viernes, 25 de diciembre de 2015

Montes de Oca desde Belorado en bicicleta

En esta excursión recorreremos en bicicleta el sector más oriental de los Montes de Oca, rodando por extensos parajes despoblados y caminos muy poco frecuentados. Partiendo de Belorado, seguiremos el curso del río Tirón, para tras atravesar su desfiladero, llegar al pueblo de Garganchón. Desde él, subiremos al monte para recorrer el largo trayecto hasta Villafranca-Montes de Oca. Volveremos a Belorado subiendo de nuevo a los montes y pasando muy cerca de la escondida aldea de Puras de Villafranca. Son casi 45 kilómetros sin pisar un metro de asfalto por caminos y senderos en pleno corazón de los Montes de Oca.

Llegaremos a Belorado por la carretera N-120 de Burgos a Logroño. En el pueblo dejamos el coche y emprendemos el recorrido sobre la bicicleta.

Belorado


Belorado - Garganchón

Iniciamos la excursión saliendo desde el centro de Belorado por la carretera que se dirige a Pradoluengo. Nada más comenzar, antes de salir del pueblo, nos desviamos de la carretera a la derecha para incorporarnos al llamado Camino del Molinar, que se dirige hacia el sur entre huertas. Rodamos siguiendo el curso del río Tirón que queda a nuestra derecha. En apenas dos kilómetros y medio, llegamos a las inmediaciones del primer pueblo, San Miguel de Pedroso, cuyas casas vemos al otro lado del río. Llegamos hasta un puente que lo cruza, pero continuamos siguiendo la orilla hasta sobrepasar la localidad. Casi un kilómetro después, cruzamos el río por un puentecito  continuando ya dejando el río a nuestra izquierda. El camino se introduce poco a poco en un desfiladero que nos llevará hasta Garganchón.


El valle se va cerrando y el camino se convierte en sendero. Tras dejar la histórica Granja de Arceredillo, continuamos, introduciéndonos en breve en el bosque porque entramos en los tramos más cerrados del desfiladero del río Urbión. A ambos lados, las laderas arboladas nos flanquean. El sendero se estrecha mucho y se va abriendo paso entre la vegetación de ribera, unos veinte metros por encima del lecho del río.

Entramos en los tramos más angostos del desfiladero del Urbión, cerca ya de Garganchón.
En algún tramo, el sendero se estrecha mucho y debemos tener cuidado en no caer sobre la vegetación. Si es preciso, hay que poner pie a tierra.


Poco a poco vamos saliendo del desfiladero, dejando la vegetación atrás. El valle se va abriendo y rodamos entre grandes paredes rocosas. Salimos a espacio abierto y tras pasar una gran chopera, llegamos a Garganchón, donde llegamos aproximadamente una hora más tarde de haber salido de Belorado.

Llegamos a Garganchón.
Arquitectura tradicional en Garganchón.
Garganchón mantiene aún muy buenas muestras de arquitectura tradicional, transición entre la construcción de la Bureba y la cercana Demanda. Pasamos por su centro y salimos por el camino que sale por el lado oeste del pueblo, remontando unas cuestas que dejan Garganchón detrás nuestro abajo.


Garganchón - Villafranca Montes de Oca

El camino deja el pueblo rápidamente atrás porque asciende con decisión hacia los Montes de Oca. Es un inmenso espacio deshabitado, poblado por bosques y baldíos, muy poco visitados, por los cuales recorreremos muchos kilómetros en la más absoluta soledad.
La pista por la que hemos salido de Garganchón se halla en muy buen estado. Ganamos altitud a la vez que ascendemos por el Barranco de Valle Hondo, poblado de robles y algunas hayas en las zonas más sombrías. A nuestra derecha dejamos la Peña Gavilán, sobresaliendo de los vallejos. Tras describir una gran curva en la zona más sombría del barranco, emprendemos la ascensión final que nos deja en el paraje de Los Tomillares, ya en el llano, grandes horizontes.

La pista sube por el Barranco de Valle Hondo hacia los Montes de Oca.
Bonito paisaje de los Montes de Oca en las cercanías de Garganchón.
Junto a una alambrada, descansamos y nos preparamos para el largo recorrido que nos espera hasta el pueblo de Villafranca Montes de Oca. En el trayecto, atravesaremos los Montes de Oca de sur a norte y cubriremos unos 12 kilómetros por pistas forestales y parameras.


Emprendemos la marcha, continuando por la pista que traíamos, que se dirige hacia el NO. siguiendo el llamado Camino a Pradoluengo. En medio kilómetro, nos introducimos en un gran pinar, por el cual recorremos algo más de tres kilómetros. Los pinos desaparecen y llegamos a una gran encrucijada, justo delante de una gran vaguada. Tenemos que desmontar y bajar una larga cuesta de gran pendiente. Es el llamado Portillo Ribota, un gran cruce de caminos. En su fondo, tomamos el que sale más a la izquierda y nos incorporamos a una amplia pista que sigue que en un kilómetro sigue el curso del arroyo de Arroz Quemado. El camino discurre bajo arbolado, dejando a nuestra izquierda abajo el curso del arroyo, que desembocará en dos kilómetros aguas arriba en la cola de la Presa de Alba.

Recorremos muchos kilómetros por solitarios parajes antes de llegar a las inmediaciones de la Presa de Alba.
Son muchos kilómetros los que llevamos en absoluta soledad, sin ver a nadie, solo árboles y pistas. Nos acercamos a las inmediaciones de la presa, que ya vemos a nuestra izquierda.

Dejamos la Presa de Alba a nuestra izquierda.
No nos acercamos a su orilla ya que la pista que llevamos, en muy buen estado y recorrida por vehículos todo terreno, se introduce en un hayedo por la derecha para iniciar su descenso al río Oca, en las inmediaciones ya de la ermita de Nuestra Señora de Oca.

Bajamos de la presa hacia Villafranca por un hayedo.
Llegados a la orilla del río, dejamos el puente que nos lleva a la ermita a nuestra izquierda, sin cruzar, y continuamos por la pista en paralelo al arroyo. El camino se estrecha mucho y se abre paso entre la vegetación. En poco, llegamos a las primeras casas del barrio de La Revilla, que ocupa la orilla norte del río en Villafranca Montes de Oca.


Villafranca Montes de Oca - Belorado

No cruzamos el río, dejando el núcleo urbano a la derecha y abandonamos el pueblo rápidamente iniciando el regreso a Belorado, del que aún nos separan 17 kilómetros atravesando los Montes de Oca de nuevo. Salimos del pueblo por una gran pista siguiendo una amplia vaguada con ganado pastando. Ésta gira poco a poco hacia el este.


Dejamos Villafranca siguiendo una gran pista camino de Belorado.
Recorremos muchos kilómetros por esta pista, siguiendo una alambrada a nuestra derecha, tras la cual las vacas nos observan. Al fondo divisamos las cumbres nevadas de la Demanda.

Salimos de Villafranca siguiendo un cercado.
Este camino en invierno se halla llena de charcos y barro, pero en otoño, donde estamos, se encuentra en muy buen estado y tiene poca pendiente, por lo que cubrimos muchos kilómetros con gran velocidad. Llegamos de nuevo al portillo, cruce de caminos en el cuál tuvimos que descender una larga cuesta dos horas antes. Tomamos ahora el sendero que sale más a nuestra izquierda y que gira casi 180 grados en el sentido de la marcha que traíamos, introduciéndose rápidamente en el pinar.

Rodamos junto a extensos pastizales de ganado vacuno.
Por parajes solitarios, siguiendo caminos casi imperceptibles, vamos cubriendo kilómetros, sin más compañía que los árboles y los cantos de las aves. Dejamos el bosque e iniciamos un descenso realizando varias curvas. El sendero se estrecha mucho y la pendiente se agudiza. Pasamos por las inmediaciones de la aldea de Puras de Villafranca, ubicada en pleno corazón de los Montes de Oca. Vemos las casas abajo a nuestra derecha. El núcleo del pueblo se halla completamente rodeado de montañas.


Dejamos el pueblo atrás, subimos un poco de altitud y avanzamos siguiendo la linde de campos de labor, no muy lejos del pueblo de Villambistia, que no vemos desde donde estamos. El terreno se va allanando y descendemos con suavidad. Podemos ya atisbar a nuestra izquierda la carretera de Burgos a Logroño, señal de que nos vamos acercando a Belorado.
El recorrido final es ya un largo descenso entre curvas siguiendo una amplia pista que nos dirige directamente a Belorado, que vemos ya al fondo en el llano.

Contemplamos Belorado desde la pista por la que descendemos de los montes.
Llegaremos a Belorado tras incorporamos al Camino de Santiago, junto a la carretera, un poco antes del desvío San Miguel de Pedroso.
Tras cruzar el río Tirón, entramos por fin, algo cansados, en Belorado. Hemos rodado algo más de cuatro horas y cubierto casi 48 kilómetros por caminos y veredas de los Montes de Oca.


MONTES DE OCA DESDE BELORADO EN BICICLETA
Dificultad
Medio-alta.
Ciclable
Sí.
Circular
Sí.
Orientación
Muy difícil (si no se lleva GPS).
Época recomendable
De mayo a octubre, el resto del año pueden estar los caminos impracticables o haber pésimas condiciones meteorológicas cono nieve y viento.
Inicio
Belorado.
Distancia de Burgos
47,5 kilómetros.
Tiempo total
4 horas 10 minutos.
Distancia total
44,4 kilómetros.
Interés
Paisajes naturales del interior de los Montes de Oca, pueblos pintorescos de Puras y Garganchón, Presa de Alba, desfiladero del río Tirón.
Altitud mínima
671 m.
Altitud máxima
1196 m.
Mapas
1:50000: 0201 Belorado; 0239 Pradoluengo. 
1:25000: 0201-4 Villafranca Montes de Oca; 0239-2 Pradoluengo.






Notas:

- El recorrido no es complejo desde el punto de vista físico, pero los continuos cambios de pista y el hecho de recorrer largos trechos sin referencias, puede ser arduo y complicado en la orientación.


Puras de Villafranca

- Belorado y Villafranca son los únicos lugares donde podemos encontrar un bar. Tampoco hay que contar con encontrar fuentes de agua por el camino, sobre todo en verano. Ambos pueblos bien merecen una visita.

Ruinas del Castillo de Belorado.

Plaza de Belorado.

Ermita de Nuestra Señora de Oca

Entradas relacionadas:



Puras de Villafranca



Mapa topográfico


Perfil de elevación

Ver y descargar track en Wikiloc



No hay comentarios:

Publicar un comentario