jueves, 15 de febrero de 2024

Cañadas del Teide: los Roques de García

Retorno a las Canarias, esta vez en la isla de Tenerife. Dentro del Parque Nacional de las Cañadas del Teide, visitamos uno de sus parajes más turísticos y fascinantes: los Roques de García, ubicados al SO. del volcán. La ruta circular rodea un conjunto de pitones y formaciones volcánicas con caprichosas formas. El recorrido se sencillo y se ha convertido en un básico de muchas excursiones turísticas.


Las Cañadas del Teidef

  
Los llamados Roques de García se hallan a unos 7 kilómetros al SO. del Teide. Para llegar desde la Orotava y/o Santa Cruz, tenemos que llegar primero al Portillo para continuar hacia el teleférico. Es sencillo porque solo tenemos que seguir la carretera principal que atraviesa el Parque Nacional de las Cañadas.


Un poco más de 7 kilómetros después de dejar el cruce al teleférico, alcanzamos el paraje donde se hallan los Paradores del Teide, donde encontramos aparcamiento para dejar el coche (atención porque suele saturarse desde temprano).


Desde allí mismo, visualizamos la estructura volcánica llamada los Roques de García, un conjunto de espigones rocosos con formas estilizadas y caprichosas, productos de antiguas erupciones. Son muy visuales y espectaculares. Dada la sencillez de su visita caminando, se han convertido en los últimos años en destino obligado para los turistas que acceden al Teide.


Cruzamos la carretera, accedemos al área de inicio para comenzar el recorrido. Todo el trayecto está perfectamente señalizado, no hay pérdida y ni posible duda, ya que el sendero circular está delimitado con piedras y es muy evidente.


La excursión consiste en rodear completamente este pequeño macizo de pitones volcánicos.



La ruta es circular y podemos realizarla en cualquiera de los sentidos. Vemos que la mayoría de los caminantes lo efectúa en el sentido contrario a las agujas del reloj.






Una vez alcanzado el extremo norte, comenzamos el retorno al punto de partida iniciando un prolongado pero fácil descenso, donde veremos el conjunto desde otra perspectiva y con otra luz diferente.


El tramo final, deberemos obviamente ascender hasta el área de partida. La subida es sencilla y rápida.


Es en esta última ascensión donde encontramos los mejores miradores sobre los roques,  acompañados siempre de fondo de la grandiosa figura del Teide.



Poco más hay que describir pues la excursión es muy sencilla. Antes de irnos, nos encaramamos desde el área de partida hasta un pequeño mirador donde obtenemos una de las imágenes más icónicas del Teide.


Otra foto más desde al área de inicio de la ruta y retornamos al aparcamiento junto a los Paradores. Durante esta vuelta, observamos el tránsito constante de visitantes.




LOS ROQUES DE GARCÍA
Espacio natural
Cañas del Teide (Tenerife).
Dificultad
Baja. No tiene ninguna dificultad.
Tipo de camino
Senderos habilitados.
Ciclable
No.
Agua potable
No encontraremos. Aconsejable llevar sobre todo en horas calurosas.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Fácil, está señalizado perfectamente.
Época recomendable
Todo el año.
Inicio
Paradores del Teide.
Distancias/tiempos desde
Santa Cruz de Tenerife: 1 hora 25 minutos / 66,8 kms; La Orotava-Puerto de la Cruz: 1 hora / 41,2 kms; Los Cristianos (por Guía de Isora): 50 minutos / 62,8 kms.
Tiempo total
Unas dos horas (sin prisa a ritmo pausado, con frecuentes paradas para hacer fotos).
Distancia total
4,5 kilómetros.
Interés
Formaciones volcánicas, paisaje de las Cañadas y el Teide
Altitud mínima
1947 m.
Altitud máxima
2187 m.
Desnivel acumulado
(despreciable)

h
Notas:
- La excursión es muy sencilla y apta para todos y un excelente complemento a la ascensión en teleférico a la cima del Teide.
- A partir de las diez de la mañana, el área de los Paradores puede colapsarse por lo que es recomendable acceder temprano si queremos encontrar aparcamiento.
- Aunque la ruta es relativamente rápida y de poca dificultad, es bueno reseñar que si realizamos la caminata en verano y/o en horas centrales del día es muy recomendable ir provistos de agua.
- La excursión puede completarse con la subida en teleférico hasta la cima del Teide (siendo más exactos, hasta la cota 3500 aproximadamente).



Entradas relacionadas:



Mapa topográfico





Ver y descargar track en Wikiloc




domingo, 28 de enero de 2024

El Torcal de Antequera

De vuelta en Andalucía, visitamos el Torcal de Antequera, en las montañas de Málaga. El recorrido discurre entre magníficas y sorprendentes formaciones kársticas, sin apenas dificultad. Excursión imprescindible si queremos acercarnos y conocer el interior de Andalucía.


El Torcal de Antequeraf

   
El paraje se halla a unos 50 kilómetros de la ciudad  de Málaga y pertenece a la Sierra del Torcal. Llegaremos en unos 45 minutos, dirigiéndonos en un primer momento hacia  la localidad de Antequera. Pasado el pueblo de Villanueva de la Concepción, la carretera asciende hasta el área de visitantes y aparcamiento. En ocasiones, se satura, y es necesario dejar el coche un kilómetro antes y acceder a él mediante un servicio de autobuses. Mucha gente cubre este trayecto caminando por la carretera.

Centro de visitantes del Torcal de Antequera.
Cualquiera que sea la manera de llegar, iniciaremos la ruta en el área. En los paneles informativos vemos las opciones que tenemos, todas sencillas.


Básicamente hay dos: una ruta corta y una larga. Optamos por la larga que nos permitirá disfrutar más de este espacio. La corta es más indicada para familias con niños, al ser muy numerosas las que acceden.


El día que hemos elegido ha salido bastante nublado y encontramos  el suelo muy húmedo. Al discurrir el recorrido en gran parte por terreno calizo y agreste, debemos extremar las precauciones para no resbalar.


En todo caso, como comprobamos más tarde, no hay pasos significativamente peligrosos o arriesgados. Con un mínimo de precaución, avanzamos sin ninguna dificultad.


Los dos recorridos están bien señalizados y en cada esquina o recoveco encontraremos las flechas que nos indicarán el camino a seguir. Nos vamos introduciendo en este fascinante paraje.




La niebla levanta y podemos apreciar mejor las caprichosas formaciones rocosas que nos van apareciendo. Las vistas desde los lugares altos son maravillosas.


Hacemos continuas paradas para fotografiar los rincones más espectaculares.



Llegados al punto más alejado del centro de visitantes, iniciamos el retorno. La ruta es circular.



El paisaje no varía. Las formaciones se van superando unas a otras. Es un gigantesco espacio de erosión kárstica único en España.


Seguimos las indicaciones en nuestro camino hacia el punto de partida.


Ya próximos al centro de visitantes encontramos a muchos senderistas entre los que predominan las familias. Terminamos la excursión.




EL TORCAL DE ANTEQUERA
Espacio natural
Sierra del Torcal (Málaga)
Dificultad
Baja.
Tipo de camino
Senderos de montaña.
Ciclable
No.
Agua potable
No encontraremos más que el bar del centro de interpretación.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Fácil, está bien señalizado.
Época recomendable
Todo el año. Evitar los días muy calurosos del verano.
Inicio
Área de interpretación del Torcal de Antequera.
Distancias
52,2 kilómetros desde Málaga.
Tiempo total
Aproximadamente 2 horas en recorrido lento y con continuas paradas.
Distancia total
3,8 kilómetros.
Interés
Paisaje kársticos con formaciones rocosas caprichosas.
Altitud mínima
1199 m.
Altitud máxima
1228 m.

Notas:
- La excursión es sencilla y muy placentera. El desnivel a cubrir es inapreciable y la distancia total es corta.
-Si acudimos en tiempo lluvioso, tal como ocurrió en nuestra visita, andaremos por terreno resbaladizo por lo que tenemos que prestar atención donde pisamos.
- Antequera está muy cerca del Torcal y es punto obligado de visita si no se conoce esta bonita e histórica localidad malagueña. 


Mapa topográfico



Ver y descargar track en Wikiloc






domingo, 31 de diciembre de 2023

Monte Hijedo

Excursión otoñal por uno de los bosques mejor conservados de la provincia de Burgos y también de la Cordillera Cantábrica: el Monte Hijedo. Partiendo del área de aparcamiento, pasamos junto a las Cabañas de Hijedo y recorremos su interior descubriendo muchas especies caducifolias (las reinas del otoño) y también perennes, como los tejos y los acebos. Todo el trayecto es sencillo, agradable y muy interesante.



Monte Hijedof

El Monte Hijedo es una gran masa forestal compartida entre las provincias de Burgos y Cantabria. Si iniciamos la ruta desde el lado burgalés, debemos acceder a la localidad de Santa Gadea de Alfoz, en el extremo NO. de la provincia. Para ello, saldremos por la N-623 hasta Cilleruelo de Bezana, donde nos desviamos por la izquierda hacia Santa Gadea de Alfoz. Antes de llegar a esta bonita localidad, nos desviamos por un vial asfaltado que nos lleva hasta el aparcamiento habilitado justo a la entrada de la pista que se dirige a las Cabañas de Hijedo.

Pista de grava que se dirige a las Cabañas de Hijedo.
Iniciamos la excursión caminando por una muy amplia pista que se dirige hacia el sur por terreno llano. Desde aquí, podemos ver hacia el norte la muralla montañosa que cierra el valle del Ebro por esa vertiente. 

Nieblas matutinas en el el embalse del Ebro.
En unos veinte minutos, alcanzamos una gran campa donde se hallan las famosas Cabañas de Hijedo. Se trata de un bellísimo conjunto de edificaciones, edificadas por un indiano, donde encontramos un palacio con dos torres, cuadras, corrales y una capilla particular o ermita dedicada a la Sagrada Familia. Todo el conjunto fue construido entre los años 1910 y 1925 por un indiano, al parecer sobre restos de edificaciones anteriores. Hoy sigue siendo utilizada como granja y es propiedad privada, por lo que no se puede visitar su interior. Desde la pista por la que llegamos, podemos observar bien todo el conjunto. Aquí comienza propiamente el recorrido por el interior del bosque.

Las Cabañas de Hijedo.

Continuamos bordeando el cercado de la finca hasta unos metros más adelante llegar a un cruce señalizando informándonos que entramos en el monte. Siguiendo las indicaciones, opotamos por seguir por la derecha. Penetramos rápidamente en el interior del bosque.

Sendero de descenso hacia el arroyo Hijedo.
En un primer momento, el sendero se abre paso siguiendo un estrecho pasillo entre los árboles, siempre viable, que poco a poco inicia un descenso hacia el vallejo formado por el arroyo Hijedo. El camino gira noventa grados a nuestra izquierda y continua perdiendo altura hacia el fondo del valle.

Numerosas especies arbóreas nos acompañan en todo momento.
El otoño está muy avanzado y encontramos el lecho del camino cubierto con un espeso manto de hojas, principalmente de roble albar, hayas y otras especies. Son muchas más las que vamos a ver, como alisos, abedules, avellanos, fresnos, nogales, y como veremos más adelante, las joyas del bosque por su rareza: los acebos y tejos.

Alcanzamos el arroyo Hijedo.
Alcanzamos el lecho del arroyo de Hijedo, justo en un cruce de caminos. Torcemos hacia nuestra izquierda, cruzamos un puentecito de madera y seguimos por un marcado camino siguiendo el curso de agua.


Enseguida, aparecen los tejos, diseminados, en ambas orillas. Podemos contemplar buenos ejemplares de más de 800 años afianzados sobre el roquedo que cubre las laderas.

Los tejos aparecen a ambos lados del camino.
El sendero se dirige hacia el norte, es amplio y cómodo y en todo momento discurre paralelo al curso de agua.


En unos 30 minutos por el interior del valle, saldremos del bosque a un espacio abierto, al fondo del cual se halla un conjunto de roquedos denominado Peña Rota.

Saliendo del bosque por la parte norte.
El camino se incorpora a una gran pista que viene desde la carretera y gira 180 grados. Subimos poco a poco de nivel por él entre ganado paciendo.

Dejamos el valle del arroyo Hijedo atrás.
Estamos en el punto más alejado del recorrido. Es buen sitio para parar, descansar y comer algo disfrutando del paraje donde nos encontramos.

Roquedos de Peña Rota.
Continuamos. Penetramos de nuevo en el bosque y nos dirigimos en dirección sur, desandando en esta dirección lo recorrido por el fondo del arroyo unos minutos antes, pero ahora  pero ahora unos quinientos metros más al este y una altura superior. En esta parte del bosque, encontramos muchos acebos, de hecho, atravesamos un enorme acebal que nos acompaña durante casi un klómetros.

Entramos de nuevo en el bosque.
El camino se estrecha en muchos puntos y va dejando a la derecha algunos pequeños arroyos y barrancos rocosos que sobrepasamos sin dificultad. En todo momento hay señalización y no hay posibilidad de extravío.

Caminamos por el interior de un inmenso acebal.
No tenemos ningún problema para caminar y disfrutar del entorno.


Poco a poco nos vamos acercando de nuevo a las Cabañas de Hijedo. En este último tramo anterior a llegar a la campa, encontramos más ejemplares de tejo, estos incluso de mayor tamaño que los que vimos junto al arroyo.


Llaman la atención las formas caprichosas de sus troncos, muestra de la larga vida que tiene estos árboles. Algunos parecen haber brotado de la misma roca.



A punto de alcanzar el llano donde se encuentran las cabañas, nos asomamos a un mirador a nuestra izquierda, con buenas vistas sobre una gran parte del Monte Hijedo. Se alcanza a ver gran parte del bosque a caballo de las dos provincias de Burgos y Cantabria.

Vista desde el mirador.
Antes de llegar a las cabañas, encontramos algunas cabras de gruesa y larga cornamenta que nos miran con atención.



Una vez en las cabañas, solo tenemos que continuar por la amplia pista por la que vinimos para volver al aparcamiento.



Terminamos esta magnífica excursión por uno de los bosques mejor conservados y más variados tanto de Burgos-Cantabria como de la Cordillera Cantábrica.


MONTE HIJEDO
Espacio natural
Monte Hijedo.
Dificultad
Baja.
Tipo de camino
Senderos y pistas forestales.
Ciclable
Sí, aunque no se recomienda al haber tramos estrechos con vegetación cerrada.
Agua potable
Encontramos en los arroyos que vamos encontrando.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Fácil. Está bien señalizado.
Época recomendable
Otoño.
Inicio
Área de aparcamiento cerca de Santa Gadea de Alfoz.
Distancia de Burgos
96,9 kilómetros
Tiempo total
Unas 3 horas.
Tiempos de marcha
Aparcamiento-Cabañas de Hijedo: 20 minutos; Cabañas de Hijedo-Peña Rota: 1 hora 5 minutos; Peña Rota.Aparcamiento: 1 hora 10 minutos.
Distancia total
11,6 kilómetros.
Interés
Bosques caducifolios (donde destacan las hayas, tejos y acebos), cabañas de Hijedo, paisajes.
Altitud mínima
864 m.
Altitud máxima
1064 m.
Desnivel acumulado
427 m.    


h
Notas:
- La excursión es sencilla, está bien señalizada. Podemos calificarla de un gran paseo por un gran jardín arbóreo donde veremos muchas especies.
- Las cabañas de Hijedo es una propiedad privada, hoy granja agropecuaria, donde no podemos entrar.
- Podemos completar la excursión a esta alejada zona de Burgos visitando, entre otros, los pueblos de Santa Gadea del Alfoz y el también muy interesante Arija, junto al gran embalse del Ebro.


Arija


Santa Gadea de Alfoz



Mapa topográfico



Perfil de elevación




Ver y descargar track en Wikiloc