domingo, 17 de septiembre de 2017

Desfiladero del Molinar

El río Molinar, nace cerca del Portillo de Busto, en los Montes Obarenes. En su camino hacia el Ebro, ha labrado un desfiladero entre las localidades de Tobera y Ranera. Hoy, una carretera lo atraviesa y sirve de comunicación entre la zona de Frías y la Bureba. En esta excursión, recorremos los montes que flanquean el desfiladero.


Desfiladero del Molinar




Para llegar a Ranera, hay varias posibilidades. Podemos salir por la N-1 y una vez pasado Briviesca, tomar el desvío hacia Busto de Bureba. Atravesamos el Portillo y continuamos en dirección Frías. Unos 6 kilómetros antes, llegamos a Ranera, punto inicial de nuestra excursión. La segunda posibilidad es acceder a través de Oña. Desde allí, tomaríamos el desvío a Barcina de los Montes y La Aldea, para continuar hasta Ranera. Esta última opción es más larga ya que el tramo Oña-Barcina es lento. El caserío del pueblo se desparrama sobre un llano a ambos lados de la carretera, justo a la entrada del desfiladero del río Molinar.

Ranera.
Podemos dejar el coche en cualquiera de sus calles, nosotros lo hacemos en el barrio de la izquierda, junto a la iglesia.

Allí mismo, al lado del templo, parte el camino hacia Villanueva de los Montes, por el cual iniciamos la marcha.

Este camino, en buen estado, va avanzando dejando la carretera abajo a nuestra derecha y poco a poco va ganando altura. Caminamos por solitarios parajes.

Camino de Ranera a Villanueva de los Montes.
Vista del desfiladero del Molinar desde el camino a Villanueva de los Montes.
Es una marcha cómoda, recorremos varios kilómetros introduciéndonos en la Sierra de la Llana, que se presenta deforestada en este su lado oriental.


Ya sobre el páramo, continuamos por caminos polvorientos hacia Villanueva de los Montes.
Caminando ya por llano, aproximadamente una hora después de haber salido de Ranera, llegamos a la vista de las primeras casas de Villanueva de los Montes. Muy aislado, al pueblo solo se tiene acceso por una carretera local que sube desde la vertiente oeste nada más pasar el desfiladero del Oca, muy cerca de Oña. El pueblo ocupa un llano a la sombra de varias peñas agrestes que caen por el lado norte hacia el Ebro.

Llegamos a a Villanueva de los Montes, ubicado en un solitario paraje.
Estamos en agosto y hay veraneantes en el pueblo, que parece estar despoblado en invierno. Aunque el desvío a Tobera sale un poco antes de llegar a las primeras casas, decidimos bajar hasta él para visitarlo. El estado de sus casas es mejor de lo previsto.

Villanueva de los Montes


El templo, de estilo románico, está arruinado por dentro. Algunas construcciones de arquitectura tradicional han sobrevivido. Una vez visitado el pueblo, deshacemos el recorrido que traíamos unos doscientos metros y tomamos el desvío por nuestra izquierda. Continuamos ahora por un camino que se dirige hacia el este entre sembrados. De frente y a nuestra derecha, nos acompaña la alienación montañosa que culmina en el pico San Vicente, la cumbre más destacada de este pequeño cordal. El camino emprende un suave ascenso para remontar esta cresta. Vamos bien de tiempo, así que pasando junto a la cima del San Vicente, que queda a nuestra derecha, intentamos acceder a su cima.

Panorámica de la Sierra de la Llana desde lo alto del San Vicente. Al fondo, los primeros relieves de la Sierra de la Tesla y la llanada de Villarcayo.
Desde el camino principal, un estrecho sendero parece subir hacia el monte, totalmente arbolado y de aspecto salvaje. En un primer momento, ganamos altitud abriéndonos paso por un estrecha trocha, para en poco, abandonarlo y continuar ya en línea recta hacia la cima por terreno difícil. Abriéndonos paso entre los árboles y los matorrales, llegamos hasta la cima, algo imprecisa ya que está cubierta de espesa vegetación. Vistas limitadas porque la espesura nos limita las vistas.

Emprendemos un empinado descenso hacia la carretera que une Frías con Tobera, siguiendo un tendido de alta tensión.

Descendiendo hacia Frías.
Descendemos y volvemos al camino por el cual emprendemos el descenso definitivo hacia el valle. Seguimos un tendido de alta tensión. Al fondo, observamos la silueta del Humión, cumbre señera en todo el NE. de la provincia de Burgos (de hecho esta interesante montaña ocupa el significativo puesto 61 entre las cumbres más prominentes de toda la península). Frías está cercano, abajo en el valle junto al Ebro, pero no podemos verlo.Continuamos y nos desviamos por la derecha tomando un ramal que desciende entre los pinos hacia la carretera. El sendero zigzaguea salvando un fuerte desnivel y en poco desemboca sobre el asfalto, a la vista ya de las casas de Tobera. Nuestro plan es continuar por él y obviar a Frías, que queda a la izquierda. Entramos en las calles del pueblo.

Alcanzamos la carretera a muy poca distancia de Tobera.
Tobera es un encantador pueblo, muy cerca de Frías, ubicado justo en el curso bajo del río Molinar y se halla rodeado de riscos y paredes calizas. El río tiene que salvar un fuerte desnivel desde el desfiladero, por lo que se precipita por las calles del pueblo a través de sucesivos saltos canalizados.


Tobera


Cruzamos el río por el centro del pueblo y subimos por unas escaleras en la otra orilla. Todo el recorrido disfrutamos de bonitas vistas sobre el río y sus cascadas.

Saltos de agua en la zona alta del pueblo.
Seguimos por el sendero que abandona el pueblo y continua hacia la cercana ermita de la Virgen de la Hoz, acompañada por la pequeña ermita del Cristo. Ambas se hallan ubicadas en un encantador paraje a la sombra de una gran pared rocosa, en la salida del desfiladero. La foto de la ermita con el puente románico es una de las más características de esta parte de Burgos. Hay muchos visitantes y turistas, Tobera es visitado también por muchos de los que se acercan a la más célebre Frías.

Magnífico cuadro de la ermitas de Nuestra Señora de la Hoz y del Cristo, ubicadas en pintoresco paraje muy cerca de Tobera.
Desde la ermita, podríamos ir hasta Ranera caminando por la carretera. De hecho la distancia es corta (algo menos de tres kilómetros), pero preferimos cubrir este tramo por el monte. Tomaremos un sendero que por la margen izquierda remonta el desfiladero.


Cascada del Cristo, a muy poca distancia de la ermita de la Virgen de la Hoz.
Así pues, salimos del entorno de la ermita siguiendo el arcén izquierdo de la carretera. En apenas cien metros, divisamos a la derecha una magnífica cascada que parece brotar de la roca caliza vertical. Una vecina de Ranera nos comentó posteriormente que el salto de agua es natural (no procede de ninguna conducción) y la llaman “cascada del Cristo”. Merece la pena acercarse hasta su base, para lo cual hay que superar un pequeño talud y abrirse paso por la vegetación, para descubrir una preciosa poza en su base.


Retornamos a la carretera y continuamos unos trescientos metros más hasta el desvío por la izquierda, muy evidente que nos saca del asfalto.


Tras cruzar el río por un puentecito, continuamos por un estrecho sendero que se abre paso entre la vegetación y se dirige hacia el monte.

Bellas panorámicas sobre el Valle de Tobalina y el majestuoso Humión desde el Monte de Valdemoro.
Poco a poco, vamos subiendo penetrando en el pinar y avanzando por la ladera. Es el llamado Monte de Valdemoro, un pequeño macizo a caballo del Valle de Tobalina y los Obarenes.

Utilizando los prismáticos, al fondo, visualizamos por fin la Ciudad de Frías.
A nuestra izquierda, por fin podemos contemplar la ciudad de Frías, junto con magníficas vistas sobre el Valle de Tobalina. Hacia el frente, sobresale de nuevo la inconfundible silueta del monte Humión. Su ascensión desde Frías nos parece que puede ser una muy interesante excursión que dejamos para otra ocasión.


Alcanzamos el punto más alto del monte.
El sendero se introduce en el bosque, en algunos puntos encontramos árboles cruzados que debemos vadear. Continuamos subiendo hasta llegar al punto más alto donde hay una gran antena.

Descendemos hacia la carretera junto a Ranera por un amplio camino.
Ranera se halla al otro lado, a nuestra derecha, pero no lo vemos. Tenemos que bajar aún por la ladera norte hacia la carretera, cosa que hacemos fácilmente ya que el camino se ensancha y baja con decisión. Entramos en poco en las primeras casas del pueblo.

Ranera, visto de lo alto del Monte de Valdemoro.
Este barrio ubicado al otro lado de la carretera, muestra interesantes ejemplos de arquitectura tradicional.


Tras pasar un arco y bajar a la carretera, subimos a la calle de la iglesia donde hemos dejado el coche, finalizando esta excursión.

Ranera, casas junto a la carretera de Frías.


DESFILADERO DEL MOLINAR
Espacio natural
Desfiladero del Molinar, en las Merindades.
Dificultad
Baja.
Tipo de camino
Caminos y senderos de montaña.
Ciclable
Sí.
Agua potable
Encontraremos en los pueblos de Villanueva de los Montes, Tobera y Ranera.
Tipo de marcha
Circular.
Orientación
Fácil, está señalizado aunque hay que prestar en algunos tramos en no perder el camino.
Época recomendable
Todo el año.
Inicio
Ranera.
Distancia de Burgos
76,5 kilómetros.
Tiempo total
4 horas 15 minutos.
Tiempos de marcha
Ranera-Villanueva de los Montes: 1 hora; Villanueva de los Montes-Tobera: 1 hora 25 minutos; Tobera-Ranera: 1 hora 10 minutos.
Distancia total
13,5 kilómetros.
Interés
Desfiladero del Molinar, pueblo y ermita de Tobera, pueblo de Villanueva de los Montes, panorámicas sobre Frías, el Valle de Tobalina y el Humión.
Altitud mínima
569 m.
Altitud máxima
957 m.
Desnivel acumulado
815 m.
Mapas
1:50000: 0316 Oña.
1:25000: 0316-2 Quintana Martín Galíndez; 0316-4 Miraveche. 

h


Notas:
- Aunque el recorrido está señalizado y todo el itinerario es muy intuitivo, hay que prestar atención en algunos cruces en no perder el rumbo.
- Tobera es un excelente ligar para parar, descansar, visitar sus cascadas y tomar algo ya que hay un bar.
- Desde Ranera, es muy fácil acercarnos hasta Frías, muy cercana, y visutar esta bella localidad burgalesa.


Frías



Entradas relacionadas:


Mapa topográfico


Perfil de elevación


Ver y descargar track en Wikiloc

Powered by Wikiloc


No hay comentarios:

Publicar un comentario