domingo, 17 de octubre de 2021

Isla de la Palma: Por la cresta de la Caldera de Taburiente

Tras un nuevo viaje a la isla de la Palma, precisamente tan de actualidad estos días, publicamos una serie de entradas de nuevos recorridos por esta isla, un auténtico paraíso para los senderistas. En esta ocasión, presentamos una de sus rutas señeras, la cresta de la caldera de Taburiente. Partiendo del punto más alto, el Roque de los Muchachos, adonde se puede llegar por carretera. Desde allí recorremos el borde en sentido horario hasta alcanzar el Pico de las Nieves. Allí, abandonamos la cuerda para descender hasta el punto inicial donde disponemos de un segundo coche de apoyo. No hay ni que decir que todo el trayecto ofrece impresionantes vistas sobre el interior de la caldera e islas cercanas (en los días claros).


La Caldera de Taburientef



Como hemos referido en la presentación, iniciamos la ruta en la mismísima punta del Roque de los Muchachos, adonde llegamos por una zigzagueante carretera desde la capital Santa Cruz de la Palma.

Los aledaños de la cima del Roque de los Muchachos están poblados por muchos observatorios astronómicos.
El desnivel a cubrir es de 2440 metros en un trayecto de menos de 20 kilómetros. En los llanos de su tramo final, pasamos junto a los observatorios astronómicos de ámbito internacional. algunos aún en construcción. Su ubicación aquí se produce porque la isla tiene unas excelentes condiciones de visibilidad.

Cima del Roque de los Muchachos (2421 metros)
Allí mismo, parte el sendero perfectamente señalizado, como todos en la isla, que nos llevará a recorrer el borde la caldera de Taburiente. Pero antes de comenzar, nos acercamos hasta un cercano mirador al que se llega por un espectacular y muy aéreo camino empedrado.


Las impresionantes vistas que tenemos desde él son el aperitivo de lo que nos espera en la excursión.


Las vistas sobre la caldera son impresionantes y será un anticipo a todo lo que vamos a ver en este panorámico recorrido.

La Caldera de Taburiente vistas desde las proximidades del refugio del Pilar, a unos 25 kilómetros al sur del Roque de los Muchachos. Se aprecia perfectamente la cresta que vamos a recorrer en su tramo N-NE.
Abandonamos entonces la cima, que no es más un conjunto de rocas llamadas los y hoy en día sin acceso para evitar la erosión.

Mirador del Roque de los Muchachos
Salimos por el camino, que en un comienzo discurre dejando a la izquierda varias edificaciones pertenecientes a los observatorios. El borde la caldera queda algo alejado a nuestra derecha.

En los primeros metros, el sendero está empedrado y transcurre muy cerca del borde.
El terreno por donde nos movemos discurre por terreno agreste y el sendero se va adaptando a las irregularidades.

La primera altura de relevancia es la cumbre de Fuente Nueva (2370 metros).
Al mantenerse siempre a una altura superior a los 2220 metros sobre el nivel del mar en ningún momento deberemos afrontar fuertes pendientes por lo cual resulta muy cómodo. Así pues vamos avanzando.

Nuestro primer destino es la cumbre de Fuente Nueva (2370 metros), donde hay un vértice geodésico. Junto a él hay un pequeño mirador a donde nos acercamos.


Caminamos durante unos metros a la carretera asfaltada
Dejamos atrás la zona de los observatorios y seguimos poco a poco virando hacia el sur siguiendo el arco que forma la caldera. En apenas 1 kilómetro, en la zona de la Degollada de los Franceses, encontramos obras en el sendero, así que tenemos que apartarnos por la izquierda hasta la carretera y continuar por ella otro medio kilómetro.


Hay que tener en cuenta que la erosión es acusada en esta zona y el mismo tránsito de los senderistas contribuye a degradar el terreno por lo que obliga a su reparación y mantenimiento constante.

El sendero está muy bien acondicionado y recorremos la cresta junto al borde con comodidad.
Nos reincorporamos al camino y ya por él, seguiremos hasta el Pico de las Nieves. Todo el trayecto será entonces avanzar siguiendo la línea de la cresta. En algunos puntos nos iremos acercándonos hasta el borde, siempre de manera muy segura, para asomarnos y disfrutar de las impresionantes vistas que se disfrutan en todo momento. La siguiente cima o promontorio de la cresta en importancia es el Pico de la Cruz (2351 metros). Debemos superar una larga pero no demasiada acusada rampa para acceder a su cumbre, compuesta de un caos de rocas apiladas.

Pico de la Cruz (2351 metros).
Buen sitio para parar, comer y beber y de nuevo asomarse al borde para contemplar el permanente abismo que nos acompaña en toda esta ruta. El interior del roquedo nos proporcionará una mínima sombra que nos alivia algo. Desde aquí aún nos quedan cuatro kilómetros hasta el Pico de las Nieves que cubriremos en algo más de hora y cuarto.

Vistas desde el Pico de la Cruz.
A la izquierda, en la lejanía, mirando hacia el este, podemos apreciar perfectamente la impresionante silueta del Teide (3718 metros) emergiendo de la niebla y el océano.

Mirando hacia el este, asoma la silueta del Teide sobre el mar de nubes.
Es una imagen que no se olvida fácilmente. Proseguimos nuestro recorrido por la cresta y descendemos hasta el collado de Altaguna, previo al Pico de las Nieves. Tras é, el sendero inicia una progresiva ascensión.

Espectacular vista de la caldera en primer término y el espolón rocoso que se prolonga hasta la punta sur de la isla.
Subiendo hacia el Pico de las Nieves.
Tras algo más de 4 horas de haber salido del Roque de los Muchachos y haber recorrido unos 10 kilómetros, alcanzamos la última cima de nuestra travesía por la cresta: el Pico de las Nieves (2282 metros).


Hay que decir que todas estas cimas no son verdaderas montañas o cumbres en sentido estricto, sino simplemente los puntos más alta de la cresta.


Pero llegar hasta la cima del Pico de las Nieves tenemos que remontar un polvoriento tramo que sale desde el camino principal.


Una vez en la cumbre, disfrutamos de las últimas panorámica sobre la caldera. Tenemos ahora excepcionales vistas hacia el oeste y el sur, ya que estamos a medio camino del arco oriental.

Las vistas sobre la caldera son en todo momento impactantes. A la derecha de la imagen destaca la cumbre del Bejenado.
Hacia el sur nuestra vista abarca prácticamente todo el sector meridional de la isla. Podríamos continuar por el sendero que traemos siguiendo el borde hasta enlazar con el refugio del Pilar, ubicado a 17 kilómetros del Pico de las Nieves. Desde este lugar, muy frecuentado por senderistas y visitantes, parte la famosa Ruta de los Volcanes, un espectacular sendero que pasa por la cadena de conos volcánicos extintos de Cumbre Vieja hasta la población de Fuencaliente, 20 kilómetros más al sur.

La cresta aún sigue hacia el sur al encuentro del refugio del Pilar donde enlaza con la ruta de los volcanes
Pero nosotros damos por finalizado el recorrido. Desde el Pico de las Nieves retornamos de nuevo al camino. Seguimos unos metros y nos desviamos de él por la izquierda para iniciar el descenso por el bosque hasta el aparcamiento de la carretera, ubicado a una altitud de 300 metros más abajo y donde depositamos el coche a primera hora de la mañana.

Descendemos por el bosque hacia el aparcamiento.
El camino que baja va perdiendo altura realizando pronunciadas curvas entre los pinos. En algo menos de una hora, se alcanza la carretera a la altura de la gran rotonda donde habitualmente aparcan los coches para iniciar o terminar esta extraordinaria ruta.

Aparcamiento en una curva de la carretera que sube al Roque de los Muchachos.


POR LA CRESTA DE LA CALDERA DE TABURIENTE
Espacio natural
Caldera de Taburiente (Isla de la Palma, Canarias).
Dificultad
Media. La ruta no presenta dificultades técnicas ni de orientación pero pero transcurre por terreno agreste y puede resultar a algunas personas larga y calurosa.
Tipo de camino
Sendero habilitado siguiendo la cresta. Sendero por el bosque en el descenso al aparcamiento de la carretera.
Ciclable
Sí, aunque precaución en algunos tramos más expuestos.
Agua potable
No encontraremos, llevar abundante.
Tipo de marcha
Lineal.
Orientación
Fácil. Todo el recorrido está perfectamente señalizado.
Época recomendable
En general todo el año, aunque en ciertas ocasiones puede haber nieve en el acceso al Roque de los Muchachos y no ser accesible por carretera. Atención también a la niebla que puede limitar mucho la visibilidad.
Inicio
Roque de los Muchachos (Isla de La Palma).
Distancias
Santa Cruz de la Palma: 43,4 kms; Los Llanos de Aridane: 56,4 kms.
Tiempo total
5 horas 20 minutos (incluye 15 minutos de parada en el Pico de la Cruz y 35 minutos para comer en el descenso desde el Pico de las Nieves).
Tiempos de marcha
Roque de los Muchachos-Pico de la Cruz: 2 horas 10 minutos; Pico de la Cruz-Pico de las Nieves: 1 hora 30 minutos: Pico de las Nieves-Aparcamiento de la carretera: 50 minutos.
Distancia total
12,6 kilómetros.
Interés
Roque de los Muchachos y miradores, observatorios astronómicos, paisajes de la Caldera de Taburiente y resto de la isla.
Altitud mínima
1902 m.
Altitud máxima
2432 m.
Desnivel acumulado
+478 m / -1021 m
Mapas
1:50000: 1083 Los Sauces.
1:25000: 1083-3 Pino de la Virgen; 1083-4 San Juan de Puntallana.


Notas:
- Para poder realizar la excursión de la manera descrita, fue necesario los servicios de un taxi que nos recogió en el aparcamiento de acceso al Pico de las Nieves y nos trasladó hasta el Roque de los Muchachos. Estos servicios son frecuentes en la isla para el servicio de senderistas y no son excesivamente caros.
- La carretera desde Santa Cruz de la Palma asciende 2400 metros de desnivel en apenas 40 kilómetros para lo cual realiza múltiples curvas subiendo por la ladera totalmente forestada. El estado del firme es bueno en general y no se tarda demasiado tiempo.
- El recorrido por la cresta puede continuarse desde el Pico de las Nieves siguiendo hacia el sur hasta el refugio del Pilar (17 kilómetros). En este lugar, parte la ruta de los volcanes hasta Fuencaliente, en el extremo sur de la isla (20 kilómetros).

Área del refugio del Pilar.
- El recorrido por la cresta es en líneas generales fácil, siempre discurre por una pista en buenas condiciones y suficientemente alejada del borde de la caldera para caminar con seguridad. No obstante, en algunos puntos hay que tener un mínimo de precaución en los miradores por los que pasaremos.
- La altura por la que discurre todo el recorrido, por encima de los 2200 metros, hace que las temperaturas sean moderadas. En ocasiones, el viento puede ser fuerte por lo que hay que prestar atención. En invierno puede haber nieve en la carretera de acceso y no ser posible practicar la ruta.


Entradas relacionadas:



Mapa topográfico


Perfil de elevación



Ver y descargar track en Wikiloc



domingo, 3 de octubre de 2021

Sendero del Piquillo

Partiendo de la localidad de Neila, recorremos el Sendero del Piquillo, una bonita ruta de montaña por las elevaciones que se levantan al norte de la localidad. Desde este mirador, subiremos hasta la cima del Esculca, donde disfrutamos aún de mejores vistas sobre tres sierras. Todo el trayecto se desarrolla por bosques siguiendo estrechos caminos en buen estado.


Neilaf




Llegaremos a Neila desde Burgos a través de Salas de los Infantes. Desde aquí tenemos dos opciones: tomar el desvío hacia Nájera, para una vez en Barbadillo del Pez, coger el desvío a los Huertas, tras lo cuales, llegaremos a Neila. La segunda opción, es continuar hacia Quintanar de la Sierra para subir hasta el collado de Neila, desde donde descendemos al pueblo. Es quizás esta última la más rápida. Nada más entrar en la localidad, dejamos el coche frente a la antigua iglesia de San Miguel, hoy reconvertida en centro de interpretación de las lagunas de Neila. La localidad está dividida en dos barrios, por lo que en un primer momento, caminamos por la carretera hasta el barrio de Santa María, de donde parte la ruta.

Dejamos el coche junto a la iglesia de San Miguel, hoy centro de interpretación de las Lagunas de Neila.
Pasamos junto a la iglesia de Santa María y bajamos hasta el puente que cruza el río Neila. En la otra orilla, comenzamos a subir por una amplia pista, dejando las últimas casas del pueblo abajo.

Cubrimos por la carretera la distancia entre los dos barrios.
Bajamos hasta el puente sobre el río Neila.
Este camino, denominado la vereda Iruela, se halla en muy buen estado. Al subir a las zonas de pasto del Campillo, es frecuentado por vehículos todoterreno.
Encontramos ganado pastando. A medida que subimos por esta pista, las vistas se van engrandeciendo sobre el pueblo y las sierras de Urbión y de Neila de fondo.

Ganado pastando en la vereda Iruela.
Una vez pasado el prado de Los Campillos, una amplia explanada donde encontramos ganado pastando, ganamos la línea del bosque. Justo en la entrada, hay un panel indicando una bifurcación. Ambos caminos se dirigen al Piquillo. Escogemos para la subida el ramal de la derecha para hacer la ruta en sentido antihorario.

Pradera de Los Campillos, donde la vereda se bifurca.


Volveremos por el izquierdo. El camino que traíamos se convierte en una estrecha senda y avanza por el bosque. Afortunadamente la vía se mantiene limpia y subimos, con poca pendiente con comodidad entre los árboles.

Continuamos por el bosque.
El sendero va remontando poco a poco la ladera este del macizo por el que nos movemos, dejando el valle del río Neila a nuestra derecha abajo, aunque en este primer tramo aún no podemos verlo.

Avanzamos entre grandes ejemplares de roble.
Llegados a un pequeño llano, fuera de la línea de bosque, podemos contemplar, ahora sí, el paisaje.

Magníficas vistas sobre la Sierra de Urbión
Al este tenemos el conjunto de estribaciones septentrionales de la Sierra de Urbión que conectan con las elevaciones más meridionales de la comarca de Cameros.  Hacia atrás, mirando al SE., la línea que une las sierras de Urbión y Neila, separadas por el Collado de Neila.


Continuamos. El sendero, estrecho en algunas ocasiones, se mantiene en general en buen estado y realiza varios quiebros y curvas adaptándose a los barrancos que descienden por la izquierda. Grandes ejemplares de roble nos salen al paso a ambos lados.

Último tramo por el interior del bosque hasta el paraje de El Piquillo.
Llegados al Valle de la Cerrada, un gran entrante que desde el río Neila asciende hacia la zona del Piquillo a nuestra izquierda, dejamos el sendero que llevamos para comenzar por la izquierda la ascensión por el bosque hacia el borde norte. La senda parece desaparecer en algunos puntos, pero guiados por el GPS y las marcas que aparecen, conseguimos llegar por fin al paraje del Piquillo. Se trata de un saliente  dominado por grandes formaciones rocosas asomadas hacia el NE. Grandes panorámicas sobre gran parte de la Sierra de la Demanda y la Sierra de Urbión. Trepamos un poco por este roquedo, pasamos junto a un gran panel informativo y nos sentamos sobre un promontorio para disfrutar del paisaje.

Paraje del Piquillo. Mirador.
Es un buen lugar para pasar tiempo relajándose. La posición central del paraje del Piquillo hace que sean visibles muchas sierras alrededor.

Hacia el norte, la Sierra de la Demanda en su sector riojano.



Continuamos la excursión. Nuestro plan inicial era en principio ascender desde aquí hasta la cumbre del Esculca, cumbre cercana que supera los 1700 metros y cuya ascensión nos atrae. En los mapas no hemos encontrado vías o caminos de subida. Sobre el terreno, comprobamos que la vegetación cubre la ladera y es muy abigarrada, parece inviable la ascensión al menos desde esta vertiente. Comenzamos a bajar.

En la bifurcación, torcemos por el sendero de la derecha para bajar.
Entramos de nuevo en el bosque y en la bifurcación, bien señalizada, tomamos la mano derecha. Comenzamos a perder altura siguiendo de nuevo una estrecha senda por el interior de un magnífico robledal adehesado.

Desde el collado, subimos al Esculca.
Magníficos ejemplares nos van acompañado en este primer tramo. A la derecha, comprobamos que las laderas del Esculca son muy empinadas y no nos atrevemos a atacar la cima por este lado. Seguimos bajando hasta alcanzar un gran collado, que separa a ambos lados los valles del arroyo de Valdehesa y de la Cerrada. Hacia el norte, el bosque tapiza la ladera sur del Esculca.

Subimos al Esculca avanzando entre los pinos.
Tras realizar una pequeña exploración, comprobamos que el bosque no es muy cerrado, está compuesto principalmente de pinos y parece muy viable. Además el desnivel no es muy grande, unos 150 metros, así que nos decidimos a atacar la cima del Esculca. En efecto, la progresión por el bosque no es difícil ,solo tenemos que superar la fuerte pendiente haciendo curvas y sorteando los pinos con facilidad.

Cima del Esculca (1704 metros).
En unos 20 minutos desde el collado, alcanzamos la cima virgen del Esculca (1704 metros). La cumbre es un gran calvero rodeado de la línea del bosque. No hay hito ni buzón. Grandes vistas, aún mejores, que las que contemplamos desde el Piquillo, ya que estamos a mayor altura.



Hacia el oeste destaca la cima del Cerezales (1865 metros), la cima más destacada de este pequeño macizo a caballo de las sierras de Neila y de la Demanda.


Video desde la cumbre del Esculca (1704 metros)



Hacia el norte, la alargada línea de la Demanda y hacia el este, de nuevo, la Sierra de Urbión.


Poco más tenemos que hacer que descender de nuevo hacia el collado y continuar por el camino de Valdehesa, que sigue paralelo al barranco del mismo nombre.

De nuevo en el collado, continuamos ahora bajando hacia Neila.
El camino es ahora más tendido y discurre casi siempre por el interior del bosque, zigzagueando entre los pinos. Ya próximos a la bifurcación junto al prado de Los Campillos,  tenemos que descender por una estrecha trocha, sin ninguna dificultad, hasta alcanzar estos prados que mencionamos antes.

Pradera de Los Campillos.
Atravesamos el prado y nos incorporamos de nuevo a la vereda Iruela. Sin dilación, retornamos a Neila entrando por la misma parte del pueblo por la que salimos.


Regresamos a Neila.
Antes de irnos, pasamos junto a la iglesia de Santa María, junto a la cual hay un gran rollo jurisdiccional. Callejeamos por el centro de Neila, donde destaca la plazuela del ayuntamiento y algunas casas tradicionales serranas. Tras cubrir los doscientos metros de carretera que separan los dos barrios, llegamos al coche, dando por finalizada esta interesante y relajada ruta, por unos de los montes más remotos y poco visitados de estas sierras.

                                        Iglesia de Santa María                                                                           Rollo jurisdiccional (picota de Neila)

Plaza de Neila en invierno.


SENDERO DEL PIQUILLO
Espacio natural
Sierra de Neila - Macizo de Cerezales.
Dificultad
Media. Aunque el desnivel acumulado es grande, el sendero está señalizado y la progresión es en general cómoda.
Tipo de camino
Senderos de montañas. Pista cerca de Neila. Abierto por el bosque en la subida al Esculca.
Ciclable
No.
Agua potable
Encontraremos en la subida en varios arroyos por los que pasamos.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
El Sendero del Piquillo está señalizado. La subida por el bosque al Esculca es por terreno libre aunque muy evidente.
Época recomendable
Todo el año. Evitar como siempre épocas lluviosas. En invierno puede haber nieve en gran parte del recorrido.
Inicio
Neila.
Distancia de Burgos
89,5 kilómetros.
Tiempo total
4h 10 minutos.
Tiempos de marcha
Neila-Mirador del Piquillo: 1 hora 35 minutos; Mirador del Piquillo-Collado-Esculca: 40 minutos; Esculca-Collado-Neila: 1 hora 15 minutos.
Distancia total
11,8 kilómetros.
Interés
Neila, Sendero del Piquillo, Panorámicas desde el Mirador del Piquillo, Cumbre del Esculca, bosques.
Altitud mínima
1158 m.
Altitud máxima
1698 m.
Desnivel acumulado
785 m
Mapas
1:50000: 0278 Canales de la Sierra.
1:25000: 0278-4 Neila.
h



Notas:
- El recorrido hasta El Piquillo está bastante bien señalizado, no obstante, en algunos puntos del ramal de subida, especialmente dentro del bosque, la vegetación ha ocultado algunas señales. Es recomendable llevar un GPS por si dudamos en algún cruce.
- La ascensión opcional a la cima del Esculca es muy recomendable. Se trata de una cima virgen con bastante prominencia y buenas vistas en todas las direcciones. La ascensión por el pinar desde el collado, aunque con cierta pendiente, es fácil y sin complicaciones.
- En Neila podemos pasear por los dos barrios, descubrir algunos blasones, ver las dos iglesias y pasear por la orilla del río Neila (o Najerilla).


Entradas relacionadas:


º    
Mapa topográfico



Perfil de elevación



Ver y descargar track en Wikiloc