sábado, 8 de marzo de 2014

Macizo de la Mazorra

El Macizo de la Mazorra es punto de confluencia entre el borde septentrional del Páramo de Masa, la Sierra de la Tesla y el Valle de Valdivielso por el este, y los Valles de Zamanzas y Manzanedo por el oeste y norte respectivamente. Constituye un formidable obstáculo al recorrido del río Ebro, que se ve obligado a rodearlo por tres de sus lados. Por sus flancos occidental y oriental, el río traza escarpadas gargantas o cluses al romper los poderosos Anticlinales de la Tesla y Zamanzas. Recorreremos sus caminos subiendo desde el pueblo de Ahedo del Butrón hasta el punto más alto del macizo, la Torada (1258 metros): Desde él, continuaremos hasta el Porterín, escarpado picacho asomado al Valle de Manzanedo.


Macizo de la Mazorra
Entorno geográfico y recorrido del Ebro


Como ya hemos publicado en este blog, Ahedo del Butrón es un apartado pueblo ubicado a caballo entre el páramo y el río Ebro. Por ello, es punto de partida para recorrer el entorno de los Valles de Zamanzas, el desfiladero de los Tornos, la Mazorra y los barrancos que bajan del páramo. Llegaremos al pueblo saliendo de Burgos por la carretera N-623 a Villarcayo. Tras recorrer todo el Páramo de Masa, justo antes de bajar el puerto de la Mazorra, tomaremos el desvío a la izquierda que lleva a Dobro. Poco después de pasar el pueblo, tomaremos de nuevo un desvío a la derecha, que en unos cinco kilómetros, nos deja en Ahedo del Butrón, donde muere la carretera.


Ahedo del Butrón

A la entrada del pueblo, aparcamos el coche y entramos en sus calles. Pasamos por la iglesia, la plaza y salimos por su lado oriental a un amplio camino que asciende con decisión a la sierra hacia el llamado Alto del Pando.

Salimos de Ahedo del Butrón por un camino que asciende a la Mazorra.
El camino gana altitud con rapidez, dejando Ahedo del Butrón y su coqueto vallejo atrás. La pista realiza un giro hacia el norte y en apenas un kilómetro y media, se alcanza el llano.
Nos encontramos ya en las amplias y solitarias planicies que forman los altos del Macizo de la Mazorra. Caminamos hacia el NE. siguiendo un amplio camino por el que pueden transitar coches. A nuestra derecha, divisamos el amplio Anticlinal de Dobro cuyo flanco norte se halla atiborrado de molinos eólicos.

Anticlinal de Dobro, cuya cresta se halla poblada de molinos eólicos.
El punto más alto del macizo, la Torada, aún se presenta oculto desde donde nos encontramos.

La primavera ha sido húmeda.

Bonitas mariposas.
Recorremos largas distancias por el páramo desolado.
Atravesamos dos vaguadas siguiendo siempre el camino sin pérdida alguna y avanzando hacia el este.
Tras dejar a nuestra izquierda unos extensos corrales en ruinas (que nos da una idea de la intensa actividad ganadera que hubo una vez en estos páramos)  llegamos a un gran cruce de caminos.

Ruinas de corrales.
    
Si siguiéramos hacia la derecha, llegaríamos tras unos kilómetros a las inmediaciones del inicio de la bajada al Puerto de la Mazorra. Tomamos el camino de enfrente, que sube sin dilación hacia los altos donde se ubica la Torada. La mejor guía será seguir la valla metálica que tenemos a nuestra izquierda. Por caminos inciertos, pero sin ninguna dificultad, superamos las rampas finales.

Buenas vistas del quebrado paisaje del NO. de las Merindades.
Una vez en la parte más alta, nos incorporamos a una amplia pista transversal que fue construida para la instalación de los molinos eólicos. Seguimos a la izquierda por ella y alcanzamos por fin el alto de la Torada (1258 metros), punto más alto de todo el Macizo de la Mazorra.

En algunos tramos la pista se presenta empedrada, indicación de que fue muy transitada en el pasado.
Cerca ya de la Torada, se ensanchan las vistas sobre el Valle de Valdivielso y la Sierra de la Tesla.
La cumbre, poco prominente sobre su entorno, se halla señalizada con un gran vértice geodésico. Hacia el norte tenemos amplias vistas sobre el Valle de Manzanedo y la comarca de Villarcayo. A nuestra derecha, mirando hacia el este, divisamos las agrestes cumbres de la Sierra de la Tesla y hacia el SE. el Valle de Valdivielso.

Cumbre de la Torada (1258 metros).
Tras descansar y reponer fuerzas, continuamos hacia el siguiente hito de nuestra ruta, el alto del Porterín. Se trata de un picacho que es la máxima altura de un cordal rocoso que se asoma desde el macizo sobre el Valle de Manzanedo al norte.

Molinos eólicos en la meseta de la Torada.
Para llegar, descendemos hacia el norte caminando entre los brezos y nos incorporamos a una amplia pista que recorre todo el borde septentrional de la Mazorra, siguiendo la larga línea de los gigantes eólicos, que lo dominan todo. Por ella, avanzamos rápido. En poco divisamos la sierra del Porterín a la derecha sobre una cresta. Se trata de un largo cordal rocoso desgajado de la Mazorra y asomado al valle.

Divisamos el Porterín desde el camino que baja de la Mazorra.
Ya cerca de la cresta, el camino que llevamos tuerce a la derecha y comienza a descender entre riscos hacia el Valle de Manzanedo. Antes de emprender el descenso, tomamos una vereda a la izquierda que nos sube a la cima del Porterín (1045 metros).

Camino de subida al Porterín.
Junto al hito montañero, encontramos restos de vallados de piedra de aspecto arcaico. Pudiera tratarse de antiguos corrales ganaderos, aunque dado el carácter de atalaya sobre el valle, con excepcionales vistas, más bien pudiera tratarse de un antiguo castro o asentamiento de vigilancia.

Magníficas vistas sobre el Valle de Manzanedo.
La cumbre es buen sitio para descansar, relajarse y deleitarse con las magníficas vistas. el río Ebro discurre nuestros pies atravesando longitudinalmente el Valle de Manzanedo.


Cima del Porterín

El retorno a Ahedo del Butrón desde el Porterín tiene difícil orientación ya que no existen caminos claros, por eso optamos por seguir nuestro GPS siguiendo el camino más corto hasta los restos de corrales que mencionamos antes. Para ello, descendemos del espolón rocoso y continuamos en principio por unas praderas hacia el sur campo a través.

Bajamos del Porterín destrepando por la cresta.
Avanzamos un kilómetro sin apenas obstáculos moviéndonos entre pedregales, praderas y matorral, hasta penetrar en el monte de pino y carrasca que cubre parte de la meseta.

Dejamos el Porterín atrás.
No sin cierto temor a vernos bloqueados por la vegetación, progresamos con relativa facilidad. El monte por fortuna no se presenta demasiado cerrado ya que el terreno de naturaleza pedregosa y pobre no permite una vegetación exuberante.
Tras recorrer otro kilómetro más, nos incorporamos a un antiguo camino, hoy abandonado, que con decisión avanza hacia el este buscando con toda seguridad los corrales mencionados.

Nos incorporamos a un oculto camino en el bosque.
Vieja cabaña de piedra en pleno monte.
Tras una gran cabaña de piedra junto al camino, sin duda utilizada por antiguos pastores, alcanzamos un poco más adelante los corrales y retomamos la gran pista que subía desde Ahedo del Butrón.

Llegamos a los corrales de nuevo junto a la pista que sube de Ahedo..
Por él, no tenemos ya más que desandar los casi cinco kilómetros que aún nos separan del pueblo, a donde llegamos tras haber recorrido casi veinte kilómetros por terrenos desolados y caminos solitarios, pero con un gran encanto natural.

Camino de bajada a Ahedo desde los altos de la Mazorra.
Regresamos a Ahedo del Butrón tras veinte kilómetros de marcha..

Macizo de la Mazorra desde Ahedo del Butrón


Notas:
- El regreso desde el Porterín hasta Ahedo puede resultar problemático si no se posee GPS ya que se realiza por terreno abiertos sin caminos primero, y por sendas montaraces después.
- En invierno todo el macizo puede estar nevado. Los fuertes vientos son frecuentes en todo el macizo.
- Al macizo se puede acceder desde múltiples sitios: desde el Puerto de la Mazorra, justo antes de descender al valle, sale la pista a la izquierda hasta el mirador y continua hacia la Torada. Desde el Valle de Valdivielso, por Valdenoceda, subiendo por un camino que nace al oeste del pueblo tras cruzar la carretera. Desde Dobro, se sube por el camino hacia Ahedo del Butrón al este de la carretera. Al norte, por el Valle de Manzanedo, desde los pueblos de Manzanedillo o el entorno de la presa sobre el Ebro junto al antiguo pueblo de Remolino, sube la pista que mencionábamos hacia el Porterín. Desde el desfiladero de los Hocinos, justo junto al gran puente sobre el Ebro, sube un empinado y tortuoso camino hasta la Mazorra. Por último, desde Tudanca y el desfiladero de los Tornos suben caminos montaraces hasta los altos.


Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc




No hay comentarios:

Publicar un comentario