jueves, 16 de mayo de 2013

Valle de Caderechas: Tablones desde Tamayo

El pico Tablones es la máxima elevación de cuantas componen el Valle de Caderechas. Se trata de un promontorio rocoso que sobresale de la cresta que separa el valle del vecino Valdivielso (también llamada Sierra de la Rasa). Las panorámicas desde su cima son pues excepcionales. Su ascensión no ofrece ninguna dificultad especial, aparte de la larga caminata que supone y caminar por terreno agreste en muchos tramos.



Tablones



La ruta comienza en el pueblo de Tamayo, despoblado desde hace décadas, aunque habitado por una familia hoy en día. Sus ruinas se hallan muy cerca de Oña, al otro lado del río Oca. Las crónicas dicen que fue deshabitado a finales del siglo XIX tras haber sufrido sus habitantes una gran epidemia de filoxera que arruinó sus cultivos de chacolí, del cual subsistían sus habitantes.

Ruinas de Tamayo.

Iglesia de Tamayo.

Para llegar a Tamayo, hay que dirigirse primero a Oña, adonde se accede fácilmente desde Briviesca o desde Poza de la Sal.
Una vez en el pueblo, seguimos por la carretera principal. Sobrepasada la gasolinera, nos desviamos a la izquierda cruzando el río Oca por un puente. La carretera se dirige sin pérdida hasta el despoblado de Tamayo. En cualquiera de sus calles, dejaremos el coche para iniciar la excursión.

Según salimos del pueblo, contemplamos las ruinas de sus casas, cuevas-bodega y lo que queda de su iglesia, hoy invadida por la hiedra. Aún perduran algunos viejos blasones en los muros de sus casas arruinadas, testigos de un pasado mejor.

Salimos de Tamayo por un camino que discurre entre frutales, que poco a poco se va adentrando en otra pista que se adentra en el interior de un tupido pinar.

Panorámica del Valle de Caderechas durante la ascensión a la cresta de la Rasa.
La senda tuerce hacia nuestra derecha buscando un portillo que sube al páramo para comenzar a ascender por una estrecha senda que sube en zigzag y ganamos altitud con rapidez.

Portillo por el que hemos accedido al páramo.
Camino del Tablones.
Una vez en el páramo, nos encontramos ya sobre el cordal que nos llevará al pico Tablones, del que aún nos separa cierta distancia y obstáculos que hay que salvar ya que su entorno es rocoso y de difícil acceso. Así pues nos adentramos hacia el interior del páramo siguiendo la senda por la que accedimos y tomamos un marcado camino a mano izquierda que se adentra entre bojes y pinos hacia el oeste. Caminamos pues alejados del borde del páramo.

El pico Tablones visible al fondo.
Siguiendo por la senda herbosa llegamos hasta las inmediaciones del Tablones, cuyas antenas ya divisamos frente a nosotros. Sin embargo, el camino que llevamos se va complicando ya que nos separa un borde rocoso que nos obliga a retroceder un poco y acercarnos al borde del páramo. La cresta se estrecha y tenemos que sortear el último tramo superando un tramo rocoso y algo aéreo.
Sin grandes dificultades, alcanzamos por fin la explanada donde se ubica el pico, a donde también llega una pista por el lado contrario al que nos encontramos. esta pista, perfectamente carrozable, sube desde el pueblo caderechano de Herrera de Valdivielso.

Vista del Valle de Valdivielso, surcado por el Ebro.
Pico Tablones. Instalación de telecomunicaciones.
La cima se halla saturada de antenas de telecomunicaciones. Para llegar a la cumbre, hay aún que remontar un pequeño promontorio rocoso hasta llegar al punto más alto del Tablones (1248 metros). Hito geodésico y buzón montañero.


Cima del Tablones



Enormes perspectivas todo alrededor. Hacia el NE., a nuestros pies, el Valle de Valdivielso recorrido por el río Ebro y la agreste Sierra de la Tesla detrás. Por desgracia, la niebla aún no ha levantado y no nos permite buenas vistas del excepcional conjunto.


Video



La niebla aún no ha levantado en el vecino Valle de Valdivielso.
Cordal oeste de la Sierra de la Rasa vista desde la cima del Tablones.


Mirando hacia el sur, contemplamos el Valle de Caderechas en toda su magnitud. Frente a nosotros, la pequeña hoz excavada por el arroyo Vadillo y que separa las cimas del Castilviejo y el Mazo, que componen el espinazo central de las Caderechas. Este desfiladero comunica las aldeas de Quintanaopio y Río-Quintanilla.


La alternativa para retornar a Tamayo es volver por el mismo sitio o bajando directamente al valle desde donde nos encontramos. Elegimos la segunda opción y nos descolgamos por la ladera perdiendo altitud a la búsqueda de los pinares que cubren toda la falda norte del Valle de Caderechas. El descenso es más complicado de lo que parece, hay que descolgarse por terreno sucio y algo resbaladizo, pero sin peligro.

Retorno a Tamayo.
Llegamos así a una amplia pista forestal que recorre todo el valle por su parte norte, paralela al borde de la sierra. 
Sin pérdida posible ya, cogemos el sentido SE. que nos dejará de nuevo en el despoblado Tamayo tras recorrer unos cuatro kilómetros más.



TABLONES DESDE TAMAYO
Dificultad
Media, por discurrir por terreno agreste sin señalización de ningún tipo.
Ciclable
No.
Circular
Sí.
Orientación
Difícil ya que no discurre por senderos señalizados y hay que tomar varios desvíos en cruces.
Época recomendable
Todo el año, aunque se recomienda en abril durante la floración de los cerezos.
Inicio
Despoblado de Tamayo, cerca de Oña.
Distancia de Burgos
60,8 kilómetros.
Tiempo total
Algo más de 4 horas.
Distancia total
13,1 kilómetros.
Interés
Despoblado de Tamayo, panorámicas de los Valles de Caderechas al sur y Valdivielso-Sierra de la Tesla al norte.
Altitud mínima
588 m.
Altitud máxima
1248 m.
Mapas
1:50000: 0136 Oña.
1:25000: 0136-3 Oña; 0136-1 Trespaderne.
j



h

Notas:

-Al Tablones también puede subirse desde Herrera de Valdivielso por el lado caderechano y Condado de Valdivielso, desde el valle del mismo nombre.



Camino de subida desde Herrera.

Condado de Valdivielso.

También podemos llegar desde Oña subiendo a la sierra por el Portillo Amargo.

El Portillo Amargo.

- El Valle de Caderechas bien merece visitarse con detenimiento, especialmente durante la época de la floración del cerezo, a mediados de abril.


Cerezos en flor

- Oña es buen sitio para comer y visitar sus calles y monasterio.
- Cerca de Tamayo, se encuentra la ermita de San Vítores y su cueva, buen sitio para comer y descansar.




Entradas relacionadas:



Mapa topográfico



Perfil de elevación



Ver y descargar track en Wikiloc


No hay comentarios:

Publicar un comentario