jueves, 19 de septiembre de 2013

Camino de Santiago (y II): de Burgos a Puente Fitero en bicicleta

Continuando a la anterior entrada en que se describe el recorrido del Camino de Santiago por la provincia entre Belorado y Burgos, proseguimos con el segundo tramo: desde Burgos hasta Puente Fitero. El sector occidental de la provincia por donde se desarrolla el camino es en su mayoría plano, siendo muy apropiado para realizarse en bicicleta. Todo el camino está perfectamente señalizado.

Ver la entrada: Camino de Santiago (I): de Belorado a Burgos en bicicleta.



Burgos - Rabé de las Calzadas

Comenzamos el recorrido en el entorno de la Catedral de Burgos. La distancia a recorrer hasta el extremo de la provincia en su confluencia con la de Palencia, junto al río Pisuerga, será de 51 kilómetros.

Catedral de Burgos.
El Camino de Santiago parte del entorno de la catedral.
Desde la Plaza de la Catedral, bajamos hasta la margen del río Arlanzón y continuamos por el Paseo de la Isla siguiendo la orilla hasta el puente de Malatos, por donde cruzamos el río.
Paseo de la Isla.
Puente de Malatos.
Por el carril bicicleta continuamos unos dos kilómetros siguiendo la margen izquierda del río hacia el entorno de la Universidad. Pasada ésta, llegaremos al Barrio del Pilar, desviándonos a mano derecha.
El camino continua junto a la ronda interior, aproximándonos al entorno de la autovía de León y dejando el polígono y el pueblo de Villalonquéjar a nuestra derecha.
Pasamos junto a la ermita de Casa Ramón, antiguo hospital de Juan Maté hoy rehabilitado. Sin llegar a entrar, dejamos Villalbilla de Burgos a nuestra izquierda y continuamos en paralelo a la autovía que une el polígono de Villalonquéjar con la rotonda de la carretera de León, frente a los túneles.

Ermita de Villalbilla de Burgos, antiguo Hospital de Juan Maté.
Una vez en la rotonda de la autovía, pasamos por debajo y salimos por la antigua carretera de León, hoy poco concurrida, y continuamos en dirección a Tardajos, primera población que cruzaremos desde Burgos.

Tardajos: puente sobre el río Arlanzón.
Travesía de Tardajos.
Antes de entrar en el pueblo, cruzamos el río Arlanzón de nuevo por un gran puente de piedra.
Entramos y atravesamos Tardajos por la carretera principal hasta las últimas casas, donde tomaremos el desvío a la izquierda hacia Rabé de las Calzadas.

Llegamos a Rabé de las Calzadas.
Rabé de las Calzadas: colegio de las Hermanas de la Caridad.
Llegamos a Rabé. Atravesamos el pueblo. Destacan el gran colegio regentado por las Hijas de la Caridad y la iglesia, de considerables proporciones.
Salimos por el extremo contrario del pueblo, dejando la ermita y las ultimas naves agrícolas a la izquierda y nos incorporamos a una amplia prisa.
El paisaje paramero entre los inmensos campos cerealísticos ya nos nos abandonará hasta nuestro destino final en Puente Fitero.


El Camino de Santiago continua entre campos de cereales por la llanura castellana.



Mapa Burgos - Rabé de las Calzadas.

Rabé de las Calzadas - Hontanas

Desde Rabé, el Camino continua por una amplia pista entre campos de cereales. El terreno es llano y vamos dejando atrás a los caminantes. La planitud sólo se verá interrumpida por el descenso a los sucesivos valles que bajan desde el norte hacia el Arlanzón y donde se asientan los pueblos por los que pasaremos.
En apenas tres kilómetros desde Rabé, comenzaremos el descenso al valle del Hormazuela, ya con la vista del pueblo de Hornillos del Camino. Descendemos, cruzamos la carretera de Las Quintanillas a Estépar y entramos en el pueblo.

Descendemos hacia Hornillos del Camino en el valle del Hormazuela.
Llegamos a Hornillos del Camino. Es éste el típico pueblo-camino, constituido prácticamente por una alargada calle que vivía por y para el camino. Encontramos numerosos establecimientos para los peregrinos. Salimos por su extremo occidental, dejando el pueblo y ascendiendo de nuevo al páramo por una suave cuesta.


En el páramo de nuevo, las vistas son llanas, los horizontes lejanos, avanzamos con rapidez con una marcha cómoda.
En unos dos kilómetros y medio, y tras dejar a nuestra izquierda los restos del despoblado medieval de La Nuez, emprendemos el descenso al valle donde se asienta San Bol, antiguo poblado medieval, perteneciente al municipio de Iglesias, pueblo que queda unos dos kilómetros valle abajo. En el fondo del valle pasamos la pista que baja hacia el pueblo. Muy cerca del cruce, se encuentra el albergue de peregrinos de San Bol.

Refugio de peregrinos de San Bol, junto al camino de Iglesias.a Las Quintanillas.
Dejamos el valle y ascendemos una vez más al páramo por una alargada cuesta sin grandes dificultades.
Recorremos un largo trecho en busca de Hontanas, último pueblo antes de Castrojeriz.
Alcanzamos el borde del páramo y divisamos al fondo abajo Hontanas, ubicado junto a la carretera de Castrojeriz y rodeado de páramos y oteros pelados.
Emprendemos el descenso. A la entrada del pueblo, se ha rehabilitado un área recreativa junto a una ermita moderna y podemos reponer agua en una fuente. Llegamos a Hontanas.


Hontanas


Hontanas se compone también básicamente de una larga calle, con varios establecimientos hosteleros al servicio del peregrino. Es buen lugar para descansar, comer algo y llenar las cantimploras.



Mapa Rabé de las Calzadas - Hontanas.

Hontanas - Puente Fitero

Salimos de Hontanas por el otro extremo del pueblo y cruzamos la carretera de Castrojeriz. Justo al otro lado, prosigue el camino siguiendo una estrecha pista que discurre paralela en todo momento a la carretera.
Por esta pista pedaleamos unos tres kilómetros, buscando el fondo del valle donde se halla Castrojeriz, todavía no visible.
A medio camino, encontraremos las ruinas de la iglesia de Valdemoro, hoy reducidas curiosamente a una espigada esquina en forma de torre.

Pasamos junto a las ruinas de Valdemoro, antes de llegar a Castrojeriz.
La pista vuelve a la carretera y ya definitivamente no nos salimos de ella hasta Castrojeriz, muy cercano ya.
Antes de llegar, pasamos por las ruinas del Convento de San Antón, cuyos impresionantes arcos góticos aún permanecen en pie. La carretera discurre bajo un gran arco. Encontramos grupos de peregrinos ya que hay un albergue en la antigua hospedería hoy rehabilitada.

Pasamos bajo los arcos del Convento de San Antón.
Continuamos unos dos kilómetros más por la carretera y llegamos a Castrojeriz.
El pueblo se asienta junto a la base de un elevado cerro donde se ubican los abundantes restos del castillo medieval. Su vista desde la lejanía es inconfundible. El castillo está hoy en fase de restauración.
Castrojeriz es una localidad rica en templos. Ya a la entrada del pueblo dejamos a nuestra derecha la Excolegiata de Nuestra Señora del Manzano, bonita iglesia en muy buen estado de conservación.

Nos aproximamos a Castrojeriz, guardado por su castillo.
Crucero junto al Camino y Excolegiata de Nuestra Señora del Manzano.

Castrojeriz
Plaza.
Iglesia de San Juan.
Arquitectura tradicional.

Monumento al peregrino.

Atravesamos el pueblo por su calle principal, jalonada de albergues y establecimientos hosteleros. Destacan sus dos iglesias y la plaza mayor con sus soportales. Castrojeriz es una localidad adaptada al Camino de Santiago y el ambiente jacobeo es intenso al estar siempre concurrido de peregrinos. Encontramos la plaza mayor abarrotada de caminantes.
Castrojeriz podría ser fin de la ruta desde Burgos y pudiéramos fácilmente emprender el regreso, pero afrontamos el último tramo hasta el borde de la provincia de Burgos en su límite con Palencia.
Este tramo es el más dificultoso y arduo desde que salimos de Burgos ya que hay que superar  el páramo que separa los valles del Odra y el Pisuerga por la llamada cuesta Mostelares.

Pasado Castrojeriz nos enfrentamos a la cuesta de Mostelares.
Antes de emprender la ascensión, pasaremos por los restos de un largo y vetusto puente sobre un cauce sin agua. Se trata del antiguo puente sobre el Odra antes de que fuera desviado en el siglo XVIII.

Antiguo puente sobre el antiguo curso del río Odra.
Comenzamos la ascensión por una pista está en buen estado, pero la elevada pendiente hace necesario poner pie a tierra en las rampas más inclinadas.
En lo alto del páramo hay un área de descanso. El descenso hacia el valle del Pisuerga está asfaltado, aunque la elevada pendiente hace de nuevo aconsejable realizarla caminando.
Nos emplazamos en el valle del Pisuerga. Solo nos queda llegar al límite y fin del Camino de Santiago en la provincia de Burgos continuando por la pista, que zigzaguea entre campos de labor.

Área de descanso en lo alto del páramo de Mostelares.
Bajamos la cuesta Mostelares hacia el valle del Pisuerga.

Llegamos a Puente Fitero, en la orilla izquierda del río Pisuerga. Se trata de un gran puente medieval restaurado en varias ocasiones que permitía el paso del río Pisuerga a los peregrinos. El nombre de Fitero, proviene de "hito", ya que aquí se consideraba que terminaba Castilla y así estaba indicado con un mojón o hito.
Sorprende la espléndida construcción del puente sobre el Pisuerga, muy caudaloso en este punto.
Junto a él, se hallan los restos de la ermita de San Cristóbal, hoy restaurados y reconvertidos en albergue de peregrinos. Desde aquí solo nos queda volver a Burgos en coche o retornar en bicicleta. En éste último caso, tendríamos otros 52 kilómetros de vuelta que harían 104 kilómetros en total a recorrer en unas 9 horas y media.

Albergue de San Cristóbal, junto a Puente Fitero.
Puente sobre el Pisuerga.


Mapa Hontanas - Puente Fitero.



Camino de Santiago: de Burgos a Puente Fitero



Notas:
- En todos los pueblos del recorrido hay establecimientos hosteleros y se puede repostar agua y comprar comida.
- De Puente Fitero al pueblo de Itero del Castillo hay algo más de un kilómetro.
- Se recomienda bajar la cuesta Mostelares caminando, ya que la gravilla junto la elevada pendiente hacen muy peligrosa la frenada.


Ver y bajar track de Wikiloc




No hay comentarios:

Publicar un comentario