetros.
InterésDolmen neolítico de las Arnillas, barranco de la Nogala, ruinas de Loma, pueblos pintorescos de Moradillo de Sedano y Quintanaloma, ermita de Santa Ana.
Altitud mínima803 m.
Altitud máxima1043 m.
Mapas
1:50000: 0135 Sedano
1:25000: 0135-3 Sedano; 0135-4 Padrones de Bureba


Notas:

- En Moradillo de Sedano se recomienda visitar la iglesia de San Esteban, que guarda una espléndida portada románica representando en sus arquivoltas a los 24 ancianos del Apocalípsis.

Iglesia de San Esteban en Moradillo de Sedano

- Desde Moradillo de Sedano se puede volver a Burgos visitando Sedano, el pueblo más importante de la comarca y a cuyo valle da nombre. En su plaza mayor, se puede visitar el Centro de interpretación de los dólmenes de la Lora (informarse antes de horarios de apertura).
- Cerca del dolmen de las Arnillas, se halla el dolmen de la Nava Negra, junto al camino que lleva a Gredilla de Sedano en situación alejada de cualquier carretera.

Dolmen de la Nava Negra

Sedano


Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc

No hay comentarios:

Publicar un comentario